Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 13 de noviembre de 2018
Final de la Libertadores

River, la rutilante historia de los “Banda Sangre”

Manuel Salazar Salvo

De sus orígenes a orillas del Riachuelo, en la Dársena Sur del barrio de La Boca, a las penas del Torneo de Clausura 2011, pasando por tres Copas Libertadores. INTERFERENCIA revisó la historia de River Plate. 

River Plate fue fundado el 25 de mayo de 1901 a orillas del Riachuelo, en la Dársena Sur del barrio de La Boca. El club surgió por la iniciativa de 24 muchachos que decidieron fusionar a los equipos amateur de Santa Rosa y La Rosales. El nombre fue largamente discutido por los fundadores y al final se impuso el de River Plate (Plato de río, y no Río de plata) que había sido visto por uno de los jóvenes impreso en unos cajones de madera amontonados en el puerto.

Los colores de la camiseta se originaron en una comparsa de carnaval que se llamaba "Los habitantes del Infierno". Los riverplatenses recogieron unos retazos de tela roja que habían quedado botados en el desfile, recortaron unas bandas y las colocaron en diagonal, sujetas con alfileres, sobre las camisetas blancas de uso diario.

En 1905, River entró a la  tercera división y su primer partido, jugado el 30 de abril de ese año lo perdió 3 a 2 ante Facultad de Medicina. Su primera victoria se registró el 7 de mayo en su cancha de la Dársena Sur al vencer a General Belgrano por 4 a 3. Ya en la Segunda División, el 27 de diciembre de 1908 ganó la final ante Racing por 7 a 0 y subió a la Primera División.

El año 1915 River mudó su estadio a Aristóbulo del Valle y Gaboto. Luego, en 1923, lo cambió al de Alvear y Tagle donde en 1931 comenzó su época profesional. Su hinchada se hizo cada vez más numerosa. En junio de 1934 el club adquirió un terreno de 52 mil metros en la frontera de los barrios de Belgrano y Núñez, junto al río de la Plata, donde se construyó el Estadio Monumental, el más grande de la Argentina hasta hoy, inaugurado en 1938.

Al año siguiente apareció ¨La Máquina¨, el mejor equipo que ha tenido River. Se coronó campeón en la Bombonera con un empate a dos tantos tras ir en desventaja de dos goles y con un hombre menos. Ese fue el equipo más brillante de todos los tiempos, tanto en lo colectivo como en lo individual.

River tiene en Ángel Labruna –que jugó entre 1939 y 1952- el segundo goleador de la historia de Argentina con 292 conquistas. Amadeo Carrizo –de 1945 a 1968- es el que más veces vistió la camiseta de la institución con 521 partidos. Y Ramón Ángel Díaz es el técnico más ganador de la historia del club, ganando 7 títulos.

Con la compra del wing derecho Carlos Desiderio Peucelle por 10 mil pesos se ganó el mote de ¨Los Millonarios¨ y revolucionó el mercado de pases. En el primer torneo finalizó tercero pero en 1932 invirtió 105 mil pesos en la adquisición de varios jugadores y empezó a llevar multitudes a los estadios.

La primera victoria de River Plate sobre Boca Juniors en el profesionalismo fue en el campeonato de 1933. En 1935 surgieron del semillero dos futuras estrellas: José Manuel Moreno y Adolfo Pedernera, piezas clave para la conquista del primer bicampeonato, en 1936 y 1937.

El del 37 lo consiguió con una eficacia del 85 por ciento, obteniendo 31 de los 34 puntos en juego durante la segunda rueda. La figura estelar fue Moreno, jugador que es considerado por muchos como el mejor de la historia.

1939 fue el año del retiro del primer gran ídolo de la institución, Bernabé Ferreyra, quien convirtió 187 goles en 185 partidos, y el debut de Ángel Amadeo Labruna, acaso el máximo ídolo en los anales del club. Una etapa con tres títulos, grandes compras y nuevas figuras fabricadas en el semillero.

El título de 1941 se lo adjudicó relegando a San Lorenzo por cuatro puntos. El conjunto entrenado por Renato Cesarini fue tomando forma con la inclusión en el centro de la delantera de Pedernera. Además, goleó a Boca por 5 a 1 en Núñez y se consagró campeón en cancha de Estudiantes de La Plata al ganar por 3-1.

El 12 de octubre de 1959 Ángel Amadeo Labruna se retiró del fútbol a los 41 años. Su trayectoria en River fue excepcional con 292 goles -primero en la historia del club- en 514 partidos.

Al año siguiente apareció ¨La Máquina¨, el mejor equipo que ha tenido River. Se coronó campeón en la Bombonera con un empate a dos tantos tras ir en desventaja de dos goles y con un hombre menos. Ése fue el equipo más brillante de todos los tiempos, tanto en lo colectivo como en lo individual. Eran un ballet con Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera, Ángel Labruna y Félix Loustau en la delantera.

Los 25 goles de Labruna en 1945 ayudaron a la obtención del sexto campeonato. Además, ganó nueve partidos al hilo y luego venció a Boca por 1 a 0 en Núñez. Ya para 1946, se produjo un hecho destacado: la vuelta del ¨charro¨ Moreno al club. 40 mil espectadores colmaron el estadio de Ferro en el partido que finalizó River 5 - Atlanta 1, con tres goles de Moreno.

Alfredo Di Stéfano apareció como goleador en el año 1947 y River nuevamente fue campeón. Sus 27 tantos lo convirtieron en el máximo artillero, secundado por Labruna, Moreno y Loustau. La década del 50 será siempre recordaba por la marca que establecieron los equipos de River Plate, que lograron cinco títulos en seis años.

En 1951 River hizo una gira por Europa que dejó seis victorias, siete empates y tan sólo una derrota. Uno de los triunfos fue ante el Manchester City por 4 a 3 y el conjunto dirigido por José María Minella se convirtió en el primer equipo argentino en ganar en Inglaterra.

Con Vernazza, Eliseo Prado, Walter Gómez, Labruna y Loustau en la delantera, River se encaminaría a un nuevo bicampeonato e 1952 y 1953. Carrizo en el arco y delante de él, Alfredo Pérez, Lidoro Soria y Yácono. En el medio jugaban Julio Venini y Héctor Ferrari.

En 1955 repatrió a Néstor Rossi y contrató al zaguero Federico Vairo. Labruna era el conductor y goleador del equipo y estaba muy bien auxiliado por Enrique Omar Sívori. Ese año, se coronó campeón en La Bombonera tras vencer a Boca por 2-1 con goles de Labruna y Roberto Zárate.

El superclásico más impresionante y cambiante de la historia se disputó el 15 de octubre de 1972 en cancha de Vélez. Fue victoria millonaria por 5 a 4 tras remontar una desventaja de 2-4.

River Plate logró su primer tricampeonato en 1957. Zárate fue goleador absoluto del torneo con 22 tantos. Durante tres años se mantuvo invicto en el Monumental, superando la marca de Banfield de 49 partidos. A partir de ahí, comenzó la historia negra que se prolongaría durante 18 años y muchos sabores agrios.

El 12 de octubre de 1959 Ángel Amadeo Labruna se retiró del fútbol a los 41 años. Su trayectoria en River fue excepcional con 292 goles -primero en la historia del club- en 514 partidos.

En 1961 realizó una exitosa gira por Europa. Derrotó al Real Madrid de Alfredo Di Stéfano y a la Juventus de Enrique Omar Sívori. Un año más tarde, le ganó al Santos de Pelé en el Monumental por 2 a 1. En 1962 contrató a Luis Artime y se quedó con el segundo puesto. Otro gigantesco producto de la cantera riverplatense fue la figura estelar del equipo y de la década, Ermindo Ángel Onega. River estremeció el mercado de pases tras pagar la increíble suma de 33 millones de pesos por el uruguayo Matosas, además del otro oriental Cubilla. No obstante, la sensación fue el juvenil puntero izquierdo formado en el club, Oscar Más.

En 1966 llegó a la final de la Copa Libertadores de América en su primera participación y la perdió frente a Peñarol de Montevideo por 4-2 en Chile, tras ir con una ventaja de dos tantos.

El 23 de junio de 1968 se produjo la mayor tragedia en la historia del fútbol trasandino: 71 personas murieron, en su mayoría por asfixia, y otras 66 resultaron heridas después de un River-Boca en el Monumental.

El 22 de diciembre de aquel año se retiró del fútbol Amadeo Carrizo tras participar en 521 encuentros, atajar 18 penales y lograr siete títulos. Tenía 42 años.

La década del 90 fue la más ganadora en la historia de River Plate con títulos nacionales e internacionales. La clave del éxito estuvo en la contratación de técnicos que pasaron por el club como jugadores, los cuales promovieron a muchísimos nuevos talentos de la propia cantera.

En 1970 asumió a la dirección técnica el brasileño Didi, impulsor del famoso ¨jogo bonito¨. Didi ascendió a varios juveniles del semillero que luego serían piezas vitales a lo largo de los años, como los volantes Juan José López y Norberto “El Beto” Alonso.

El superclásico más impresionante y cambiante de la historia se disputó el 15 de octubre de 1972 en cancha de Vélez. Fue victoria millonaria por 5 a 4 tras remontar una desventaja de 2-4.

Ángel Labruna volvió al club como técnico en 1975 para devolverle la alegría al pueblo riverplatense. Contrató a Roberto Perfumo, Pedro González y repatrió a Más del Real Madrid. Volvió a ganarle a Boca de visitante después de nueve años por 2 a 1.

River disputó las finales de la Copa Libertadores de América de 1976 frente al Cruzeiro de Brasil. En el partido desempate perdió por 3 a 2 en Chile. El conjunto de Labruna retomó la senda triunfadora y se asignó el Metropolitano 1977 tras vencer a Boca en La Bombonera por 2-1 con goles de Daniel Passarella -el gran capitán- y Pedro González, en tiempo de descuento. Además, hizo nuevamente doblete en 1979, dándole pie al segundo tricampeonato de la historia que conseguiría en 1980.

equipo_ganador_del_campeonato_metropolitano_1977.jpg

Equipo ganador del Campeonato Metropolitano 1977
Equipo ganador del Campeonato Metropolitano 1977

La década del 70 fue inolvidable para los hinchas de River. Las atajadas de Ubaldo Fillol, la dura defensa de Passarella, Perfumo, Héctor López y Comelles, el mediocampo de Alonso, Merlo y J.J. López, y los goles de Morete, Más y Pedro González fueron marca registrada en aquella época, además de los triunfos sobre Boca.

Para 1981, la dirigencia millonaria compró a Mario Alberto Kempes en cuatro millones de dólares, además de Julio Olarticoechea y Américo Rubén Gallego. También llegó el técnico Alfredo Di Stéfano. Con un Fillol impecable y una muy firme defensa, River se alzó con el Nacional de ese año, pero sus arcas quedaron vacías.

1982 y 1983 fue un tiempo de transición. River se desprendió de varias de sus figuras, que habían sido la base del exitoso ciclo de 1975-1981, en el cual logró siete títulos en catorce torneos. Sin embargo, la incorporación del uruguayo Enzo Francescoli, el retorno de Alonso y la contratación del técnico Héctor Rodolfo Veira apuntalaron los años siguientes del club.

River Plate cerró la década del 90 con un título y abrió el 2000 con un nuevo bicampeonato. El Torneo Clausura se lo adjudicó bajo la dirección técnica de Gallego, quien retornó al club después de seis años.

River Plate se consagró campeón de la temporada 1985/86 apoyado en los goles de Francescoli y Morresi; la solidez defensiva de Oscar Ruggeri; el control en el mediocampo con Gallego, Héctor Enrique y Raúl Roque Alfaro y las voladas de Nery Pumpido en el arco. En la primera rueda venció a Boca Juniors en el Monumental por 1 a 0 con un zapatazo del lateral izquierdo Alejandro Montenegro. Pero la nota la dio en la Boca en el triunfo por 2-0, que incluyó la vuelta olímpica. El “Beto” Alonso convirtió los dos tantos, el primero de cabeza con la pelota naranja y el segundo de tiro libre.

También en 1986 se adjudicó por primera vez la Copa Libertadores, superando en las finales a América de Cali. Ya sin Francescoli, pero sostenido en las buenas actuaciones de Alonso y los goles del uruguayo Antonio Alzamendi y Ramón Centurión se abrió paso para llegar a las instancias finales, eliminando a Boca, entre otros.

En 1987 se retiró Alonso en un partido homenaje ante 80 mil almas riverplatenses, en Núñez. Con Reinaldo Merlo como técnico. El Gráfico tituló: “Beto no te vayas, Beto vení”.

La década del 90 fue la más ganadora en la historia de River Plate con títulos nacionales e internacionales. La clave del éxito estuvo en la contratación de técnicos que pasaron por el club como jugadores, los cuales promovieron a muchísimos nuevos talentos de la propia cantera. Daniel Alberto Passarella asumió a la dirección técnica a principios de 1990 y en su primer campeonato llevó al equipo hacia una nueva consagración. La temporada 1989/90 se la quedó River gracias a los goles de Ramón Ismael Medina Bello y el gran mediocampo, integrado por Gustavo Zapata, Leonardo Astrada, Héctor Enrique, Juan José Borreli y el uruguayo Rubén Da Silva.

En 1991 retornó al club un consagrado goleador, Ramón Díaz. River se alzó con un nuevo título. Fueron fundamentales para ese logro las atajadas de Ángel David Comizzo y las labores defensivas de Jorge Nicolás Higuaín, Carlos Enrique y Fabián Basualdo.

El Apertura de 1993 River lo obtuvo recurriendo al semillero y con Ariel Arnaldo Ortega como abanderado de los nuevos genios, las buenas actuaciones del volante Sergio Berti y los goles de Medina Bello, consiguió el título en la última fecha del certamen.

La Copa Libertadores de América de 1996 se quedó en las vitrinas del Monumental tras el triunfo en la final ante América de Cali por 2-0, con dos goles de Hernán Crespo. Con Ramón Díaz como entrenador, y con Francescoli, Ortega y Crespo en el ataque, River alcanzó su segunda Libertadores.

River ganó los torneos Clausura y Apertura de 1997 con los goles del chileno Marcelo Salas y Francescoli, y apoyado en el despliegue de Juan Pablo Sorín y la conducción de Marcelo Gallardo. También conquistó la Supercopa 1997 derrotando en la final 2-1 a San Pablo, con dos goles de Salas, y de esta manera cerró un ciclo inigualable: cinco títulos en un año y medio.

En 2008 Diego Simeone asumió como DT. River llegó hasta los octavos de final de la Copa Libertadores 2008. Un mes después, consiguió su trigésimo tercer título local, al consagrarse ganador del Clausura 2008 con el juvenil Diego Buonanotte como goleador del equipo con 9 tantos.

Ya con nuevas figuras como el volante de enganche Pablo Aimar y el delantero Javier Saviola, goleador del torneo con 15 goles y tan sólo 18 años, River fue campeón del Apertura 1999, en cancha de San Lorenzo. Previamente, había derrotado a Boca en Núñez por 2-0 con goles de Aimar y Juan Pablo Ángel.

River Plate cerró la década del 90 con un título y abrió el 2000 con un nuevo bicampeonato. El Torneo Clausura se lo adjudicó bajo la dirección técnica de Gallego, quien retornó al club después de seis años. El 25 de mayo de 2001 el Club Atlético River Plate cumplió cien años de vida y lo festejó con ¨la caravana monumental¨. Más de 40 mil hinchas de River caminaron desde el Obelisco hasta el Monumental, transportando una bandera de mil metros.

El 10 de marzo de 2002 River goleó a Boca por 3 a 0 en la Bombonera y se encaminó hacia una nueva vuelta olímpica. Con Ramón Díaz en el banco y Ariel Ortega como líder indiscutido, River logró su trigésimo campeonato de AFA. Además, contó con las grandes presencias de los juveniles Andrés D´Alessandro y Fernando Cavenaghi (goleador del Clausura 2002 con 15 tantos).

En 2003,  con Manuel Pellegrini como entrenador, y con muchos chicos de las divisiones inferiores, como Andrés D´Alessandro, Fernando Cavenaghi y Martín Demichelis, River fue campeón después de lograr ocho victorias seguidas.

El 16 de mayo de 2004 el equipo de Leonardo Astrada se coló definitivamente en la punta del Clausura al derrotar 1 a 0 a Boca, en la Bombonera. El gol de cabeza de Fernando Cavenaghi terminó con el invicto de Boca en la fecha catorce del torneo. River tuvo que esperar hasta la última fecha para gritar Campeón por 32° vez en su rica historia. Astrada renunció a mediados del 2005 y lo reemplazó Reinaldo Merlo, que luego se fue por problemas con el plantel. Se hizo cargo de la banca Daniel Passarella, que con figuras juveniles como Gonzalo Higuaín y veteranos como Marcelo Gallardo y Ariel Ortega, logró el tercer puesto en los dos torneos y llegó a los cuartos de final de la Libertadores.

En 2008 Diego Simeone asumió como DT. River llegó hasta los octavos de final de la Copa Libertadores 2008. Un mes después, consiguió su trigésimo tercer título local, al consagrarse ganador del Clausura 2008 con el juvenil Diego Buonanotte como goleador del equipo con 9 tantos.

En 2009 Néstor Gorosito asumió la dirección técnica., pero se marchó en la séptima fecha del Apertura 2009 acosado por las internas del plantel,​ la eliminación temprana de la Copa Sudamericana, la falta de refuerzos de jerarquía y la presión de la hinchada por los flojos desempeños.

Para el Torneo Clausura 2010 asumió ​ Juan José López como nuevo entrenador, pero en el Clausura 2011 llegó la desventura al llegar en el decimoséptimo lugar de la Tabla de Promedios y verse obligado a jugar la "Promoción" ante Belgrano, en partidos de ida y vuelta. El primero se disputó el 23 de junio en el Estadio Gigante de Alberdi y ganó Belgrano por 2 a 0. El 26 de junio se jugó la vuelta en el Monumental y sólo se obtuvo un empate 1 a1. River terminó descendiendo a la Primera B Nacional. Fue el día más triste para los hinchas de la Banda Sangre en toda su historia.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario