Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 24 de mayo de 2019
Inubicable por el SII

Palhe, la empresa fantasma de Hijuelas

Vicente Valdivia
Fernanda Vargas
Valentina Aravena

¿Qué pueden tener en común un Cesfam inactivo y un puesto de productos típicos abandonado? La empresa constructora Palhe Ingeniería y Montaje SPA, responsable de implementar estos proyectos en la Hijuelas de la alcaldesa Verónica Rossat. La compañía se hizo humo, al igual que su dueño, Luis Palma Herrera, mientras que el municipio nunca lo persiguió.

Corría junio de 2014 y con pala en mano, la alcaldesa de Hijuelas, Verónica Rossat, junto con autoridades comunales y regionales, anunció a esta comunidad de poco más de 6.000 habitantes, que, al fin, se levantaría el Cesfam de Ocoa, considerada la obra del año por la Municipalidad y el Gobierno Regional de Valparaíso. Centro que tendría un moderno edificio de dos pisos con box clínicos, ginecológicos, dentales, un vacunatorio y hasta una sala de urgencias. Un sueño hecho realidad para los vecinos.

Sin embargo, a poco más de cuatro años del anuncio, la realidad es desoladora. A un costado de la Ruta 5 Norte, dos abandonadas construcciones resaltan en la geografía de Hijuelas por su completo abandono. El famoso Cesfam y el Centro de Productos Típicos.

Estas tres obras tienen en común haber sido encargadas por la alcaldesa Rossat y haber sido adjudicadas a Pahle Ingeniería y Montaje, una empresa de Luis Alejandro Palma Herrera, un ingeniero de 42 años de quien se desconoce su paradero, la que nunca terminó las obras.

Fundada en 2011 con $5 millones, Palhe es la primera de tres empresas del holding de Palma, un conocido de Hijuelas, quien trabajó un par de años de trabajos con el municipio y que desarrolló una fluida relación con las autoridades municipales de la administración de Rossat.

Inubicable por el Servicio de Impuestos Internos (SII) desde 2016, Pahle no tiene una dirección de referencia.

Lo último que se sabe de Palma -quien firmó cada documento de Pahle con Hijuelas- es que se encontraba haciendo clases en la carrera de Técnico de Nivel Superior en Automatización y Control Industrial, en el Centro de Formación Técnica San Agustín de Talca, y que según la nómina de docentes 2019 del recinto educacional, su cargo continuaría a futuro.

Hasta el momento, ninguna autoridad de Hijuelas ha podido determinar cómo llegó Palma al valle, ni cuál fue la razón por la que su empresa terminó por abandonar los trabajos adjudicados. Lo que se sabe es que la constructora realizó distintas labores en el sector privado y después se adjudicó una serie de licitaciones en Hijuelas a partir de 2014.

Los rumores de quiebra han sido desacreditados por la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento. Sin embargo, la empresa está hundida en un pozo de acciones legales por deudas y despidos injustificados, conforme los documentos públicos disponibles de la compañía.

Palhe empezó a tambalear económicamente a finales de 2015, momento en que llegaron las primeras notificaciones de término de contrato por necesidades de la empresa.

Palhe empezó a tambalear económicamente a finales de 2015, momento en que llegaron las primeras notificaciones de término de contrato por necesidades de la empresa, y con ellas las demandas que acreditan la relación de Palma con la empresa como su representante legal.

Su escenario en tribunales es complejo: en el Poder Judicial, Palhe tiene 91 causas entre las que destacan: el no pago del cemento a su proveedor Melón Hormigones S.A -quienes lo demandaron en 2016 y 2018 por no saldar la deuda de 7 millones de pesos, deudas con Sky Airlines por 92 millones de pesos y saldos pendientes con Copec por 3 millones de pesos. Lo anterior se suma a deudas de otros servicios de telecomunicaciones y servicios de medición para el área de la construcción. Sin embargo, el grueso de sus deudas se encuentra repartida en agencias crediticias de bancos como BCI, Itaú, Banco de Chile, entre otras.

Palma, por otra parte, cuenta con 53 causas por deudas de similares características que las de sus empresas, ya que obtuvo créditos con las tres compañías que componen el holding y que hasta el momento no han sido pagados.  

En ninguna de estas causas el querellante es la Municipalidad de Hijuelas, pese a los evidentes incumplimientos de contrato en que incurrió Pahle.

El Cesfam que no fue

Con un costo inicial de más de 1.400 millones de pesos, la construcción del Cesfam consideraba también la instalación de una planta de tratamiento debido a que la zona donde se encuentra emplazado no cuenta con una red de alcantarillado. Pero al momento de enviar a la Seremi de Salud la solicitud para la aprobación del Proyecto alcantarillado, los ingenieros civiles Marcela y Patricio Moya (en representación de la municipalidad) advirtieron que la suma de las cámaras de abatimiento, desgrasadora y sifón, las dos fosas sépticas y un pozo absorbente, no constituían una planta de tratamiento, lo que hacía imposible la puesta en marcha de este centro de salud.

De aquí en adelante, los costos del proyecto no pararon de aumentar. Tras la reformulación -a petición de Palhe- del presupuesto, en agosto de 2015, esta vez con las especificaciones técnicas del alcantarillado, se obtuvo 144 millones de pesos por parte del gobierno regional de Valparaíso.

Pensado para ser inaugurado en 2015, el Cesfam está dormido. Basta con asomarse por una de las ventanas para ver los mesones impecables, las camillas sin usar y los implementos médicos en sus cajas.

Pese a los recursos frescos, de todos modos hasta ahora la obra sigue con sus puertas cerradas. Pensado para ser inaugurado en 2015, el Cesfam está dormido. Basta con asomarse por una de las ventanas para ver los mesones impecables, las camillas sin usar y los implementos médicos en sus cajas. Todo, mientras la maleza crece libre a su alrededor, la pintura se desgasta, el sol destiñe el cartel de la entrada y las lluvias terminan por agrandar el socavón donde alguna vez iría el sistema de aguas servidas.

Un galpón sin terminar

Licitado en mayo de 2015 por 577 millones de pesos, el Centro de Productos Típicos es otra de las iniciativas estrella que hoy se encuentra en el más total abandono.

Las pocas certezas sobre el asunto han dado pie a una serie de conjeturas por parte de los habitantes del sector, como que la paralización de los trabajos se debe a que se estaba construyendo sobre terrenos de la Empresa de los Ferrocarriles del Estado (EFE) sin autorización. Versión desacreditada por el periodista del medio local Comunik, Brian Arce.

“Si bien no tengo claro cuál era el problema que había en el Centro de Productos Típicos, sí te puedo asegurar que lo que se rumorea sobre EFE fue un litigio previo a la construcción y que, una vez la empresa de ferrocarriles reclamó por sus terrenos, llegaron a un acuerdo con la municipalidad para seguir con las obras. Entonces, desconozco qué otras razones pueden existir para no seguir con su construcción”, dice Arce.

Lo que sí es cierto es la promesa abandonada de contar con un lugar, al costado de la Panamericana, que permitiría a residentes y comerciantes de la zona rural vender sus productos a los turistas. Y en lugar de ello, lo que hay es un galpón sin terminar, completamente abandonado y al borde del colapso.

Casa Museo sin jardín prometido

Asimismo, la construcción de la entrada de la Casa Museo de Hijuelas fue entregada vía trato directo a Pahle por el concejo municipal. Trabajos que tuvieron un costo de $ 8 millones, y que fue el único que sí se entregó por parte de la empresa.

Los trabajos en la Casa Museo, formaban parte del proyecto Adquisición terreno equipamiento recreativo, comuna de Hijuelas y que representa uno de los activos más valiosos para la municipalidad. Esto, porque además de contar con 2,3 hectáreas de superficie, el terreno -ubicado a un costado del estadio municipal- incluye la casona de la familia Krarup, una de las fundadoras de Hijuelas.

El proyecto buscaba construir un jardín ecológico de plantas medicinales, un museo en la antigua casona y un parque recreativo para los vecinos, todo con el objetivo de dotar a la comuna de un lugar destinado al esparcimiento familiar.

Nunca se hizo el proyecto que dotaría a Hijuelas de un jardín ecológico de plantas medicinales, un museo en la antigua casona y un parque recreativo.

Al igual que los otros dos proyectos, esta Casa Museo se transformó en otra promesa rota con la comunidad. Pese a que el proyecto fue formalmente entregado, no se entregó nunca el jardín botánico, ni los invernaderos ni las salas de exposiciones ni las bodegas para albergar una colección permanente. En la casona solo quedan oficinas administrativas que fueron trasladadas desde la misma municipalidad por falta de espacio.

Cabe consignar que esta obra no se condice con el monto de inversión aportada la Subsecretaría de Desarrollo Regional.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario