Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 29 de Noviembre de 2021
Fundo Santa Ana, Carahue

Las dudas sobre las balas que mataron a Pablo Marchant, weichafe de la CAM

Paula Huenchumil
Francisco Velásquez

unknown.jpg

Forestal Mininco, a pocos metros donde habría muerto Marchant. Registro Paula Huenchumil y Francisco Velásquez
Forestal Mininco, a pocos metros donde habría muerto Marchant. Registro Paula Huenchumil y Francisco Velásquez

Según una persona que vio el cuerpo en el Servicio Médico Legal, Marchant tiene dos impactos de escopeta, mientras que una fuente de Fiscalía describe que son dos impactos, pero del mismo tiro. Versiones que se contraponen con la de los carabineros que declararon que solo fue un impacto en la nuca.

Fue el viernes 9 de julio cuando Pablo Marchant fue abatido por Carabineros en una acción de sabotaje -reivindicada por la Coordinadora Arauco Malleco (CAM)- a la empresa Forestal Mininco, al interior del Fundo Santa Ana Tres Palos del sector de Coi Coi, en la comuna de Carahue, Región de la Araucanía.

En la ocasión se informó que había muerto por el impacto de una bala en la nuca, conforme declararon los carabineros que se encontraron en el lugar de los sucesos, según publicó Ciper.

Sin embargo, según un testimonio al que tuvo acceso a INTERFERENCIA de alguien que pudo ver el cuerpo de Pablo Marchant en el Servicio Médico Legal, el joven militante de la CAM tiene dos impactos de escopeta, “uno en el hombro derecho a la altura de la espalda y el otro en la nuca”, lo que genera incertidumbre en torno al caso.

Lo anterior, coincide con una parte de la versión entregada por una fuente de Fiiscalía a nuestro medio, la que expresó que el cuerpo del weichafe “presentaba un disparo de escopeta que le llega de muy corta distancia, se estima una distancia no mayor de tres metros, entonces le pega en el hombro derecho y en el parietal derecho”. Es decir, señala que solo es un tiro de escopeta, pero que provocó dos impactos en el cuerpo de Marchant, heridas de las que Carabineros no dio cuenta en sus declaraciones.

Según un testimonio al que tuvo acceso a INTERFERENCIA de alguien que pudo ver el cuerpo de Pablo Marchant en el Servicio Médico Legal, el joven militante de la CAM tiene dos impactos de escopeta, “uno en el hombro derecho a la altura de la espalda y el otro en la nuca”.

La versión entregada por Carabineros las primeras horas luego de ocurridos los hechos, firmado por el jefe de zona control público y el jefe de la 9° zona de carabineros, documento publicado por Ciper, señala: “Conforme lo anterior, otra patrulla se dirigía a escoltar la salida del personal Forestal, en donde se encuentran con 03 individuos encapuchados y armados con armas largas, quienes disparan contra el personal, razón por la cual el ataque es repelido, resultando en ese enfrentamiento un antisocial fallecido con un disparo de escopeta en la zona craneal y el cual además portaba un fusil”

Además, ese mismo artículo da cuenta de la contradicción que existe entre dicho parte y lo declarado por los funcionarios de Fuerzas Especiales a la Fiscalía, donde aseguran que “Pablo Marchant no les disparó, pero sí que los apuntó con su arma. También declararon que el tiro en la cabeza con el que lo abatieron fue percutado a corta distancia y que no portaban cámaras GoPro, a diferencia de los dos policías que inicialmente enfrentaron a la célula de la ORT [órganos de resistencia territorial] al interior de la faena forestal, por lo que no habría registro audiovisual de las circunstancias en que se produjo la muerte de Marchant”. 

El día de los hechos, al lugar llegó personal de la Fiscalía de la Araucanía, integrantes de la Unidad Especializada en Derechos Humanos de la misma entidad, mientras que el peritaje fue encargado a la Policía de Investigaciones (PDI). Desde Carahue el fiscal Juan Pablo Gerli acompañó el cuerpo de Pablo Marchant hasta el Servicio Médico Legal de Temuco donde el representante del Ministerio Público participó de la autopsia que se le practicó a “Toñito”, como lo conocían sus cercanos.

El día lunes 12 de julio, el fiscal regional (subrrogante) de la Araucanía, Miguel Rojas, instruyó a Héctor Leiva, fiscal jefe de la Fiiscalía de Alta Complejidad, para que pusiera dedicación exclusiva a la investigación de los hechos ocurridos y que terminaron un weichafe de la CAM muerto. 

INTERFERENCIA contactó a comunicaciones del Ministerio de Justicia, órgano del cual depende el Servicio Médico Legal, desde donde indicaron que cualquier avance en la investigación sólo puede ser informado por la Fiscalía. Mientras que desde la Fiscalía de la Araucanía señalaron que “no hay novedades” respecto a la muerte de Pablo Marchant.

Otro registro que podría ser clave en la investigación, son las cámaras GoPro de dos carabineros que habrían estado custodiando la faena forestal de forma permanente. Dichos registros están en manos del Ministerio Público, al igual que las tarjetas de memoria que portaban los uniformados, según indicó La Tercera.

Conviene recordar que tras estar en el lugar de los hechos, INTERFERENCIA publicó; Carabineros que mataron a Marchant se movilizaron ese día en una camioneta de forestal Mininco. Además, en el mismo artículo se especifica que en la faena forestal, Tres Palos, ubicada a unos 300 metros del lugar donde murió el weichafe al interior del predio de Mininco, existen al menos cuatro cámaras en un poste, las que apuntan en diferentes direcciones, elemento que la Fiscalía no conocía hasta ese momento. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario