Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 29 de Noviembre de 2021
Entrevista

Desbordes: "los principales responsables de este desenlace son quienes intentaron bloquear los cambios"

Andrés Almeida
Víctor Herrero A.

mario-desbordes.png

Mario Desbordes
Mario Desbordes

El presidenciable de Renovación Nacional analizó con INTERFERENCIA la dura derrota de la derecha en la reciente elección y lo que viene para adelante. "No es el momento para la noche de los cuchillos largos", dice, pero también reconoce que es un problema que su sector no tenga un diagnóstico común sobre el resultado. 

Luego de la derrota histórica de la la derecha del 16 de mayo de 2021, todos sus actores entraron en fase de reflexión. Pero, a contrarreloj, pues tienen que inscribir ya las primarias legales a ser disputadas en junio, en un escenario en que todos buscan no quedar pagando la abultada cuenta de los errores que llevaron a la debacle del sector.

"No es el momento para una noche de los cuchillos largos", dice Mario Desbordes, el candidato de Renovación Nacional, quien asegura que lo que corresponde es buscar la unidad en una primaria, de modo que se zanjen ahí las diferencias y se refuerce la elección presidencial, para así contener las dinámicas políticas que llevaron a la derecha a la situación actual.

Desbordes no viene con cuchillo, pero sí es enfático en señalar que fue un error ir con José Antonio Kast en la elección de constituyentes, pues su partido aportó apenas un 3% y quién sabe cuánto costó en votos que no llegaron. También el presidenciable asegura que no hay dos opiniones distintas respecto a que Sebastián Piñera perjudicó gravemente la opción del sector, al oponerse de la manera que lo hizo al tercer retiro. "Eso no está en discusión", asegura Desbordes.  

En esta entrevista Desbordes también enfrenta a sus críticos, quienes quieren endosarle a él la derrota, por haber "entregado la Constitución" en el acuerdo de noviembre de 2019, y por haber favorecido los retiros de las AFP, que es lo que habría terminado quebrando al sector.

¿Piensa bajar su candidatura?

No, en lo absoluto. Al revés. Acaba de finalizar el Consejo, con mucho apoyo de los consejeros. Lo que necesitamos ahora es una primaria fuerte, con todos los candidatos de Chile Vamos. Esa es la única manera de volvernos competitivos en noviembre.
Además, falta aterrizar con el mensaje que nos está dando la ciudadanía, y con eso creo que puedo aportar. Así que con mayor razón mantengo la candidatura.

¿Cuál es el mensaje que está dando la ciudadanía?

Hay una abstención brutal, y eso es un tema que nos afecta. No fuimos capaces de motivar ni convocar. Lo segundo, lo escuché en la calle muchas veces, y es que la gente cree, en lo inmediato, que no hemos estado a la altura en la crisis económica y social que se está viviendo. Nos dicen “ustedes nos fallaron”. 

En general conmigo la reacción es super buena, entre la pyme, el comercio, pero la gente siente que en general las autoridades no estuvimos a la altura. No le respondimos. La otra vez en Coronel, Cañete, Concepción, recorriendo con los candidatos, un comerciante pequeño me decía “estamos destruidos”. Me acaba de escribir gente de Patronato, me dicen “no damos más y no tenemos ayuda”. Otro me decía “tengo pensión de 180.000 pesos y no califico”.  

Ese es un primer clamor que le hemos planteado al gobierno que de una vez por todas no podemos seguir regateando constantemente, porque además la gente percibe ese tironeo oposición-gobierno.

"Los principales responsables de este desenlace son quienes trataron de bloquear los cambios".

En el mediano plazo, la gente también te lo dice. “Me gusta lo que dice, Mario, porque ya sea pensiones, salud o el CAE, las prioridades que usted ha puesto, son las adecuadas. La gente es receptiva a eso. Están claritas. Y en esto también hemos fallado, porque después del estallido, que estábamos todos tan activos y abiertos a las reformas, que esto se frenó completamente. Y se frenó por los dos extremos. Por el derecho, que cree que está todo perfecto y que no hay que cambiar nada, y el izquierdo, que cree que está todo mal y que hay que cambiarlo todo. 

A los que alegan que yo entregué la Constitución, yo les respondo “bueno, como ustedes bloquearon las reformas, finalmente terminamos con el cambio constitucional”. 

A mi ni me complicaba el cambio constitucional, pero si hubiésemos hecho tres o cuatro reformas, serias, grandes, potentes, macizas, que estaban ahí en la mano, durante las primeras semanas después del estallido, probablemente la Constitución no habría sido el tema de fondo. La gente habría sentido que le hicimos los cambios con la actual Constitución. 

Así, los principales responsables de este desenlace son quienes trataron de bloquear los cambios.

Mencionaba los tira y afloja con la oposición, pero los resultados del domingo también fueron de castigo para la clase política. ¿Cree que la gente quiere que Chile Vamos se ponga de acuerdo con la ex Concertación o quiere ver caras nuevas?

Siento que la gente quiere que quienes tenemos cargos de responsabilidad nos pongamos de acuerdo y dejemos de pelear. Lo he escuchado montones de veces. 

La gente se reía porque le dije a The Clinic que yo creo que la mayor parte de la gente es de derecha, porque te dicen “mire, usted no me va a regalar nada, lo único que le pido es que no me meta la mano al bolsillo, no me ponga palitos en el camino, quiero cancha pareja, todo lo que tengo lo he logrado con mi esfuerzo. No dependo de usted, ni de quien gane la presidencial o la parlamentaria, yo al otro día me levanto a trabajar igual. Lo que tengo, el cacharro, el furgón, la casita, la he logrado con la vieja o yo solo o con los críos”. Por lo tanto, no esperan de nosotros que les vayamos a arreglar la vida. 

Aunque ahora con la crisis, sí, mucha gente sintió esa necesidad de Estado.

¿Esta es la gente que no va a votar?

Esa es. A eso iba. Es la mitad de los chilenos que no vota, que además no siente que hagamos la diferencia; que gane la Beatriz Sánchez o Mario Desbordes, o qué se yo, cualquiera, Lavín, la Jiles. Porque sienten que da lo mismo quién gobierne. “Al día siguiente me tengo que levantar a trabajar igual”.

La otra mitad, la que vota, que oscila entre el 43% y el 53% de los votos, también te pide acuerdos, “déjense de pelear”. 

Ayer se produjeron varios espejismos. 

Un sector de la centro derecha cree que está todo perfecto, que encontraron el rumbo, porque en Las Condes sacaron altas votaciones algunos. Y la verdad que atrincherarse en Las Condes es lo peor que podemos hacer.

Hay otros que dicen, “mira, fueron los puros independientes”, mirando a la Constituyente, en circunstancias en que hay una alta cantidad de militantes. También hay una alta proporción de independientes, pero es más o menos parejo. Pero los alcaldes que se mantuvieron y los que lograron derrotarnos son todos militantes duros, disciplinados, del PC o de RD.

Entonces esto de que la clave está en los independientes, tampoco es tan cierto. 

“¡Oye fueron jóvenes!”. No, no, tampoco. Hay hartas personas mayores que salieron electos, pasados los 60 hace rato. Son varios. Van a tener harta voz en la Constituyente. 

O sea, tendemos a generar ciertas conclusiones rápidas que son bonitas, suenan lindas en la oreja… pero bueno.

Yo estoy satisfecho por una parte del proceso, por la que me jugué y que me salió re cara en la interna de Chile Vamos, que es el habérmela jugado por la Constituyente paritaria. Aunque al final, al parecer fue un poco contraproducente. A nosotros nos pasó que una candidata nuestra terminó que dar dando paso a un hombre. Pero bueno, que tengamos una Convención Constituyente paritaria es algo que me llena de orgullo.

¿Cuál es la responsabilidad del gobierno en este mal resultado, considerando todos los eventos del tercer retiro que impactaron el proceso electoral? ¿Ese electorado que mencionaba más de derecha, no los habrá terminado asociando a Sebastián Piñera?

Sí claro. El costo fue enorme. Eso no está en discusión. Mira. Se lo dijimos en privado y cuando no sacamos nada en privado se lo dijimos públicamente: “está poniendo en riesgo la Constituyente” Un mes y medio atrás, yo creo que el resultado habría sido un poco mejor para nosotros. Habríamos llegado al tercio. Pero el episodio del 10%, del Tribunal Constitucional, del pirquineo...

Cuando me reuní con Asexma, Conupia, con la gente de la gastronomía, emprendedores, muchos de ellos electores nuestros, te decían “nos fallaron pues, el Fogape no me lo dieron jamás”. Por lo tanto todo ese chaucheo constante de estar entregando gota a gota, nos costó muy caro.

¿No han pensado dejar el gobierno?

No, no. No se puede. A esta altura hay muchas cosas que hacer, estamos en plena crisis sanitaria. Lo que sí esperamos es que el gobierno entienda, pues. Uno tiene que aprender de los errores, los propios, que hemos cometido muchos, y de la experiencia ajena, y los invito a recordar lo que pasó con Mauricio Macri, que a último minuto empezó a tirar arriba de la parrilla bonos, apoyos, rebajas de impuestos… Lo mínimo que el gobierno puede hacer es comprender que la gente le está diciendo, “póngase con un poco más, entienda que no puede seguir regateándonos, porque estamos mal”. 

2,3 millones de personas dejaron de ser clase media, según el Banco Mundial. Esa es una cifra gigantesca. Para los que hemos vivido la crisis de los 80 mal, con el papá cesante, pasándolo mal, con días amargos… yo no cuento la mitad de las cosas, porque por la familia uno tiene un poco de pudor, pero pucha que lo pasamos mal. Y me duele la guata pensar lo que viví como hijo en esos momentos, y eso lo están viviendo millones de personas en Chile.

"¿No han pensado dejar el gobierno?" / "No, no. No se puede. A esta altura".

Esa gente está choreada con nosotros. Frustrada y enojada con los políticos en general, pero en especial con quienes somos de la coalición de gobierno. Eso no está en discusión.

O sea, ven una derecha insensible a las necesidades sociales.

Claro. En el Consejo varios contaron que les han dicho “no queremos nada con la derecha”. “De dónde es usted”, le preguntaban a nuestros candidatos. “De Renovación”, respondían. Y bueno, ya, algo se abría ahí. Y de verdad conmigo hay una recepción muy buena en la calle. Me río de Roberto Izikson y sus encuestas [Cadem]. 

Ahora la gente te hace el punto. “¿Por qué se fue al gobierno?”. ¿Y por qué se fue a meter a La Moneda ese domingo? ¿Cómo se le ocurre? ¿Para qué hizo esa lesera?”, me decía una señora muy humilde de Coronel. “¿Me vio, le pregunté?” y sí, y me retaba con mucho conocimiento de causa.

Hay algunos que nos hablan de los principios, de no tocar los fondos de pensiones, “que hemos claudicado y entregado nuestras banderas”. ¿Cuáles son las banderas? Si la primera bandera nuestra es ir en ayuda de la gente y solucionarle los problemas a los ciudadanos. Y si el Estado se tiene que endeudar, hay que hacerlo. 

Mencionaba que de la crisis la derecha debiese salir con unidad en una primaria. Pero lo que hay es una guerra ideológica en el sector, de la cual usted ha sido partícipe e incluso artífice…

Sí hay muchas derechas distintas y que nio hay diagnóstico común. La diferencia es que yo respeto a las otras derechas y estas no respetan de vuelta. Ese problema lo tenemos desde hace años, y se hizo más patente después del estallido social. 

Ves a la gente de Libertad y Desarrollo que nos apalea porque no somos de derecha y entregamos los valores y los principios, según ellos. Uno pregunta “¿Cuáles?” y te nombran las medidas que apoyamos. Yo solo les recuerdo que cuando apoyamos el post natal de seis meses nos dijeron que íbamos a destruir el empleo femenino.

Está bien, yo los respeto. Ellos no están de acuerdo con que haya salario mínimo, porque don Milton Friedman dijo que no había que tenerlo, pero yo creo que ni don Milton estaría tan duro hoy día.

Nosotros hemos tratado de hacer una bajada con estructura, de una derecha que se le llamó social, que es social cristiano, estamos, por ejemplo, trabajando con la Konrad Adenauer, con harta cercanía hace rato ya, y eso lo reciente un sector de mi coalición.

Así publicamos una columna en El Mercurio, en la que planteamos que debía haber colaboración entre gremios, sindicatos y empresarios, que fue aplaudida por Jeannette von Wolffersdorff en su Twitter, y el que me pega el pencazo de inmediato es Sebastián Sichel, quien me dice que no entiendo nada, que eso no funciona, que son cosas sesenteras. Y en Alemania es del abecé del desarrollo, si es que quieres crecimiento con estabilidad.  

Y así, si hablo de políticas sociales, entonces “vendo humo”, y estamos tapados de editoriales y columnistas de La Tercera y El Mercurio, que gastan y gastan tinta, pegándonos semana a semana. 

No va a ser una primaria fácil. 

Refiere a un fenómeno de la elite, dentro de la elite, que se representa en esos diarios,

Claro, pero es la que manda, tiene mucha influencia y poder. Mira no más los aportes de campaña.

¿Su candidatura depende de esa elite?

No. En lo absoluto. Se va a notar en los aportes de campaña si son transparentes, por supuesto. Ahí vamos a ver qué aporta quién y cuánto. 

Sí. Esa elite quiere influir, quiere controlar, y está bien, es parte de la naturaleza humana venir a espantar a estos gallos -nosotros- que les vienen a enredar la cambucha. 

Ahora, creo que se equivocan rotundamente, porque son los que insisten en que todo está bien, cuando debieran comprender que las reformas producen paz social, y que bloquearlas produce todo lo contrario.

¿Qué sentido tiene hacer una primaria en común con todas esas diferencias, si es que de verdad quieren ganar nuevo gobierno? ¿No es mejor sincerar las cartas e ir por separado?

No, porque una parte de la bancada de la UDI se cuadró con el 10%, senadores y diputados. Hay un sector de ese partido que es más cercano a la Fundación Jaime Guzmán, y está bien, eso es legítimo, pero hay un lote también que es más cercano a lo que hemos ido planteando. Creo que de a poco esta visión va ir siendo mayoritaria en la centro derecha. El PRI, por supuesto. En Evópoli, la cúpula no, pero sí hacia abajo. 

Es parte de la lucha que tenemos que dar, por último, para lograr equilibrios y respeto dentro de la coalición. 

Soy ferviente partidario de Chile Vamos como coalición, así como está, yo no la movería más a la derecha, pero probablemente sí hacia el centro.

Descarta el Partido Republicano y a José Antonio Kast ¿Pero en el centro crecer hacia quiénes?

Hay que aprender de lo que pasó con los españoles. Como que les pasan las cosas antes que nosotros. El Partido Popular perdió el gobierno, con Mariano Rajoy metido en líos, escándalos financieros, un montón de problemas, rechazados por la ciudadanía. El partido se derechizó, empezó a competirle a Vox, hasta que reordenó esto. Saca a doña Cayetana Álvarez de Toledo de vocera hace un buen rato ya, y empezó a pelear hacia el centro. Descartó la alianza con Vox y llegaron las elecciones de Madrid.

Todos dicen que se explica por Isabel Díaz Ayuso y sí, por supuesto, ella tiene un gran mérito, pero el hecho de haber hecho desaparecer a Ciudadanos y haber recuperado el voto de centro no es sólo por el discurso de Díaz Ayuso. Es un proceso mucho más largo el que se ha dado en el PP de España. 

Nosotros tenemos que hacer lo mismo. 

"Descarto una alianza con los republicanos, no voy a pelear con ellos, que hagan su proyecto, no tengo problemas, pero no los veo en Chile Vamos".

Aparte cuánto te suma el Partido Republicano si sacó 3% de los votos. Tiene 10 concejales. Es otro espejismo más; es más lo que te resta que lo que te suma.

Pero hace muy poco tiempo usted estaba dispuesto a incorporarlos en el acuerdo para la Convención Constituyente ¿Qué ha cambiado?

Cambió que se reafirmó lo que pensábamos varios. Creo honestamente que parte de los votos que nos faltaron es perfectamente posible que sea gente, me lo dijeron varias personas en la calle, que decía “yo habría votado por usted pero están con el Partido Republicano, con esta gente que es de extrema”. Salvo Providencia, donde Teresa Marinovic sacó una tremenda votación ¿Qué otro constituyente salió de los republicanos? ¿Cuánto aportaron en votos? 

Me decía la gente del PP que Vox les aportó dos millones de votos pero perdieron 12 millones por el centro. No me veo en una coalición con republicanos, no comparto con ellos la belicosidad, la beligerancia. 

Hoy leía a Sergio Melnick de rebote, porque no lo sigo ni lo pesco mucho, y él está orgulloso de su triunfo. No sé cuántos votos habría sacado en Maipú o en Lo Espejo. Varios celebraban sus triunfos, pero están en el reducto ahí muy cómodos. Eso refleja lo que pasa en el país entero. 

Descarto una alianza con los republicanos, no voy a pelear con ellos, que hagan su proyecto, no tengo problemas, pero no los veo en Chile Vamos. Hoy se empezó a plantear la posibilidad de meter a José Antonio Kast en la primaria, nosotros en Renovación Nacional no habríamos estado de acuerdo, por suerte no siguieron con la discusión.

¿Qué le ofrece la derecha al país estando tan desprestigiada, con un gobierno tan impopular, en miras a las próximas elecciones?

Primero hay que reconocer los errores que nos llevaron al desprestigio, en temas sociales básicamente. La falta de empatía. Hubo algunos que se reían en Twitter de las ollas comunes, negando que había hambre en sectores populares. Por lo tanto tenemos que tener voz más fuerte quienes dijimos que sí había hambre. 

Mi liceo, el Gómez Millas de El Bosque, su círculo nos pidió ayuda y volvió a hacerlo hace un mes atrás, para ir con canastas familiares para alumnos que están pasando hambre. No es un cuento que me hayan dicho, he estado en varias ollas comunes, entonces hay que retomar esa lógica. 

Eso es lo que tenemos que ofrecer en lo inmediato, con un año de plazo máximo. 

El próximo gobierno tiene que enfrentar inmediatamente reformas profundas en materia de pensiones, en salud y avanzar hacia un plan universal de salud con un fondo solidario que permita que construyamos ese plan universal. Un fondo solidario que tenemos que armar entre todos, yo que pago un plan caro mi 7% tiene que ir a ese fondo solidario, lo mismo que el 7% de quien gana el mínimo. Eso va a permitir mayor ayuda fiscal. Avanzar hacia un plan universal de salud, tal como ocurre en las democracias europeas, pudiendo cada uno de nosotros contratar adicionales o segundos pisos. Tenemos que avanzar en una reforma fuerte al mercado de medicamentos y en eso también tenemos propuestas que van por tres vías separadas; proponer una separación del mercado, incentivo a los pequeños, tercero, intervención del mercado de los medicamentos mismos con importación y venta en Chile, y cuarto, con un seguro estatal para los medicamentos, sobre todo los más caros.

Cuando hablo con la gente en la calle las cosas que más te salen son salud, medicamentos, el lastre del CAE, donde somos los únicos que tienen una propuesta. Eso es lo que tenemos que volver a ofrecer, es lo que tenemos que volver a decirle a la gente, junto con varias cosas más. No son las únicas, pero son las con mayor fuerza. Ahí vamos a discutir, porque seguramente parte de mi coalición no quiere un plan universal de salud. 

Se parece mucho a lo que de fondo propone Yasna Provoste. ¿En una segunda vuelta presidencial entre ella y José Antonio Kast, por quién votaría?

No va a haber segunda vuelta con José Antonio Kast, no te preocupes. Pero quiero hacer un punto, es natural que Yasna Provoste plantee algo muy similar, somos parte de la misma internacional social cristiana. Tengo una estupenda relación con ella, le tengo gran respeto y agradezco que me haya hecho gestos muy bonitos en discursos en el Congreso. 

También la pelea probablemente en términos ideológicos que podemos tener con Guido Girardi o con Yasna van a ser si es que el plan universal de salud de primer piso lo provee un prestador único como en Inglaterra o un multiprestador como en Holanda, si es que pueden participar todas las aseguradoras, garantizando un plan universal. Estamos de acuerdo en lo general, lo he conversado con Guido. Esto se pudo haber sacado en 2019, estuvimos muy cerca, hubo conversaciones entre nosotros varias veces, hasta con RD, donde estuvimos muy cerca de llegar a un acuerdo, por eso no me sorprende tener coincidencias con Yasna. En otras vamos a estar en desacuerdo. 

Parece estar más de acuerdo con Provoste que con Sichel o con Ignacio Briones ¿Por qué no dar una patada al tablero, cambiar las alianzas y hacer una con la DC?

También con Sichel y Briones tengo hartas coincidencias. Sichel viene de la DC, él dice que es independiente, pero ha estado en dos partidos, más que yo. Y Briones, yo lo noto, Evópoli tiene que..., bueno no quiero pelear con ellos. Pero no descartaría una alianza más adelante que incorpore a la DC, a sectores de los radicales, Fernando Meza, Pepe Pérez, son mis amigos y votamos juntos muchas veces, con el gobierno y contra el gobierno, porque también voté en desacuerdo muchas veces cosas en conjunto, pero por supuesto las alianzas hoy siguen pegadas en el Sí y el No. 

Está hablando de alianzas, cosas en común con la DC, pero no se olvides que ese sector también fue duramente castigado este fin de semana. La DC obtuvo dos constituyente de 155.

Eso no está en discusión. Mi alianza es Chile Vamos y eso es lo que hay que reforzar, aprender a convivir con las diferencias y cortar con esto de acusar al “populista que no es de derecha”, con arrogarse la propiedad para determinar quién es o no de derecha, con los guardianes de la recta doctrina.

Pero, en general, con los partidos aliados no tengo mayores problemas. En el Congreso hemos estado relativamente unidos en la mayoría de las causas. Eso hay que reforzarlo, pero ahora ampliar una coalición hacia sectores de la DC y moderados de centro izquierda, a mí no me complicaría para nada. El problema es que no sé si ellos quisieran aliarse con nosotros o con toda la coalición que hoy integra Chile Vamos. Yo creo que no.

 Me sitúo en Chile Vamos, esta es mi coalición y a partir de ésta tenemos que enfrentar lo que viene en lo inmediato, la presidencial y parlamentaria.

A  lo mejor va a tener un gran problema con su propio electorado, porque uno observa que sí hay un grado de atrincheramiento bastante grande, en  Las Condes, por ejemplo, o en el ejemplo de Tere Marinovic como constituyente. Parece ser que sus palabras no tienen mucho eco en la derecha tradicional o en los sectores que más votan, la derecha que vive en esas comunas.

Eso es distorsión de la realidad. Nosotros acabamos de sacar 45 alcaldes, con toda la derrota que sufrimos hay 45 comunas donde se eligió a un alcalde de Renovación Nacional y casi todos ellos fueron los guaripolas del Apruebo; Puente Alto, Linares, Talca, por dar ejemplos, porque son muchos más. 

En mi partido hay una mayoría de parlamentarios y alcaldes que estamos en la misma línea, y el haber tenido un resultado electoral doloroso en Santiago, que se pierde con la votación más baja, votó menos del 30% del padrón, ahí nos golpeó la abstención, pero donde Felipe Alessandri mantiene una votación importante. Y perdimos otras comunas, Ñuñoa combo a combo, nosotros enfrentándonos a RD o al PC, desaparecida la centro izquierda, lamentablemente. 

Quizás con los grandes triunfadores en Las Condes, Melnick, la misma Marcela Cubillos, tenemos diferencias importantes, sí, pero no representan a toda la centro derecha. Sus proyectos son legítimos, pero no son la centro derecha. 

No voy a tener conflicto con mi electorado, RN sacó 780 mil votos en concejales. Es un desastre electoral, pero tenemos 800 mil votos, lo que nos transforma nuevamente en el partido más grande, dentro de todo. Es un electorado que está de acuerdo con lo que estamos haciendo y a eso hay que agregarle votos; a esa base de 800 mil votos hay que agregarle caudal para poder ir construyendo este proyecto de centro derecha social que mira más a los socios alemanes o españoles que a Estados Unidos. Yo hoy no me siento para nada identificado con el Partido Republicano que acá a algunos les gusta mucho.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

......que hace Desborde en la derecha ?....yo lo veo en una tribuna publica con Boris o Narvaez....es el politico de derecha, que tiene "mas calle".....

Añadir nuevo comentario