Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 20 de julio de 2019
No cuestionaron versión oficial

Así informaron los medios la muerte de Frei Montalva

Vicente Valdivia

Tras confirmarse que el expresidente fue asesinado, INTERFERENCIA realizó un recorrido por la prensa de la época en que se cometió el magnicidio, el que da cuenta de un total apego a la versión oficial entregada por la Clínica Santa María, sin ningún asomo de duda ni mayor afán por investigar lo sucedido.

A pocos días que el juez Alejandro Madrid remeciera el panorama político-judicial con su sentencia en la que condena a seis personas, entre médicos y agentes de la CNI, por el crimen del exmandatario, el rol de la prensa en dictadura vuelve a estar en discusión.

Un simple recorrido por los periódicos de enero de 1982 confirma que la prensa no consideró alguna posibilidad fuera de la verdad oficial, que daba cuenta que Frei había fallecido producto de “complicaciones derivadas de su intervención en noviembre de 1981”. Ni siquiera su investidura de expresidente dio espacio para que la prensa considerara como factible algo distinto de lo comunicado por la Clínica Santa María.

Pese a que el entorno familiar de Frei ya tenía algunos indicios de extraños movimientos de personas no autorizadas por los pasillos de la clínica y estaba en conocimiento del ahora conocido "Sáquenme de aquí inmediatamente", que escribió el prpio expresidente, con letra temblorosa, la prensa de la época no se dio el tiempo para recabar algún testimonio de la familia, que diera una mirada disonante sobre el tema. Sus páginas, más bien, se enfocaron en las condolencias, el enaltecimiento de su figura política y los detalles del funeral.

Al día siguiente del fallecimiento, la información entregada sobre las causas de su muerte no fue precisa ni tampoco ahondó mucho. El Mercurio publicó en su portada que “la muerte del ex mandatario se produjo luego de desgraciadas complicaciones, ocurridas después de una intervención quirúrgica a la que fue sometido el 18 de noviembre. Luego de sufrir diversas complicaciones post operatorias, que minaron paulatinamente sus fuerzas, falleció el ex presidente de la República, Eduardo Frei Montalva (...) había sido intervenido en noviembre a raíz de una enfermedad estomacal. Su muerte acaeció luego de que se tornaran inútiles todos los esfuerzos médicos por superar un coma hepático que se le presentó en las últimas horas y que lo mantuvo en estado de total inconsciencia”.

En un apartado de este artículo añaden el “último boletín médico”, entregado por el yerno del expresidente, Eugenio Ortega. El periódico de la familia Edwards consignó: “El documento señalaba que durante la noche y la mañana el paciente no había mostrado signo alguno de recuperación, y añadía que ‘permanece tranquilo y sin dolor’. Expresaba también que ‘sólo se están aplicando medidas terapéuticas proporcionales a la fase actual de su enfermedad’”.

La Tercera no entregó una causa de muerte específica y se limitó a informar que Frei “se encontraba inconsciente".

A su vez, La Tercera no entregó una causa de muerte específica y se limitó a informar que Frei “se encontraba inconsciente y que solamente se sabía que se mantenía con vida porque un monitor ubicado junto a su lecho indicaba las pulsaciones de su corazón. Estas se detuvieron exactamente a las 17:15 horas, sin que Frei diera muestras de dolor”.

Por su parte, el oficialista diario La Nación publicó que el fallecimiento era “a consecuencias de un paro cardíaco con el que culminó un proceso de cinco semanas de paulatino deterioro de su salud”.

El estado de gravedad

El fallo del juez Madrid determinó que la causa de muerte de Frei se produce tras la intervención quirúrgica del 10 de diciembre de 1981, lo que provocó un deterioro en el estado de salud del ex mandatario y que gradualmente lo llevó a un cuadro séptico y posterior falla multisistémica.

En las ediciones del 22 de enero, horas antes del fallecimiento del expresidente, estos medios habían informado también de su estado grave, donde tampoco había luces de la participación de terceros en su deterioro.

El Mercurio fue el que más profundizó y señalaba que el estado de Frei había “evolucionado a una fase crítica por serio compromiso multisistémico (...) Se continúa el tratamiento intensivo de la insuficiencia hepática, sin utilizar medios artificiales de mantención vital (...) la larga evolución de su grave enfermedad hace que su pronóstico sea impredecible (...) el ex primer mandatario se encontraba en estado de coma, luego de agravarse hace cuatro días cuando se le produjo una aguda insuficiencia hepática. Dicho problema se le originó por una hiperalimentación que se le suministraba desde hacía un mes, cuando debió operarse de una obstrucción intestinal”.

En la misma edición, el diario de la familia Edwards publicó un largo artículo sobre el equipo médico que revisó a Frei Montalva. En este primero señalan que el especialista norteamericano en cuidados intensivos de la Wayne State University de Chicago, doctor Richard Carlson, fue uno de los que examinó al expresidente, visitándolo dos veces durante las primeras jornadas de medicina intensiva. Además se explica que son 12 médicos quienes lo tratan de forma permanente, pero también otros 40 especialistas chilenos y el estadounidense Martin Mc Henry, especialista en bacteriología, participaron de un equipo de consultas. Respecto de Carlson, la información entregada por El Mercurio sólo indica que encontró al paciente en condición “crítica” y que entregó su respaldo al equipo médico chileno.

En este artículo se consigna a Alejandro Goic y Patricio Silva –condenado como coautor por el juez Madrid– como los jefes del equipo médico de Frei Montalva.

En este artículo se consigna a Alejandro Goic y Patricio Silva –condenado como coautor por el juez Madrid– como los jefes del equipo médico de Frei Montalva. Es Goic, quien actúa como fuente para El Mercurio y detalla las complicaciones en su intestino posterior a la operación a la que fue sometido a fines de 1981 por una hernia en el hiato. Pero lo más llamativo es que Goic creía en la posibilidad de recuperación del exmandatario: “si seguimos con el tratamiento intensivo es porque, teóricamente, todo lo que tiene el señor Frei, aunque muy grave, es recuperable. Tenemos una chance baja pero mientras exista una posibilidad de recuperación, continuaremos adelante”.

Además de las informaciones médicas y la alta cantidad de condolencias, en las crónicas políticas tampoco hubo señales de la sospecha de la familia. En este aspecto La Tercera informó el 26 de enero de 1982, tras el funeral de Estado en la Catedral, la manifestación de un grupo demócrata cristianos en las afueras del recinto, sin detallar porqué protestaban. Además, consignó que se organizó una improvisada manifestación en Mapocho con 21 de Mayo, tras el cual hubo 25 detenidos, quienes gritaron “frases ofensivas a la acción policial y al gobierno”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario