Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 30 de noviembre de 2020
Ciencia

Chileno participa de proyecto sobre galaxias y materia oscura con el reciente nobel de Física

Interferencia

rodrigoherreraastro-1024x683.jpg

Rodrigo Herrera-Camus
Rodrigo Herrera-Camus

El astrónomo Rodrigo Herrera-Camus, quien ejerce como académico en la Universidad de Concepción, está vinculado a un grupo de investigación liderado por el Dr. Reinhard Genzel, reciente ganador del Premio Nobel de Física. Lo anterior, en el marco de un acuerdo de cinco años entre la casa de estudios penquista y el Instituto Max Planck de Física Extraterrestre de Alemania, del que Genzel es co-director.

El pasado martes se anunciaron los resultados del Premio Nobel de Física correspondientes a este año. Así, se reconoció al británico Roger Penrose, quien predijo la existencia de los agujeros negros desde la teoría general de la relatividad publicada en 1915 por Albert Einstein, mientras que la estadounidense Andrea Ghez y el alemán Reinhard Genzel fueron laureados por ser los astrónomos responsables de detectar la presencia de este objeto en la Vía Láctea.

Este último comparte un vínculo particular con Chile, y especialmente con el Departamento de Astronomía de la Universidad de Concepción. Según expuso Noticias UdeC, el encuentro semanal a distancia de los martes del grupo grupo de investigación asociado Max Planck-UdeC, con el que trabaja un proyecto colaborativo sobre materia oscura y formación de galaxias, tuvo un sabor distinto. 

Lo anterior, puesto que el académico de la UdeC, Rodrigo Herrera-Camus, ya no se reunía solo con el co director del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre (Alemania), Reinhard Genzel, sino con un ahora también Premio Nobel de Física.

El Dr. Herrera, quien trabajó hasta el año pasado con Genzel en Alemania, pudo felicitar al galardonado vía video y compartir sus primeras impresiones sobre el premio.

“Reinhard apoyó la formación de este grupo asociado entre la UdeC y Max Planck; él es el puente entre su grupo de investigación en Alemania y nosotros; es un vínculo por cinco años que empieza ahora”, relató al medio universitario, quien es la contraparte chilena del proyecto.

La iniciativa surgió cuando él llegó a realizar el postdoctorado a Max Planck, en 2015. “Son ideas y tipos de observaciones que hemos desarrollado juntos en el tiempo y que se van a concretar cuando se active el grupo”, señala.

El investigador describió que los cuatro años que estuvo en Max Planck pudo compartir permanentemente con el Premio Nobel de Física 2020, porque estuvo inserto en un grupo de investigación más bien pequeño, que favorecía una relación cercana entre las personas.

“Haber estado allá me permitió conocer las mentes de estos genios que terminan haciendo grandes proyectos o ganando el Nobel. Es súper interesante, porque la ciencia no es solo trabajar encerrado para descubrir algo; por el contrario, es construir equipos, armar un proyecto con el que descubrir algo nuevo, construir instrumentos para los telescopios que nos permitan  empujar los límites y empezar a pensar en grande, porque esto no se hace solo; si algún día descubro algo es porque en ese logro van a haber estudiantes, otros profesores e investigadores involucrados. Eso es lo que uno aprende trabajando en equipos exitosos como el de Genzel”, expresó a la página de noticias de la UdeC.

El especialista dice que el hoy nobel se caracteriza por ser un líder exigente que apunta a una investigación de excelencia, lo que significa “trabajar bastantes horas, muy concentrados y a un nivel muy alto”.

Y los resultados, afirma, están a la vista: “Es empujar la ciencia hasta el límite, mover las fronteras de lo que sabemos y Genzel en eso ha hecho un trabajo muy duro. Compartir con él fue aprender a trabajar en ambientes de mucha exigencia y de mucha presión; pero también hay que decir que él siempre está preocupado del grupo, y ahora (con el premio) sentí que él veía a su equipo como el verdadero ganador”.

Si bien Rodrigo Herrera no estuvo involucrado en la investigación que llevó a Genzel al Nobel —las observaciones que permitieron medir la masa del agujero negro que está en centro de nuestra galaxia—, conoce bien el trabajo de excelencia que realizó su equipo y se alegra por sus logros.

Con la experiencia vivida en Alemania y los aprendizajes con científicos como Reinhard Genzel, el investigador de AstroUdeC cree que en esta universidad están todas las condiciones para rendir como un equipo de nivel mundial. 

“Tenemos acceso a los telescopios, precisamente los mismos que uso Genzel y su equipo para su descubrimiento; tenemos estudiantes muy capaces, muy buenos investigadores y posdoctores y una planta académica súper potente (…),  tenemos todo para liderar en muchos campos de la astronomía en el futuro. Y lo bueno del grupo que armamos (con Max Planck) es que la mayoría del financiamiento es para intercambios, tenemos que aprovechar estos cinco años para juntos poder hacer una contribución a la ciencia”, aseguró.

El Dr. Herrera detalla que tanto Andrea Ghez, con observaciones desde Hawaii, y Reinhard Genzel, con registros desde Chile, siguieron el rastro de las órbitas de las estrellas para estudiar un objeto super masivo en el centro de la galaxia.

“Es un trabajo que tomó décadas, que es lo que demora una estrella en orbitar el agujero negro; midieron las órbitas de forma sistemática por más de 15 años y mejorando las herramientas para hacer observación fueron capaces de determinar la masa del objeto”, narra, poniendo el acento en la participación de nuestro país en esta contribución científica.

“Todas las observaciones de Genzel se hicieron desde Chile con el VTL (Very Large Telescope) con el trabajo de astrónomos, técnicos e ingenieros chilenos. He estado ahí y puedo dar fe de eso, porque la gente cree que (en estos observatorios) solo hay investigadores europeos y que Chile solo pone el terreno. Eso es falso, para hacer esas observaciones hubo chilenos que trabajaron en la coordinación, en la instrumentación, así que este es también un triunfo y una gran oportunidad para la ciencia en Chile”, asegura.

Con la misma fuerza con que resalta esa labor, el investigador asevera que las contribuciones podrían ser mayores. “Es necesario que, como país, apoyemos más la ciencia, que haya más inversión, más capacitación, más recursos, para que podamos ocupar un espacio más importante en astronomía”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario