Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 24 de mayo de 2019
Otro error de la diplomacia chilena

¿Chilezuela 2.0? Visita de Piñera a Cúcuta divide al país

Sebastián Piñera trató de exhibir sus credenciales democráticas al asistir al intento de Juan Guaidó de forzar un quiebre en el régimen chavista en la frontera entre Colombia y Venezuela. Pero el resultado fue que el mandatario importó a Chile una polarización no vista en décadas en nuestro país.

La editorial de El Mercurio de ayer domingo 24 de febrero, titulada "Venezuela: una convicción legítima", estaba dedicada a justificar la presencia de Sebastián Piñera en el concierto Venezuela Aid Live, en Cúcuta. Ese espectáculo, organizado por el multimillonario británico Richard Branson, y respaldado por Washington y muchos gobiernos de América Latina, iba a ser un preámbulo festivo al intento de ingreso de ayuda humanitaria por la frontera colombiana, buscando con ello precipitar el derrocamiento del presidente venezolano Nicolás Maduro.

“Quien examine la trayectoria de Sebastián Piñera podrá constatar que rasgos como la audacia, la exposición al riesgo, la preocupación por estar presente, en primer plano, en el desarrollo de los acontecimientos y monitorear su evolución hasta el detalle han jugado un papel definitivo”, afirmó el diario en su editorial.

Mientras gran parte de la prensa tradicional chilena, encabezada por El Mercurio, celebraba la actitud del Presidente de Chile, en el frente interno la participación de Piñera en el espectáculo fallido en la frontera colombiana-venezolana generó roces que incluso terminaron en un enfrentamiento entre simpatizantes comunistas y refugiados venezolanos en el frontis de la embajada de Venezuela en Santiago.

Es probable que el mandatario recordara la campaña presidencial de 2017, cuando la cadena de whatsapp conocida como "Chilezuela" resultó crucial en la amplia victoria de Piñera en la segunda vuelta.  

Casi todos los ministros del gobierno recurrieron a sus cuentas de Twitter para celebrar, al unísono la actitud del mandatario, pero las críticas al actuar del mandatario también se hicieron sentir. La principal apuntaba a que Piñera estaba preocupado por Venezuela, mientras que los incendios en la Patagonia chilena arrasan con miles de hectáreas y el norte grande aún no logra recuperarse de un inusual y violento invierno altiplánico.

Esto ha llevado a algunos analistas a recordar que, en la Constitución de 1925, los mandatarios tenían que pedir permiso al Congreso para sus viajes al exterior, justamente para evitar una manipulación política como la que, según sus opositores, realizó Piñera en esta ocasión.

Pese a todo, Piñera fue un actor secundario en Cúcuta. Las imágenes en las que se le ve a los empujones con los guardaespaldas de Juan Guaidó denotan que no logró su objetivo original, que era buscar altura de estadista a nivel regional, 

Para mala suerte del mandatario de derecha, la prominencia chilena del evento se la llevó una inopinada Michelle Bachelet, quien -en su función de Alta Comisionada de la ONU en Derechos Humanos- recibió un grosero emplazamiento por parte del cantante español Miguel Bosé, lo que concentró la atención de la opinión pública, al punto de que Bosé tuvo que pedir perdón por sus palabras.

Todo lo anterior implicó que Venezuela se convirtiera en el centro de la atención del debate nacional, tanto en los medios de comunicación como en las redes sociales. Es probable que el mandatario recordara la campaña presidencial de 2017, cuando la cadena de whatsapp conocida como "Chilezuela" resultó crucial en la amplia victoria de Piñera en la segunda vuelta.  

Pero es posible que, esta vez, el mandatario se haya excedido en aprovechar la tragedia venezolana para afirmarse en la política interna.

Los fuertes enfrentamientos en las afueras de la embajada de Venezuela en Santiago son una muestra de ello.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario