Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 19 de abril de 2019
Coletazos del caso Ubilla

Pucón: comunidades mapuche inician ofensiva para recuperar tierras

Victoria Viñals (desde Pucón)

img_4646.jpg

Interferencia
Interferencia

Los mapuche de la zona realizaron un trawun que llegó a la conclusión de desconocer todas las compras irregulares de tierras, entre estas las del subsecretario del Interior. Ya se ha producido la primera toma de terrenos. El idílico destino turístico corre el riesgo de ser parte de la ‘zona roja’ del conflicto de la Araucanía.

Hasta ahora el conflicto de la Araucanía no se había sentido en Pucón, la llamada “capital del turismo aventura” en Chile, que todos los años atrae a cientos de miles de visitantes nacionales y del extranjero. Pero eso está cambiando.

El miércoles de la semana pasada las comunidades mapuche de la zona realizaron un trawun (consejo mapuche), para elaborar una estrategia sobre cómo recuperar sus tierras ancestrales que, burlando la Ley Indígena de 1993, habían sido compradas por personas no mapuche.

El catalizador de este conflicto fue una serie de artículos de investigación periodística de INTERFERENCIA que mostró que el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, había adquirido de manera irregular terrenos al interior de la Comunidad Mariano Millahual, lo que desembocó en que la familia afectada presentara el sábado 6 de abril una demanda en contra de la autoridad política.

En el trawun participaron autoridades de Lof Quelhue y Lof Quetroleufú, el Consejo Territorial Mapuche de Pucón, representantes del Mapu Lof Trancura, de la Comunidad Reserva Indígena Manuel Huaiquivir Lof Quelhue y organizaciones sociales como el Movimiento Ambiental de la Cuenca del Trancura (MAI), Pillancuche Quetroleufú y Guardianas del Territorio de Curarrehue.

Al finalizar la reunión, emitieron un comunicado en el que afirmaron: “Nuestro territorio ha sido víctima de la especulación winka, quienes a través de vacíos legales han usurpado tierras ancestrales. Hemos ido a todas las instancias legales que otorga el Estado chileno tales como Conadi, Conaf, Unidad de Medio Ambiente y Fiscalía, a presentar nuestra vulneración ya sea por usurpación de suelo, tala ilegal de árboles o loteo irregular”.

El enojo de estas comunidades se intensificó al conocer todo el alcance de la manera en cómo, poco a poco, sus tierras han pasado a manos de no indígenas. Y es que la fórmula utilizada por Ubilla para hacerse con tierras indígenas no representa un caso aislado, tal como reveló INTERFERENCIA en un reciente reportaje. Desde la entrada en vigencia de la ley 19.253 destinada a proteger la tierra indígena, se han registrado miles de casos donde, pese a que el artículo 13 de la ley prohíbe la venta de estas tierras a personas no indígenas, estas se han realizado igual mediante subterfugios jurídicos.

Por ello, la parte final del comunicado del trawun tiene un tono más propio de la ‘zona roja’ del conflicto, como Ercilla y Arauco, que de la pacífica y turística zona del lago Villarrica. “Las acciones winka son irregulares y basadas en el engaño”, sostuvieron en el escrito. “Por lo mismo las desconocemos y reivindicamos este espacio como propio, ya que poseemos toda la documentación que así lo certifica”.

Toma de terrenos

La sensación que prevalece entre estas comunidades es que si las vías administrativas y judiciales para recuperar sus tierras no llegan a puerto seguro, tendrán que pasar a acciones más combativas. De hecho, aunque desconocida para gran parte de la opinión pública, la semana pasada se produjo una toma de terreno en Quelhue, una localidad ubicada a unos 14 kilómetros de Pucón, camino al lago Caburgua.

En efecto, familiares de Santos Quintrileo Huaiquifil, comuneros de la Reserva Huaiquivir perteneciente al Lof Quelhue, hicieron una ocupación de parte de ese territorio tras denunciar la apropiación ilegal de estas tierras por parte de los abogados Robinson Quezada y Felipe Cerqueira con la venia del ex notario suplente de Pucón, Edmundo Figueroa.

Según explicó a INTERFERENCIA el vocero de la ocupación, Sebastián Muñoz, ambos abogados compraron derechos sucesorios para hacerse con la propiedad de parte de las tierras y así venderlas en lotes que apenas superan los 1.000 metros cuadrados. La zona es indígena y protegida por un título de merced vigente desde 1909. Además, en la compra y posterior venta de estas tierras indígenas, se utilizó uno de los cuestionados mecanismos para la venta de tierras ideadas por Figueroa y el ex conservador de bienes raíces de Pucón, Mario Olmos.

Un gobierno sordo

La toma de terrenos en la zona de Quelhue podría ser el inicio de un conflicto mayor en un área que ha sido uno de los mayores destinos de turismo en Chile.

Sin embargo, en La Moneda parecen no darse por enterados de cómo las acciones de dos de sus personeros más poderosos están echando leña seca al creciente incendio en toda la Araucanía.

En efecto, la muerte de Camilo Catrillanca en noviembre remeció incluso a las comunidades mapuche más tranquilas, como las de Pucón que se habían mantenido alejadas del conflicto de la Araucanía y que se caracterizaban por servir de centro recreacional para las clases más acomodadas del país o para turistas extranjeros.

Pero más que el asesinato en sí mismo del joven mapuche de 24 años a manos de un grupo de choque de Carabineros entrenado en las selvas de Colombia, fue la constatación de que el ministro del Interior, Andrés Chadwick, siempre supo lo que había pasado, pero trató desde el primer momento encubrir la actuación de la policía. Es un enojo parecido al de muchos chilenos cuando se enteraron de cómo la jerarquía de la Iglesia Católica chilena encubría a los sacerdotes abusadores.

En ese contexto, la vinculación que hizo el subsecretario Ubilla entre la causa mapuche y los incendios forestales que azotaron La Araucanía en febrero y la revelación de que el mismo personero de gobierno era dueño de tierras mapuche en Pucón, fueron la gota que rebasó el vaso de las comunidades mapuche de esta zona.

Así, el trawun de la semana pasada fue un rayado de cancha. Los mapuche de Pucón utilizarán todos los mecanismos judiciales en su ofensiva por recuperar territorios usurpados mediante subterfugios legales. La idea es hacer que los títulos de merced otorgados por el Estado chileno a principios del siglo 20 sean respetados y que las tierras permanezcan en manos de las familias mapuche. 

Pero si eso no resulta, recurrirán a métodos como la reciente toma de terrenos en Quelhue. “Esto no es una toma ni una revolución, sino que una reivindicación de lo que nos pertenece, la que ha sido decidida a partir de un Trawun”, afirmaron las comunidades la semana pasada.

Por cierto, en mapudungun Quelhue significa ‘tierra roja’.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario