Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 15 de agosto de 2020
Geopolítica y Covid-19

La 'diplomacia de mascarillas' que China ha aplicado a Occidente

Diego Ortiz

MIT Technology Review -una publicación de uno de los principales centros de pensamiento asociados a ciencia y tecnología en Estados Unidos- publicó un artículo en el que muestra que mientras el gobierno chino ayuda directamente a sus aliados, Huawei, Alibaba y Tencent -entre otras grandes empresas chinas- se encargan de llegar con insumos médicos de primera necesidad a los desabastecidos mercados de países que no son amigos de China.

La revista especializada en tecnología ‘MIT Technology Review’ -del prestigioso Massachusetts Institute of Technology- recopiló distintas historias relacionadas a la escasez y dificultad de acceso que existe a nivel mundial en torno a equipos médicos y de protección personal necesarios para hacer frente a la crisis sanitaria desatada por el coronavirus (ver artículo original en inglés).

De acuerdo con lo publicado, tanto empresarios chinos relacionados al envío y gestión de productos como empresas gigantes del país asiático han reenfocado sus esfuerzos en la producción y distribución de insumos médicos para abastecer Occidente. 

El ‘MIT Technology Review’ comienza su relato con la experiencia de dos empresarios chinos relacionados al negocio de las energías renovables. Milton Zhou -cofundador de una empresa productora de energías renovables- y Saul Khan -socio de una consultora de eficiencia energética- quienes se dieron cuenta que, dado su experiencia en el área de envíos y traslados de productos chinos al mundo, podían aportar a la creciente crisis de suministros médicos desatada por el coronavirus.

La situación, para ambos empresarios, era preocupante, según cuenta la publicación. Gobiernos alrededor del planeta han caído en prácticas de bloqueo y confiscamiento de equipamiento de protección personal (EPP) como mascarillas y guantes, así como también han acaparado equipamiento médico como ventiladores mecánicos. Como resultado, los gobiernos alrededor de todo el mundo se ven desesperados por alcanzar la demanda necesaria de insumos médicos para hacer frente al Covid-19.

De acuerdo con la revista, China es el primer productor de EPP. Al ser el primer país en ser afectado por la pandemia. De tal modo, rápidamente las autoridades y grandes empresas chinas enfocaron sus esfuerzos en la producción de insumos, conscientes también de que el mundo vería la demanda por estos productos superar con creces la oferta disponible en cada país. Así, industrias tecnológicas, automotrices y textiles se avocaron a la producción de EPP, siendo el gobierno chino el principal donante de equipamiento a otros países. Pero estas donaciones tenían, en su mayoría, un destino claro: los aliados de China.

La falta de insumos en países no considerados aliados por China ponía al mercado de elementos médicos en una posición de desabastecimiento. Y es ahí donde Zhou y Khan decidieron actuar, y también los gigantes Huawei, Alibaba y Tencent.

Ambos empresarios -cuenta MIT Technology Review- conocedores del mercado chino y el funcionamiento de envíos y transporte de productos a nivel mundial, se unieron y fundaron RapidWard, una iniciativa sin fines de lucro que se dedica a actuar como intermediario entre gobiernos y hospitales alrededor del mundo, haciéndose cargo de la logística y de que los productos lleguen a puerto.

Hasta la fecha han transportado US$ 111 millones en insumos para la primera línea médica de Italia, Irán y Suiza, entre otros. De esta forma, facilitan a compradores no acostumbrados a lidiar con el desabastecimiento y la obligación de comprar rápido y grandes volúmenes el acceso a EPP, evitando también mercados negros, estafas, bloqueos y confiscamiento de productos. La iniciativa ha sido replicada por empresarios estadounidenses, quienes fundaron Operation Masks con el mismo fin.

Las grandes empresas tecnológicas chinas, por su parte, con su numerosa mano de obra, capital y grandes instalaciones, están apuntando a solucionar la crisis del desabastecimiento, todo en medio de una notoria contracción de la industria a nivel mundial. Además de generar un ingreso en medio de este panorama, las empresas pueden también conseguir un muy deseado impacto en su imagen.

"Lo mejor a nuestros amigos de América"

Según la publicación, la empresa de smartphones Xiaomi donó respiradores a India e Italia. El conglomerado de videojuegos y redes sociales, Tencent, proporcionó equipo protector a Robert Kraft, dueño del equipo de fútbol americano New England Patriots, quien en un bullado traslado llevó a Boston en el avión del equipo los insumos donados. Jack Ma, cofundador de Alibaba, donó 500 mil kits de testeo de coronavirus y un millón de mascarillas a Estados Unidos, publicitando el envío a través de un tuit deseando “lo mejor a nuestros amigos en América”.

El caso de Huawei es también rescatado por MIT Technology Review’ Previo a la crisis sanitaria, el director financiero de la empresa en Canadá, Meng Wanzhou, fue puesto bajo arresto domiciliario acusado de fraude. En abril, Huawei donó un gran cargamento de mascarillas y ventiladores a Canadá, además de otros insumos donados a comunidades a lo largo de Estados Unidos y Europa. El vicepresidente del gigante tecnológico en Estados Unidos, Joy Tan, aseguró que la firma solo quería “usar sus tecnologías y soluciones para ayudar a combatir la crisis”.

Según la publicación, el efecto de las empresas chinas en Estados Unidos se ha hecho sentir, al punto en que J. Norwell Coquillard -director ejecutivo de un grupo de lobistas enfocado en conseguir insumos para trabajadores de la salud- piensa que el momento de ayudar de las grandes corporaciones estadounidenses ha llegado.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario