Suscríbete y obtén entre 20% y 25% de descuento en los cursos de inglés del Instituto Chileno-Británico de Cultura. Válido hasta el 26 de septiembre.
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 21 de septiembre de 2019
$ 190 millones al mes a los más altos ingresos

No sólo Cecilia Piñera: el bono al cual postulan y obtienen profesores con sueldos millonarios de la U de Chile

Nicolás Massai D.

La asignación conocida como AUCAI es un mejoramiento salarial que dispone la casa de estudios para más de 1.980 profesores que cumplen con ciertos requisitos. Dentro de esta nómina, existen 302 académicos que ganan más de 4 millones mensuales brutos.

El 27 de julio pasado INTERFERENCIA publicó el artículo titulado “Hija de Piñera postula y obtiene bono como académica de la Universidad de Chile a cambio de no hacer clases en otras universidades",  el que generó una avalancha de críticas –y unos pocos apoyos- hacia nuestro medio.

En esa nota se contaba que Cecilia Piñera Morel, académica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y heredera de una fortuna de al menos US$ 150 millones a su nombre, postuló y obtuvo un bono de esa institución, cuyo objetivo es el mejoramiento salarial y el incentivo a realizar docencia sólo en esa casa de estudios. El monto del beneficio al cual postuló y que obtuvo la hija menos mediática del presidente Sebastián Piñera era de unos 250.000 pesos mensuales.

Las críticas apuntaron a que la doctora Piñera estaba en todo su derecho, como cualquier docente de esa institución, a ser beneficiaria con este bono conocido como Asignación Universitaria Complementaria Académica Incremental (AUCAI). Eso era cierto; de hecho, este medio jamás afirmó que la profesional –quien previo al segundo mandato de su padre realizó un fideicomiso ciego junto a sus tres hermanos con BTG Pactual y Credicorp para administrar fondos por casi 500 millones de dólares– había cometido una ilegalidad.

En ese minuto, INTERFERENCIA consideró que la información debía publicarse en vista no solo de su calidad de hija del Presidente, sino que también por su abultado patrimonio personal y familiar. Y por último, en vista de que el bono era y sigue siendo entregado por una institución pública, financiada en gran parte por los impuestos de todas las chilenas y chilenos, a una funcionaria pública (todos los académicos de planta de la Universidad de Chile lo son), y que no es un beneficio automático, sino que uno al cual los profesores deben postular para obtenerlo.

Uno de los enojados con nuestro artículo fue el abogado Fernando Atria, quien escribió el bestseller El otro modelo que, en parte sirvió como una guía programática para el segundo mandato de Michelle Bachelet, y donde critica el actual modelo neoliberal que impera en Chile. Propone, como remedio, transitar hacia un régimen de “lo público”.

En su cuenta de Twitter, el militante del Partido Socialista Fernando Atria escribió:

“Todo profesor/a de la Universidad de Chile (incluida la prof. @CeciliaPinera) tiene derecho al Aucai si satisface sus condiciones. Que tenga un gran ‘patrimonio familiar’ no implica que no deba recibir la remuneración que corresponde por su trabajo. Un artículo insidioso”.

Lo que Atria no reveló en ese tuit es que él mismo es académico de la Universidad de Chile y que percibe una remuneración bruta mensual de 5.462.241 millones de pesos, que incluye el bono AUCAI, al cual postuló y que obtuvo por un monto de 649.500 pesos mensuales (más del promedio del asalariado chileno).

Al revisar las críticas a este artículo, INTERFERENCIA se fue dando cuenta que la defensa hacia la hija menor de Sebastián Piñera provenía principalmente de académicos de la Universidad de Chile que, sin embargo, nunca transparentaron su condición laboral, ni el hecho de que tuvieran salarios abultados y también AUCAI, como fue, por ejemplo, el caso de Laura Albornoz o Nicolás Grau, quienes también criticaron públicamente nuestra publicación.

top_15_aucai.png

Top 15 de académicos con mayores sueldos y AUCAI
Top 15 de académicos con mayores sueldos y AUCAI

 

Ello motivó que nuestro medio pidiera por Ley de Transparencia la nómina completa de todos los beneficiarios activos del AUCAI al 29 de julio de 2019, señalando que se incluyera, en el mismo listado, el sueldo bruto percibido por cada uno de los académicos que poseen el estipendio que obtuvieron tras postular a este.

La respuesta arrojó diversas conclusiones. La primera es que actualmente la Universidad de Chile gasta más de 190 millones de pesos al mes en mejorarle el salario a unos 300 académicos que ya tienen un sueldo que los hace pertenecer al sector más rico del país: arriba de $ 4 millones. El bono para el segmento de académicos mejor pagados tiene un promedio de 630 mil pesos, por encima del promedio global que está en 510 mil pesos.

Esto sucede en medio de la constante demanda de equidad salarial que existe al interior de esta casa de estudios, donde algunos profesores ganan 700 mil pesos, mientras que otros superan ampliamente los 10 millones mensuales.

Ingeniería, comercial, derecho

Dentro de la nómina solicitada a la institución pública, aparecen más de 1.980 beneficiarios del AUCAI. Sin embargo, INTERFERENCIA decidió confeccionar un segundo listado más acotado, mostrando únicamente a aquellos académicos que postularon y obtuvieron este bono, y que tienen un sueldo mensual superior a los 4 millones de pesos, antes del AUCAI.

Para realizar esta definición, se tomó la Encuesta Suplementaria de Ingresos 2018 del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), que señala que solo un 0,7% de los hogares en Chile tiene ingresos entre 4 y 4,5 millones de pesos.

Así, existen 302 académicos de la Universidad de Chile que, ganando más de esta suma, postularon y obtuvieron el AUCAI.

En ese grupo, predominan los docentes de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (Ingeniería), con 137 casos. En este lugar, destaca el profesor y director del Centro NIC Chile, Patricio Poblete, quien percibe un AUCAI de 763.000 pesos, alcanzando un salario bruto de 9,6 millones de pesos. Después está el ingeniero civil químico Willy Kracht, quien llega a un sueldo bruto de 9,6 millones de pesos con un AUCAI de 649 000 pesos. En total, la Universidad de Chile gasta 90 millones de pesos al mes en esta asignación para los docentes de Ingeniería.

En el segundo lugar de las facultades se encuentra la de Economía y Negocios (FEN), en donde 51 académicos que ganan más de 4 millones de pesos postularon y obtuvieron el AUCAI 2019. El primer lugar de la lista lo tiene Eduardo Engel, economista y miembro del directorio y fundador de la fundación Espacio Público, quien actualmente alcanza un salario bruto de 14,5 millones de pesos con un AUCAI de 763.000 pesos.

Varios puestos más atrás en la misma FEN está Óscar Landerretche Moreno, ex presidente de Codelco y actual candidato presidencial de un sector de la centroizquierda chilena, que llega a un sueldo bruto mensual de casi 7,5 millones con un AUCAI de 763.000 pesos. En este grupo de privilegiados también se encuentra uno de los principales economistas del Frente Amplio y militante de Convergencia Social, Nicolás Grau Veloso, que alcanza un salario de 4,8 millones con un AUCAI de 509.000 pesos.

En total, la Universidad de Chile destina más de 29 millones de pesos mensuales para mejorar los sueldos de estos docentes de la FEN, que ya ganan más de 4 millones de pesos.

En la Facultad de Derecho, 21 profesores en esta categoría postularon y obtuvieron AUCAI. Entre ellos, destaca Fernando Atria, militante del Partido Socialista y ex candidato a diputado, cuyo sueldo alcanza los 5,4 millones con un AUCAI de 649.000 pesos. Después está la facultad de Medicina y el Hospital Clínico, donde el pago de esta asignación a 38 profesores implica un gasto de 19 millones de pesos mensuales.

Origen del AUCAI

En el sitio web que la Universidad de Chile tiene para los usuarios del AUCAI, se define a este bono como una iniciativa que “constituye un esfuerzo programado de mejoramiento de remuneraciones que, aunque focalizado, pretende proteger aquellas áreas más vulnerables de las unidades académicas y continuar un proceso de mejora integral de las condiciones de trabajo de los académicos que se desempeñan en nuestra casa de estudios”.

Aunque entre distintos profesores de esa institución –consultados por este medio– se comenta que el bono tenía entre sus tantos objetivos aplicar un aumento a los sueldos de los profesores de pregrado que ganaban poco, en el papel, el AUCAI se define como una asignación que intenta “ajustar el nivel de remuneraciones del funcionario de la Universidad de Chile”, independientemente de su nivel de ingreso.

Para el año 2019, se recibe a lo largo de 10 meses -entre marzo y diciembre-, y su monto varía según la cantidad de horas que ejerce el mismo académico, con un mínimo de 22 horas a la semana. También se exige no tener vínculos laborales con otras universidades, salvo excepciones que se especifican en el reglamento. El AUCAI comenzó a implementarse a partir de 2007.

El ex alumno de la FEN, Andrés Hojman, fue senador universitario entre 2006 y 2008, cuando se discutió la aplicación del AUCAI. En conversación con INTERFERENCIA, contó que esta asignación tuvo dos ejes. “El primero es que en general había una preocupación constante de que los sueldos en la universidad eran bajos”, dijo. “Por otra parte del tema es que veíamos disparidades muy grandes. Los salarios de Economía e Ingeniería eran buenos, comparados con Humanidades, por ejemplo. Como una respuesta a esas dos cosas, el rector Víctor Pérez hizo esta propuesta, que era una propuesta relativamente ambiciosa para la Chile, que no había subido sueldos hace tiempo”.

Para Jonás Chnaiderman, senador universitario entre 2010 y 2014, y académico de la Facultad de Medicina, el principal tema en la institución pública es la inequidad de sueldos. En ese debate, según el docente, el AUCAI no es un tema determinante. “Creo en un equilibrio por la voluntad en ser parte de la principal institución de educación superior del país, con todo el prestigio que eso involucra, y las aspiraciones salariales. Efectivamente me produce un cierto grado de molestia el que hayan personas que ganen mucho dinero y además postulen a AUCAI, pero por lejos no me parece que sea el principal problema de la política salarial”, dijo.

Y agregó: “El principal problema es la coacción del autofinanciamiento al que nos obliga el Estado de Chile, y que nos tiene nuestros sueldos muy deprimidos. No es justo que haya profesores de música, que son destacados concertistas, que ganan 700.000 pesos (mensuales) por dedicarse jornada completa a la institución”.

Adjuntos: 
AdjuntoTamaño
Archivo top_100_aucai_2019.xlsx12.96 KB

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Estimados , para una mejor comprensión de los sueldos les faltó indicar un detalle no menor y que dice relación con los proyectos de cada académico por los cuales reciben justa recompensa, el problema es que mucha de esa investigación no es tomada en cuenta y te aseguro que en muchos casos es de importancia para el desarrollo de nuestro país...

Me interesan el tipo de noticias y comentarios de Interferencia

Sí se hacen llamar un medio serío, deberían hacerse cargo de sus afirmaciones. "..Una replica exacta del país" Para afirmar eso, tienen que responder a la siguiente pregunta: ¿Cuál es el mejor salario alternativo al que pueden apuntar esos academicos? Tal vez las diferencías en el mundo privado, para esos mismos academicos sean aún mayores! ¿O acaso creen que un eminente medico ganaría lo mismo que un filosofo de calidad? Quizas, los sueldos de la U.chile disminuyen esa brecha, quizas no lo sé. Sólo sé que aún no lo sé porque no hicieron ese trabajo

Ok...pero yo no percibo aucai y gano 1.930.000 pesos...el peor pagado de la facultad de veterinaria

Sumándome a los comentarios de más arriba, creo que es relevante también considerar que, dentro del sistema de mercado en que vivimos, la alternativa que tiene la Universidad pública para no dar sueldos astronómicos es simplemente resignarse a que los profesores actuales (quienes no querrán dejar de ganar esos sueldos) se vayan a las Úes privadas, y reemplazarlos por quienes sí estén dispuestos a ganar un sueldo menor al que gana un profesional en el mercado. Y eso sería un suicidio institucional

Es totalmente justo que haya académicos que ganen $4 millones o más. Son personas que han dedicado entre 11 y 14 años (si han hecho un postdoc) de su vida tan sólo a formarse, para así poder hacer lo que hacen hoy. Máxime cuando un ingeniero comercial, cuyo aporte al país es esencialmente inexistente, puede ganar lo mismo con tan sólo 5 años de estudios y un par de años en la pega. Lamentablemente, muchos académicos se ven obligados a boletear, ganando entre el 15% y 30% de este monto, lo cual no debería suceder, y muchos otros deben aceptar contratos de 22 o 33 horas. La Chile es particularmente nefasta en este sentido, y si tocas el tema, los peces gordos responden con "Sí, pero es que... ¡estás trabajando en la Chile!".

Porque esa mala costumbre del periodista chileno siempre publicar a medias este tipo de información. Cómo leí más arriba si estos docentes ganan más en el mundo privado, es un privilegio que la Universidad de Chile se dé este lujo. Yo mejor cuestionario a la tropa de parlamentarios faranduleros, como Orsini, Motuda, tropa de vagonetas que por entrar a un partido sin tener mínimo una carrera universitaria dirijan y decidan las leyes de este país, eso sí para mí es un escándalo, toda una generación que son en su mayoría incultos, que con suerte salieron de cuarto medio, hoy sean mayoría en aprobar estupideces, estén cagando esta clase media pobre, con sus malas decisiones. Deberían legislar que cualquier cambio radical en educación, previsional o privatización, seamos quienes pagamos nuestros impuestos quienes decidamos, ni siquiera esta tropa de jóvenes que les han lavado el cerebro que trabajar y optar a mejores condiciones económicas, por un proyecto país es lucrar...que estupidez! Que aprendan desde abajo cómo se ganan las lucas, que el incentivo económico, hace dinamismo y competencia entre los mejores. Ah y porfavor, cambien la valorización del registro social de hogares! Sean consecuentes con la realidad del profesional, con grado de magister y padre de familia, con invalidez total y permanente. De eso preocúpense!

Añadir nuevo comentario