Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 28 de octubre de 2020
Conexión con Rusia

Austria: cae gobierno de ultraderecha tras video que revela corrupción

Antonio Canales

strache.jpg

Heinz-Christian Strache (de espaldas), junto a un correligionario y la oligarca rusa, en el video del escándalo
Heinz-Christian Strache (de espaldas), junto a un correligionario y la oligarca rusa, en el video del escándalo

Un video del líder de ultra derecha, Heinz-Christian Strache, junto con una oligarca rusa cercana a Putin, en el que se avizoran actos de corrupción, produjo una crisis en el gobierno derechista de Austria. Los ultra terminaron renunciando al poder, lo que obligó a la derecha más moderada a adelantar unas elecciones en las que muy probablemente perderán.

Un año y medio alcanzó a cumplir la alianza de gobierno entre conservadores del Partido Popular Austriaco (ÖVP, por sus siglas en alemán) y los ultraderechistas del Partido de la Libertad (FPÖ, por sus siglas en alemán).

Un video, publicado el pasado viernes por Süddeutsche Zeitung, mostraba al líder del FPÖ, Heinz-Christian Strache, negociando dinero para su partido a cambio de favores políticos en su calidad de vicanciller, con una supuesta nieta de un oligarca ruso cercano a Putin. En el mismo, se puede ver a Strache fantaseando sobre comprar medios y controlar la prensa “como lo hace Orban en Hungría”. Incluso, la muchacha rusa le señala a Strache que podría comprar el 50% del periódico Kronen-Zeitung para ponerlo a disposición de la propaganda del FPÖ, lo que provoca la alegría del líder ultraderechista quien además estaba acompañado en esa reunión, por el líder parlamentario del FPÖ, Johann Gudenus.

Strache, en una escueta conferencia de prensa este fin de semana, donde no aceptó preguntas, reconoció la veracidad del video -que data de 2017 y que fue grabado en Ibiza, España- pero alegó, en su defensa, en que “fue una conversación de borrachos”, y que el mismo video “era un ataque político dirigido para manchar a su partido”, apelando de paso, a la ilegalidad en la obtención del mismo. 

Tras pedir disculpas a los austriacos y en particular a su esposa, Phillipa Strache, el líder del FPÖ anunció su dimisión, señalando que el canciller Sebastian Kurz ya la había aceptado y que esperaba que esto no dañara a la coalición de gobierno. De paso, Strache también comunicó que dejaba la dirección de su partido. De este modo, el líder ultra, de reconocido pasado neonazi, y quien llevó a su partido a obtener sus mayores victorias electorales, mismas que le permitieron hacer gobierno con los conservadores, buscaba acotar el golpe contra el FPÖ limitándolo a su salida, lo que finalmente no ocurrió.

Esto, pues el video golpeó directamente la línea de flotación del FPÖ, minando gran parte de su base discursiva. Su marcada verborrea populista y anti establishment en contra de los “políticos tradicionales corruptos” se desmoronaba en pantalla, con un Strache y Gudenus dispuestos a entregar favores políticos y abrir negocios a una potencia extranjera con tal de conseguir mayor poder y recursos, incluso fuera de la ley.  

La decisión de Kurz y la caída del gobierno de línea ultra

El canciller Kurz apareció el pasado domingo ante la prensa para referirse al escándalo e intentar apagar el incendio. Eso, en medio de protestas en Viena que pedían la dimisión de todo el gobierno. “Suficiente es suficiente”, sentenció Kurz ante las cámaras e intentó con ello, detener su propia caída y alejarse lo más posible del FPÖ, volviendo además a un discurso centrista. 

De este modo, Kurz anunciaba que aceptaba la dimisión de Strache, pero pidió además la renuncia del ministro del Interior, Herbert Kickl, correligionario de Strache, por motivos de transparencia ante la ciudadanía, con el fin de esclarecer todo lo expuesto en el video. Algo que con Kickl a cargo- quien es además secretario general y responsable de las finanzas del FPÖ- no se veía como posible.  

El FPÖ ya había comunicado a Kurz que aceptaban la salida de Strache para controlar el incendio, pero que sacar a Kickl implicaba la salida del FPÖ del gobierno y la coalición. Tras el anuncio de Kurz, los ministros en el gabinete del FPÖ cumplieron su amenaza y dejaron sus cargos en el gobierno. 

Kurz ha anunciado elecciones anticipadas para septiembre y un gobierno de transición para estos meses, compuesto por tecnócratas. Con esto, Kurz y el ÖVP buscan distanciarse lo más posible de sus ex socios del FPÖ y tratar de lograr retener el gobierno o, a lo menos, no obtener una derrota desastrosa en septiembre, lo que ya sería, a juzgar de hoy, ganancia. 

Mientras tanto, la oposición liderada por el Partido Social Demócrata de Austria (SPÖ, por sus siglas en alemán), analiza un voto de censura contra Kurz, quien -con la salida de los cinco ministros del FPÖ y críticas de sectores moderados de su propio partido, que siempre estuvieron en contra de sumar al FPÖ- quedó evidentemente debilitado. 

El escándalo además se da a una semana de las elecciones generales europeas, y el hecho podría, en parte, desacelerar en algo el impulso con el que la ultraderecha ha venido avanzado en Europa, esto porque Strache estaba sumado a la cofradía de Matteo Salvini (Italia), Marine Le Pen (Francia), Viktor Orbán (Hungría), el AfD de Alemania, entre otros, quienes pretenden asestar un golpe en las elecciones europeas.

Lo ocurrido en Austria podría quedar acotado a sus fronteras, sin embargo el suceso es relevante; la ultraderecha obtiene una fuerte derrota en Europa, no porque haya perdido una elección por muchos votos o porque, como en este caso, perdiera su poder en un gobierno de derecha, sino porque lo de Austria ha minado su discurso base, su armamento mayor; el discurso nacionalista y su “combate contra los corruptos”. 

Es esa corrupción y falta de patriotismo con la que acusaron a todos con el dedo inmaculado del populismo fascista lo que les abrió las puertas en el sistema democrático, ante la debacle de los partidos tradicionales, que cayeron, en gran medida, por lo mismo que hoy cae el FPÖ.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario