Las cifras de la era de Angela Merkel

La canciller alemana anunció que se retirará de la política en los próximos años. Esta mujer oriunda de la extinta RDA se mantuvo al mando de la nación más poderosa de Europa durante más de una década. Durante su mandato cultivó un perfil entre halcón y paloma: fue muy dura durante la crisis financiera desatada a partir de 2008, obligando a Grecia a fuertes recortes sociales, por ejemplo, pero también fue de las más abiertas en recibir a refugiados sirios. Estas son algunas de las cifras que marcan la era de Merkel.

Angela Merkel anunció la semana pasada que concluirá su carrera política cuando termine este período como canciller, en 2021. Tampoco repostulará a la presidencia de la Unión Cristiana Demócrata (CDU), un "Volkspartei", o partido popular que agrupa a fuerzas conservadoras y de centro en Alemania, cuyas elecciones internas se realizarán el 7 y 8 de diciembre en Hamburgo. El hombre o la mujer que empiece a dirigir esa tienda se perfilará en ese mismo instante como la potencial sucesión para el cargo de canciller.

Merkel toma esta decisión en uno de los peores momentos de la coalición gobernante, compuesta también por la Unión Social Cristiana (CSU). Este último partido perdió el pasado 14 de octubre su mayoría absoluta en el parlamento regional del Estado más rico de Alemania, Baviera, obteniendo 37,2% de los votos, casi un 11% menos que la vez anterior, y dejando abierta la puerta para Alternativa para Alemania, una agrupación política que representa a la ultraderecha y que ingresó por primera vez a la instancia legislativa de esta región, con 22 escaños (10,2% de los votos).

Ese último fracaso fue determinante para la decisión de Merkel, que ya venía de un triunfo a medias a fines de 2017, cuando su partido se impuso en las elecciones y extendió su periodo por cuatro años más. Sin embargo, la canciller reconoció que “esperábamos un resultado mucho mejor”.

La líder alemana empieza su cuenta regresiva en la política contingente, ante la inminente entrada de la ultraderecha en los parlamentos de Europa (ver gráfico de INTERFERENCIA).

A pesar del perfil duro que cultivó al interior del continente –demostrado en su negativa a seguir rebajando la deuda de Grecia con la Comisión Europea, por ejemplo–, la dirección entregada por ella hizo que Alemania estuviera al frente de una Unión Europea en decandencia, que incluso aplicó una política de recibimiento durante la explosión migratoria desatada por el conflicto en Siria y el Medio Oriente en general, superando entre 2011 y 2017 la cifra de 5 millones de inmigrantes según publicó Europa Press la semana pasada.

A continuación, INTERFERENCIA muestra algunas de las cifras que marcaron más de una década de la primera jefa de gobierno alemán proveniente de Alemania del Este.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario