Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 19 de noviembre de 2019
Ataques eco extremistas

La evidencia de Fiscalía para acusar de seis acciones terroristas a Camilo Gajardo Escalona

Diego Ortiz

El Ministerio Público acusó a esta persona de ser el autor de seis ataques terroristas, entre los que se encuentran las bombas dirigidas contra Óscar Landerretche y Louis de Grange. Cabe señalar que la acusación no incluye las bombas enviadas recientemente a la comisaría de Carabineros ni a Rodrigo Hinzpeter. Aquí la evidencia presentada y lo que dice la defensa. 

Seis fueron los delitos por los que fue imputado Camilo Gajardo Escalona durante su formalización en la fiscalía Regional Metropolitana. Descrito como un "lobo solitario" por el fiscal Metropolitano Sur, Héctor Barros, Gajardo sería el responsable detrás de los actos adjudicados por el grupo ecoextremista llamado Individualistas Tendientes a lo Salvaje (ITS), entidad que ayer negó cualquier vínculo con Gajardo.

El Ministerio Público expuso distintos argumentos que ligan a Gajardo a la colocación de explosivos en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Chile, en la Universidad Cardenal Silva Henríquez, en un paradero del Transantiago en Vicuña Mackenna, en una micro y también al envío de encomiendas explosivas al ex presidente de Codelco, Óscar Landerretche, y al presidente de Metro, Louis de Grange.

La audiencia comenzó con un intento por parte de la defensa de conseguir declarar como ilegal la toma de pruebas del imputado, ya que Gajardo habría sido periciado por carabineros sin contar con el asesoramiento de un abogado. En concreto, la defensa esgrime que al imputado se le tomaron exámenes de sangre, fotos y huellas dactilares sin que los abogados defensores fueran notificados en el debido momento.

El Ministerio Público, en tanto, argumentó que los procedimientos eran legales ya que al imputado se le dio cuenta de sus derechos y se le realizaron las diligencias contando con su aprobación.

EVIDENCIA GENÉTICA 

Presentado al final de la exposición del ministerio Público se presentó quizás la prueba más sólida a ojos de la Fiscalía. Se trata del patrón genético obtenido en el sitio del suceso de dos de los ataques, el cual al ser comparado con el registro de Gajardo resultó idéntico en un 99.99%.

Además, tras analizar la basura de la familia del imputado -cuestión que la defensa tildó de ilegal por violar el derecho a la privacidad- efectivos policiales tomaron muestras genéticas tanto de su madre, como su padre y su hermano gemelo. Las tres muestras resultaron compatibles con pruebas de maternidad, paternidad y de relación de hermanos con el material genético obtenido del sitio del suceso.

LA ROPA

Otra evidencia puntualizada por los persecutores fue los elementos encontrados en la casa del imputado.

Estos están en relación con la evidencia encontrada en la investigación previa, en la cual fuerzas policiales lograron dar con una serie de imágenes de la persona que hacía entrega de los explosivos a servicios de encomienda como Chilexpress, como de quien colocaba artefactos explosivos en lugares públicos.

Para el caso de la bomba enviada a Landerretche, las imágenes recopiladas mostraban a un hombre blanco vestido con ropas holgadas, ocupando una mascarilla blanca y portando un paquete que posteriormente entregaría en Chilexpress. El sospechoso, luego fue registrado subiendo a un bus del Transantiago, donde según testimonios recabados por efectivos policiales, se cambió de ropa, la cual fue descrita detalladamente. Luego, imágenes de distintas cámaras de vigilancia mostraban al sujeto caminando con esa ropa por la calle.

Una vez realizada la detención del sospechoso en su casa, efectivos policiales constataron -según la Fiscalía- que la misma ropa descrita por los testigos y retratada en imágenes de muy mala calidad por cámaras de vigilancia, se encontraban en las dependencias de Gajardo. En concreto se trata de una polera gris con un estampado redondo donde se puede ver a un indígena cargando una lanza, otra polera celeste con leyendas amarillas y una camisa cuadrillé gris gastada.

Al respecto, la defensa argumentó que las prendas no eran exclusivas, pudiendo existir múltiples copias de estas en la ciudad.

ELEMENTOS EN LA CASA DEL SOSPECHOSO

Además de la ropa, fueron encontradas en la casa de Gajardo diversos elementos que pueden asociarse con la producción de bombas, como  baterías, cables, porta pilas, relojes varios, baterías, tornillos y clavos, repuestos de hojas de corta cartón, huincha aisladora y mascarillas blancas. Los cuales sin embargo, según apuntó la defensa, también corresponden a elementos comunes en un hogar, más aún dado el oficio de hojalatero de Gajardo.

Bajo la cama de Gajardo también se encontró un receptáculo cilíndrico y metálico, vacío y sellado por ambos lados, similar a los utilizados para alojar los componentes explosivos de las bombas en tres de los seis hechos denunciados.

Además, la Fiscalía destacó que dentro de las pertenencias que Gajardo tenía consigo a la hora de ser detenido, se encontraba un termo con emoticones, el cual es idéntico al utilizado para la bomba depositada en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Chile y que no alcanzó a detonarse.

Otro elemento descubierto por los persecutores fue un paño negro con una "A" blanca en su esquina superior de dimensiones similares a las que tenía el pedazo de tela utilizado por ITS para exhibir las bombas en sus revistas y comunicados.

Por su parte, la defensa argumentó que la tipografía de la "A" no correspondía al distintivo de los anarquistas, ya que esta tiene las puntas, especialmente en su vértice superior, más extensas que la del paño. A esto los persecutores argumentaron que ITS no correspondía a una agrupación anarquista propiamente tal, ya que el grueso de los anarquistas pesquisados se oponía a actos de violencia sin objetivos claros que pudieran perjudicar a gente externa al conflicto relacionado a su causa.

También se encontró en dependiencias de Gajardo un juego de luces navideñas, elementos utilizados para producir la ignición de las bombas utilizadas en los actos revindicados por ITS.

Por último, fueron requisados de la pieza del imputado recortes del atentado a Landerretche, un ejemplar de la última edición de la revista de la ITS, Ajajem, un poster de un conocido anarquista fallecido tras la explosión de una bomba que cargaba, apodado el Punky Mauri y la presencia de un texto titulado Movimiento Muerte.

La defensa discutió la legitimidad como prueba de todos los elementos señalados por el Ministerio Público, argumentando que eran genéricos y no eran prueba alguna de delito.

Los persecutores, en tanto, recalcaron la importancia de ver todos los elementos dentro del contexto y como una prueba secundaria al alero de los resultados de las pruebas científicas de la compatibilidad genética.

Los Más

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Los Más

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario