Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 29 de Noviembre de 2021
Camila Cortínez

Directora de ONG Te Protejo: “La ley no va a significar que todas las marcas sean libres de crueldad animal”

Lissette Fossa

Tras un trabajo de lobby y de varias campañas de información, ONG Te Protejo logró que un grupo de diez diputados ingresara un proyecto de ley que busca prohibir la experimentación en animales de productos cosméticos y de higiene en Chile. Esta semana se aprobó la idea de lesgislar en la Comisión de Salud. La directora de la ONG, Camila Cortínez, advierte que en el mundo se utilizan cerca de 150 animales, entre ratones y conejos, por producto testeado, los que son sacrificados luego del experimento.

Este 16 de agosto la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados votó por legislar el proyecto de ley que prohibiría la experimentación en animales en el rubro de la cosmética e higiene en Chile. La comisión decidió refundir tres proyectos de ley similares al respecto y aprobó la iniciativa de manera unánime.

El objetivo del proyecto es que las marcas del rubro usen métodos alternativos de pruebas reconocidos por el Instituto de Salud Pública (ISP) en Chile, de no cumplir arriesgarían multas de hasta 63 millones de pesos y presidio menor en sus grados mínimo a medio (61 días a tres años). El encargado de supervisar esta nueva normativa, de aprobarse, sería el Instituto de Salud Pública (ISP), que vigilaría que se cumplan en caso de marcas chilenas y extranjeras.

El proyecto está con urgencia simple. Pero para la ONG Te Protejo, una de las impulsoras del proyecto de ley, es un avance que valoran y esperan que el proyecto se debata en sala y sea aprobado este año. Fue esta ONG la que, a través de un trabajo con diez diputados, desarrolló uno de los proyectos de ley, basándose en proyectos de algunos estados de Estados Unidos.

"Creo que en general todos estamos de acuerdo de que el testeo en animales de cosméticos no vale la pena. O sea, un labial más o menos rojo, con más o menos duración, no es relevante", afirma Cortínez.

Y fue una buena noticia para la ONG, que esta semana cumplió nueve años impulsando esta iniciativa. Ya Te Protejo viene trabajando desde hace años en desarrollar ferias de ventas de productos libres de crueldad animal (cruelty free) y en certificar que marcas nacionales e internacionales trabajan con estos códigos en sus investigaciones. También certifican marcas en otros países de Latinoamérica.

Sin embargo, Te Protejo pasó desde hace un tiempo a enfocarse en informar al consumidor sobre las experimentaciones con animales ha intentar generar un cambio en la política pública nacional. Fue así como el año pasado, después de meses de trabajo, lograron impulsar el proyecto de ley. Calculan que actualmente en el mundo se usan cerca de 150 animales para testear cada producto cosmético. En general con cobayos, ratones y conejos, quienes son sometidos a químicos en su piel y en sus ojos, y luego sacrificados.

“Uno podría tener discusiones al respecto, debatir si corresponde investigar con animales en enfermedades mortales para los seres humanos, el mismo coronavirus, medicamentos, y ahí puede haber un debate ético interesante, pero creo que en general todos estamos de acuerdo de que el testeo en animales de cosméticos no vale la pena. O sea, un labial más o menos rojo, con más o menos duración, no es relevante”, explica a INTERFERENCIA Camila Cortínez, directora de la ONG Te Protejo.

- Esta semana se aprobó en comisión un proyecto de ley en general, que busca prohibir el testeo en animales de productos cosméticos, ¿Que opinión tienen sobre este proyecto de ley?

- Ese proyecto lo ingresamos nosotros, o sea, a través de un grupo de diputados, a finales del año 2020. Creemos que es un proyecto super robusto, y se basa en el proyecto de ley que fue ingresado en Estados Unidos y en los proyectos en México, Brasil, tiene una concordancia, porque el de Estados Unidos fue redactado junto a la industria cosmética, por lo que es un trabajo que forma parte de una serie de trabajo político, a nivel de lobby, en distintos países. Y efectivamente, en abril de este año, se ingresaron dos proyectos nuevos que son más sencillos, que de alguna forma recogió la inquietud de prohibir el testeo de animales tras la viralización del cortometraje de Ralph. Y hubo una discusión para tramitarlo y se decidió refundir los tres proyectos. Pero el nuestro es el más robusto, el que tiene excepciones, considera a la industria y tiene al ISP y a la cámara de cosmética apoyándolo.

"Y hay que aclarar que una cosa es que Chile no exija animales en el testeo de productos de cosmética y otra cosa es lo que pase en otros países".

- En el caso de que se aprobara este proyecto, ¿Con qué productos se va a enfrentar el usuario el consumir, en el mercado? ¿Van a haber marcas que desaparecerían de los estantes chilenos? Por ejemplo, esas marcas que se importan y usan testeo en animales, como Maybelline, ¿Las veremos en Chile?

- Una vez que se apruebe el proyecto, aún queda trámite parlamentario, Vamos a tener un año de adaptación, en el cual las marcas que estuvieron presentando testeo de seguridad en animales puedan presentar una alternativa al ISP. Y hay que aclarar que una cosa es que Chile no exija animales en el testeo de productos de cosmética y otra cosa es lo que pase en otros países.

Por ejemplo, mencionas la marca Maybelline, muchas marcas no van a tener acceso de ser certificadas libres de crueldad porque hacen testeos en China, en animales, pero en Chile esa marca no va a poder hacer testeo en animales, así que va a seguir vendiéndose en Chile, por eso la certificación cruelty free va a seguir siendo importante para las marcas, porque esa certificación cubre todos los países. 

Nosotros seguiremos luchando porque en ninguna parte del mundo se testee en animales, pero efectivamente, para las marcas que se vendan en Chile, de aprobarse el proyecto, va a ser requisito que no hagan testeos en animales, pero no va impedir que en otros países se hagan testeos en animales, según la regulación de cada país. Porque la regulación de un país no interviene en las leyes de otro. Es decir, de aprobarse el proyecto, va a estar prohibido el testeo de animales en cosmética, no va a significar que todas las marcas se conviertan en cruelty free y ahí va a depender de cada persona qué prefiere comprar una vez aprobada la ley.

- Este proyecto ¿Nace también, además de por el impulso de las ONG como Te Protejo y otras, por una especie de cambio cultural, donde mucha gente prefiere marcas libres de crueldad, mucha gente empatiza con esta causa?

"En Chile es un conocimiento más general y las personas están exigiendo a las marcas que sean cruelty free".

- Claro, lo vemos sumamente cambiado al público, muy educado. Nosotros partimos en 2012, estamos en nuestro noveno aniversario, y cuando empezamos nadie hablaba de los productos cruelty free, nadie se preocupaba por esa frase ni si un producto estaba o no testeado en animales. Con toda humildad creo que la ONG Te Protejo también ha sido responsable de este cambio de paradigma, tanto con trabajo de educación hacia consumidores, activismo, campañas para certificar en Chile, y con la campaña de Ralph se confirmó que es un tema importante. Quizás falta un poco a nivel latinoamericano, donde llevamos menos tiempo trabajando y hay que empezar a hacer acciones de educación al consumidor, como el hecho en Chile para llegar a este punto, donde es un conocimiento más general y las personas están exigiendo a las marcas que sean cruelty free.

- En Chile, ahora, ¿Se está experimentando con animales en este momento? ¿Qué animales son los que se usan en la cosmética?

- El testeo en animales en general, recordemos que se hace para muchas áreas de investigación y de desarrollo. Es decir, cuando hablamos de testeo de animales, podemos hablar de testeo en la industria de la cosmética, la medicina, la farmacología, investigación de productos, la industria automovilística, etc. Cuando hablamos de animales en la cosmética, se habla de los testeos toxicológicos que se hacen para probar que un producto o un ingrediente cosmético sea apto para los seres humanos. En Chile el Instituto de Salud Pública no exige análisis en animales, principalmente se importan productos que han sido testeados en animales en el extranjero e ingredientes.

A nivel mundial, es importante considerar que para análisis en cosméticos se usan tres animales, ratones, cobayos y conejos, que se usan en este tipo de industria. Y en promedio, para que un producto pase ciertas regulaciones se requirieron alrededor de 150 animales para el testeo y para cada ingrediente. O sea, por cada producto que se certifica como cruelty free se salvan alrededor de 150 animales. En cada grupo de testeo se utilizan entre 30 a 50 animales, ya sea conejos, cobayos o ratones. Y lo que se hace en este tipo de testeos no es lo que uno podría pensar que se usa un shampoo, por ejemplo, sobre la piel de un animal, sino que son pruebas bastante crueles, por ejemplo, se les hace ingerir al animal algún producto determinado, o ponen directamente en los ojos de los conejos o en la piel de los ratones lo que hace un producto. Y se utilizan concentraciones y cantidades más altas que lo que usa normalmente una persona en producto, y según esos resultados se extrapola si esto puede o no ser seguro para los seres humanos. Pero este tipo de testeos no considera la bioacumulación, ni los estados de estrés de los animales, que pueden afectar los resultados de las pruebas, por lo que resultan poco confiables a la hora de predecir si son seguros para el uso humano y esa es una de las grandes razones para que pase a testeos alternativo, porque tampoco predicen muy bien el efecto en los humanos.

"Hay que tener claro que los animales de experimentación son “desechables”, es decir, después del testeo, luego son asesinados".

- ¿Y qué va a pasar con esos animalitos que ahora están en laboratorios, luego que salga la ley?

- Hay que tener claro que los animales de experimentación son “desechables”, es decir, después del testeo, luego son asesinados, es decir, no hay animales vivos que fueron víctimas del testeo de animales porque después son sacrificados, no sirven para otras pruebas. 

Las instituciones que hacen testeos en animales son las instituciones que tienen bioterios, como las universidades, la Universidad de Chile, la Católica, etc.  Y ellos constantemente reproducen animales para experimentar, no solo para contextos educativos, de magíster, doctorados, de carreras como biología, además reciben encargos de privados para experimentos en animales. Es decir, no es que existan poblaciones especiales de ratones para cosméticos, no, lo que existe es que hay bioterios con ratones y estos ratones son utilizados indistintamente puede ser en cosméticos y en otras investigaciones. Con el proyecto de ley no va a haber animales usados en cosméticos, pero no significa que vaya haber menos animales en total en los bioterios. Y no quedan animales vivos, porque al final de las pruebas todos son sacrificados.

La experimentación animal se hace en varias áreas de desarrollo. Y uno podría tener discusiones al respecto, debatir si corresponde investigar con animales en enfermedades mortales para los seres humanos, el mismo coronavirus, medicamentos, y ahí puede haber un debate ético interesante, pero creo que en general todos estamos de acuerdo de que el testeo en animales de cosméticos no vale la pena. O sea, un labial más o menos rojo, con más o menos duración, no es relevante. Creemos que esto facilita el desarrollo de testeos alternativos y de alguna manera es un paso, que sienta las bases, para después avanzar y seguir prohibiendo el testeo de animales en otras industrias.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario