Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 18 de Junio de 2021
Newsletter 'La Semana'

La batalla por el origen de la pandemia

Andrés Almeida

scientific_american.jpg

Científicos de EcoHealth Alliance buscan patógenos en una cueva de murciélagos de Yunnan, China.
Científicos de EcoHealth Alliance buscan patógenos en una cueva de murciélagos de Yunnan, China.

¿De un murciélago de las lejanas cuevas de Hubei al mercado de Wuhan, o una filtración del Laboratorio de Virología de la ciudad china? No hay certezas respecto de cómo llegó el virus del Covid-19 a los seres humanos, pero averiguarlo va a ser la escena de una amarga disputa entre China y Estados Unidos. 

Este artículo es parte del newsletter exclusivo La Semana del pasado sábado 29 de mayo, y ahora se comparte para todos los lectores.

Sobre el origen de la pandemia se saben muy pocas cosas, como que partió en la ciudad de Wuhan, en China, probablemente en diciembre de 2019. Dado ese origen, y la presencia de una alta población de murciélagos en la provincia de Hubei, de la cual Wuhan es capital, y la costumbre de los ciudadanos de comer ese animal salvaje, cuya especie porta varios coronavirus, la hipótesis que imperó fue que hubo una zoonosis (transmisión entre especies) en torno a la actividad del mercado de dicha ciudad.

Sin embargo, a partir de la decisión de Joe Biden, presidente de Estados Unidos, de pedir a la comunidad de inteligencia de su país que investigue el origen de la pandemia en un plazo de 90 días, surgió con fuerza otra hipótesis: la pandemia pudo haber empezado a partir de una filtración del virus Sars-Cov-2 del Laboratorio de Virología de Wuhan, el que investiga -entre otras cosas- la amplia gama de coronavirus de los murciélagos de las cuevas de Hubei.

En rigor la hipótesis no es nueva. De hecho, tras la misión de la OMS a China en marzo de este año, aparecieron varios artículos que alimentaron dudas sobre la hipótesis del Mercado de Wuhan. En este mismo newsletter, por ejemplo, referenciamos un artículo de MIT Technology Review, que planteaba que era muy difícil que el virus del Covid-19 haya pasado de murciélagos a personas, dada la gran distancia entre las cuevas y Wuhan, por lo que debía haber una tercera especie que debió servir de eslabón. Como nadie la ha encontrado, explicaba en ese momento, Antonio Regalado, en Nadie puede encontrar al animal que transmitió el Covid-19 a las personas, la situación se abría a nuevas explicaciones, lo que implicaba mirar con detenimiento la vilipendiada hipótesis de la filtración.

La hipótesis de la filtración fue percibida como altamente inconveniente, pues habría dado pábulo a una infinidad de teorías de la conspiración, como por ejemplo, que la pandemia es parte de una guerra biológica emprendida por China. Eso, pese a que esta hipótesis más bien plantea que todo fue un lamentable accidente sucedido en el Laboratorio de Virología de Wuhan, donde el virus del Covid-19 era solamente parte de los múltiples cultivos asociados a la investigación científica y no un virus creado por el ser humano. Al respecto, es interesante otro artículo que por ese entonces publicó MIT Technology Review, respecto de un científico australiano, de origen ruso, Nikolai Petrovsky, quien desde el principio trabajó la hipótesis de la filtración, pero que fue desoído sistemáticamente, pese a lo razonable de sus argumentos: ¿El coronavirus se filtró de un laboratorio? Este científico dice que no debemos descartarlo.

En el newsletter The Morning de The New York Times, escrito por David Leonhardt, y titulado esta vez como La teoría de la fuga en el laboratorio (en español), se ofrecen otros antecedentes antes ignorados sobre esta hipótesis, algunos de los cuales datan desde hace 15 meses. 

¿Qué cambió? 

En lo científico, no mucho, pues de todos modos la información que respalda la filtración es todavía insuficiente como para darle pleno crédito. Esto, pese a que Leondhart plantea que pudo haberse producido "una burbuja de falso consenso" entre la mayor parte de los científicos, reacios a escuchar argumentos como el de Petrovsky. Al respecto, vale la pena observar la cronología de eventos que ofrece The Washington Post: Cronología: Cómo de pronto la teoría de la filtración de laboratorio se volvió creíble.

Pero sí hay cambios en lo político.

Al respecto, recomiendo el artículo de The Washington Post, La renovada atención sobre el Laboratorio de Wuhan revuelve la política de la pandemia, donde un equipo de periodistas indaga en las razones de política interna que tienen Biden y los demócratas para cambiar de parecer, en instancias en que tendieron a no dar crédito a la hipótesis de la filtración. Esto, pues cada vez queda más lejos el momento en que Donald Trump estaba empecinado en culpar a China de la pandemia (y librarse así de ser mal evaluado por su desempeño frente a ella, en pleno año electoral).

Al respecto, vuelvo a recomendar un artículo de The Washington Post de gran calidad investigativa, que ya había sido referenciado en ediciones anteriores de este newsletter; Cómo el Covid aceleró el declive y la caída de la relación entre Estados Unidos y China, donde Josh Rogin aborda los trepidantes días en que empezó la pandemia y cómo Donald Trump desoyó las tempranísimas alarmas de uno de sus asesores, y prefirió creerle a Xi Jinping, quien simplemente lo engañó por teléfono llevándolo a infravalorar la amenaza sanitaria. Este episodio inicial explica en parte la posterior ira de Trump y su voluntad de endosarle a China la pandemia.

Finalmente, recomiendo el artículo de Politico, De alguna manera no importa el origen de la pandemia, donde Joanne Kenen y Renuka Rayasam exponen que la presión humana sobre las poblaciones animales -las que causan las zoonosis- y las debilidades de seguridad de los laboratorios, son aspectos que deben tratarse con toda atención, con el objetivo de prevenir la próxima pandemia.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Con todo respeto, como no van a haber otras miradas del problema, que no sea el enfoque occidental, mas encima del "new york time", es como creerle a la CIA de rodillas. El ultimo articulo citado, sobre la zoonosis, los salva de ser enteros yanaconas.

Es cierto que reportar la información del New York Times o del The Washington Post no es en absoluto creer que solo por eso la información es objetiva y seria (más bien con el poder y la concentración mediática actual es para desconfiar), pero tampoco es conveniente cerrarse en la simple transmisión 100% zoonotica. La posibilidad que haya habido un tránsito por el laboratorio (Wuhan u otro) antes de que el virus se volviera contagioso y mortal para el ser humano me parece que hay que considerarla. Hay algunos investigadores que vuelven más atrás y en otros lugares en Estados Unidos (Fort Ditrick, por ejemplo), que han estudiado el fenómeno en las Olimpiadas Militares Mundiales en Wuhan de octubre de 2019... Quizás un día sabremos algo más cercano a la verdad. Que no importe el origen de la pandemia me parece una afirmación poco consistente, el conocer el origen puede ayudar a solucionar en gran parte todo lo que le siguió... Yo, personalmente desconfío mucho del discurso oficial.

En South Park, descubrieron como se transmitió de los animales al humano.

Añadir nuevo comentario