Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 27 de octubre de 2020
Modificar o mantener los dibujos

¿Es racista Astérix? Reedición en EE.UU. reabre debate sobre los cómics clásicos y los estereotipos

Lissette Fossa

aste4.jpeg

Imagen: Papercutz
Imagen: Papercutz

La editorial infantil Papercutz está replanteándose qué hacer con los dibujos del cómic francés Astérix, creado por René Goscinny y Albert Uderzo, donde aparecen representaciones de esclavos negros, vestidos de pieles de animales y con pies y labios exageradamente grandes. Mientras algunos proponen modificar los dibujos, otros creen que sólo hay que advertir al lector sobre el contexto en el que fue creado.

Desde hace unas semanas la editorial infantil Papercutz, en Estados Unidos, comenzó a lanzar una nueva edición del famoso cómic francés Astérix. La noticia alegró más a nostálgicos adultos que a niños, quienes recién comienzan a conocer al personaje. Sin embargo, con la noticia, y en el contexto de los disturbios anti racistas en ese país, se reavivó un debate que viene desde hace algunos años: ¿Qué hacer con las referencias estereotipadas al interior de las historias de esta caricatura clásica? ¿Son racistas esos dibujos?

En una columna del 2012, en The New York Times, Stephen Marche narra una triste anécdota que tuvo junto a su hijo, de seis años. Cuando el padre le leía, fascinado, un cómic de Astérix, personaje que se enfrentaba a unos piratas, el niño preguntó por qué los piratas llevaban en su barco a un gorila. La verdad es que el dibujo era una caricatura con rasgos exagerados de un africano. El padre se enfrentó a la idea de explicarle al niño que en realidad el autor había hecho un dibujo nada correcto de una persona y de paso, explicarle cómo los afrodescendientes han sufrido la esclavitud y el racismo incluso en los dibujos, pero finalmente optó por hacer una columna, que llamara la atención sobre cuánto exponer o no a los menores a este tipo de estereotipos. Para Marche, quien no desea transmitirle ideas racistas a su hijo, enfrentarse a que uno de sus cómics favoritos sí tuviese viñetas racistas, así como también películas infantiles y novelas de aventuras, era complejo.

Astérix es un cómic de comedia y sátira protagonizado por dos guerreros galos, Astérix y su amigo Obélix, que pasaban su tiempo burlándose de los romanos en medio del territorio francés del 50 A.C. La historia  fue creada por René Goscinny y Albert Uderzo para la revista infantil franco-belga Pilote en 1959. Goscinny murió en 1977, y Uderzo escribió y dibujó la serie hasta 2013, cuando otro equipo de dibujantes se hizo cargo. La historia ha sido un éxito de ventas por años, en todo el mundo.Y aunque está dirigida a niños, su sutil humor también atrae a adultos.

“Los romanos en Astérix son retratados básicamente como los burócratas (...) Creo que es algo con lo que todo el mundo puede identificarse", afirma al medio Publishers Weekly el editor de su versión en Estados Unidos, Terry Nantier.

También Astérix fue leído durante los años de la Guerra Fría como una crítica velada al imperialismo estadounidense, y una defensa de las identidades locales, pese a que la esterotipación de las caricaturas no solo alcanzó a los personajes de piel negra, sino que a prácticamente a todos los pueblos que representó en sus páginas. "Toda la Galia está ocupada por los romanos… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor", decían sus cómics, que para muchos contenía una cuota de rebeldía frente al poder. Astérix y Obélix fueron asociados a la libertad y la picardía e incluso fueron usados en Francia para transmitir enseñanzas sobre los derechos humanos, en escuelas.

El problema es que el cómic tiene representaciones de africanos con rasgos claramente exagerados: vestidos con pieles de animales, bocas extremadamente grandes y pies enormes. En una de sus historias más icónicas, Astérix y Cleopatra, son varias las viñetas con este tipo de representación.

El dibujante Ronald Wimberly, ganador del premio Glyph, editor de la revista de arte LAAB (An Art Magazine) y quien ha estudiado representaciones de afrodescendientes en los cómics, describió los cómics de Astérix como "descaradamente supremacista blanco".

“Astérix tene tres rasgos para diferenciar a los esclavos de otros personajes: piel negra, labios carnosos y ropa y accesorios 'orientales' (...) Incluso un niño sabe que los romanos mantuvieron todo tipo de esclavos y promovieron a las etnias de todo tipo a posiciones altas, por lo que es fácil ver que el propósito de convertir a todos los esclavos en negros es un dispositivo moderno, supremacista blanco", afirma Wimberly al medio Publishers Weekly.

Lo cierto es que las viñetas con estos dibujos tampoco pasaron desapercibidos para los editores estadounidenses: "Es un problema, se lo planteamos a los titulares de derechos y hemos estado discutiendo con ellos", afirma el editor Terry Nantier.

Ya en 2018, la biblioteca pública de la ciudad de Durham, en Canadá, decidió “revisar” estos cómics de Astérix, luego de que una madre afrodescendiente viera a su hijo afectado ante las representaciones de esclavos africanos en la historieta. 

Nantier dice que el editor aceptó algunos cambios sutiles: los enormes labios rojos se han vuelto a colorear y se han atenuado. También afirma que se está evaluando poner una nota explicativa al inicio de cada cómic, sobre el contexto en el que fue creado, pero es algo que deben negociar con la editorial francesa, quienes no están abiertos a generar muchos cambios. “Este es un clásico, y debemos tenerlo en cuenta”, dice Nantier.

Para Wimberly, la solución va por aplicar cambios en las viñetas y además, advertir que Astérix es un cómic para adultos, no para niños. 

“Se necesita un adulto, un profesional o un erudito para verlo y apreciarlo por lo que es; diferenciar entre forma y función; para situarlo en un contexto políticamente subjetivo [...] Si esto se vende como estaba cuando se produjo por primera vez, sin nada de ese contexto, entonces el editor está produciendo y vendiendo dibujos de supremacistas blancos", añade.

Mientras el debate continúa, en medio del estallido del activismo antirascista -en especial después del asesinato de George Floyd por parte de policías en Mineápolis-, Astérix y Obélix tendrán que adaptarse de alguna manera a un mundo que quiere dejar atrás los estereotipos con los que por años han cargado los afrodescendientes.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Me parece absurdo el sugerir que Asterix es racista. En ocasiones parece que a los gringos se les pasa la mano con la idea de lo "políticamente correcto". He leído probablemente todos los Astrix y hay bromas basadas en todo tipo de diversas situaciones: a la política, a la OIT (Asterix en Helvecia), a los Judíos (La Odisea de Asterix), a los Italianos ("están locos estos romanos!", frase que se repite en más de un capítulo de Asterix, a los griegos (Asterix en los Juegos Olímpicos), a los suizos (Asterix en Helvecia), a los ingleses (Asterix en Bretaña), a los españoles (Asterix en Hispania.), un capítulo aparte merece Asterix y Los Godos... la lista es larga pero, además, ellos, Gosciny y Uderzo hacían bromas respecto de si mismos. Cumplen con la función del cómic, muestran no uno sino que varios mensajes, y hay mucha historia en cada capítulo de Asterix, entre broma y broma, cuentan un montón de historia. Citan en más de una ocasión frases de Julio César, trozos de sus escritos, hacen bromas incluso referentes al conflicto de Julio César con el Senado, con Bruto... tal vez no hacen más que mostrar que, en perspectiva, hay errores y horrores, que tal vez no han cesado de ocurrir en siglos de historia "civilizada." Por favor, no exageren, es más lo que se puede aprender con Asterix que lo que podrías encontrar de negativo en aquellas historias. Lo único malo es, por otro lado, que en Chile le demos tan poco espacio, ninguno tal vez, a nuestros propios creadores, a Themo Lobos con Mampato y Ogu y tantos otros personajes, a Lukas y su descripción de la vida en Valparaiso y Viña del Mar entre otros temas... y sobre todo, no se da espacio a los creadores y creadoras actuales. En Chile hay artistas gráficos increíbles, deberíamos abrir nuestra mirada a toda esa creación (y lo mismo en música, en literatura....)

Añadir nuevo comentario