Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 20 de agosto de 2019
Economía en contexto de guerra comercial

Todas las excusas del ministro Felipe Larraín

Nicolás Massai D.

Si bien el titular de Hacienda sigue pensando que los factores internos son más preponderantes que los externos en el rendimiento de la economía chilena, lo cierto es que cuando le toca explicar malas noticias, las causas casi siempre están a miles de kilómetros de distancia (o en la oposición). 

"En general creo que el grueso de los partidos se juegan en casa y asumimos las responsabilidades, y las estamos asumiendo con trabajo". Con esas palabras el ministro de Hacienda Felipe Larraín hacía frente en entrevista con El Mercurio, a los cuestionamientos que ha recibido por argumentar en la guerra comercial entre China y Estados Unidos, el mal momento económico que vive Chile. Esto, sin referirse a los factores internos, sobre los cuales tiene el timón.

La pregunta tenía relación con las propias palabras de Larraín, quien fue un duro crítico de su antecesor Rodrigo Valdés, el ministro de Hacienda que más duró en el gobierno de Michelle Bachelet, quien muchas veces justificó un ritmo lento de crecimiento por factores exógenos. Un argumento que exasperaba a Larraín, "tampoco somos meras víctimas de la economía internacional", escribió en ese entonces en una columna también de El Mercurio.

Incluso Larraín llegó a aventurar -cuando estaba en la oposición- que solo un tercio del desempeño económico del país tenía explicación en el contexto mundial. "Mantengo todo lo que dije. Lo que pasa es que ese 1/3 o el 40% no es inmutable. Si la economía mundial se desmorona, será más de un tercio el efecto", dijo en la entrevista recienre a El Mercurio. Según el titular de Hacienda, el clima económico mundial es "muy distinto" al de los tiempos de Bachelet, pese a que los precios del cobre y los niveles del comercio mundial son similares, como se lo hizo ver el periodista a cargo de la nota. "No teníamos guerra comercial", volvió a argumentar.

Fue justamente el mantra de la guerra comercial como argumento lo que le hizo una mala pasada a Larraín en la semana que pasó. En una visita de promoción de la reforma tributaria, el ministro ante una audicencia compuesta por monjas dijo: "Le voy a pedir aquí a las madres que por favor nos ayuden, a que recen porque se solucione la guerra comercial".

Si bien Larraín salió rápidamente a decir que lo del rezo se trataba de una humorada, el trasfondo de la situación mostró a un ministro inerme frente a una situación económica que amenaza con superarlo.

Pero ¿es la guerra comercial una situación novedosa?

Nadie podría decir que la guerra comercial entre China y Estados Unidos no se olía desde que Donald Trump asumió su mandato el 20 de enero de 2017.

En sus primeros meses como presidente, sus comentarios y decisiones en contra del gigante asiático hacían prever un enfrentamiento entre ambas potencias mundiales. La prensa europea, por ejemplo, ya hablaba de guerra comercial en agosto de ese mismo año, cuando Trump firmó un memorando para investigar a China en temas de propiedad intelectual, acusando que se estaban perdiendo billones de dólares cada año por temas de patentes.

Bajo ese clima, en Chile la campaña presidencial de Sebastián Piñera acuñó la promesa de tiempos mejores, en instancias en que fuera del país, lenta pero constantemente, la situación económica no hacía otra cosa que deteriorarse.

Las guerras comerciales suelen empantanarse y suelen escalar. Es lo que está pasando, ahora, con las amenazas estadounidenses de nuevas alzas arancelarias, ante lo que China respondió devaluando su yuan, con lo que hace más competitivas sus exportaciones.

Y es algo que el ministro no vio en su momento. "Ha sido una tormenta perfecta", dice Larraín a El Mercurio, tanto por el recrudecimiento de la guerra, lo que no estaba en su escenario base, según el mismo reconoce, como por los pobres desempeños de Argentina y Brasil, curiosamente, países con gobiernos ideológicamente afines, y también horquillados por los pobres resultados económicos. A eso, el ministro suma el efecto de la huelga de Codelco.

Pero no es algo nuevo. En entrevista con Diario Financiero el 3 de junio, Felipe Larraín dijo que habían ajustado la proyección porque el escenario internacional había cambiado en un mes, por lo que “decir que creceremos en un rango de 3% a 3,5% es una dosis de realismo cuando la confrontación comercial se ha profundizado, la guerra comercial se ha agudizado y hay amenazas de alzas de aranceles por parte de Estados Unidos a importaciones de partes de autos de Japón y la Unión Europa, y ahora México”.

Además, agregó que “en nuestra región, además, tenemos a Argentina en recesión y Brasil con un trimestre de crecimiento negativo”.

LAS REFORMAS, EL OTRO MANTRA 

Desde que comenzó a sonar la idea en calificadoras de riesgo y otros agentes internacionales de que el crecimiento del PIB no estaría cerca del 3,8% este 2019, como había presupuestado el gobierno, varios actores económicos empresariales y el propio ministro Felipe Larraín indicaron que esta suerte de racha podría palearse en la medida que se tramitaran con mayor velocidad reformas como la tributaria, la que todavía se encuentra en el poder legislativo, y que tendría la virtud -en la mirada gubernamental- de incentivar la inversión.

Así lo afirmó en mayo de este año, luego de que el informe Economic Outlook de la OCDE de ese entonces revisó a la baja el crecimiento. “La aprobación de las reformas estructurales, como por ejemplo la modernización tributaria, nos ayudaría significativamente a elevar las posibilidades de crecimiento en Chile. Esperamos que la tramitación en el Congreso avance para que esta iniciativa pro crecimiento y pro empleo sea pronto ley”, dijo Larraín.

A inicios de agosto, cuando se publicó el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) de junio, cuya expansión alcanzó un decepcionante 1,3%, el ministro salió a argumentar que este resultado se debía a que habían habido “aluviones en el norte y hemos tenido huelgas en Chuquicamata, que nosotros estimamos que ha tenido un costo en términos de este Imacec de alrededor de medio punto completo”. En esa misma declaración ante periodistas, reiteró la importancia de la tramitación de reformas como la tributaria, una medida en que el ejecutivo insiste en que tiene la virtud de fomentar la inversión, pero que es "algo que no depende enteramente del gobierno”, según dijo.

BONUS: EL DESEMPLEO

Hace pocos días Felipe Larraín echó mano a la carta de la inmigración para justificar el crecimiento en el desempleo del Gran Santiago, una cifra que entregó el Centro de Microdatos de la Universidad de Chile, que calculó que la tasa está en 8,4% en el segundo trimestre del año, lo que representa un aumento del 1,4% respecto de la misma fecha, hace doce meses atrás.

Así, el ministro afirmó que este indicador había que mirarlo "en el contexto de que han entrado casi un millón de migrantes en los últimos cuatro años a Chile, es un tema, y esto habla de la importancia del crecimiento económico y que podamos recuperarnos en el segundo semestre, que va a ser mucho mejor que el primero".

La excusa tenía asidero, principalmente en los estudios que indican que la población activa de cada año -aquella que se encuentra en el mercado laboral- ha ido aumentando desde que se intensificó el proceso de migración hacia Chile desde distintos países de América Latina. De hecho, la Comisión Nacional de Productividad, observó que este fenómeno vivido por el país en los últimos años explica "casi la mitad del aumento en la fuerza de trabajo durante el periodo 2012-2017". Para este año, sin embargo, desde esa misma entidad indicaron que no tenían mediciones.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario