Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 15 de abril de 2021
Entrevista

Ex profesor de DD.HH. de Carabineros: “los generales no atisban la dimensión de esta crisis”

Andrés Almeida

daniel_soto.jpeg

Daniel Soto
Daniel Soto

Para Daniel Soto, la queja pública del director general Ricardo Yáñez por las palabras de la ministra Karla Rubilar -quien planteó "refundar" la institución- demuestra que el alto mando no comprende que lo que está en juego es la disolución de Carabineros, dada una crisis de legitimidad sobre la cual el cuerpo policial ni el gobierno han sabido responder. Distinto es el caso del carabinero de a pie...

“Yo soy una convencida, y el Presidente [Sebastián Piñera] lo sabe, lo he conversado con él, de que sería vital tratar de tener una reformulación, una suerte de refundación de Carabineros, sobre todo en materia de orden público, tener una nueva policía en materia de orden público, mucho más especializada, con profunda capacitación en derechos humanos, con muchas herramientas en tecnología y de nuevos recursos para enfrentar esos desafíos que son tan complejos”.

Con estas palabras el miércoles 10 de febrero, la ministra de Desarrollo Social activó las alarmas del generalato de Carabineros, lo que terminó en una llamada de queja por parte del general director Ricardo Yáñez al ministro del Interior Rodrigo Delgado, y en dos publicaciones en El Mercurio y La Tercera, con el propósito de que el asunto se hiciese público.

La operación terminó con el respaldo de Delgado a Yáñez, descartando la idea de "refundar" Carabineros. 

¿Funcionó la jugada?

Tal vez en el cortísimo plazo, para sonsacar un respaldo del Ejecutivo. Pero no para el futuro de la institución policial, si es que se considera la opinión de Daniel Soto, coronel en retiro, y ex profesor de derechos humanos de Carabineros, quien estima que "el puchero" de Yáñez contribuye a ahondar la crisis de legitimidad de la policía. 

-¿Qué opina de la llamada del general Yáñez al ministro Delgado para manifestar su “incomodidad” por los dichos de Rubilar? 

Es normal que se den comunicaciones privadas de distinto tono entre los jefes de los servicios y las autoridades políticas. El problema en este episodio es que imprudentemente. Se filtró una comunicación personal cuyo contenido se debió haber mantenido en reserva, pues su publicidad dejó mal parados a todos los actores. 

El gesto del general director ha sido interpretado por algunos como si Carabineros hubiese querido regañar a sus jefaturas civiles y se ha señalado que una expresión de este tipo no corresponde en una democracia, porque podría constituir una contravención a la no deliberación que establece la Constitución para los cuerpos armados. 

-¿Cómo evalúa la reacción del gobierno?

El gobierno perdió la oportunidad de salir del atolladero demostrando su interés por hacer cambios significativos para mejorar el desempeño y la legitimidad de las policías. Contrariamente, mostró que no hay un rumbo claro sobre qué policía del siglo 21 se quiere, ni cómo llegar a ella. 

En el fondo, Karla Rubilar vino a esbozar lo que mucha gente del mundo político cree, y es que se debieran discutir e implementar mejoras en la policía, una cuestión que ni las instotuciones policiales ni el gobierno quieren abordar en serio. 

-¿Qué refleja el incidente al interior de Carabineros?

Esta anécdota genera dos inquietudes importantes: si Carabineros está hoy en posición de hacer reclamos a la autoridad política y si esta preocupación de los generales corresponde efectivamente a un malestar compartido por todos los carabineros. 

En mi impresión, estos eventuales reproches resultan extemporáneos porque surgen en un minuto en que Carabineros de Chile pasa por la peor crisis de su historia. 

Carabineros tiene cuatro leyes orgánicas [1927, 1960, 1975 y 1990] y en cada uno de esos momentos hubo una situación social y política que obligó a hacer cambios, pero jamás se discutió la posibilidad de hacer desaparecer la organización. 

Carabineros vive hoy una crisis que afecta su estructura y funcionamiento, y eso merma severamente su legitimidad social. Entonces, las preocupaciones debieran ser más bien acerca de cómo implemento los cambios que la gente está pidiendo y no cómo me justifico ante las críticas. 

Es sabido que las crisis de las organizaciones son procesos en los que se transita de un estado a otro y que de ellas sólo se puede salir mediante una reorganización. Pero Carabineros no atisba la dimensión de la crisis interna, entonces no percibe la necesidad de implementar restructuraciones radicales, sino que propone ciertas mejoras para poder seguir funcionando más o menos igual. 

La agitación de un grupo de generales que impulsan a su jefe a representar al Ejecutivo su disconformidad con una posible política pública que no depende de ellos, no sólo es un paso en falso, sino que da cuenta que la organización no repara que está en un proceso de cambio irreversible y opta por repetir respuestas que no funcionan en todos los ámbitos de su desempeño, incluyendo el último puchero a un gobierno que ha mantenido forzadamente en pie a los últimos generales directores, incluso a costa de sus propios personeros.

-¿Qué piensan los carabineros comunes y corrientes?

Pareciera que al carabinero de la calle le preocupa más el hecho de no saber cómo ésta reforma afectará su carrera, y su bolsillo, que los alcances jurídicos de la naturaleza militar o las particularidades de una conformación de fuerzas especializadas para el mantenimiento del orden público. 

El alto mando, el mundo político y los expertos no se ha dado cuenta aún que cada vez que se habla de “reforma”, el carabinero de la calle siente un nudo en el estómago porque piensa que eso va a dañar su estabilidad laboral y sus condiciones de trabajo. Entonces, uno podría creer que el interés colectivo y “no deliberante” de los carabineros no está representado por este malestar de los generales. 

Usted habla de una crisis de legitimidad ¿Por qué?

Los expertos en temas policiales señalan que la legitimidad consiste en la disposición de las personas a obedecer los mandatos de la autoridad o de las instituciones. La legitimidad policial consiste en que la policía pueda funcionar adecuadamente porque la gente cuenta con el ánimo de colaborar y -de esta manera- no se hace necesario emplear medios coercitivos sino en casos extremos. Cuando falla la legitimidad, la gente desobedece las reglas de convivencia, no acata las instrucciones de la policía y cuestiona la validez del empleo de la fuerza. 

Eso es lo que pasa hoy en Chile. 

Se desconfía del carabinero porque la gente cree -equivocadamente- que de alguna manera habría una cultura organizacional que los empaña a todos con la corrupción, el fraude a las cuentas fiscales, la inculpación de inocentes o el ocultamiento de pruebas, por citar los casos más nefastos que socavaron la confianza de la gente en la institución antes de la crisis por violaciones a los derechos humanos.

La consecuencia no es otra que la población comienza a relativizar el cumplimiento de la ley y se permite desobedecer las instrucciones de un carabinero, en quien desconfía, o simplemente los agrede con rabia por los principios que estos encarnan. La falta de legitimidad acarrea inseguridad para la gente y malas condiciones laborales para los trabajadores policiales. Es mal negocio para todos.

-Hubo tres muertes ligadas de un modo u otro a Carabineros en Panguipulli, Pedro Aguirre Cerda y Calama. ¿Cómo encajan estos casos en esa crisis de legitimidad que describe?

Los tres casos de la última semana incrementan la crisis de legitimidad. Antes de las denuncias de violaciones a los derechos humanos del estallido social, estos tres eventos lamentables habrían sido considerados “casos aislados” y los usuarios estarían esperando a que la justicia hiciera su trabajo. 

Hoy estos hechos generan violencia, porque se parte de la idea inicial de que los carabineros son responsables de delitos horrendos. Entonces de nada sirve que un carabinero esté formalizado y con medidas cautelares, que un fiscal haya aclarado que se trató de lesiones auto inferidas o que los carabineros imputados por el abandono de un lesionado boliviano aún no hayan sido formalizados. Lo que se plantea, desde el origen, es que existirían malas prácticas generalizadas.

Desde mi perspectiva, esta suspicacia tiene como causa inmediata el mal desempeño del gobierno y del alto mando de Carabineros para dar respuesta a la serie de denuncias por violaciones a los derechos humanos formuladas durante la crisis social de 2019. 

El resquemor surge por la resistencia a rendir cuentas sobre las circunstancias en que se produjeron los abusos de los más de 2.000 casos en los cuales el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentó querellas contra funcionarios de Carabineros y por la obstinación de no informar apropiadamente sobre cuáles serían las medidas implementadas por Carabineros para ajustar los procedimientos policiales a la ley y al estándar de derechos humanos.

-¿Qué debiera pasar para sortear esta crisis de legitimidad?

Dado el desgaste de Carabineros de Chile y la mala asesoría recurrente del alto mando, especialmente en el ámbito jurídico, pareciera que los cambios que puedan sacar de esta crisis permanente a la institución sólo pueden provenir de fuera. 

Entonces, el gobierno y, particularmente, el Presidente de la República debieran recurrir a las herramientas que le entrega la Constitución y la ley para disponer que el Ministro del Interior designe una autoridad, o delegado, que se haga cargo de coordinar, evaluar y controlar el funcionamiento de ambas policías. 

Sólo si se implementan adecuaciones urgentes al mal funcionamiento de Carabineros, se podrá mejorar su legitimidad, evitando que la crisis institucional dañe de manera irreparable la seguridad pública y genere un desastre en las condiciones de trabajo de los propios funcionarios de Carabineros.

¿Eso es una intervención civil?

No. Se trata de que el gobierno asuma sus responsabilidades políticas en la seguridad pública y que las policías se encarguen de aquello que saben hacer, que es prevenir, detectar e investigar los delitos, sin que estén sujetas a los vaivenes de la contingencia.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Sorprende que hayan personas pensantes formadas en la institución como el ex coronel Soto, Sin embargo, no se refiere al problema principal, que es que las leyes heredadas de la dictadura le dan una independencia tal, a Carabineros,que un general puede negarse a obedecer al poder civil, vale decir que ni el presidente puede destituir a un general si éste se niega a dejar el mando. Caso emblematico fue lo ocurrido con el General Stange y Ricardo Lagos. Esas facultades son contradictorias con el principio constitucional de no deliberancia y pone al alto mando en una posición inmejorable para negociar e imponer condiciones al poder civil. Un dicho frecuente entre politicos, en tiempos de la transición democratica, era que "En el poder politico hace como que mandan y los pacos y milicos hacen como que obedecen", pero al final, de cuentas eso se traduce en que el poder civil que es la expresión de la soberanía popular, base de la convivencia democŕatica, no tiene control sobre una minima porción de la población, que se comporta en forma de güeto, que conforma practica y juridicamente un estado dentro del estado, que recibe financiamiento de los contribuyentes y ni siquiera estan obligados a rendir cuentas de como admistran los recursos que se les entregan. O si deciden actuar como mercenarios de grupos de poder económico. Claramente esto es el principal obstaculo para consolidar una democracia plena y libre de la bota militar. Es una porción de la poblacíón, protegida y segregada que aporta poco y nada al desarrollo futuro de una nación. Si no cambiamos esto en el proximo proceso constituyente, nada va a cambiar en realidad y seguiremos en este espejismo democratico, cuando en realidad seguimos en dictadura.

De Eistein "Si siempre haces lo mismo, siempre tendrás los mismos resultados". Sólo un descerebrado puede creer que las cosas no pueden mejorar

Buenas tardes...este oficial de justicia...efectivamente profesor en la cátedra de DDHH, pero es eso oficial de justicia, no tiene idea de lo que trabajar en la población, aparte no es buen docente...gracias

no puede ser que un servidor publico, financiado con fineros publicos, se crea tan independiente y abdoluto. peligroso por decir lo menos. el libro, "a orillas del mapocho" escrito hace 7 años, refiere los mismos problemas que se le endosan a la policia. ser guardia de los grupos de poder. nada ha cambiado.

El medio debe precisar que se trata de un Coronel del Escalafón de Justicia, es un abogado, no un Oficial operativo, es decir, nunca esquivó ninguna bala. Faltó decir que su perfil siempre fue el de un seudo intelectual que sólo empleó a Carabineros para generar contactos con otras instituciones y que nunca ha tenido aprecio real por Carabineros, más bien, sus declaraciones son propias de quienes se quieren abrir un espacio en política. Sus palabras dan cuenta del desprecio que siente por Carabineros. En síntesis el plantea mañosamente que Carabineros sólo les queda margen para bajarse los pantalones y seguir siendo violados por políticos y autoridades. Cero camiseta, cero compromiso. Señala en otras palabras que Carabineros no tiene materia prima para hacer transformaciones, sólo de proto expertos de escritorio que deben dictaminar el camino. En síntesis, comentario propio de un hueón penca y desleal que desconoce las capacidades que posee Carabineros para mejorar en lo que fuere necesario.

Carabineros de Chile es un ejemplo para otras policias de otros paises su tradicion y casi 100 años de historia avalan su disciplina. Obviamente la Izquierda chilena quiero meter sus narices. Vayan ah Cuba ah ver los DD.HH.

Es fácil expresar deseos o imaginación respecto a cambios a la realidad de una nación. Distinto es cómo hacerlo sin considerar la mente y mentalidad alterada por induccion ideológica de individuos que, no sólo ya no atienden a razones lógicas de convivencia sino que tal comportamiento les es generado por concientizacion y esclavitud de sus mentes, inteligencias, voluntades y consciencias por verdaderos "evangelizadores" de la ideologia marxista que, además, previamente les exacerba emocionalmente con odio, resentimientos, indolencia y carencia total de remordimientos por los "crímenes contra la sociedad respecto de sus DD.HH. y libertades fundamentales" que estos "combatientes con rasgos psicópatas" son incitados a cometer por este AUTOR INTELECTUAL, estimado ex abogado de DD.HH. de Carabineros.

Muestren los comentarios Recien escribi el mio y no lo publican. No entiendo su Periodismo

Carabineros de Chile NO TIENE DERECHO A OPINAR, cuando ven que la Institución a que pertenecen es destruida POR GRUPO políticos irresponsables siempre amparados por su bandera de lucha, los DD.HH. Estaría bien si la Institucion policial fuera corrupta, pero está catalogada COMO LA MEJOR POLICIA UNIFORMADA DEL MUNDO. En cambio tenemos los POLÍTICOS más antipatriotas, ignorantes y MEJOR PAGADOS DEL MUNDO que no han hecho otra cosa que destruir este país. Tenemos UN TERRORISMO desatado amparado por los DD.HH. Un narcotráfico incontenible amparado por los DD.HH. y una inmigración descontrolada amparada por los DD.HH. Ahora quien gobierna este país si tienen sl GOBIERNO ENTRE LA ESPADA Y LA PARED Y A CARABINEROS DE CHILE SIN NINGUNA ATRIBUCION. Y cuando el ALTO MANDO que son los únicos que pueden demostrar su malestar ante estos abusos SON ACALLADOS POR LA PRENSA Y POR AUTORIDADES DEL GOBIERNO QUE NO SABEN QUE HACER PORQUE ESTAN ESTRE LA espada Y la pared con el lazo al cuello y MUERTOS DE MIEDO.

El poder político hace como que mandan,y los pacos y milicos hacen como que obedecen, ese es el problema cuando le das mucho poder a alguien, buena reflexión del oponente, Mauricio corcovado R.

Estoy de acuerdo con lo que comenta Mauricio Corco.

La solución no va en refundar a Carabineros, no es fácil disolver una Policía que hace 04 años atrás era una de las mejores policías en Latinoamérica, por algo venían de otros países a capacitarse con nuestra Policía, lo que quieren los comunistas y la centro izquierda es disolver a Carabineros para entrar en el paso de la insurrección, como está pasando en la Araucanía que ya es tierra de nadie, este ex Coronell Soto, "Ex Profesor de Derechos Humanos', no se de dónde saco su título como docente, está mordiendo la mano que le está dando que comer, si quiere que refunden Carabineros, deberían comenzar por las pensiones de estos Oficiales, disolver Dipreca y pasar a pertenecer a las AFP como el normal de los Chilenos.

Los invito a leer mi columna sobre el tema. Ahí entrego lo que podríamos llamar un marco político en su contexto histórico reciente, que contribuye a entender la refundación Carabineros. Esto significa cambiar las bases de esta institución cuya deriva implica al Estado autoritario del neoliberalismo en tiempos de crisis múltiple: https://www.elclarin.cl/2021/02/08/el-acuerdo-pacto-por-la-paz-y-la-nueva-constitucion-fue-un-fraude-ni-paz-social-ni-asamblea-constituyente/ https://www.elclarin.cl/2021/02/08/el-acuerdo-pacto-por-la-paz-y-la-nueva-constitucion-fue-un-fraude-ni-paz-social-ni-asamblea-constituyente/

Falta imparcialidad en todos los aspectos periodismo. Politica . Hay sectores que siempre veran errores en otro . Lo sucedido con el Funcionario de carabineros Refleja eso. Pero cuando Los delincuentes matan Roban sin piedad. Esos sectores callan.

Por que no han publicado mi cometario? Porque va en contra del nefasto Coronel Soto?

Añadir nuevo comentario