Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 31 de octubre de 2020
Crónica y postales de la jornada

Dignidad despierta de la hibernación: la manifestación más grande en pandemia ad portas del 18 de octubre

Lissette Fossa
Andrés Almeida

Unos 10.000 manifestantes coparon la Plaza Dignidad en una jornada que rememoró la primavera pasada. Una antesala del 18/O.

Este viernes 16 de octubre, Plaza Dignidad fue el escenario de la protesta más masiva tras la llegada de la pandemia a Chile, concentrando a cerca de 10.000 manifestantes que coparon el lugar.

La manifestación se inició con una performance que dejó pintado de rojo la estatua del general Baquedano, tras lo cual llegaron miles de personas, principalmente jóvenes, al mismo lugar donde se concentraron las protestas del estallido social, a días del aniversario de su inicio. 

Casi todos con mascarillas y muchos en bicicleta, eran pocas las consignas y pancartas, y mucho más las imágenes: una gran bandera con el rostro de Gustavo Gatica flameaba sobre el caballo de Baquedano, y se escuchaban las mismas canciones de siempre, al son de una banda de músicos con sus tambores y vientos, que entonaban himnos nacidos en la protesta, tales como “van a ver, las balas que nos tiraron van a volver”. 

Fue el renacer de los coros e iconos presentes desde el pasado 18 de octubre de 2019, resurgidos entre cantos y bailes, que -junto a otras novedades sacadas de la cultura pop- emergieron para protestar: perros matapacos, banderas mapuche, una persona disfrazada de Condorito bailando con una banda de músicos, otra mujer vestida de Mujer Maravilla y el tradicional Dinosaurio. Dentro de lo novedoso estaba también la iconografía de la opción Apruebo, aunque difícilmente podría decirse que fue un mensaje central durante la jornada.

condorito_-_luis_hidalgo.jpeg

Foto: Luis Hidalgo
Foto: Luis Hidalgo

También volvió a la Plaza el arte. La palabra “justicia” fue escrita con fuego, como una fogata cerca de la estatua del general Baquedano. En Vicuña Mackenna con Alameda se dispuso una escultura de un caballo derribado, como hundido en el agua o en la tierra, que aludía a todas las figuras ecuestres caídas tras el estallido, y resurgieron los stencil de los artistas visuales, que vinieron a reemplazar las obras borradas por la pintura de brocha gorda de la autoridad al empezar la pandemia.

En la manifestación no solo volvieron las imágenes y los cantos, como si hubiesen estado hibernando durante la pandemia, sino que también los vendedores ambulantes, los ciclistas, los bailes al son de instrumentos de viento, la primera línea, los volantines, los rescatistas, algunos barristas, y -en general- todas las figuras arquetípicas de las manifestaciones de hace un año atrás.

mujer_mapuche_luis_hidalgo.jpeg

Foto: Luis Hidalgo
Foto: Luis Hidalgo

“Vine porque estoy de acuerdo con las exigencias que pide el pueblo y porque soy parte de la sociedad. Y voy a venir el domingo, desde la mañana voy a estar acá”, cuenta Sebastián a INTERFERENCIA, un profesional de 28 años.

Mirando hacia al sur o hacia el norte por avenida Vicuña Mackenna, se podía divisar la primera línea dando vueltas y a una prudente distancia de las fuerzas policiales, las cuales -según se pudo observar- se agolparon al menos en Bellavista por calle Pio Nono, Providencia con Eliodoro Yáñez, Vicuña Mackenna con Rancagua. 

“Vine porque es justo y necesario, debemos ser parte del cambio que se viene para nuestro país. Y si uno tiene mascarilla y nos cuidamos todos, hay que salir”, opina Paulina, de 54 años.

“No me da miedo contagiarme acá, porque ya tuve coronavirus hace tiempo. No me da miedo contagiarme, porque me cuido con mascarilla”, cuenta Maciel, estudiante de 17 años, quien asistió junto a una amiga a Plaza Dignidad.

Pasadas las ocho y media de la tarde, Carabineros se acercó desde Pio Nono, Vicuña Mackenna y Providencia y rodeó Plaza Dignidad, comenzando así el enfrentamiento entre manifestantes y uniformados. Sin embargo, para esa hora, ya la mayoría de los manifestantes se habían retirado, quedando algunos de la primera línea hasta cerca de las diez de la noche, sin que se haya observado ataques a la infraestructura pública ni a los negocios colindantes.

Según informó en redes sociales Piensa Prensa, un manifestante que estaba a esa hora fue golpeado y fue llevado al furgón policial, atrayendo a los medios presentes a esa hora, ya de noche. Otro de los registros en redes sociales, mostraban que un "zorrillo" de Carabineros atropelló a una persona en las cercanías de Plaza Dignidad.

Consultados por INTERFERENCIA sobre heridos en las manifestaciones, desde el INDH informaron que hasta las diez de la noche no reportaban denuncias de heridos.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario