Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 30 de octubre de 2020
Corporación Educacional

Colegio Bradford suma siete demandas de trabajadores y una denuncia por maltrato laboral que se reabrirá

Paula Huenchumil

De 2017 hasta la actualidad Bradford School, miembro de la Asociación de Colegios Británicos de Chile, cuenta con demandas relacionadas con despidos injustificados y supuestas prácticas antisindicales -cinco concluidas y dos en tramitación-. Además, INTERFERENCIA contactó a la secretaria de docencia, quien reiniciará una denuncia en la Inspección del Trabajo por maltrato laboral. 

“Desde febrero estoy con licencia psiquiátrica por maltrato laboral”, dice a INTERFERENCIA Rosa Aguilera, secretaria de docencia del Colegio Bradford. La profesional señala que en 2019 ingresó una denuncia a la Inspección del Trabajo, pero no quedó conforme con la investigación ni la resolución, por lo que está decidida a reiniciar el proceso en el establecimiento que trabaja desde 1998.

Según explica Aguilera, estaba con licencia médica en el momento que la entidad realizó la fiscalización, por lo que pretende reabrir su investigación por el maltrato laboral que acusa al que ha estado sometida. Pero este no es el único caso que enfrenta el Colegio Bradford, uno de los colegios de la elite de Chile.

“Han habido un par de situaciones este último tiempo, como Sindicato hemos denunciado algunos actos en la misma Corporación que tiene que ver con la vulneración de los derechos de los trabajadores, eso lo está viendo la Inspección del trabajo”, añade Ernesto Faúndez, presidente hace dos años del sindicato que está conformado por 158 trabajadores, incluyendo profesores, personal administrativo y auxiliares, lo cual representa cerca del 80% de los trabajadores del colegio. 

El centro particular, ubicado en la calle Luis Pasteur en Vitacura, se define como coeducacional, laico y bilingüe. Bradford, hoy tiene 1.230 estudiantes, contempla los niveles de enseñanza preescolar, básica y media y cobra una matrícula de 250.000 pesos. Los precios de sus mensualidades varían entre los 388.000 a los 467.000 pesos y cuenta con una cuota de incorporación que va desde 15 UF hasta 80 UF, es decir, más de 2 millones de pesos. 

Fue fundado en el año 1954 por “tres damas inglesas: Mrs. Inés Mc.Gaw de Russell, Mrs. Dorothy Daer y Mrs. Amelia Roberts de Mollinger”. Desde 1979, Bradford School es miembro de la Asociación de Colegios Británicos de Chile (ABSCh) y a partir del año 2007 también es integrante del “Latin American Heads Conference” (LAHC).

Actualmente Patricia Neira Everard es la rectora del colegio y es la Corporación Educacional Bradford quien dirige el establecimiento, el cual está conformado por los mismos apoderados. Según señala el proyecto educativo disponible en su página web, la corporación está regida por la Asamblea de Socios, la que delega periódicamente parte de sus facultades a un directorio compuesto por nueve miembros. Su actual presidente es el abogado Andrés Merino Hidalgo y su vicepresidente es el ingeniero civil Eduardo Aldunate Riedmann.

Las frecuentes demandas judiciales 

La Corporación Educacional Bradford, desde el 2017 hasta el día de hoy, suma siete demandas en el poder judicial, todas relacionadas con acusaciones de vulneraciones de derechos laborales y despidos injustificados.

La demanda más actual -en estado de tramitación- fue ingresada el 18 de agosto de 2020 en el Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, en la que trece trabajadores, entre ellos, auxiliares de aseo y administrativos “denuncian vulneración de derechos fundamentales en la relación laboral”. En el mismo juzgado, el 18 de julio, la Corporación Educacional Bradford -representada por Carolina Ramis, Gerente de Administración y Finanzas- fue demandada por el Sindicato por el “procedimiento de tutela laboral por práctica desleal”, causa que concluyó con una conciliación entre las partes.

En el Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, la Corporación Educacional Bradford también tiene dos demandas en su contra correspondientes a este año. En marzo, la trabajadora M.A., ingresó una demanda por “denuncia de tutela laboral por vulneración de derechos fundamentales durante la vigencia de contrato, despido vulneratorio de derechos, despido injustificado y cobro de prestaciones”. La demanda está en estado de tramitación.

Mientras que en mayo, la trabajadora de iniciales M,F., demandó por “despido injustificado, indebido o improcedente” a la Sociedad de Alimentación Casino Express S.A., representada por Miguel de Toro Arancibia, y a la Corporación Educacional Bradford representada por Patricia Neira, rectora del establecimiento.

La otras demandas que INTERFERENCIA revisó en el registro del Poder Judicial, corresponden a años anteriores. En 2019 la docente de educación física N.C., ingresó una demanda por “despido improcedente e injustificado y cobro de prestaciones laborales adeudadas”, en la que reclamaba el pago de las horas extraordinarias laboradas en otros reclamos apelando a su contrato.

En 2017 también existen dos demandas registradas, una de ellas fue ingresada el 15 de diciembre de ese año en la que la demandante de iniciales D.Y., acusa a la Sociedad de Alimentación Casino Express Limitada y a la Corporación Educacional Bradford de despido indebido y cobro de prestaciones. La otra acusación fue ingresada por J.G., quien se desempeñó como Jefe de Operaciones y Servicios Generales y que demandó al colegio “por despido injustificado y cobro de prestaciones laborales”. 

El sindicato en mediación 

A día de hoy, el sindicato de trabajadores del Colegio Bradford está en plena mediación, debido a que rechazaron la última oferta de la corporación. “Pedimos esta mediación para que sea la inspección del trabajo la que nos ayude a solucionar el problema”, dice el presidente Ernesto Faúndez.

Sobre las causas de la movilización, Faúndez explica que “no respetaron el piso de negociación, tratando de argumentar con todo esto de la crisis por la pandemia, pero ellos no han tenido mucha merma, no tuvieron bajas en la mensualidad, porque si bien se han ido algunos apoderados, han llegado otros. Hay un montón de beneficios que se han dado por años, algunos que quieren eliminar”.

“Los mismos apoderados tienen un directorio con quienes siempre hemos tenido la voluntad de dialogar, y la verdad es que se ha complicado en este último tiempo”, concluye el presidente del sindicato.

INTERFERENCIA contactó al Colegio Bradford y a la Corporación Educacional Bradford el jueves 8 de octubre, quienes a través de una agencia de comunicaciones con la que trabajan, indicaron que no se referirán al tema. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Muchas Gracias por el reportaje. Quisiera agregar mi caso, que gané en tribunales y a través de una negociación. Año 2015. El proceso de demanda lo hice a través de la figura de autodespido, Comprobar abuso laboral es muy difícil (me vi acosada laboralmente por Patricia Neira), inclusive la psiquiatra de la Asch me aconsejó desestimar mi denuncia vía inspección y Asch. Agradezco a su medio que publique la información. Si necesitan mi testimonio no duden en contactarme.

Que desastre.

Una noticia sesgada y poco objetiva, falta exponer cuantas causas han sido acogidas por los Tribunales Laborales. Abordan el tema de la Negociación Colectiva de manera incompleta, como si estar en esta etapa fuera malo. Soy apoderado y abogado laboralista y puedo decir que no existe empresa, institución o colegio que no tenga causas laborales tramitadas o en procesos vigentes. Muy mala la noticia , falta investigar y constatar hechos.

Una noticia sensacionalista, me imagino a todas las Karen con sus gatos luchando por razguñar un poco más de la torta de quienes si lo lograron.

Sr. José luis Mujica, poniendo el zapato sobre la cabeza mostrando títulos, como si los demás fuésemos ignorantes, entiendo que usted es esposo de un integrante del Directorio (todo esta dicho, no hay objetividad, menos imparcialidad). Yo soy ex alumna y Apoderada del Colegio, conozco toda la historia. Lamentablemente desde hace unos años el colegio se transformó en un ambiente podrido. Desde que llegó Patricia N. y hasta que logró su reinado sembró pánico, divisiones, maltratos escondidos, esto en compañía de Carolina R. y a vista y aprobación de la Corporación. Una tristeza que hayan destruido mi colegio de esa manera, ojalá la justicia llegue pronto y volvamos a ser ese colegio familiar, con ganas de que nuestros hijos estudien allí. En donde toda la comunidad educativa sea tratada con respeto.

Sr. José luis Mujica, poniendo el zapato sobre la cabeza mostrando títulos, como si los demás fuésemos ignorantes, entiendo que usted es esposo se un integrante del Directorio (todo esta dicho, no hay objetividad). Lamentablemente desde hace unos años el colegio se transformó en un ambiente podrido. Desde que llegó Patricia N. y hasta que logró su reinado sembró pánico, divisiones, maltratos escondidos, esto en compañía de Carolina R. y a vista y aprobación de la Corporación. Una tristeza que hayan destruido mi colegio de esa manera, ojalá la justicia llegue pronto y volvamos a ser ese colegio familiar, con ganas de que nuestros hijos estudien allí. En donde toda la comunidad educativa sea tratada con respeto.

Que mal. Lamentable.

Sr. José Luis Mujica Poco objetivo su comentario cuando su esposa es parte del directorio que destruyó el colegio y además ella y su empresa de comunicación le vendió unas capacitaciones millonarias que no sirven de nada al colegio. Cuéntenos cuanta plata se ganaron con ese contrato antes de hablar de objetividad.

Todo esta saliendo a la luz, que vergüenza. Lamentable, el colegio debe renacer, ensuciaron la imagen de la Institución, y todo por una Dirección incompetente.

Añadir nuevo comentario