Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 24 de Octubre de 2021
Brasil

Bajo el mandato de Bolsonaro, los Yanomami tienen la mayor tasa de muertes por desnutrición infantil del Brasil

Rafael Oliveira
Agencia Pública

Con el 0,013% de la población brasileña, los yanomami tuvieron el 7% de las muertes por desnutrición infantil entre 2019 y 2020. En este reportaje de Agencia Pública se muestra cómo el Estado brasileño y el gobierno de Bolsonaro han aislado y abandonado la lucha contra la desnutrición en los pueblos indígenas.

Reportaje publicado originalmente en Agencia Pública.

"No es justo, hoy, querer criminalizar el garimpeiro en Brasil. No es porque mi padre minó durante un tiempo. Nada que ver", dijo el presidente Jair Bolsonaro el 14 de mayo de este año. Días antes, el 10 de mayo, la comunidad de Palimiu, en la Tierra Indígena Yanomami (TI), había sido atacada por garimpeiros. Ese mismo día, la portada del diario Folha de S.Paulo informaba de otra emergencia en el territorio: la desnutrición infantil. El periódico publicó la imagen de un niño indígena de ocho años de la comunidad Maimasi, en la región de la Misión de Catrimani. Tumbado en una hamaca, al niño se le veían las costillas, lo que revelaba un grave caso de desnutrición. 

Según el misionero que publicó la imagen, la aldea no había sido visitada por equipos sanitarios desde hacía seis meses. Días después, el 22 de mayo, cuando ya se habían producido otros ataques a Palimiu por parte de los garimpeiros, el pueblo Yanomami volvía a ser noticia: un niño de un año que sólo pesaba tres kilos, de la comunidad Yaritha de la región de Homoxi, había muerto por desnutrición severa. El traslado por aire del niño a Boa Vista, la capital del estado de Roraima, solicitado en la tarde del día 20, no se hizo a tiempo.

La tragedia ocurrida en Homoxi no es un hecho aislado: en 2019 y 2020, los dos primeros años del gobierno de Bolsonaro, al menos 24 niños Yanomami menores de 5 años murieron por desnutrición, según datos de la Secretaría Especial de Salud Indígena (Sesai), obtenidos por la Agencia Pública a través de la Ley de Acceso a la Información (LAI). Las cifras pueden ser incluso mayores, ya que no existe una cobertura sanitaria integral en el territorio y hay presencia de pueblos aislados en el territorio yanomami. Las muertes se produjeron en 15 de los 37 polos de base, subdivisiones de la unidad federal encargada de gestionar la atención sanitaria en el territorio, el Distrito Especial de Salud Indígena (Dsei) Yanomami. Once de estas bases se encuentran en Roraima y las otras en el estado de Amazonas.

La cifra es aún más llamativa si se mira proporcionalmente. Entre 2019 y 2020, 352 niños brasileños menores de 5 años murieron teniendo como causa principal la desnutrición, según datos de DataSUS. Esto significa que aproximadamente el 7% de las muertes con estos criterios en el país se produjeron en el territorio yanomami, que sólo tiene el 0,013% de la población del país, una sobrerrepresentación de 557 veces. Tanto los datos de Sesai como los de DataSUS son todavía preliminares y pueden cambiar con futuras actualizaciones.

En 2019, el 4,13% de los casi 5 millones de niños menores de 5 años en Brasil presentaron un cuadro de desnutrición aguda, según datos del Sistema de Vigilancia Alimentaria y Nutricional (Sisvan) del Ministerio de Salud. Ese mismo año, según la información proporcionada por el Sesai a través de la LAI, el 54,32% de los 5.260 niños yanomami controlados sufrían desnutrición. En 18 de los 37 Polos de Base de los Yanomami Dsei, el porcentaje era superior al 50%, llegando al 79,34% en Arathaú, en la región de Parima.

Según las fuentes consultadas por el informe, el principal factor que explica el escenario es la ausencia del Estado en el Territorio Indígena Yanomami. "La sociedad tiene que entender que estos niños están enfermos porque no hay atención sanitaria para las comunidades", dice Júnior Hekurari, presidente del Consejo de Salud Indígena Yanomami y Yekuana (Condisi-YY) y responsable de sacar a la luz el caso del niño que murió de desnutrición en Homoxi. 

"Ellos [los Yanomami] suelen decir que no son vulnerables, sino que han sido colocados en una situación de vulnerabilidad por el Estado", afirma el médico e investigador Paulo Basta. Él es uno de los responsables de un estudio sobre la desnutrición infantil entre los Yanomami, realizado por Unicef con la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) y organismos gubernamentales en 2019. Centrándose en los polos de base de Auaris y Maturacá, los investigadores llegaron a una cifra de 81,2% de niños con desnutrición crónica y 48,5% con desnutrición aguda en las dos regiones.

Según Basta, la desnutrición infantil entre los Yanomami es especialmente pronunciada en el grupo de edad entre 1 y 5 años. En muchos casos, los niños padecen diarrea u otras enfermedades, como la malaria, y ya no pueden recuperar su peso. "Este fenómeno se produce exactamente cuando el niño se desteta. Cuando nacen, tienen comida garantizada, tienen leche materna, están siendo acogidos, tienen todos los nutrientes necesarios para crecer. Cuando se destetan, empiezan a gatear, se encuentran en un terreno sin saneamiento, sin agua para beber, sin agua para lavarse las manos, hay escasez de alimentos tradicionales en el territorio", explica.

image1.jpg

Libreta del niño yanomami: tras un episodio de diarrea en el octavo mes -después del destete- el niño es incapaz de recuperar su peso.
Libreta del niño yanomami: tras un episodio de diarrea en el octavo mes -después del destete- el niño es incapaz de recuperar su peso.

A la ausencia del Estado se suma la creciente presencia de garimpeiros ilegales en el territorio Yanomami, alentado periódicamente por el Presidente de la República.  "La minería es el origen de todos los problemas allí. En Roraima, al menos. Si se elimina la minería, mira, la salud, no voy a decir que sería maravilloso, pero evolucionaría mucho", dice el fiscal Alisson Marugal, del Ministerio Público Federal en Roraima (MPF-RR).

La minería ilegal y la desnutrición

La foto de la niña desnutrida, que apareció en la portada del diario Folha de Sao Paulo y que volvió a poner el tema en primer plano, fue obtenida y difundida por el misionero católico Carlo Zacquini, uno de los fundadores de la Comisión para la Creación del Parque Yanomami (CCPY) - hoy Comisión Pro-Yanomami. La organización fue uno de los impulsores de la lucha por la demarcación del territorio, que entró en vigor en 1992. 

image4.jpg

“En algunas regiones, las proteínas ya son escasas y se han vuelto más difíciles con la presencia de personas distintas de la población tradicional", dice el misionero Carlo Zacquini, que publicó la foto.
“En algunas regiones, las proteínas ya son escasas y se han vuelto más difíciles con la presencia de personas distintas de la población tradicional", dice el misionero Carlo Zacquini, que publicó la foto.

Desde 1968 en la región, Zacquini se ha convertido en testigo presencial del impacto de la presencia no indígena en el territorio. Vio el primer caso de desnutrición grave en los años 70, durante la construcción de la autopista Perimetral Norte (BR-210). Las obras de la carretera también provocaron la llegada de la malaria, el sarampión y otras enfermedades infecciosas que no existían en el territorio Yanomami, que acabaron diezmando una parte importante de las aldeas cercanas a la carretera. "Fui testigo de la muerte de decenas y decenas de indígenas a causa de una epidemia de sarampión, esto en cuestión de unos días, dos semanas. Encontré personas casi esqueléticas, porque no tenían fuerzas para cazar, y mucho menos para trabajar en el campo o recoger productos en el monte", cuenta el misionero.

En los años 80, sobre todo a partir de 1987, el territorio yanomami fue invadido por los garimpeiros, en la primera gran fiebre del oro de la región. En lugar de retirar a los garimpeiros ilegales, la FUNAI expulsó a los misioneros y a los equipos sanitarios voluntarios de la región. Durante el periodo de desasistencia, entre el 20% y el 25% de los yanomami murieron a causa de las enfermedades y los ataques de los garimpeiros. 

La desintrusión "definitiva", que tuvo lugar en 1992, redujo la aparición de enfermedades como la malaria, pero no detuvo la invasión minera. Al año siguiente, un grupo de garimpeiros diezmó a todos los habitantes del pueblo de Haximu, en la región de Parima. La condena de cinco de los acusados por el delito de genocidio no tiene precedentes y sigue siendo el único caso de este tipo en la justicia brasileña. 

Desde el inicio del gobierno de Bolsonaro, en 2019, la presencia de garimpeiros ha crecido exponencialmente en el Territorio Indígena. Según el informe "Cicatrices del bosque", elaborado por la Asociación Hutukara Yanomami y la Asociación Wanasseduume Yekuana (Seduume) en colaboración con el Instituto Socioambiental (ISA), las macrorregiones más afectadas por la minería son actualmente tres, todas ellas bordeadas por ríos: el del Uraricoera, que incluye los postes base de Waikás, Palimiu y Uraricoera; el del río Parima, donde se encuentra el poste base de Arathaú; y el de los ríos Mucajaí y Couto Magalhães, donde se encuentran los postes base de Kayanau, Maloca Paapiu y Homoxi. Al menos otros nueve lugares de base en la parte roraimense de la IT yanomami tienen áreas degradadas por los garimpeiros, que también afectan a las regiones cercanas.

image2.jpg

Para Paulo Basta, la presencia de los garimpeiros provoca un aumento del consumo de productos industrializados y la escasez de alimentos tradicionales, ya reducidos por el sedentarismo provocado por la presencia de misiones religiosas .
Para Paulo Basta, la presencia de los garimpeiros provoca un aumento del consumo de productos industrializados y la escasez de alimentos tradicionales, ya reducidos por el sedentarismo provocado por la presencia de misiones religiosas.

Según los datos del proyecto Amazonia Minada que hace un seguimiento de las necesidades mineras en las zonas protegidas de la región, algo más de un tercio (34,3%) del territorio yanomami está cubierto por necesidades de extracción de minerales, una superficie mayor que la de Bélgica.

"La primera acción [de la minería] es promover la devastación completa en la selva, talando árboles, ahuyentando todas las especies nativas de fauna y flora, promoviendo una alteración en el ecosistema local, que cambia la población de mosquitos, provocando casos de malaria. Los brotes de malaria están directamente asociados a la minería", explica el investigador de Fiocruz Paulo Basta. Según Basta, muchos de los casos de desnutrición infantil en el Territorio Indígena Yanomami están asociados a episodios recurrentes de malaria entre los niños, lo que provoca un deterioro del estado nutricional difícil de revertir. 

"Estamos sufriendo una invasión de garimpeiros en el Territorio Indígena Yanomami", dice Júnior Hekurari. "Están ensuciando el agua y llevando varios tipos de enfermedades a las comunidades. Donde no había malaria, ahora la hay, porque a través de ellos, el agua sucia, contaminada, trayendo estas enfermedades, ha llegado la malaria. El paludismo falciparum [la forma más grave de la enfermedad], que no existía hace dos o tres años", afirma. 

El "agua sucia" que menciona Junior Hekurari está especialmente contaminada por el mercurio, utilizado para separar el oro de otros sedimentos. Un estudio de 2016 reveló que algunos pueblos tenían hasta el 92% de sus habitantes contaminados por mercurio. La contaminación también afecta a los peces, que son la base de la alimentación en algunas comunidades. En Maturacá, en la parte amazónica del Territorio Indígena Yanomami, un estudio similar realizado en 2019 encontró la presencia de mercurio en el 56% de las mujeres y los niños.

Contaminados repetidamente por el paludismo, el mercurio y otras enfermedades, las madres y los padres yanomami a menudo no pueden cazar, plantar sus campos o recolectar alimentos. Al no haber electricidad ni posibilidad de almacenar alimentos durante largos periodos, la imposibilidad de buscar comida es un factor relevante en el escenario de la desnutrición infantil en el territorio.

Mala estructura y falta de alimentos para los pacientes

El territorio de los Yanomami y los Yekuana ocupa unos 96.650 km² en los estados de Roraima y Amazonas, una superficie ligeramente superior a la de Portugal. El acceso a algunas aldeas, especialmente en Roraima, sólo es posible mediante el transporte aéreo, normalmente en avionetas. En otros, es necesario viajar en barco.

De las 371 aldeas del Territorio Indígena Yanomami, sólo 78 tienen una Unidad Básica de Salud Indígena (UBSI). Como el acceso a la mayoría de las unidades no es posible por tierra, no es raro que los puestos de salud estén desprotegidos.

Incluso cuando se dispone de transporte, algunos equipos acaban por no acudir a los puestos de salud debido a la presencia hostil de los garimpeiros - lo que ocurrió en Palimiu, tras la serie de ataques que se produjeron en la región en mayo.

En cerca del 79% de las comunidades donde no hay UBSI, la atención a los pacientes depende principalmente de las visitas de los equipos sanitarios. Según el misionero Carlo Zacquini, Sesai ha reducido el tamaño de los equipos, lo que ha repercutido en la atención. 

image3.jpg

Incluso en las regiones donde existen Unidades Básicas de Salud Indígena, la estructura de los puestos es precaria.
Incluso en las regiones donde existen Unidades Básicas de Salud Indígena, la estructura de los puestos es precaria.

Los datos obtenidos por Agência Pública a través de LAI confirman este escenario: solo 71 de las aproximadamente 371 aldeas yanomami recibieron alguna visita de un nutricionista entre 2019 y 2020, lo que representa menos del 20% del total. Estas visitas se concentraron sólo en 11 de los 37 polos base (29%) y, de los diez polos base con mayor porcentaje de niños con déficit de peso en 2019, ocho no recibieron ninguna visita. Además, entre los 15 polos base que registraron alguna muerte por desnutrición infantil entre 2019 y 2020, nueve no recibieron ninguna visita.

Además, existe el problema de la alimentación de los pacientes en las unidades sanitarias. Hasta 2019, el Dsei local proporcionaba comidas a los niños y adultos con déficit nutricional y a los pacientes que necesitaban permanecer en las UBSI para recibir tratamiento. Pero el escenario cambió cuando la dirección del Sesai en Brasilia decidió que la Dsei sólo tendría la obligación de proporcionar alimentos en las Casas de Salud Indígena, donde se acoge a los indígenas que necesitan someterse a tratamientos más complejos en la ciudad. En el caso de los yanomami Dsei sólo hay un cassai en Boa Vista.

Con la suspensión del suministro de alimentos, muchos indígenas dejaron de buscar tratamiento, y los puestos de salud Yanomami comenzaron a depender de las donaciones de las organizaciones, así como de las campañas de financiación colectiva.

En abril, tras una acción del Ministerio Público, Sesai revocó esta decisión. A pesar de ello, el suministro de alimentos no se ha restablecido en todos los puestos de salud Yanomami, según Júnior Hekurari. "Estuve allí en Auaris, donde hubo más de 50 hospitalizaciones, y no había comida. También en Olomai [una comunidad situada en la misma estación base], donde hay personas desnutridas", afirma.

Colaboradores: Anna Beatriz Anjos y Matheus Santino

Reportaje publicado originalmente en Agencia Pú

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario