Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 24 de mayo de 2019
Catástrofes Aéreas

Tragedia en Etiopía acorrala a Boeing y desata desconfianza sobre su modelo 737 Max

Maximiliano Alarcón G.
Vicente Valdivia

En menos de cinco meses, el modelo Boeing 737 MAX 8, el más pedido por los aerolíneas de todo el mundo, ha tenido dos accidentes fatales. Muchos países impusieron una moratoria a este avión, colocando al fabricante estadounidense en una profunda crisis financiera y de credibilidad.

El pasado domingo 10 de marzo, el vuelo ET-02 de Ethiopian Airlines que viajaba desde Etiopía a Kenia, se estrelló a los seis minutos de despegar, dejando 157 muertos. Nadie sobrevivió. Cuatro meses antes, el 29 de octubre de 2018, el vuelo 610 de Lion Air Flight, tuvo un accidente similar en la costa de Indonesia a 12 minutos de haber dejado la loza, donde fallecieron 189 personas. El factor común en ambos casos es el avión, el Boeing 737 MAX 8, el que hoy tiene en alerta a la aeronáutica mundial.

Son 346 muertos en menos de cinco meses los que carga actualmente la empresa Boeing, a cargo de la fabricación de estos aviones. Tras los hechos del domingo, las medidas de seguridad se han incrementado alrededor del mundo prohibiendo vuelos del modelo 737 MAX 8, lo que puede ser el comienzo de un desastre económico para la compañía.

Ayer varios países habían definido acciones de prevención. Alemania prohibió el uso del avión en su espacio aéreo. La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA), uno de los reguladores aéreos más importantes del mundo, también se sumó a la medida. Esto además afecta a los vuelos con origen y destino en el viejo continente que no son parte de la organización multinacional, entre estos: Islandia, Suiza, Noruega y Liechtenstein. Según consignó la agencia EFE.

La prohibición de vuelo del Max 8 de Boeing se extendió a reguladores aéreos de Singapur, Indonesia, China y Australia. Por otra parte, aerolíneas de África, Sudamérica y Norteamérica también suspendieron el uso de los modelos Max 8. Al cierre de esta edición, Estados Unidos y su Administración de Aviación Federal no se habían sumado a la medida,  puesto que dudan si aplicar una sanción a una flota completa sin tener pruebas suficientes de fallas o errores de fabricación, según consignó The New York Times.

En tanto en Chile solo hay tres aerolíneas que operan con el cuestionado modelo: Aerolíneas Argentinas, Gol y Copa. Desde la DGAC, su secretario general, Ricardo Gutiérrez comentó a Chilevisión Noticias que en el caso de Aerolíneas Argentinas el modelo Max 8 solo realiza vuelos al interior del país trasandino y que ninguna operadora de vuelos chilena utiliza el modelo.

Con respecto a Gol y Copa estas sí operan 737 Max al interior del Chile, pero en el caso de ambas compañías han decidido suspender sus operaciones con el avión a la espera de los resultados de la investigación de Boeing.

Incertidumbre en el mercado

No es menor lo que acontece, puesto que la estadounidense Boeing es una de las dos empresas más prósperas del mercado aeronáutico, junto con el consorcio europeo Airbus. Durante 2018, la primera entregó 806 aviones mientras que la segunda alcanzó 800, de acuerdo a los registros de cada compañía.

Pero después del accidente del domingo, Boeing entró en crisis. El lunes las acciones de BoeingCo se desplomaron en la bolsa de Nueva York, bajando de US$422 a US$373, aunque ayer se recuperó levemente para terminar con una tasaciñon de US$ 375 por acción.

Un dato importante es que en el resumen de órdenes de compra de la empresa, actualizado en febrero de este año, se consigna que el modelo 737 MAX es el más pedido de esta empresa estadounidense con sede en Seattle, alcanzando 5.012 solicitudes, habiéndose entregado 376 versiones de la aeronave hasta ahora.

La investigación del fatal accidente aéreo determinará si este fue responsabilidad de Boeing o de los pilotos de Ethiopian Airlines. Actualmente se realizan varias pericias para determinar esto. De igual forma, el director ejecutivo de la aerolínea dijo a CNN que los pilotos señalaron al control de tráfico aéreo que tenían “problemas de control de vuelo”.

Tras el accidente de octubre de 2018, la Comisión Nacional de Seguridad en el Transporte de Indonesia (KNKT) entregó un preinforme que aseguraba que en un vuelo anterior al que se estrelló en el mar, el Boeing 737 MAX 8 había presentado problemas en su sistema de prevención de entrada en pérdida (anti-stall), el que es una de las características que tiene este modelo de avión.

El supuesto problema

Lo que se sabe de manera preliminar del accidente sucedido en octubre en Indonesia es que el principal sospechoso es un nuevo sistema instalado en los Max 8, el Maneuvering Characteristics Augmentation System (MCAS), el que automáticamente baja la nariz de la aeronave cuando esta alcanza alturas máximas mientras se encuentra en modo manual.

Pero el diseño del 737-Max 8, además de tener motores más grandes que las aeronaves antecesoras, lleva a que el avión incline su nariz hacia arriba, haciéndolo escalar y ganar altitud mientras se encuentra en modo manual - bajo piloto automático este no es un problema-. Por eso se implementó el sistema MCAS que evita que el ascenso se salga de control inclinando la nariz del avión hacia abajo, según publicó The Wall Street Journal.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario