Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 1 de Diciembre de 2021
Sistema judicial

Carabinero en arresto domiciliario nocturno por cegar a niño de 9 años e investigado por acoso sexual sigue trabajando de administrativo

Diego Ortiz

Además de ser acusado por Fiscalía de provocarle un estallido ocular a un niño el año 2014 en La Legua y estar siendo investigado por Carabineros por acoso laboral y sexual, el coronel Jorge Araya Parodi fue denunciado por violencia intrafamiliar. No se le han suspendido los beneficios institucionales.

Tres son las graves denuncias que recaen sobre el coronel Jorge Araya Parodi. Primero, el funcionario policial se encuentra con arresto domiciliario nocturno sindicado por el Ministerio Público como el autor de un disparo con escopeta antidisturbios que provocó el estallido ocular de un niño de 9 años el año 2014 en La Legua. Segundo, Araya está siendo investigado por la propia institución a raíz de una denuncia por acoso laboral y sexual. Por último, el teniente coronel cuenta con una denuncia por violencia intrafamiliar en su contra.

Sin embargo, Araya Parodi sigue ejerciendo como carabinero y recibiendo los beneficios correspondientes.

Según el Documento Electrónico Ordinario de Carabineros (DOE) N° 1490009842, el 16 de septiembre de este año Araya fue enviado en comisión de servicio desde el Departamento Administrativo de la Zona Santiago Oeste al Departamento de Seguridad Privada, Control de Armas y Explosivos, también conocido como OS10; lugar donde realiza trabajos administrativos. Dicha comisión duraba hasta el 16 de noviembre, pero fue prorrogada.   

Comunicaciones de Carabineros indicó a esta redacción que la nueva función de Araya en la institución es compatible con la cautelar de arresto domiciliario nocturno.

Comunicaciones de Carabineros indicó a esta redacción que la nueva función de Araya en la institución es compatible con la cautelar de arresto domiciliario nocturno. Caso distinto sería si tuviese arresto domiciliario total; circunstancia en que no se le permitirían beneficios institucionales como el goce de sueldo, por ejemplo.

Aun así, Araya podría perder estos beneficios una vez se finalice la investigación administrativa por acoso laboral y sexual que recae sobre él, ingresada por una funcionaria. Según el reglamento de disciplina de Carabineros, de corroborarse la acusación existen sanciones que pueden ir desde un simple llamado de atención hasta la desvinculación de la institución.

En cuanto a la denuncia por violencia intrafamiliar, Araya es acusado por su cónyuge de violencia psicológica y de haberla golpeado tanto a ella como a uno de sus hijos en oportunidades anteriores a la denuncia.

La jueza Sandra Faúndez instruyó “prohibición de acercamiento del denunciado a la víctima y a su núcleo familiar por un plazo de 10 días, además de la incautación del armamento particular del denunciado”.

Ésta fue recepcionada el 27 de marzo de 2020 por Carabineros, teniendo INTERFERENCIA acceso al parte policial. En el documento consta que la jueza del Primer Juzgado de Familia de Santiago, Sandra Faúndez, instruyó “prohibición de acercamiento del denunciado a la víctima y a su núcleo familiar por un plazo de 10 días, además de la incautación del armamento particular del denunciado”.

La historia del disparo con el que Jorge Araya Parodi cegó de un ojo a un niño el 2014, en tanto, fue contada el pasado 12 de noviembre en un reportaje de Radio Bío Bío. Siete años tuvieron que pasar para que la investigación avanzara y se llegara a la formalización del carabinero, revelándose en aquel artículo una serie de hechos que hacen pensar que la justicia ha sido dilatada a propósito.

Siete años con un perdigón en la cabeza

Alexander, de 9 años, volvía junto a su padre de la casa de sus abuelos a la suya después de tomar once. Ya había oscurecido. Era 11 de septiembre del 2014.

Según relata Radio Bío Bío, es durante este trayecto en la población La Legua que un carro lanzagases de Carabineros cruza camino con el niño y su padre. Desde el “zorrillo” dispararon perdigones en múltiples ocasiones, impactando directamente en la cara, un brazo y una pierna de Alexander. (Revise acá el reportaje de Radio Bío Bío).

De acuerdo con el reportaje, el perdigón que permanece en su cuerpo tiene plomo.

Producto de la agresión, el niño resultó con perdigones alojados en su cuerpo, teniendo que ser extraídos en el hospital. Uno de esos, a siete años de la agresión, permanece con él: Alexander perdió su ojo derecho, manteniéndose a la fecha el proyectil en la órbita ocular.

De acuerdo con el reportaje, el perdigón que permanece en su cuerpo tiene plomo.

Perdigón alojado en el craneo de Alexander. Créditos: Radio Bío Bío

Perdigón alojado en el craneo de Alexander. Créditos: Radio Bío Bío
Perdigón alojado en el craneo de Alexander. Créditos: Radio Bío Bío

Recién el pasado viernes 12 de noviembre fue formalizado Jorge Araya Parodi, sindicado como el autor de los disparos por la Fiscalía. Sobre la demora, Radio Bío Bío enumera una serie de situaciones cuestionables que podrían explicar la lentitud en las diligencias.

Patricio Pérez fue el fiscal al que se le asigno el caso, quien inicialmente lo derivó a la justicia militar. Ahí, según el reportaje, “pasó al olvido”, quedando alojada la causa en el Segundo Juzgado Militar de Santiago. Fue por una orden de la Corte Suprema emitida cuatro años después que la investigación volvió a tribunales civiles.

Nuevamente fue Pérez el receptor del caso y responsable de investigar. El abogado de la causa, Cristián Cruz, aseguró a Radio Bío Bío que el fiscal Patricio Pérez nunca le tomó declaración a la víctima en más de un año con la causa a su cargo.

La investigación fue traspasada a la fiscal Paulina Díaz, quien avanzó con las diligencias y llevó a la formalización de Araya Parodi el pasado viernes 12 de noviembre, quedando con la medida cautelar de arresto domiciliario nocturno.

La Radio señala que esto podría explicarse por los vínculos de Pérez con Carabineros. El fiscal es oficial en retiro de la institución, además de hacer clases en la Academia de Ciencias Policiales, dictando los cursos de Táctica Policial y Derecho Procesal, entre otros. También, el fiscal es socio del Club Aéreo de Carabineros de Chile.

Esta estrecha relación con la policía no llevó a Pérez a inhabilitarse, pero eventualmente terminó saliendo de la causa.

La investigación fue traspasada a la fiscal Paulina Díaz, quien avanzó con las diligencias y llevó a la formalización de Araya Parodi el pasado viernes 12 de noviembre, quedando con la medida cautelar de arresto domiciliario nocturno hasta que se lleve a cabo el juicio.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Vergonzoso, es lo menos que se puede decir de la Justicia en Chile..... hasta cuando vamos a seguir aceptando estos abusos..... se viene el 2.0....

Hola, me gustaría suscribirme

los pacos siempre han sido encubridores de delincuentes y asesinos de sus filas. Por eso es necesario cambiar completamente a la policía y hacerla éticamente profesional.

Por esa estrecha relación, la jueza garantista le tapa los condoros al disque carabinero,, se necesita un reformamiento urgente¡

Añadir nuevo comentario