Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 6 de Diciembre de 2021
Argentina

Javier Milei, el ultra liberal que triunfó en las elecciones en Buenos Aires y que aspira a ser presidente

Lissette Fossa

El economista ultra liberal y anarcocapitalista sacó 17% de los votos este domingo en la Ciudad de Buenos Aires. Con un discurso en contra de los impuestos y de lo que denomina "la casta política", Milei ha capturado la adhesión principalmente de hombres jóvenes, que ven en él un líder que busca sacar a Argentina de la crisis económica y la constante inflación.

“¡Libertad!” e “¡Hijo de puta!”, son las frases que más corearon sus adherentes en el último acto de campaña como candidato a diputado de Javier Milei, del pasado 6 de noviembre. Y aunque suene extraño que el último grito sea más bien un halago para el candidato, lo cierto es que esa falta de protocolo político parece atraer a sus adherentes, que según politólogos argentinos, en su mayoría son hombres entre 20 y 40 años. Milei, para ellos, es la esperanza de que al congreso argentino vuelva la extrema derecha, esperanza que se concretó este domingo en las elecciones de diputados en Argentina, donde sacó 17% de los votos en Ciudad de Buenos Aires.

Con el resultado de este domingo, Milei no sólo hace volver a la extrema derecha al congreso de Argentina, sino también muestra que su electorado creció desde septiembre de este año, cuando en las primarias obtuvo un 13%. Con este resultado, se transforma en la tercera fuerza política de la provincia capital, Ciudad de Buenos Aires. Tras conocer los resultados, realizó un acto en el estadio Luna Park de la capital trasandina, con el tope de aforo del lugar de cinco mil asistentes. 

Javier Milei tiene 51 años, es economista titulado Universidad de Belgrano, con dos posgrados en el Instituto de Desarrollo Económico y Social (IDES) y la Universidad Torcuato di Tella. Nació en Buenos Aires, y en su juventud fue arquero en el club Chacarita Juniors y cantó en una banda de rock llamada Everest. Por eso, en sus discursos saca lustre a las referencias al fútbol y al rock, y hasta se atreve a cantar a capela en medio de sus eufóricos discursos.

El 5 de septiembre, al cierre de su campaña de primarias, Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente brasileño, lo llamó para apoyar su candidatura.

En su trabajo como economista, se desempeñó en el área privada y entre sus trabajos estuvo el ser asesor del banco HSBC, del Foro Económico Mundial y de Antonio Domingo Bussi,  un ex militar condenado por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura. 

Se define como un anarcocapitalista, aunque es cercano a las ideas de Jair Bolsonaro y Donald Trump, como parte de la nueva camada de la extrema derecha latinoamericana. De hecho, el 5 de septiembre, al cierre de su campaña de primarias, Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente brasileño, lo llamó para apoyar su candidatura.

 Al igual que Trump, se hizo conocido a través de los medios de comunicación masivos, que le dieron un espacio como columnista de economía en el portal Infobae, en el diario La Nación de Argentina y El Cronista. Ya desde 2014 se podía ver como invitado en televisión y en 2017 lanzó su propio podcast, Demoliendo Mitos. También ha sacado una serie de libros, difundiendo sus ideas económicas de manera sencilla, siguiendo los pasos de uno de sus ídolos, Milton Friedman y usando de inspiración la Escuela Austríaca en economía, cuyos representantes son el economista Ludwig von Mises, Friedrich von Hayek y el anarcocapitalista estadounidense Murray Rothbard.

“Estamos frente a un cambio de época, estamos frente al renacer de las ideas de libertad, estamos reiniciando para volver a ser potencia”, afirmó en su último discurso de campaña, hace dos semanas.

Estas son ideas que se repiten en sus discursos, que aunque carecen de reflexiones complejas, llena de expresiones fervientes, gritos y añoranza de una Argentina que a inicios del siglo XX era una de las mayores potencias económicas mundiales. 

La libertad a raja tabla es uno de los ejes de su campaña, aunque esta libertad parece no ir emparentada con los derechos ni la libertad de las mujeres a abortar, iniciativa que Milei dice estar en contra, aunque el aborto es legal en toda Argentina desde el 2020. Pero sí está a favor de legalizar la prostitución, las drogas, la venta libre de armas y la libre circulación de inmigrantes al país, mientras no impliquen un gasto estatal. La libertad económica y del mercado son fundamentales en sus propuestas, donde promete bajar los impuestos, proteger la propiedad privada e incentivar el libre comercio. “Jamás iré contra la propiedad privada”, ha dicho en sus discursos.

Otro de los pilares de sus discursos es atacar a lo que denomina “la casta política”, que para él son, básicamente, todos los políticos, ya sean de izquierda o de derecha. Entremedio, también suma a los funcionarios públicos.

Frente al éxito de su programa de radio online y su creciente apoyo en redes sociales, el año pasado Milei decidió participar como candidato a la cámara baja trasandina. Otro de los pilares de sus discursos es atacar a lo que denomina “la casta política”, que para él son, básicamente, todos los políticos, ya sean de izquierda o de derecha. Entremedio, también suma a los funcionarios públicos, ya que su idea es reducir el aparato estatal y la influencia del Estado en la economía y la sociedad. 

Para lograr su objetivo, no duda en citar citas falsas o imprecisas, como acusar que el comunismo ha provocado la muerte de 150 millones de personas,- cifra que hizo famoso al Libro Negro del Comunismo, un texto que ha sido criticado por sus imprecisiones y carencia de fuentes-, y apelar a conceptos que son parte de teorías ligadas a la izquierda, como “la batalla cultural” que hace recordar a Gramsci más que al  laissez faire que pretende restaurar.

Milei busca combatir “el socialismo” de la derecha y de la izquierda argentina, a través de la “batalla cultural” de su candidatura. Para esto, participó en las primarias, llamadas PASO, en septiembre pasado, donde obtuvo el 13%, con 242.839 votos, para postular a diputado por la Ciudad de Buenos Aires. Su participación la realizó a través de una lista que formó con otros pequeños partidos libertarios de derecha, alianza que fundó oficialmente en julio con la lista La Libertad Avanza. 

“Uno puede probar con la batalla cultural, dar las peleas en cada uno de los lugares, defender con altura las ideas de la libertad, pero a veces ese modelo se satura, por la censura. Por otra parte está la vía revolucionaria, sin embargo nosotros como liberales creemos en el principio de no agresión y además hay que decirlo, ellos tienen el monopolio de las armas. La otra, después, es meterse dentro del sistema y luchar en contra del status quo”, afirmó en su discurso del 6 de noviembre.

“No vine acá para guiar corderos, vine para despertar leones”, es otra de sus frases típicas, que junto a su peculiar estilo de pelo,- que afirma que no peina desde hace años- y sus chaquetas de cuero, han sabido cautivar a adherentes, en su mayoría varones jóvenes, de distintas clases sociales, incluso de barrios pobres de la capital argentina, donde su popularidad ha crecido. 

La derecha ligada al ex presidente Mauricio Macri ha visto con desconfianza el ascenso de Milei y su triunfo de este domingo. Tanto así, que ha buscado recuperar el apoyo de quienes se identifican de centro o de derecha y que han optado por apoyar al economista.

“En esos barrios hay gente con empleo formal que pese a su esfuerzo no puede salir de ahí y se queja de los descuentos que le hacen. Uno pensaría que esos sectores piden más presión fiscal, impositiva, pero no es así”, explicó el politólogo Diego Reynoso, de la Universidad de San Andrés, hace unos días a El Comercio de Perú.

Su discurso anti “casta política” es atractivo para jóvenes argentinos que han crecido con dos décadas de inflación constante y alto desempleo. Sus partidarios se mueven en las redes sociales e incluso se ríen de movimientos como el feminismo y la diversidad sexual, con camisetas con las letras LGBT, que en vez de hacer referencia a las diversidades, hacen referencia a las iniciales de las palabras Libertad, Guns (armas), Bolsonaro y Trump.

La derecha ligada al ex presidente Mauricio Macri ha visto con desconfianza el ascenso de Milei y su triunfo de este domingo. Tanto así, que ha buscado recuperar el apoyo de quienes se identifican de centro o de derecha y que han optado por apoyar al economista. “Las ideas que expresa Milei son las mismas que siempre expresé yo”, declaró recientemente el expresidente Mauricio Macri, en una apuesta por dar vuelta las tendencias que pondrían a Milei como uno de los candidatos más votados de la ciudad.

A pesar del arrastre que tuvo este domingo el ultraderechista, lo cierto es que los analistas aún lo ven como un fenómeno local de la capital argentina, que aún no arrastra un apoyo popular en otras provincias. La Libertad Avanza no tiene representación en ninguno de los otros 23 distritos del país y esto podría frenar las ansias de Milei para postular a la presidencia del país, aspiración que ha mencionado públicamente.

"Este fenómeno [en referencia a la lista de Libertad Avanza] prende en CABA, que es un distrito aislado. En el resto del país no vemos ‘Mileis’”, señaló el politólogo Andrés Malamud.

“Es una elección distrital en la Capital Federal, y la Capital Federal es un distrito raro en la Argentina porque es donde el peronismo no gana nunca. El peronismo suele ganar en todo el país pero no en la Ciudad de Buenos Aires. Y este fenómeno [en referencia a la lista de Libertad Avanza] prende en CABA, que es un distrito aislado. En el resto del país no vemos ‘Mileis’”, señaló el politólogo y doctorado en el Instituto Universitario Europeo, Andrés Malamud, en una entrevista a Forbes Argentina.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

con solo mirarle la cara, es posible sospechar su falta de tornillos, entre otras cosas.

Interesante artículo, realmente es complejo el panorama internacional, los extremos políticos avanzan por todo el mundo.

El fenómeno de Milei en Argentina y de Kast en Chile se debe a la bancarrota económica y política de los partidos de la derecha de ambos países. En este período de profunda crisis el capitalismo es incapaz de gobernar con las leyes burguesas, no puede mantener su propia democracia y esta por levantar estados fuertes y autoritarios para someter a la población que reclama por sus derechos básicos: trabajo, vivienda, salud, educación, mejores sistemas jubilatorios, etc. Las fanfarronerías y demagogias populistas de estos candidatos que se presentan ante la pueblo como sus salvadores, esconden su verdadera intención reaccionaria y fascistóide. Quienes voten por estos candidatos de la derecha fascista, van a votar por los que los van a empobrecer más y a reprimir en su gobierno.

Añadir nuevo comentario