Suscríbete y obtén entre 20% y 25% de descuento en los cursos de inglés del Instituto Chileno-Británico de Cultura. Válido hasta el 26 de septiembre.
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 18 de septiembre de 2019
Más allá del viaje a China

Empresa ligada a Cristóbal Piñera obtiene en torno a $250 millones del Estado bajo gobierno de su padre

Nicolás Massai D.
Diego Ortiz

Hopin Inc, una empresa que el hijo del mandatario constituyó en California junto a un grupo de amigos en 2011, fue celebrada tempranamente por la prensa tradicional como un emprendimiento tecnológico. Desde que Sebastián Piñera volvió a La Moneda en marzo de 2018, esa compañía ha multiplicado sus órdenes de compra con varios servicios del Estado.

En la avenida Apoquindo, a la altura del número 6.000, hay un pequeño portón negro que es la entrada de una de las pocas casas que quedan en ese sector. Detrás de las rejas está la oficina de Hopin Chile, un emprendimiento tecnológico que hace unos ocho años fundaron tres amigos veinteañeros: el médico Andrés Godoy, el abogado José Tomás Daire y el psicólogo Cristóbal Piñera Morel.

La empresa matriz, llamada Hopin Inc., se creó en Estados Unidos. En septiembre de 2011 se incorporó como empresa en el estado de Delaware, conocido por ser un paraíso fiscal dentro del territorio continental de ese país, y posteriormente registró su domicilio en California en febrero de 2012. En la escritura en ese país figuran como miembros de esa empresa Andrés Godoy, como director ejecutivo, Cristóbal Piñera como secretario de la compañía, y José Tomás Daire como director de finanzas.

Tras constituir esa empresa, varios artículos de prensa de esa época destacaron esta iniciativa de emprendedores chilenos. “Hop.in: la ‘red social’ chilena para compartir contenidos que se lanzará desde San Francisco”, tituló el diario La Segunda en marzo de 2012. Unos meses después, El Mercurio publicaba un artículo bajo el título de “Emprendimiento chileno Hop.in lanza proyecto central: una aplicación para iPad”.

Si bien la idea de la red social no encendió, lo cierto es que en la actualidad Hopin Chile goza de excelente salud financiera. De hecho, desde que Sebastián Piñera retornó al poder en marzo de 2018, los contratos de esta empresa con servicios del Estado se han multiplicado. Sólo entre marzo del año pasado y abril de 2019, Hopin obtuvo órdenes de compra en torno a $250 millones de pesos.

La primera llegó el 5 de abril de 2018, y la última un año después, el 4 de abril de 2019, hace poco más de un mes. Solo en el primer año del segundo gobierno de Piñera –entre el 11 de marzo y el 31 de diciembre de 2018–, Hopin Chile SpA recibió órdenes de compra por cerca de $200 millones de pesos. Y en lo que va de 2019, ya han obtenido contratos por $45 millones.

Dos de estas órdenes han sido por trato directo con el Instituto de Previsión Social, el organismo encargado de administrar el sistema de pensiones solidarias que entrega el Estado.

Vía convenio marco la empresa ha recibido órdenes de compra desde la Dirección del Trabajo, el Servel, el Sernac, el Servicio de Impuestos Internos y el Parque Metropolitano de Santiago, además de las municipalidades de Vitacura y Puente Alto, ambas administradas por alcaldes afines a Chile Vamos.

Más allá de China

El segundo hijo hombre del presidente Sebastián Piñera se encuentra en medio de una tormenta luego de participar en una gira presidencial junto a su padre por China y Corea del Sur, justo un mes después de pasar a integrar el directorio –junto a su hermano Sebastián Piñera Morel y su abogado Juan Turner– de una sociedad dedicada a temas de robótica, llamada Kauai Labs.

INTERFERENCIA revisó varias escrituras del emprendimiento Hop.in. Hasta la actualidad, Cristóbal Piñera Morel figura como miembro constituyente de esta sociedad en Estados Unidos, pese a que una escritura de la filial en Chile registra que el hijo de Piñera se retiró como ‘administrador’ de la sociedad a inicios de 2016.

Desde USA con amor

El 22 de marzo de 2012 la extinta revista Qué Pasa publicó una breve nota sobre una gira que el presidente Sebastián Piñera realizó por Vietnam, Corea y Japón. Según la publicación, Cristóbal Piñera Morel lo acompañó en ese viaje. Sin embargo, se informó que no regresaría con él, pues partiría a India para reunirse con un grupo de desarrolladores de software, “con el fin de darle un impulso a su aplicación Hop.in”. 

El financiamiento para ese emprendimiento, tal como se contó en este y otros reportes de prensa, corrió por cuenta de Andrés Navarro, amigo del Presidente y dueño de Sonda, una multinacional de soluciones tecnológicas.

Justo la misma semana, el 23 de marzo de 2012, se emitió un documento en el estado de California, Estados Unidos, en el que Hopin Inc. –la matriz en ese país– dio un paso fundamental para abrir su operación en Chile.

Este texto fue protocolizado el 2 de mayo del mismo año en la notaría Musalem de Santiago. El documento, que muestra íntegro INTERFERENCIA, fue solicitado por Juan Turner, actual socio del estudio Grasty Quintana Majlis & Compañía y abogado y socio de Cristóbal Piñera Morel en Kauai Labs. Básicamente, establece que la sociedad “confiere poder especial, pero tan amplio como sea necesario en derecho, a los señores Andrés Godoy, José T. Daire y Cristóbal Piñera, para que, actuando uno cualquiera de ellos, individual e indistintamente, representen a la sociedad Hopin Inc. en la República de Chile”.

La matriz que autorizó la llegada a suelo nacional, Hopin Inc., no pertenecía a desconocidos, sino que a ellos mismos, tal como consta en el documento de su creación del 22 de febrero de 2012, donde aparece el nombre de José Tomás Daire como quien suscribe la compañía en el estado de California. De hecho, Andrés Godoy, otro de los socios, se define hoy en día en su LinkedIn como CEO de esta matriz.

Tres semanas después de la protocolización en Santiago, el 16 de abril de 2012, Hopin Inc. –que según un documento al que accedió este medio, se encuentra con deudas impositivas en Estados Unidos– constituyó Hopin Chile SpA, haciéndose con el total de su propiedad. En ese acto, quedó establecido el objeto de la sociedad, relacionado a la robótica –al igual que Kauai Labs SpA–, y además, quedó estipulado que los apoderados de la compañía nueva que operaría en Chile serían José Tomás Daire y Cristóbal Piñera Morel.

Hopin Chile SpA sí tuvo inicio de actividades. Su domicilio se encuentra en la avenida Apoquindo, en Las Condes, donde se encuentra ese pequeño portón negro que no permite ver nada hacia el interior. Actualmente, Cristóbal Piñera Morel no aparece en la administración de la sociedad. Sin embargo, el último documento público de la sociedad, donde se revoca la calidad de administrador del hijo del Presidente –fechado el 27 de enero de 2016–, se reitera que el poder de representación de la filial chilena está exclusivamente radicada en el papel suscrito en Estados Unidos y luego protocolizado en Chile en 2012. Y en este sigue figurando hasta hoy Cristóbal Piñera Morel.

Los contratos con instituciones públicas

A partir de 2015, en pleno gobierno de Michelle Bachelet, Hopin Chile SpA comenzó a prestar servicios a distintas instituciones públicas, incluyendo municipios, donde destacó la comuna de Lo Barnechea, dirigida desde 2008 por el alcalde Felipe Guevara, militante de Renovación Nacional.

A lo largo de ocho ocasiones distintas, entre 2015 y 2017, la empresa del hijo del Presidente totalizó órdenes por $79 millones provenientes de esa entidad. El servicio contemplaba el “arriendo de una aplicación para equipos móviles”, “una plataforma de administración” y “la mantención de sistemas virtuales”.

El Parque Metropolitano de Santiago, servicio que es manejado por el gobierno, fue el segundo mayor comprador de servicios para Hopin Chile SpA durante el segundo mandato de Bachelet, sumando $61 millones mediante cinco órdenes de compra diferentes, por los servicios de “georreferenciación para plataformas digitales”, “inteligencia comunicacional”, “localización” y “mejoramiento de aplicación”. 

La Municipalidad de Puente Alto también realizó contratos con la empresa de Cristóbal Piñera Morel. El municipio presidido por Germán Codina, militante de Renovación Nacional, envió durante 2016 y 2017 cuatro órdenes por más de $11 millones cada una. El servicio otorgado por la empresa contemplaba la instalación de un “asistente virtual inteligente” y una “plataforma de inteligencia comunicacional”.

Dentro del segundo gobierno de Bachelet, el 2016 resultó ser el año más provechoso, con 135 millones de pesos recibidos en órdenes de compra, cifra a la que ayuda bastante la cantidad de proyectos encargados por municipios con gobiernos de Chile Vamos.

Pero la cantidad de contratos aumentó con la vuelta de su padre a La Moneda. Solo desde el 11 de marzo hasta el 31 de diciembre de 2018, Hopin Chile SpA recibió órdenes de compra por una cantidad nunca antes vista en su historia de comercio con instituciones públicas, en torno a los $250 millones.

INTERFERENCIA se comunicó este domingo, a las 19:28 horas, con José Tomás Daire, representante de Hopin Chile SpA, para hacer las preguntas respectivas del caso. Daire se limitó a decir que Cristóbal Piñera Morel ya no es socio de este emprendimiento, sin entregar mayores detalles al respecto.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Me interesa todo lo que sea noticia. Muchas gracias

Mi comentario es que han hecho algunos buenos aportes a la información que otros medios niegan o no investigan..por eso ,apoyo .gracias

Felicitaciones

Tremendo aporte

De ser todo esto cierto, sería algo muy grave. La imprudencia, parece que no existe en la función pública.

Buenas investigaciones, hay bastante trabajo. Ah aun espero ver la declaracion de intereses que la ministra cubillo dijo estar publicada de su asesor.

Gracias por ofrecer una alternativa !!

Interferencia está cumpliendo con su razón de existir: desnudar al poder politico-economico, el abuso y los privilegios. Estos sectores sienten que el país les pertenece y por tanto les parece normal el tráfico de influencias, pagar contribuciones absurdas....entenderán alguna vez los chilenos o seguirán con una mentalidad de yanacona??

No me molesta que S. Piñera haya hecho negocios con el estado durante el gobierno de Bachelet, pero me parece poco ETICO que siga haciendo lo mismo cuando su padre es el presidente. Me pregunto si Sebastian tambien pertenece a la clase media, como su papá

Añadir nuevo comentario