Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 27 de octubre de 2020
El conflicto del agua como trasfondo

Los 12 días en que Minera Los Pelambres de los Luksic estuvo en jaque operacional por el estallido social

Lissette Fossa
Catalina Mundaca

entrada_a_pelambres.jpeg

La entrada a Los Pelambres
La entrada a Los Pelambres

Salamanca y Caimanes, ambas localidades ubicadas en la región de Coquimbo, también fueron parte de las protestas que sacudieron al país en octubre. Eso sí, tuvieron la particularidad de apuntar sus lanzas principalmente contra esta operación de Antofagasta Minerals.

Entre los días 19 y 30 de octubre pasados, pobladores y organizaciones sociales de la localidad de Salamanca -en dónde se encuentran las faenas de Minera los Pelambres- protagonizaron uno de los momentos más significativos, pero a la vez, más desconocidos de las protestas del estallido social.

La madrugada del lunes 21 de octubre, en medio de las protestas que se desarrollaron en los principales sectores del valle del Choapa y en todo el país, apenas horas después de la declaración de guerra del presidente Sebastián Piñera, los manifestantes de la localidad quemaron la entrada de la minera Los Pelambres, una operación perteneciente en un 60% al grupo Antofagasta Minerals plc, de la familia Luksic, cuyo presidente es Jean Paul Luksic (un 25% pertenece, en tanto, a Nippon LP Resources BV y un 15% MM LP Holding BV).

También hubo un incendio en la entrada del Tranque El Mauro, cercano a Caimanes, una instalación de relave de la misma compañía, que se encuentra a unos 150 kilómetros de distancia de la operación minera central. Además, los manifestantes quemaron una bomba que alimenta de agua el proceso (de 400 a 650 litros por segundo).

Según trabajadores de Pelambres, ambos incendios destruyeron las garitas de entradas de las instalaciones y diversos cortes de camino posteriores implicaron varias jornadas en que no hubo faenas, lo que se superó finalmente trasladando a los trabajadores en aviones y helicópteros, al menos, para acceder a la faena extractiva. Aunque se acostumbra a utilizar este medio de transporte en el caso de los supervisores, en esa ocasión tuvo que aplicarse a todos los trabajadores.

cortes_de_caminos_pelambres.jpeg

Corte de camino en Salamanca
Corte de camino en Salamanca

Entonces, varios contratistas de la empresa manifestaron su malestar por ver afectado su derecho al trabajo, quienes terminaron también arriba de los aviones, en momentos en que Andrónico Luksic, hermano de Jean Paul, tuiteó el 22 de octubre que Quiñenco -la empresa controladora de la mayoría de los activos de los Luksic- tendría un ingreso ético mínimo de $ 500 mil pesos. 

Si bien en el momento no se especificó si eso incluía a los subcontratados o a Antofagasta Minerals, que no está ligada a la estructura de propiedad de Quiñenco, finalmente la página web de Los Pelambres anunció el beneficio para su comunidad de trabajadores a contrata. 

De todos modos, durante estos doce días, el transporte de carga quedó interrumpido entre el 19 y el 30 de octubre.

Según trabajadores de la cuprífera, esas movilizaciones significaron operar, durante esos días, a un 30% de la capacidad habitual de Pelambres. Incluso, estas fuentes aseguran que el 21 de octubre, el día del incendio, la planta operó con un turno y posteriormente, detuvo su proceso por cuatro días, hasta el día 25 de octubre.

En sus comunicados internos, la empresa hizo un llamado a la calma, "a mantener la tranquilidad y a confiar en que como equipo MLP [Minera Los Pelambres] tomaremos todas las medidas que sean necesarias para hacer funcionar nuestras operaciones".

Un escenario más que complicado para esta operación, que no es cualquiera dentro de la actividad comercial de Antofagasta Minerals. En el reporte anual de 2018 -el último disponible- el grupo indicó que esta faena le significó el 53% de los ingresos anuales a la compañía, es decir, cerca de 2.508 millones de dólares obtenidos a partir de la explotación de cobre, plata y oro. Esto es, sin contar el 40% de los ingresos alcanzados por Pelambres que contabilizan en las empresas de los socios de los Luksic en este negocio.

Protestas contra Pelambres

Estos acontecimientos fueron narrados brevemente en el Diario Financiero, pero en esa versión de prensa se indicó que la protesta había sido "contra el gobierno". La publicación -que data del 23 de octubre- dice que "los manifestantes están exigiendo cambios radicales que permitan mejoras en las difíciles condiciones de vida".

En esa publicación el grupo minero aseguró que "las protestas en Chile" podrían generar un recorte en su extracción de mineral de cinco mil toneladas, equivalentes a menos del 3% de la producción del tercer trimestre.

Sin embargo, existen varios elementos que muestran que la molestia no es solo con el gobierno, sino que especialmente contra Pelambres. Asimismo, las demandas no son por simples "mejoras", sino principalmente se trata de una disputa por el agua.

Claudio Jamett es agricultor de la zona de Caimanes y dice que la sequía llegó cuando llegó la minera, hace más de doce años. Sus olivos ya están secos, perdió más del 60% de su producción, y el agua solo le alcanza para regar algunos de sus nogales, algunas papas y maíz para su propio consumo. 

"Antes, aunque nosotros estuviéramos en sequía, igual había agua en el río, pero ahora no hay agua y eso es así desde que llegó la minera, ahora vivimos siempre en sequía", afirma.

"Acá todos viven lo mismo, pero no todos piensan lo mismo, porque hay gente que recibió plata, ya que los abogados que nos defendían se vendieron y llegaron a un acuerdo. Le pagaron a un grupo de gente en el pueblo. Porque ellos, la minera, con plata lo hacen todo", consigna el agricultor.

Jamett afirma que el pueblo aún espera un arreglo de alcantarillado que supuestamente había prometido Los Pelambres, pero que nunca se realizó. El pueblo, con polvo y tierra seca producto de la escasez de agua, ya no le agrada mucho a este agricultor.

Por su parte, según comenta el dirigente de Caimanes, Cristián Flores, la quema de la entrada de la minera tienen un efecto simbólico en la relación entre la comunidad y la cuprífera. 

“El mayor factor de molestia de las comunidades es el tema del agua, y aquí ustedes saben que la minera, desde que ha llegado al Choapa, ha vivido en conflicto con todas las comunidades. Eso le quedó claro a la minera, que el descontento social está más activo que nunca en contra de ellos, porque que les fueran a quemar la puerta de la casa, no es un dato menor, es un acto simbólico”, comenta este dirigente ambiental.

Flores asegura que tras las protestas, no hubo manifestantes detenidos. Sin embargo, algunos trabajadores de Antofagasta Minerals, dicen que sí ha habido represión policial contra las comunidades de Salamanca y Caimanes. "Son comunidades pequeñas y todos se conocen, entonces es fácil identificar a las personas", dice.

La empresa también se apresuró en generar una instancia de diálogo con la comunidad, en donde el gobernador del Choapa, Juan Pablo Gálvez (RN), participó. Según una nota del diario El Día, de la región de Coquimbo, el diálogo entre los ciudadanos, la empresa y las autoridades, sobre el uso del agua en la zona, permitió terminar con la interrupción de los caminos a la faena el 30 de octubre.

“El término de la toma nos permite concentrarnos en los temas de fondo e iniciar un trabajo mancomunado que no se estaba llevando adelante. El gobernador nos ha invitado a construir en conjunto una agenda hídrica ambiciosa, Minera Los Pelambres está disponible y esperamos se sumen todos los actores que sean convocados”, expresó a El Día Alejandra Medina, gerente de Asuntos Públicos de Minera Los Pelambres.

Por esas mismas fechas, en su cuenta de Twitter, Antofagasta Minerals, en respuesta a una consulta de un usuario que hablaba de rumores de cierre de la faena, señaló: “Informamos que Minera Los Pelambres no ha detenido su funcionamiento. Está operando a un menor ritmo debido a los ataques incendiarios que ha sufrido en sus garitas de acceso y bloqueo en una parte del camino”.

El Valle del Choapa ha sido uno de los más afectados con la sequía en la región y este no es un tema ajeno a la gestión de la minera de los Luksic. De hecho, el 30 de septiembre se trasladaron más de 700 animales desde ese sector a la provincia del Ñuble, con el apoyo de Minera Los Pelambres y de instituciones como el SAG, Indap y la Gobernación de Choapa.

Pese a la colaboración puntual de la empresa en ese caso, para Flores “no solo es un problema de agua, es un problema de convivencia, ellos todos los días afectan los derechos humanos de la gente y no hacen nada por tratar de subsanar eso. Lo único que hacen para tratar de arreglarse con la gente es meter plata para hacer plazas, para arreglar canchas, medialunas”.

"Yo creo que nosotros, en Caimanes igual tendríamos agua si no estuviera la minera", comenta Claudio Jamett.

INTERFERENCIA se contactó con la empresa, para tener su versión de los hechos, sin embargo hasta el cierre de esta edición, nuestras consultas no fueron respondidas.

Historia repetida

Los conflictos entre Los Pelambres y la comunidad no son nuevos, como ya había informado INTERFERENCIA, estos se arrastran desde el momento de la instalación de la minera en el lugar.

Tan solo en abril del año pasado, la polémica se concentró allí, cuando Sebastián Piñera llegó al lugar para inaugurar las obras de la infraestructura complementaria de Minera Los Pelambres. 

Durante la visita del mandatario se produjeron diversas manifestaciones por parte de los pobladores, ya que en ese entonces, se les había prometido la creación de cerca de 2.300 empleos. Lo que no se les dijo, fue que el 30% de esos puestos de trabajo serían para habitantes de la región de Coquimbo y el resto serían trabajadores importados a la región. 

Por otro lado, la región de Coquimbo ha sido fuertemente golpeada por la crisis hídrica que viene enfrentando el país. Por este motivo es que se declaró como zona de emergencia agrícola a la región. mientras que la planta desalinizadora que prometió Minera Los Pelambres para disminuir el impacto hídrico recién estaría lista para 2022.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Yo trabaje en minera centinela Y es mentira que les pagan a todos mas de 500 mil pesos La compañía inicia licitaciones y la empresa mas callampa gana y les pagan una caga de plata a sus trabajadores , y la seguridad de la compañía es peor de la de los contratistas. Yo trabaje 4 años en una empresa de aseo industrial...

Añadir nuevo comentario