Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 15 de abril de 2021
Newsletter 'La Semana'

$ 1,9 billones de dólares para olvidar a Trump (y a Reagan)

Andrés Almeida

biden_firma_historico_paquete_de_estimulo_fiscal.jpg

Biden firmando el histórico paquete de estímulo fiscal
Biden firmando el histórico paquete de estímulo fiscal

El inmenso estímulo fiscal de Estados Unidos no solo es algo que no se veía en décadas, sino que puede producir un cambio en los paradigmas macroeconómicos globales. 

Este artículo es parte del newsletter exclusivo La Semana del pasado viernes 12 de marzo, y ahora se comparte para todos los lectores.

Joe Biden logró marcar su primer gran hito en la política interior de Estados Unidos al pasar una popular ley que inyectará a la economía del país 1,9 billones de dólares (trillones, en nomenclatura anglosajona) para dar alivio a los estadounidenses más afectados socialmente por la pandemia.

Una cifra equivalente al PIB de Italia, la séptima economía mundial, la que -según los analistas- marcará un hito en la popularidad del nuevo presidente estadounidense dada la necesidad urgente de recursos de los votantes, tanto demócratas como republicanos, quienes sentirán pronto el alivio a través de transferencias directas, además de otras vías. 

De tal modo, Politico, un medio dedicado al poder en Washington, considera en su newsletter Playbook de hoy que el timing y el discurso de Biden lograron un eco histórico. Así lo describe el medio en Por lo de anoche es que Joe Biden ganó la presidencia, en referencia al discurso televisado del presidente en el que anunció esta inyección de dólares y prometió que Estados Unidos dispondrá de vacunas para todos los adultos del país para antes de la simbólica fecha del 4 de julio, el día de la Independencia estadounidense.

En The Washington Post, el entusiasmo fue similar, al punto en que el columnista E.J. Dione Jr., piensa que el hito es comparable con -y en cierto modo revierte- el momento en que Ronald Reagan giró el país hacia las políticas económicas ultraliberales: “En la presente crisis el gobierno no es la solución de nuestro problema. El gobierno es el problema”, dijo el mandatario 40 años atrás. 

La frase es rescatada por el autor en su artículo Biden está liderando una revolución silenciosa, en el que -de todos modos- advierte que lo histórico de la medida dependerá también de sus resultados. Esto, sin olvidar que tras las palabras de Reagan, Estados Unidos atravesó una época de prosperidad que todavía causa la nostalgia en millones de republicanos, quienes hoy se lamen las heridas de la derrota de MAGA (Make America Great Again). 

Solo que esta vez, los representantes del Grand Old Party -aferrados a Donald Trump- se quedaron sin piso político como para evitar esta reversa. Esto, en instancias en que sus votantes -en especial los más pobres- están mayoritariamente a favor del estímulo.

David Brooks, columnista de The New York Times, también subraya el hito como algo histórico. En su artículo de opinión Joe Biden es un presidente transformador, el Brooks plantea que esta política inaugura una nueva era respecto de la concepción de lo posible para el Estado. 

Frente al desvanecimiento de la austeridad como norma de política fiscal, dada la evidencia de que no necesariamente desencadena ciclos inflacionarios, y la adscripción de los republicanos a batallas culturales para obtener votos, con la consecuente relajación del dogma neoliberal, el autor piensa que este estímulo es capaz de presentarse como algo distinto al socialismo, tan temido por los conservadores, para inaugurar algo completamente nuevo y ajeno a las lógicas bipartidistas que dominaron la discusión política-económica estadounidense.  

De todos modos, la apuesta entraña riesgos, al implicar un incremento de la deuda gubernamental que no se veía desde la época de la Segunda Guerra Mundial. Tal vez el mejor análisis de estos riesgos lo provea The Economist en su artículo El estímulo de Joe Biden es una apuesta de alto riesgo para Estados Unidos y el mundo, el cual puede leerse en español en la traducción de El Mercurio Inversiones.

De acuerdo con el semanario británico, los riesgos están en tres frentes: los niveles históricos del estímulo fiscal, una posible relajación de la Fed frente a la inflación y los ahorros reprimidos de quienes no tienen en qué gastar dada la pandemia, y que no se sabe si se acumularán o inyectarán a la economía vía consumo.  

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario