Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 26 de octubre de 2020
Asume presidencia en diciembre

López Obrador en sus propias palabras

Maximiliano Alarcón G.

amlo_reuters-alan_ortega_0.jpeg

Fotografía: Alan Ortega / Reuters
Fotografía: Alan Ortega / Reuters

Para la izquierda latinoamericana el nuevo mandatario de México es una luz de esperanza. ¿Pero lo es? Lo que AMLO piensa de Trump, los empresarios, la seguridad y Venezuela.

En noviembre de 2016 Andrés López Obrador pronunció un discurso incendiario durante el II Congreso Nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de México. “La fuerza principal de Morena radica en su autoridad moral”, dijo ante miles de partidarios. “Es el único partido independiente de la mafia del poder y, por esa sencilla razón, es el instrumento más confiable y eficaz para enfrentar el principal problema de México: la corrupción política.

Menos de dos años después, con más de 53% de los votos López Obrador conquistó la presidencia de la segunda potencia más grande de América Latina. Su partido se convirtió en el más votado y representado de México, sobrepasando al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y al Partido de Acción Nacional (PAN).  

Muchos mexicanos, cansados de la violencia y corrupción de los últimos años, parecieron hacerse eco de su discurso de 2016. “Morena convoca a todos los mexicanos, mujeres y hombres, pobres y ricos, pobladores del campo y de la ciudad, religiosos o libres pensadores, a construir un acuerdo nacional para hacer de la honestidad una forma de vida y de gobierno”, dijo López Obrador.

El estilo frontal y directo de AMLO, como se le conoce por sus iniciales, ha generado grandes amores y enemistades. Considerado un típico caudillo de izquierda por sus detractores, para sus seguidores es, en cambio, el hombre que podría terminar con una clase política y burocrática que se ha enquistado en el poder. De hecho, en un debate presidencial en mayo AMLO resumió esa visión en una simple frase: “México es mucho pueblo para tan poco gobierno”.

Tras una exitosa campaña en contra de la corrupción y el narcotráfico, que lo llevó a arrasar en las urnas en julio, el 1 de diciembre López Obrador asumirá la presidencia de México. Antes de eso, había postulado de manera infructuosa a la presdeincia en 2006 y 2012. Para la alcaída centro-izquierda latinoamericana, que ha experimentado severas derrotas electorales -como es el caso de Chile, Argentina, Colombia-, o que ha sido duramente cuestionada por su mal manejo económico y social y por casos de corrupción -como sucede en Venezuela, Nicaragua, Brasil y, en parte, en Ecuador- la victoria de este candidato que se define como de izquierda presenta una luz al final de tunel.

¿Pero lo es realmente? Es poco lo que se sabe sobre la personalidad política de AMLO y de su compromiso con la “izquierda latinoamericana”. Al juzgar por su propia trayectoria política, López Obrador sólo tiene una preocupación en su mente: México. Entre sus ídolos políticos figuran Lázaro Cárdenas, un general durante la Revolución Mexicana que en los años 30 estatizó la industria del petróleo, creando a la empresa Pemex, y que también colectivizó grandes tierras de los hacendados de ese país. Su otra gran figura de referencia, que suele mencionar en sus discursos, es Benito Juárez, el presidente liberal y nacionalista de mediados del siglo 19.

¿Quién es realmente AMLO? Pocos lo saben, pero para dilucidar esta interrogante, INTERFERENCIA decidió escudriñar sus discursos, entrevistas y declaraciones en torno a una serie de temas, de manera de arrojar luz sobre el hombre que comandará la segunda mayor economía de América Latina. A continuación presentamos a López Obrador en sus propias palabras.

Donald Trump y Estados Unidos

En términos económicos, América Latina no existe en el mapa de México. Cerca del 80% de sus exportaciones están dirigidas a Estados Unidos. Y si además se toma en consideración que más de 36 millones mexicanos o descendientes de mexicanos viven actualmente en el país del norte, según datos de la oficina de censos de ese país, bien se puede parafrasear un viejo dicho: si Washington estornuda, Ciudad de México se resfría. ¿Qué ha dicho AMLO de esta relación?

  • "Debemos aplicar una política de buena vecindad. En los últimos tiempos, la cooperación se ha enfocado más a temas de seguridad, sin atender las causas que han originado los problemas de violencia y la creciente migración de mexicanos a Estados Unidos. Es el momento de proponer un cambio sustancial en la relación bilateral. Debemos convencer a las autoridades del país vecino de que, por el bien de las dos naciones, es más eficaz y más humano, aplicar una política de cooperación para el desarrollo, que dar prioridad, como sucede actualmente, a la cooperación policial y militar. Crear empleos en México es la alternativa". (Noviembre de 2016, II Congreso de Morena) 
  • "Propongo a usted hacer un esfuerzo por avanzar en las áreas sustantivas en las que está la esencia de la relación bilateral: el comercio, la migración, desarrollo y seguridad. Desde luego, existen otras áreas muy relevantes en nuestro futuro, pero considero que es necesario encontrar un camino común en estos cuatro temas para poder avanzar en otros puntos de la relación bilateral". (Julio de 2018, Carta a Donald Trump)
  • "México, señor presidente Trump, es el hogar para el mayor número de estadounidenses que viven fuera de la Unión Americana. De la misma forma, Estados Unidos es el hogar más grande de mexicanos fuera de nuestras fronteras. Considero que el entendimiento que le propongo en esta carta nos debería conducir a un trato digno y respetuoso de estas comunidades". (Julio de 2018, Carta a Donald Trump)

Los hombres de negocios en México tienen visiones dispares sobre el futuro mandatario. Carlos Slim, quien tiene actualmente un patrimonio de US$ 64.000 millones, siendo el sexto hombre más rico del mundo según la revista Forbes, ha mantenido una relación de amor-odio con AMLO. El dueño, entre otras empresas, de América Móvil, que en Chile opera bajo la marca Claro, se ha enfrascado en polémicas con el político, pero también ha dicho que este no representa un peligro para los empresarios. De hecho, durante el tiempo en que López Obrador fue el gobernador del Distrito Federal de México (2000-2006), Carlos Slim fue uno de los grandes empresarios que apoyó varias de sus iniciativas.

Sin embargo, muchas de las propuestas de AMLO tienen un marcado carácter estatista.

  • "¿Qué es austeridad? Terminar con los privilegios de la alta burocracia". (Mayo de 2012, debate presidencial)
  • "Vuelvo a decirlo: no todo el que tiene dinero es malvado, no estamos en contra de quienes con tenacidad y empeño invierten, generan empleos, obtienen ganancias lícitas y se comprometen con el desarrollo de México. Estamos en contra de aquellos que amasan grandes fortunas de la noche a la mañana, apoyados en la ilegalidad, el influyentismo y a la sombra del poder público. Estamos en contra de la riqueza mal habida, de la corrupción que ha dado al traste con todo y es la causa principal de la desigualdad social y económica". (Noviembre, 2016, II. Congreso Nacional de Morena)
  • "En materia económica se respetará la autonomía del Banco de México. El nuevo gobierno mantendrá la disciplina financiera y fiscal; se reconocerán los compromisos contraídos con empresas y bancos nacionales y extranjeros". (Julio de 2018, discurso del triunfo electoral)
  • "Tenemos que intervenir para producir petróleo, para extraer petróleo y vamos a necesitar del apoyo de todos los petroleros, tanto activos como jubilados". (Septiembre de 2018, rueda de prensa)
  • "Nosotros no vamos a cerrar la economía, no vamos a pensar que cerrando la economía se va a desarrollar al país; pero tenemos, como lo hacen todos los gobiernos del mundo, que proteger nuestra industria, nuestras empresas". (Septiembre de 2018, discurso ante la Confederación de Cámaras Industriales)

¿Un salvador para la izquierda?

A mediados de los años 90, este político oriundo del Estado de Tabasco, se convirtió en el líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Este partido le abrió por primera vez un flanco a la izquierda del PRI que venía gobernando hace más de seis décadas.

Desde su candidatura en 2006, cuando -en medio de acusaciones de fraude electoral- estuvo a punto de derrotar a Felipe Calderón del PAN en la carrera por la presidencia, AMLO ha girado hacia una izquierda más tradicional. Aunque afirma que su gobierno será de “transición”, restándole dramatismo a su supuestas posturas más radicales, lo cierto es que López Obrador ha cultivado un discurso tradicional de izquierda que a muchos recuerda los postulados de los años 60 y 70.

Su victoria de julio de este año causó júbilo entre la izquierda latinoamericana. Sin embargo, cuando se trata de países de la región, AMLO prefiere mantener un perfil más bien centrista.

  • "Seremos amigos de todos los pueblos y gobiernos del mundo. En política exterior, se volverán a aplicar los principios de no intervención, de autodeterminación de los pueblos y de solución pacífica a las controversias. Y como decía el Presidente Juárez: “nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”. (Julio de 2018, discurso del triunfo electoral)
  • "Chávez fue presidente de Venezuela, polémico; algunos lo apoyaron, otros son opositores, yo no lo conocí, no tengo nada que ver". (Mayo de 2018, debate presidencial)

Ante todo, la seguridad

Más allá de la retórica, AMLO hizo campaña y ganó sobre la base de combatir los dos grandes males de México: la corrupción y el narcotráfico.

Para hacer frente al clientelismo y nepotismo que ha marcado las relaciones políticas de ese país durante décadas, López Obrador propuso durante su campaña 50 medidas. Entre estas permitir que el propio Presidente pueda ser juzgado en caso de ser vinculado a un caso judicial relacionado con corrupción, además de suspender todos los fueros para funcionarios públicos.

  • "Yo voy a conseguir la paz, ese es mi compromiso. Voy a conseguir la paz y voy a terminar con la guerra, no vamos a continuar con la misma estrategia que no ha dado resultados… A mitad del sexenio ya no habrá guerra". (Enero de 2018 en discurso a adherentes)
  • "La transformación que llevaremos a cabo consistirá, básicamente, en desterrar la corrupción de nuestro país". (Julio de 2018, discurso del triunfo electoral)
  • Convocaré a representantes de derechos humanos, a líderes religiosos, a la ONU y a otros organismos nacionales e internacionales, para reunirnos las veces que sean necesarias y elaborar el plan de reconciliación y paz para México, que aplicaremos desde el inicio del próximo gobierno. Me reuniré todos los días, desde muy temprano, con los miembros del gabinete de Seguridad Pública; es decir, habrá mando único, coordinación, perseverancia y profesionalismo". (Julio 2018, discurso del triunfo electoral)

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario