Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 20 de octubre de 2020
Golpiza en Vitacura

Publisher de El Mostrador se querella por lesiones graves y daños civiles en contra de Alfonso Bulnes, condenado por Ley Emilia y miembro de una connotada familia de la elite

Víctor Herrero A.

raide

Max Raide y Alfonso Bulnes Concha.
Max Raide y Alfonso Bulnes Concha.

El agresor fue condenado el año pasado a libertad vigilada tras protagonizar un accidente que mató a un joven conductor en La Dehesa. Max Raide, quien podría perder la visión en uno de sus ojos, alentó desde su puesto en ese diario digital la cobertura del fatal choque ocurrido en 2017. El fiscal Manuel Guerra anuncia una investigación de los hechos.

Tras sufrir una brutal agresión la noche del pasado jueves en las afueras de un restaurante en Alonso de Córdova, el co-dueño del establecimiento y publisher de El Mostrador, Max Raide, presentará hoy una querella por lesiones graves en contra de sus dos agresores, identificados como Alfonso Bulnes Concha y Enrique Searle.

La municipalidad de Vitacura, a través de la defensoría comunal, también presentará una querella en contra de Bulnes y Searle.

El violento incidente, que terminó con Raide en la Clínica Alemana y serio compromiso en uno de sus ojos, causó cierto revuelo en la elite debido a que los agresores y la víctima forman parte de esos círculos sociales.

El abogado de Raide es Juan Domingo Acosta, quien ha representado a Sebastián Piñera en el caso Exalmar y en la acusación constitucional del año pasado, y que lleva también la defensa del ex presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle en el caso de la presunta estafa de su hermano Francisco Frei.

“Llegaremos hasta el final con el equipo de abogados para que Alfonso Bulnes vuelva a la cárcel y terminemos con la impunidad en Chile”, aseguró Max Raide.

Una posible agravante es que Alfonso Bulnes Concha fue condenado el año pasado a libertad vigilada y la suspensión de por vida de su licencia de conducir tras protagonizar en mayo de 2017 un fatal accidente en estado de ebriedad. En el choque ocurrido de madrugada en La Dehesa falleció el conductor del auto impactado por Bulnes, Domingo Vicuña Subercaseaux, estudiante de ingeniería comercial en la Universidad Andrés Bello.

Otro hecho que podría complicar a Bulnes Concha es que, según varias personas consultadas, estaba enojado hace tiempo por la cobertura que El Mostrador le dio a ese accidente. Si bien como publisher Max Raide no supervisa el área editorial de ese medio, Bulnes habría resentido que este no frenara o amortiguara la cobertura.

Consultado respecto de este caso, el fiscal regional oriente, Manuel Guerra, afirma que se iniciará una investigación de los hechos y que, de comprobarse la actuación de Alfonso Bulnes, corresponderá formalizarlo y pedir que se le revoquen los beneficios que actualmente tiene por la muerte de Domingo Vicuña.

Max Raide es publisher del diario digital El Mostrador desde 2015.

A la querella por lesiones graves, Max Raide también sumará una civil por daños. Durante el fin de semana enroló al ex fiscal Pablo Gómez, quien se hizo conocido por su papel en la investigación del financiamiento político de SQM.

“Llegaremos hasta el final con el equipo de abogados para que Alfonso Bulnes vuelva a la cárcel y terminemos con la impunidad en Chile”, aseguró Raide en una breve conversación con nuestro medio. “No puede ser que una persona condenada por matar en estado de ebriedad a Domingo Vicuña, y que está con libertad vigilada, llegue al punto de querer matar o dañar a un persona, menos si anda tomando en la calle como si no existieran leyes en nuestro país”.

No se sabe si Bulnes y Searle ya han contratado una defensa legal.

Los hechos

INTERFERENCIA conversó con varios testigos de los hechos ocurridos el jueves 1 de octubre y obtuvo además acceso a imágenes de las cámaras de seguridad del sector. En base a esos testimonios se puede reconstruir gran parte de lo sucedido.

Todo comenzó cuando Alfonso Bulnes y su amigo Enrique Searle llegaron en la noche al restaurante El Europeo ya visiblemente alcoholizados. Cuando se tocó la campana de última ronda, ambos pidieron dos piscolas cada uno. Como el local tenía que cerrar antes del toque de queda de las 23 horas, empleados del establecimiento les pidieron que abandonaran el lugar. Molestos, los dos hombres que rondan los 30 años, se fueron pero cada uno con un vaso en la mano. Fuera del recinto continuaron tomando sus tragos.

Una sobrina de Enrique Searle, Catalina Urrutia Searle, estuvo involucrada en el llamado caso AK-47, la compra ilegal de ese arma durante el estallido social.

A eso de las 22.40 horas Max Raide se fue del local del cual es socio y se subió a su auto estacionado en la calle Alonso de Córdova. Desde su vehículo les dijo a ambos que no tomaran en la calle y que devolvieran los vasos, y le recordó a Alfonso Bulnes que si lo pillaban con alcohol en la calle podría estar en problemas debido a su condición de condenado por la Ley Emilia.

Este comentario habría desatado la furia de Bulnes Concha y su compañero de tragos. En un video de las cámaras de seguridad se aprecia como un hombre abre la puerta del lado del conductor (presumiblemente Bulnes) y otro el del lado del acompañante (Searle).

Raide dice recordar que Alfonso Bulnes le reventó el vaso en la cara. En un audio que posteriormente hicieron circular los agresores, Bulnes habría afirmado que no le reventó la copa en la cara, sino que se la tiró a la cara y al caer dentro del vehículo ésta se rompió. El violento altercado alertó a empleados del Europeo y al cuidador de los estacionamientos que rápidamente se acercaron.

Al ver llegar a más gente, Bulnes y Searle se fueron del lugar. Las imágenes muestran que caminan tranquilos hasta la esquina de la calle Francisco de Aguirre. A pocos metros habrían ingresado a la residencia de Gustavo Covarrubias, quien administra varios campos de la familia Bulnes Concha.

Hasta ese lugar llegaron Carabineros pidiendo que ambos hombres salieran, lo que no sucedió. La fiscal de turno esa noche no dio luz verde para un procedimiento invasiva, toda vez que en esos momentos todavía no se conocían las imágenes de las cámaras.

Mientras tanto, al lugar donde fue agredido concurrieron dos concejales de Vitacura que viven en las cercanías y que fueron alertados por personal del restaurante. Uno fue Max del Real, candidato de RN para suceder a Raúl Torrealba. El otro fue Cristián Araya, candidato independiente a esa alcaldía, quien le prestó los primeros cuidados a Raide, ya que también es paramédico en el cuerpo de bomberos. Fue este último quien trasladó al ejecutivo de El Mostrador hasta la Clínica Alemana.

Una familia poderosa

No existe mucha información pública sobre Enrique Searle. Las cuentas de sus redes sociales están restringidas, y no está claro si las limitó tras el hecho de violencia de la semana pasada o si siempre fue así. El apellido es poco común en Chile y la mayoría de los Searle descienden de John Searle Noall, un marino mercante inglés que a los 47 años de edad se estableció en Valparaíso en 1830.

Enrique Searle es un amante de los caballos -gusto que comparte con su amigo Alfonso Bulnes, cuya familia tiene uno de los mayores criaderos de caballos árabes en Chile- y, en al menos algunos períodos, se ha desempeñado en la agricultura. Un extenso estudio agrícola de 2009 lo menciona como representante de la Agrícola El Triunfo, una estancia de 500 hectáreas en El Higueral en la Quinta Región, dedicada a la producción y exportación de uvas, duraznos, nectarines, ciruelas, granados, mandarinas y arándanos, entre otros.

La familia Searle también posee una inmobiliaria. De hecho, en esta trabaja Catalina Urrutia Searle, sobrina de Enrique. Ella saltó brevemente a la luz pública al ser una de las cinco personas formalizadas en febrero por el delito de tenencia ilegal de armas de fuego en el marco del llamado caso AK-47. Estuvo durante un tiempo con arresto domiciliario nocturno.

Un tío de Alfonso Bulnes, Juan Luis Bulnes Cerda, fue el autor material de los disparos que dieron muerte a René Schneider en octubre de 1970. Fernando Karadima lo ocultó durante algunos días en su parroquia.

La familia de Alfonso Bulnes, en cambio, tiene un largo y también polémico historial público. Una familia dedicada principalmente a la abogacía y la política, un artículo del propio El Mostrador de mayo de 2012 afirmaba que “el apellido se entronca con lo más granado de la elite política chilena”. En efecto, Alfonso y sus seis hermanos son descendientes de los presidentes Manuel Bulnes Prieto (1841-1851) y Juan Luis Sanfuentes (1915-1920).

Es nieto de Manuel Bulnes, quien fue ministro de Defensa en el gobierno de Gabriel González Videla, sobrino nieto de Francisco Bulnes Sanfuentes, diputado, senador y uno de los fundadores de Renovación Nacional, además de primo en segundo grado de Felipe Bulnes Serrano, militante de RN y ex ministro en el primer gobierno de Sebastián Piñera.

Alfonso Bulnes Concha también es sobrino de dos abogados -ambos hermanos de su padre Arturo Bulnes Cerda- con una historia controversial. Juan Luis Bulnes Cerda fue condenado a diez años de presidio por ser el autor de los disparos que hirieron de muerte al ex comandante en jefe del Ejército René Schneider. Justamente este 25 de octubre se cumplen 50 años del asesinato que inauguró la violenta reacción de la ultraderecha ante la elección de Salvador Allende.

En el libro sobre Fernando Karadima de la periodista María Olivia Mönckeberg se afirma que el párroco ocultó durante algunos días a Juan Luis Bulnes en la iglesia de El Bosque. Posteriormente el entonces estudiante de derecho salió al extranjero y no retornó hasta después del golpe de Estado. Nunca cumplió pena alguna.

El otro tío es Juan Pablo Bulnes Cerda, abogado personal de Karadima quien orquestó varias maniobras en contra de los denunciantes de los abusos del sacerdote y se ha mantenido fiel al párroco.

Los hermanos de Alfonso

Casi todos los hermanos de Alfonso Bulnes Concha son connotados abogados. Sólo dos no siguieron leyes: él y Santiago, quien se dedicó al mundo financiero..

El hermano mayor, Arturo Bulnes Concha, ha sido asesor de Álvaro Saieh en el Grupo Copesa, director de varias empresas como Aguas del Bosque y Quemchi, esta última una firma del fallecido empresario Ricardo Claro. Socio del estudio de abogados de Carlos Larraín, el líder histórico de RN, fue este último quien propuso a Arturo para integrar el directorio de TVN en 2012.

Otro hermano de Alfonso es Juan Carlos Bulnes Concha, ex subsecretario de Bienes Nacionales en el primer gobierno de Piñera, también miembro del estudio de abogados de Carlos Larraín y profesor de derecho en la Universidad de los Andes, perteneciente al Opus Dei.

José Miguel Bulnes Concha, abogado como casi todos los hermanos, es actualmente miembro del consejo directivo del Servel. Estuvo durante varios años registrado como lobbista antes distintas autoridades del ejecutivo, en representación de intereses de construcción y del sector salud.

Felipe Bulnes Concha es socio en el bufete de abogados Vial & Cia. y dueño de la Agrícola Doña Nena junto a José Manuel Dörr Bulnes.

¿Y Alfonso?

Estudió ingeniera comercial en la Universidad Adolfo Ibáñez. Para el fatal accidente en mayo de 2017 tenía 27 años y aún era estudiante en esa carrera según reportes de prensa de la época. No se sabe muy bien a qué se dedica. Algunas personas consultadas afirman que ayuda a administrar los campos de su familia, en especial los de su madre, que están agrupados bajo la sociedad Agrícola Alto Panquehue.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Reportajes muy interesantes y asertivos

Impresionante el hecho de que haya matado a una persona en 2017 y ahora esté en libertad, me acuerdo tanto escandalo cuando hicieron con la Ley Emilia pero si uno se pone a leer en que consiste ES PARA LA RISA, 1 año vale la vida de una persona en este país, ¡UN AÑO!

Añadir nuevo comentario