Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 24 de agosto de 2019
Estudio anual de ONG Oxfam

"Círculo virtuoso": los ricos del mundo aumentan su riqueza (pero pobres empobrecen más)

Isabel Reyes B.

Oxfam.png

Oxfam
Oxfam

Informe de desigualdad de Oxfam indica que la fortuna de los multimillonarios en el mundo aumentó en un 12% mientras que el ingreso de los pobres cayó en un 11%. Mayor desigualdad que también está presente entre hombres y mujeres.

A tan solo días que se realice una nuevo Foro Económico Mundial en Davos, donde asiste la élite económica del mundo, la confederación Oxfam publicó un nuevo informe de desigualdad, que entre sus principales conclusiones revela que mientras la riqueza se concentra cada vez más en menos manos, la lucha contra la pobreza a nivel mundial se ralentiza.

“Los millonarios son más ricos que nunca. Entre 2017 y 2018, cada dos días surgía un nuevo millonario en promedio”, se lee en el informe. “La riqueza está cada vez más concentrada en menos manos: el año pasado, 26 personas poseían la misma riqueza que 3.800 millones de personas, la mitad más pobre de la humanidad. En circunstancia que en 2017 esta cifra era de 43 personas”.

Según sus proyecciones, cerca de diez mil personas morirán por no poder acceder a atención sanitaria. Además, que 262 millones de menores de edad no podrán ir a una escuela. Así también, se generarán -en gran parte por mujeres- 16.400 millones de horas de trabajo no remuneradas. Estos indicadores, son consecuencia de la desigualdad que se vive actualmente.

La tasa de reducción de la pobreza disminuyó a la mitad desde 2013. Hoy, la riqueza de la mitad más pobre de la población mundial, que equivale a 3.800 millones de personas, se redujo en un 11%.

Durante 2018, la riqueza de los multimillonarios creció en US$900.000 millones, es decir, US$2.500 millones al día. Por otra parte, la tasa de reducción de la pobreza disminuyó a la mitad desde 2013. Hoy, la riqueza de la mitad más pobre de la población mundial, que equivale a 3.800 millones de personas, se redujo en un 11%.

Malas tributaciones

Si bien el número de millonarios se duplicó desde el inicio de la crisis financiera de 2008, las élites económicas y grandes empresas pagan los impuestos más bajos de las últimas décadas. Solamente cuatro centavos de cada dólar recaudado se obtienen a través de impuestos sobre la riqueza.

“El hecho que los ricos y las empresas no tributen lo que les corresponde, no solo es una oportunidad perdida para reducir la desigualdad, sino que la agrava, ya que los gobiernos se ven obligados a imponer un mayor peso fiscal sobre el resto de la sociedad, o bien a recortar el gasto en sanidad, educación y otros servicios públicos, así como en los mecanismos de protección social que permiten reducir la desigualdad”, dice la Oxfam.

En aquellos países en desarrollo, el sistema fiscal y la política de gasto público agravan la pobreza en vez de solucionarla. Según el informe, en Chile, por ejemplo, en 2013 aumentó en 222 mil personas el número de personas en situación de pobreza, debido a la política fiscal del gobierno.

“Si el 1% más rico pagase un 0,5% más de impuestos sobre la riqueza, se recaudaría más dinero del necesario para escolarizar a los 262 millones de niñas y niños que actualmente no tienen acceso una educación".

“Si el 1% más rico pagase un 0,5% más de impuestos sobre la riqueza, se recaudaría más dinero del necesario para escolarizar a los 262 millones de niñas y niños que actualmente no tienen acceso una educación y proveer servicios de atención sanitaria que salvarían la vida a 3,3 millones de personas”, concluye en materia tributaria.

Desigualdad sexista

Los hombres tienen un 50% más de la riqueza mundial que las mujeres. Esta diferencia económica está en la brecha existente entre ambos sexos. Un país que tenga un elevado nivel de desigualdad económica, tendrá también una mayor desigualdad entre hombres y mujeres.

“El actual modelo económico neoliberal ha agravado esta situación, a través de los recortes a los servicios públicos, la reducción de la tributación de las personas y empresas más ricas y la baja en los salarios, que ha perjudicado en mayor medida a las mujeres. La mayoría de las personas más ricas del mundo son hombres”, se lee en el informe.

Sus datos indican que, en el mundo, las mujeres ganan un 23% menos que los hombres.

Luchar por justicia

Desde el año 2.000 en América Latina se ha disminuido en gran medida la desigualdad de ingresos, gracias a políticas de aumento de impuestos a los más ricos, salarios mínimos e inversión en los servicios públicos. Según la confederación Oxfam, quienes están detrás de la promulgación de este tipo de políticas, es la ciudadanía.

En 2018, esta tendencia se vio reflejada en los movimientos feministas que surgieron en diferentes países. Iniciativas como el #MeToo o el #NiUnaMenos, en América Latina, han establecido el debate internacional.

“Ha servido como catalizador de cambios a nivel global, como se ha visto en su liderazgo de la huelga feminista de marzo de 2018”, dice el informe.

Servicios públicos para frenar la desigualdad

Una de las recomendaciones de la confederación Oxfam para reducir la desigualdad es que cada gobierno se establezca metas y planes de acción concretos. En gran parte, vinculados al acceso de servicios públicos básicos, fundamental para disminuir esta brecha.

En su informe Oxfam propone “universalizar la provisión gratuita de servicios públicos como la salud y la educación que funcionen también para las mujeres y las niñas y dejar de apoyar la privatización de los servicios públicos".

En su informe Oxfam propone “universalizar la provisión gratuita de servicios públicos como la salud y la educación que funcionen también para las mujeres y las niñas y dejar de apoyar la privatización de los servicios públicos". También "liberar tiempo a las mujeres reduciendo los millones de horas no remuneradas que dedican cada día al cuidado de sus familias y sus hogares y "posibilitar que quienes realizan este trabajo esencial puedan manifestar su opinión en la toma de decisiones en materia presupuestaria”.

Además de “poner fin a la carrera a la baja en la tributación de las personas más ricas y las grandes empresas. Gravar la riqueza y el capital a niveles más justos. Consensuar un nuevo conjunto de normas e instituciones a nivel mundial que permitan rediseñar el sistema tributario para que sea justo, en un proceso en el que los países en desarrollo participen en pie de igualdad”, advierte.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario