Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 18 de septiembre de 2020
Elecciones

Kamala Harris: la candidata a la vicepresidencia de EE.UU. que encarna el poder demócrata californiano

Joaquín Riffo Burdiles

A pesar de que su poderío lo cimentó en Los Ángeles, donde su influencia es alta en los círculos de élite adinerados de financistas demócratas históricos y el mundo de Hollywood, los lazos de la primera mujer afroamericana y surasiática en aparecer en el boleto presidencial estadounidense llegan hasta San Francisco, donde no es una desconocida para Silicon Valley.

Tras muchas especulaciones, Joe Biden, el virtual candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, anunció que Kamala Harris será su compañera de fórmula, algo histórico para este país. 

Como ha sido destacado por el medio político internacional, se trata de la primera mujer negra en esta candidatura y, además, de la primera de origen asiático. La senadora por el estado de California –donde anteriormente logró ser la primera mujer fiscal general de la misma jurisdicción– tiene 55 años y es legisladora desde 2017, cuando se convirtió en la primera mujer con raíces en el sur de Asia en llegar a la Cámara Alta, y en la segunda senadora negra en la historia de Estados Unidos.

Pese a que antes de ser elegida como candidata a la vicepresidencia Harris intentó candidatearse a la Presidencia –campaña que dio por terminada en diciembre pasado acusando escasez de fondos– en dicha incursión tuvo fuertes y acalorados debates con Biden a quien criticó muchísimo. Aunque en esta pasada, se espera que por sus orígenes sea percibida como una candidata en sintonía con las luchas y necesidades de los inmigrantes y minorías.

Su nominación se ha percibido como una movida estratégica inteligente por parte de Biden, opinan varios corresponsales políticos en el país, que ven en Harris a una mujer que apoya el creciente movimiento de Black Lives Matter así como a una persona que también "podría ganar las simpatías de la juventud y de quienes apoyaban originalmente a los candidatos de izquierda, como ser Bernie Sanders o Elizabeth Warren", dice el corresponsal político de The New York Times Alexander Burns. "Un público al que Joe Biden no hubiese podido atraer por no tener el historial ni la biografía de Kamala Harris."

Pero la candidata cuenta con méritos propios y una historia política que se remonta a mediados de los 90, donde conoció a la mayoría de las redes de influencia que fueron su soporte para poder entrar al mundo político, donde se ha ganado la reputación de ser pragmática en lugar de idealista y centrista en lugar de progresista. 

Según describe un extenso artículo de Politico, Harrisse codeó con la élite adinerada de San Francisco y se hizo aliados duraderos que la respaldaron en cada etapa de su carrera política. El medio indica que “desde 1994, cuando fue presentada de manera llamativa en la columna de periódicos más popular de la región como la pareja de uno de los políticos más poderosos del estado, hasta 2003, cuando fue elegida fiscal de distrito. Harris, criada en Oakland y Berkeley, trazó los comienzos de su ascenso en el crisol más de moda de San Francisco. En los salones de Pacific Heights y los bastiones del estatus y la riqueza, en los lugares de moda y en las jugosas y populares misivas de la variedad de columnas de chismes que narraban la élite de la ciudad, Kamala Harris era un nombre en negrita”.

En su biografía, el medio especializado en política destaca que “nacida y criada en vecindarios más diversos y mucho menos prósperos al otro lado de la Bahía, Harris era la hija mayor de padres inmigrantes, proveniente de una familia que era intelectual pero no privilegiada ni rica. Como contendiente presidencial, compitiendo contra oponentes que desprecian abiertamente a las élites y al gran dinero, ha enfatizado no solo su reputación como una fiscal que no toma prisioneros, sino también la humildad de sus raíces: una hija del activismo por los derechos civiles, del transporte público”.

Aún así, el texto describe que “su ascenso, sin embargo, fue impulsado en y por un medio muy diferente. En esta parte menos explorada de su pasado, Harris utilizó como plataforma el mundo muy unido de la alta sociedad de San Francisco, navegando desde el principio en este mundo enrarecido de influencia y opulencia, encantador y de fiesta con los que se mueven y agitadores, cultivando hábilmente relaciones con VIP que se convertiría en amigos y también en patrocinadores y donantes de cada una de sus campañas políticas, sacando dinero de sus bolsillos y convirtiéndose en una figura popular en un mundo pequeño dominado por un puñado de familias poderosas. Este estrato de San Francisco sigue siendo una parte profundamente importante de su red, que incluye no solo a los poderosos donantes demócratas, sino también a un embajador designado por el presidente Donald Trump que participaba en los mismos círculos”.

A su vez, su trayectoria es conocida para el círculo ‘tech’ de Silicon Valley. Un artículo de Wired recuerda su paso como fiscal general de California y cómo Harris llamó la atención sobre problemas como la privacidad de los datos y la pornografía de venganza, años antes de que Silicon Valley se convirtiera en un objetivo político popular. Y también sugieren cómo será una adición valiosa para la campaña de Biden, al ganarse la senadora y su equipo la reputación de ser expertos en organización en línea, lo que podría ser útil para una campaña presidencial socialmente distanciada.

“Pienso especialmente cuando pensamos en operar en esta nueva realidad en la que estamos, donde realmente necesitas crear experiencias digitales atractivas para las personas”, dice Alfred Johnson, cofundador de Mobilize, una plataforma de organización utilizada por campañas demócratas y progresistas. "Creo que Kamala Harris es la mejor elección posible para Biden desde esa perspectiva", aseguró a Wired.

“La operación de organización digital de Kamala será un gran activo para el boleto Biden-Harris mientras trabajan para atraer votantes en un año electoral marcado por una pandemia de salud pública global y esfuerzos concertados para sabotear el voto por correo de Trump y los funcionarios estatales republicanos”, dijo Rahna Epting, directora ejecutiva de MoveOn, en un correo electrónico que recoge Wired.

Asimismo, el medio recuerda que en su período como fiscal “no fue tras las principales empresas de tecnología, como ha hecho el actual fiscal general de California, Xavier Becerra. Un informe del Huffington Post el mes pasado, basado en 1.400 páginas de correos electrónicos, sugirió que 'Harris generalmente veía a Big Tech como un socio más que como una amenaza. También ve la tecnología, de manera más general, como una solución'". 

A partir de ello, citan como ejemplo que poco después de lanzar su candidatura presidencial, Harris presentó la Ley de Servicios Digitales, que tenía como objetivo modernizar y racionalizar la tecnología del gobierno a nivel estatal y local de la misma manera que lo hizo la Casa Blanca de Obama para el gobierno federal.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario