Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 31 de octubre de 2020
Serie: Trabajar durante la pandemia

“Si no nos mata el virus, nos mata el hambre”

Paula Huenchumil Jerez

unadjustednonraw_thumb_369.jpg

Janharnedr Rivas en su puesto de trabajo
Janharnedr Rivas en su puesto de trabajo

El venezolano Janharnedr Rivas vende frutas en la calle. Hoy, con el Coronavirus, apenas logra juntar la plata diaria. Sólo espera que se abran las fronteras para volver a Venezuela. “Prefiero estar cerca de mi familia y seguir la lucha allá", dice.

Esta es una serie de relatos de personas que no pueden realizar teletrabajo, porque cumplen servicios básicos, o bien porque viven de su sueldo diario. En dos meses más INTERFERENCIA los contactará nuevamente para saber cómo cambiaron sus vidas con el Covid-19.

Según los últimos datos publicados en marzo de 2020 por el Instituto Nacional de Estadísticas y el Departamento de Extranjería y Migración en Chile existen 1.492.522 personas extranjeras que residen en el país. Esto implica un aumento de 242.157 personas y un crecimiento relativo de 19,4% respecto del año 2018.

Este aumento, según las misma estadisticas, responde al crecimiento asociado a la comunidad venezolana, que se instala como el grupo extranjero más numeroso en el país, seguido por Perú, alcanzando un total de 455.494 personas, equivalente al 30,5% del total de inmigrantes extranjeros en Chile.

Las protestas sociales que comenzaron en octubre de 2019 en Chile, cambiaron el escenario para este grupo de habitantes. Según un reportaje del Diario Concepción, son principalmente las personas con carreras profesionales las que han decidido emigrar a otros países o volver a Venezuela. Este mismo medio de comunicación, indica que en octubre cerca de 7 mil venezolanos salieron de Chile, situación que aumentó en noviembre, con un peak más alto en diciembre alcanzando la cifra de 13.000.

Además, la actual pandemia que enfrentan muchos países del mundo, ha generado que muchos venezolanos emprendan viaje de regreso a su país, debido a que el coronavirus ha congelado su única fuente de ingresos: “la economía informal”, tal como señala un artículo de la BBC Mundo. 

Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ya ha señalado lo que es evidente para la ciudadanía, el Covid-19 ha tenido repercusiones negativas sobre "los mercados de trabajo de casi todos los países en el mundo, dando lugar a una pérdida sin precedentes de empleos y horas de trabajo". Igualmente, advirtió que el aumento del desempleo mundial durante 2020 dependerá de manera considerable de las medidas políticas que serán adoptadas. "Existe un riesgo elevado de que para final de año la cifra será significativamente más alta que la previsión inicial de la OIT, de 25 millones de desempleados".

“Los trabajadores y las empresas se enfrentan una catástrofe, tanto en las economías desarrolladas como en las que están en desarrollo”, declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder. “Tenemos que actuar con rapidez, decisión y coordinación. Las medidas correctas y urgentes podrían hacer la diferencia entre la supervivencia y el colapso”. 

INTERFERENCIA conversó con Janharnedr Rivas (32 años), un joven venezolano que reside en la Plaza Bogotá, Santiago y que trabaja como vendedor de frutas y verduras los días que su empleador le ofrece, generalmente tres jornadas a la semana. Con esos ingresos se organiza para vivir y para enviar gran parte de este dinero a su familia en Venezuela. Un ejemplo de una parte de los migrantes venezolanos que trabajan sin un contrato formal. Viven del día a día y que no pueden realizar cuarentena. 

Este es su testimonio:

La municipalidad ha venido para acá, nosotros comprendemos que no podemos estar aquí, sabemos que nos pueden fiscalizar, estamos propensos a la multa, pero más a enfermarnos, pero, ¿qué hacemos? Si no nos mata el virus, nos mata el encierro y el hambre. Yo vivo del diario, si yo no trabajo un día, no como. Una semana estuve tres días sin trabajar, y duré tres sin comer, porque con lo poquito que gano lo envío a Venezuela, tengo que ayudar a mi familia. Ahora estoy hablando con mi mamá.

Yo vivo con unos amigos, toda mi familia está en Venezuela. El plan mío es que apenas abran fronteras, me voy. Esta situación que estamos viviendo ahorita me hizo pensar y valorar más. Prefiero estar cerca de mi familia y seguir la lucha allá.

Es la “lucha por la locha”, decimos nosotros, trabajar para tener el dinero para poder cumplir con las necesidad básicas, comida más que todo. Nuestra lucha es social, es política, porque estamos cansados sinceramente de los 20 años que tenemos de régimen y los últimos seis años con Maduro han sido los peores, porque no es lo mismo Chávez que Maduro, el país le quedó grande.

Desde que comenzó esto del virus, nos turnamos para trabajar, a mí me dan tres o cuatros días,  yo soy un empleado aquí. A las 8 de la mañana empezamos a empaquetar, salimos tipo 10 y vendemos hasta las 11 de la noche. Tengo un sueldo de 16.000 los días que me toca, porque  nos vamos rotando los turnos para que podamos trabajar todos. Envío 10.000 pesos a Venezuela y yo me quedo con 6.000, porque allá vale más, equivale a casi cuatro sueldos allá. 

Voy a cumplir once meses viviendo en Chile y como muchos amigos migrantes, ¿cómo lo hacemos para no trabajar? El día que no trabajamos, no producimos. Sabemos que nos estamos arriesgando a contraer la enfermedad, pero qué hacemos, si no trabajamos, no comemos.

Lo bueno es que estos días no hemos bajado las ventas, pero a veces creo que acá pasará lo que pasó en Venezuela, acaparamiento, porque veo a la gente saliendo del supermercado y se están abasteciendo demasiado. Pero en Venezuela es como Chile, aunque tengamos otro gobernante, si no trabajas, no comes.

Aquí estamos.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Tengo clarito en mis retinas el dia en que nuestro presidente Pinera viajo a Cucuta y se presento asi mismo como el caudillo de la libertad y de la democracia y a viva voz les ofrecio a los venezolanos que quisieran venir un espacio en nuestra patria. ???????????

Añadir nuevo comentario