Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 22 de julio de 2019
Cada año celebra festival "Abraza tu tierra"

Putú: la comunidad que luchó por su tierra y venció a una minera transnacional

Vicente Valdivia

arte_abraza_tu_tierra.jpg

Fotografía: Vicente Valdivia para INTERFERENCIA
Fotografía: Vicente Valdivia para INTERFERENCIA

Hace un año los humedales costeros de Putú-Huenchullami fueron declarados Santuario de la Naturaleza después de casi una década de luchas contra la minera australiana South American Iron & Steel, que buscaba instalarse en la zona. Este año celebraron por quinto año un festival para reunirse como comunidad y valorar su territorio.

La noche había caído en la plaza de armas de Putú, un pueblo de 2.000 habitantes y casas de adobe. Perteneciente a la comuna de Constitución en el centro sur de Chile. Una pequeña multitud se paraba de sus sillas a aplaudir el final del documental Putú, relatos de un pueblo de hierro, proyectado en un telón que la organización del evento montó en una esquina de la plaza.

Los vecinos se reconocían en la pantalla y revivían con imágenes de archivo lo que fue un camino de lucha por la protección de su territorio, pero que diez años después continúa con nuevos desafíos. Principalmente porque se trata de un sitio prioritario a nivel mundial.

Sus características son únicas, es uno de los sitios de dunas más grandes del país, con una extensión de 30 km entre las riveras del Río Maule hasta playa La Trinchera.

Cercano a las dunas se encuentra la iglesia de Huenchullamí , asentamientos de interés arqueológico, donde se realizaron excavaciones que encontraron un cementerio y conchales que datan desde antes de la llegada de los españoles. Como continuación a esta investigación en 2006 se amplió el área para realizar investigación y dar con el contexto de los primeros habitantes de la rivera norte del rio Maule, lugar que incluye a las dunas.

La flora presente en los humedales de Putú, consta de 27 especies  de plantas de las cuales 13 son de origen nativo. Destacan la existencia de abejas endémicas como también un nuevo tipo de orquídea

Junto a las dunas existe un sistema de humedales, tipo de territorio mediterráneo muy escaso en Chile y su conservación a nivel internacional es de alta importancia por la biodiversidad que sustentan.

Al interior de los humedales habitan siete aves nacionales bajo conservación y dos de ellas son especies en peligro. Además de que el humedal alberga temporalmente a diversas especies de aves en sus procesos de migración.

La flora presente en los humedales de Putú, consta de 27 especies  de plantas de las cuales 13 son de origen nativo. Destacan la existencia de abejas endémicas como también un nuevo tipo de orquídea, según detalla el sitio de Monumentos Nacionales.

Vecinos en alerta

Era 2009 y Yanette Letelier, oriunda de Putú, se encontraba por motivos familiares del trabajo de su pareja viviendo en Dubái. Siempre con una parte de ella en su pueblo, revisaba la prensa chilena para estar al tanto de lo que ocurría.

Por casualidad, al buscar en Google la palabra Putú, dio con dos proyectos mineros de hierro, uno en Putu de Liberia en África y el segundo era Putú, ubicado en la Región del Maule, Chile. Ese último, comprometía el campo dunar y humedales entre el río Maule y el río Mataquito, por la minera australiana South American Iron & Steel Corp Limited (SAIS).

La empresa, como consigna la agencia Reuters, es una minera australiana que divide sus operaciones entre Australia, Hong Kong, Ecuador y Chile. En este último funcionó con empresas subsidiarias llamadas Inversiones Aconcagua Limitada, Inversiones Arenas Claras Limitada e Inversiones Arenas Maullin Limitada.

Entre 2009 y 2012 requirió diversos pedimentos mineros para su exploración. En Putú realizó sondeos a pie de manera preliminar y otros con helicópteros con un sistema de cartografía magnética que mostraban resultados alentadores dando la posibilidad de tener yacimientos de alta calidad, según el resumen ejecutivo de SAIS el 2012.

El proceso de extracción pretendía procesar 100 metros cúbicos de arena por hora, el primer paso era extraer la arena desde las dunas con palas mecánicas, para luego cargarla en una cinta transportadora hasta la maquinaria que separaría la arena de los metales mediante imanes. 

Por esto, SAINS con la idea de explotar el hierro de las dunas se crea una alianza durante 2012, con la minera estatal China, CITIC y Sinotech, también China con presencia en Chile dedicada a la logística y maquinaria para la exploración minera y la explotación con la separación de los metales presentes en la arena.

Fue bajo la subsidiaria chilena, Inversiones Aconcagua Limitada que la empresa había conseguido las concesiones mineras llamadas AUS 12 1/80 y AUS 12 81/160, ambas ubicadas en la Playa de Junquillar con un tamaño de 1.600 hectáreas según los registros de Sernageomin en 2013.

El proceso de extracción pretendía procesar 100 metros cúbicos de arena por hora, el primer paso era extraer la arena desde las dunas con palas mecánicas, para luego cargarla en una cinta transportadora hasta la maquinaria que separaría la arena de los metales mediante imanes, teniendo dos procesos diferentes, uno en seco y el otro que implica la utilización de agua. Los desechos se acumularían en relaves mineros.

El hierro, vanadio y titanio que esperaban extraer, serían llevados a un centro de acopio que construirían junto a un muelle flotante en las playas de Putú. El material sería cargado por una cinta transportadora en el muelle hasta llevar los metales a barcos.

La empresa hablaba de una situación donde todos ganan, supuestamente en sus primeros dos años, extraería dos toneladas por año y los cuatro años siguientes lograría llegar a las cinco toneladas anuales. Prometía 150 empleos locales y la ejecución del proyecto tenía un tiempo de vida estimado de 10 años, además de tener un bajo impacto ambiental, según la misma SAIS publicó en su resúmenes ejecutivos de 2012.

Pero hubo gente que desconfiaba del desconocido proyecto. En entrevista con INTERFERENCIA Yanett Letelier, vocera de la Agrupación por la Defensa y Conservación Maule Mataquito (ADEMA). Tras descubrir las intenciones de SAIS en Putú, recuerda que lo primero que se le vino a la cabeza, fueron imágenes de camiones mineros destruyendo todo y la contaminación con los relaves mineros.

Acto seguido, llamó a su familia en Putú para consultar si estaban al tanto de la minera, pero no sabían nada. Desde ahí Yanett intentó ponerse en contacto con los diputados de la comisión de medio ambiente y con los diputados del Maule. También envió correos electrónicos a medios de comunicación, pero nadie estaba informado sobre el proyecto.

El terremoto del 27 de febrero de 2010, según los putuganos, dejó en evidencia que los 2.3 kilómetros de campo dunar funcionaron como escudos frente al tsunami, que trajo trenes de olas de más de 15 metros de altura que arrasaron las costas del Maule.

Fue desde la misma página de SAIS, a la cual hoy es imposible acceder, desde donde comenzó a recopilar información, pasando por la que había sido su fase de exploración como proyecto minero.

En 2010 creó un grupo en Facebook para intentar contactar a más vecinos e intercambiar información. Este grupo dio paso a una primera reunión el 19 de diciembre de ese año. Ahí nació la Agrupación por la Protección de los Recursos Naturales del Maule Norte (APRO), funcionó en primera instancia, pero fue disuelta por malas prácticas de su presidente.

El terremoto del 27 de febrero de 2010, según los putuganos, dejó en evidencia que los 2.3 kilómetros de campo dunar funcionaron como escudos frente al tsunami, que trajo trenes de olas de más de 15 metros de altura que arrasaron las costas del Maule. Pero en Putú la destrucción se vio reducida solo a sus construcciones de adobe producto de los 8,8 grados Richter del movimiento telúrico y no así a la fuerza del agua.

Las prioridades cambiaron para muchos en la región y se enfocaron en el proceso de reconstrucción. Esto generó mucha incertidumbre entre 2011 y 2012, no había claridad si la empresa volvería a operar o el proyecto sería abandonado.  

La incertidumbre se terminó en marzo de 2013, como señaló la Revista Capital durante agosto de ese mismo año. La minera SAIS anunció la llegada de su maquinaria a Chile e iniciar las pruebas de explotación. Semanas después comenzaron los primeros movimientos en el fundo La Capellanía, donde fueron descargadas y ensambladas las maquinarias: dragas, separadores magnéticos y generadores eléctricos, dieron paso a los primeros movimientos de arena.  

Ante la presencia de la minera en su territorio, las vecinas y vecinos de Putú determinaron que para tener mayores posibilidades de ser escuchados sería necesario tener una personalidad jurídica propia. Así en 2013 cerca de 21 putuganos y putuganas se inscribieron como organización comunitaria en la municipalidad de Constitución. Muchos eran conocidos y familiares, asegura Yanette, pues en ese tiempo necesitaban gente que creyera en lo que proponían, porque muchos los acusaban de pedir algo “utópico”.   

Esa nueva organización era la Agrupación por la Defensa y Conservación Maule Mataquito (ADEMA), Alejando Salas fue miembro fundador y hoy es parte de la ONG Sur Maule, quien nos dijo que cuando se materializó la presencia de maquinarias en el sector de las dunas el movimiento detonó.

Abraza tu Tierra

La quinta versión del Festival Abraza Tu Tierra llenaba la plaza de armas de Putú de vida durante el sábado 2 y 3 de febrero de 2019. Confluían expositores en temas medio ambientales, pequeños productores agrícolas, artesanos y la oferta gastronómica local con cervezas artesanales y asados.

La música en vivo sonaba fuerte en la plaza mientras niños y niñas jugaban alrededor de la pileta central, otros esperaban a que llegara el “trencito” un antiguo jeep adaptado para parecer una locomotora, donde se acoplan cuatro carros que llevan a las personas al humedal, para realizar talleres en terreno sobre el avistamiento de aves y clases sobre el ecosistema del lugar.  

Pero en sus inicios esta actividad nació como otro de los espacios de lucha por la determinación territorial de los vecinos. El primero se realizó el 1 y 2 de noviembre de 2013, la tarea era informar sobre la importancia del entorno. Estaban contra el tiempo, la aparición de los camiones y maquinarias en el Fundo Capellanía a principios del año había hecho reaccionar a la comunidad y al gobierno local.

Fue durante 2013 que lograron conseguir recursos desde la municipalidad de Constitución y desde ahí se consiguió empezar con una estrategia legal a cargo del abogado experto en medio ambiente, Rigoberto Valdivia.

Temían que la instalación de la minera contaminara las costas privándolos de su fuente de trabajo. Por eso se unieron a la movilización, cortando la carretera en el sector de Vaquería para luego unirse a la marcha.

Alejandro Salas, recuerda que desde ese momento se comenzó a trabajar en todos los frentes: comunicacional, jurídico y político. Entre estas movilizaciones, Yanette cuenta que hablaron en radios y con la televisión local, Contivisión. También organizaron funas a reuniones con representantes de la empresa y Cores, además de marchas, cortes de carretera e intentar llegar a todos los poblados aledaños con la causa.

Juan Saavedra, nacido y criado en Putú, recordó cómo participó en las movilizaciones de esos años. Es pescador sindicalizado y como él dice “como pescadores somos bien radicales en algunos temas, no somos flexibles”. Temían que la instalación de la minera contaminara las costas privándolos de su fuente de trabajo. Por eso se unieron a la movilización, cortando la carretera en el sector de Vaquería para luego unirse a la marcha.

Los primeros pasos en el área jurídica fue la presentación de un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Talca, y su posterior alegato, que movilizó a una veintena de vecinos de Putú, hasta Talca.

El mayor efecto que tuvo el recurso, fue lograr la paralización de las faenas de exploración mineras que se estaban llevando a cabo. Esto después de que Sernageomin lo ordenara, debido a que el tipo de faenas que se estaban realizando requerían de estudios de impacto ambiental, los que no se habían realizado. Inversiones Aconcagua Limitada sólo había enviado una carta de inicio de faenas el 2 de julio de 2013.

Pese a lo anterior el fallo fue negativo y, el 23 de abril de 2014, el recurso fue rechazado. Yanette recuerda que el momento fue neutral, había que seguir y aún quedaban alternativas en la vía legal. Por esto apelaron, llegando a la Corte Suprema.

En agosto de ese año los putuganos recibieron una noticia que les quitó una gran mochila de la espalda: la Corte Suprema había decidido acoger a la zona como un espacio bajo protección y así negar la posibilidad de cualquier tipo de faena minera en el lugar.

Referentes y nuevos desafíos al futuro

Tras el fallo de la Suprema, vino una segunda victoria por parte de ADEMA y la movilización social. El 27 de febrero de 2018, apareció la publicación del Diario Oficial que declaró 520 hectáreas como el nuevo Santuario de la Naturaleza de los humedales costeros de Putú-Huenchullami.

Tras el largo proceso que dieron como comunidad organizada, se sienten orgullosos del trabajo realizado, cuenta Alejandro. Además esto ha generado un espacio de encuentro con otras organizaciones sociales de la región. Otros estudian el proceso para entender cómo una comunidad logró triunfar contra una Transnacional.

Los días en que se realiza el Festival Abraza Tu Tierra se han convertido en un espacio de celebración de su vínculo con un territorio. “No es tanto celebrar por el trabajo que se realizó. Es más una instancia para que se reúnan como comunidad y valoren su espacio”, explica Yanette.  

Con todo, la lucha de los habitantes de Putú aún no termina. En el futuro se verán enfrentados al desafío que supone el plan de manejo de su santuario de la naturaleza. Actualmente, la consultora Photosintesis está resolviendo el diseño de las alternativas para llevar a cabo el plan. El mayor desafío recae en el financiamiento.  

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Y POR LA ESTUPIDEZ DE LA GENTE Y EL APROVECHAMIENTO POLITICO DE LOS DE SIEMPRE CON SU PROPAGANDA... EL PUEBLO SEGUIRA SIENDO UN SIMPLE CAGADA ENTRE CONSTITUCION Y CUREPTO

Añadir nuevo comentario