Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 21 de octubre de 2019
Una cooperativa poderosa

Colun gana otro round en ‘guerra de la leche’ pero niega acceso a sus balances

Lissette Fossa

La cooperativa lechera recibió hace unos días un espaldarazo del Tribunal de la Libre Competencia, que negó a su rival Watt’s obtener la información empresarial de Colun. En tanto, nuestro medio solicitó al Departamento de Cooperativas del Ministerio de Economía los balances de la cooperativa, pero se nos negó el acceso a esa información.

La llamada “Guerra de la Leche” está lejos de acabar. La disputa por liderar la venta de productos lácteos a nivel nacional sigue en medio de batallas legales y acusaciones por la prensa entre la Cooperativa Agrícola y Lechera de la Unión (COLUN), y los productores industriales e internacionales Watts (dueña de la marca Loncoleche), Soprole y Nestlé.

Tras la publicación del reportaje de INTERFERENCIA “La magia de Colun: el puñado de familias que controla la lechera más grande de Chile”, nuestro medio pudo comprobar que varios de los socios principales tienen cuotas de participación mayoritarias, dentro de un total de 736 socios que tiene la cooperativa, a través de sus sociedades y de sus familiares. Este reportaje se basó en la memoria y el balance anual del 2017. Entre las familias que mantienen el control en la empresa, se encuentra la del ex gerente general de la firma, Augusto Grob, quienes tienen alrededor del 6% de las cuotas de participación, a pesar de que el promedio de los socios es de menos del 0,4%.

A esto se suman los beneficios tributarios que tiene la empresa lechera al ser cooperativa: el no pago de impuesto a la renta y del impuesto global complementario para sus socios; no pago de impuesto de timbre y estampillas; no pago de IVA en servicios que prestan a sus socios; y el pago de un 50% menos de contribuciones, patentes municipales y tasas al fisco.

Tras esta publicación, INTERFERENCIA solicitó al Departamento de Cooperativas del Ministerio de Economía el balance y la memoria anual del 2018 de COLUN, a través de la ley de transparencia. La solicitud, realizada el 16 de agosto, fue derivada a COLUN, a pesar de que dicho departamento tiene acceso a esos documentos.

Según la respuesta de la institución: “Conviene hacer presente que, este órgano de la Administración se encuentra en la obligación de notificar la facultad que les asiste de ejercer el derecho consagrado en el artículo 20, del mencionado cuerpo legal, referente a la entrega de los documentos solicitados a los terceros ajenos a la administración, cuando las solicitudes de acceso a la información se refieran a documentos o antecedentes que contengan información que pueda afectar sus derechos, particularmente tratándose de su seguridad, su salud, la esfera de su vida privada, o como lo es en el caso particular, sus derechos de carácter económico”.

Por parte de COLUN respondió Alfredo Hess Buchroithner, quien denegó el acceso a la información que INTERFERENCIA solicitó. Finalmente, sólo tuvimos acceso al resumen de los balances del año 2018, desde un link de acceso público. La negativa, se suma al rechazo de la misma información correspondiente al año 2017, que recibió la empresa Watt’s, la que recurrió al Consejo para la Transparencia, que en enero de este año resolvió la obligación en la entrega del documento solicitado, responsabilidad que recaía en el Ministerio de Economía.

En el resumen del balance de 2018 se expresa el crecimiento de la lechera, que la ha llevado a liderar el rubro en Chile. Si en 2017 los remanentes totales eran de 52.000 millones de pesos, en 2018 fueron más de 60.000 millones de pesos. Sus pasivos tuvieron un aumento de 2.000 millones de pesos, pero sin afectar sus ganancias ni patrimonio, que siguen crecimiento sostenidamente. Sin embargo, la información disponible en la web del Ministerio de Economía no incluye los detalles del balance ni las notas donde se detallan sus movimientos económicos. 

“COLUN Ltda. se opone a la entrega de la información requerida ya que la solicitud se refiere precisamente a antecedentes que contienen información que puede afectar derechos de terceros (...) Tanto la memoria, como el balance de COLUN, contienen datos relativos al desarrollo de su actividad económica ”, consignó la lechera en la respuesta a la solicitud de información de INTERFERENCIA.

La cooperativa afirma que los datos solicitados “constituyen un bien económico estratégico” de la empresa, y que afectaría fijar su política de precios, a pesar de que sus competidores publican dicha información al ser compañías con información financiera públicamente disponible. INTERFERENCIA también solicitó los mismos antecedentes directamente a la firma, ante lo cual COLUN respondió que “no podremos entregar la información, ya que esta sólo es entregada a los socios y autoridades que correspondan. La razón es que contiene datos estratégicos y confidenciales de la cooperativa”.

Una buena semana

El lunes 9 de septiembre el Tribunal de la Libre Competencia (TDLC) desestimó la “consulta no contenciosa” de la empresa Watt’s, quienes buscaban que el tribunal se pronunciara ante la recepción y compra de leche cruda por parte de COLUN, lo que incluye la fijación de precios. La solicitud nació a raíz de que el resto de las grandes firmas lecheras están obligadas, por una sentencia del mismo TDLC de 2004, a publicar esta información. Watt’s buscaba extender esta obligación a la cooperativa o bien eximir de esta norma a todas las lecheras. COLUN argumentó, en su defensa, que su competencia buscaba atacar los principios del cooperativismo.

El tribunal le dio la razón a la cooperativa. “Dada su estructura jurídica, (COLUN) no participa en el mercado spot, en el cual las pautas de precio tienen relevancia”, dice la resolución.

La arremetida legal de Watt’s no ha sido la única acción de la firma en medio de esta “Guerra de la leche”. Esa compañía ha denunciado en reiteradas entrevistas los beneficios tributarios a los que accede COLUN. A fines de 2018, solicitó públicamente al Ministerio de Economía la memoria y los estados financieros de la cooperativa, la que fue publicaba en enero de este año y replicada por el Diario Financiero, tras una resolución del Consejo para la Transparencia.

“Lo que buscamos es un escenario donde las reglas del juego sean justas y parejas para todos los actores, y donde lo menos que se le puede exigir a una empresa de este tamaño y que cuenta con el beneficio de no pagar impuestos y sus cooperados tampoco, por los excedentes que retiren, revele públicamente quienes la componen y cómo se reparten sus ganancias”, declaró Watt’s, tras la publicación de los datos de COLUN.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario