Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 21 de noviembre de 2019
La mitad perdió al menos un ojo

60 casos de daños oculares graves deja hasta ahora la represión del estallido social

Joaquín Riffo Burdiles

herido.jpeg

Fotografía: Migrar Photo.
Fotografía: Migrar Photo.

Desde que se iniciaron las protestas y una vez decretado el Estado de Emergencia por el Gobierno, las cifras de heridos con traumatismos oculares producto de la acción de los agentes del Estado ha ido en aumento, según indica el Colegio Médico.

Durante este jueves 24 de octubre, se registraron cinco nuevos casos de lesiones oculares graves en la Región Metropolitana tras una nueva jornada de manifestaciones, según informó a INTERFERENCIA el vicepresidente del Colegio Médico, Patricio Meza. Entre ellos, hay tres casos por perdigones disparados por efectivos policiales, uno por un lumazo propinado por un carabinero y otro por un puñetazo por parte de un militar.

Un saldo de heridos que contradice la versión del gobierno y de algunos medios de comunicación, quienes señalaron que las movilizaciones de este jueves se trataron de jornadas "más tranquilas". 

Según Meza, estos casos se suman a una cifra total en torno a los 60 heridos con lesiones oculares graves, esto es sin considerar a quienes presentan heridas leves, que no afectarán la visión de las personas a futuro.

Hasta este miércoles, el Colegio Médico registraba un 50% de heridos con pérdida total de visión en uno de sus ojos. Según el organismo, el fuerte de los afectados se concentra en el rango de edad de entre 20 y 30 años. Los casos más graves y frecuentes corresponden a herida penetrante ocular (HPO).

fotocristobal.jpeg

Fotografía: Cristóbal Saavedra.
Fotografía: Cristóbal Saavedra.

También hay varios casos de estallidos oculares, desprendimientos de retina, daños en el nervio óptico, presencia de cuerpos extraños y cataratas traumáticas. Se registra a su vez un paciente con evisceración traumática, vale decir, una herida que provocó el vaciado del globo ocular, dejando solo la esclerótica, la capa externa del ojo. 

"Hay importantes lesiones con secuelas graves, desde la pérdida estructural anatómica hasta la disminución de la agudeza visual. Tenemos el caso de dos menores de 18 años y el de dos personas que trabajan en lugares donde se les exige manejar vehículos. Ellos tendrán consecuencias económicas, además del traumatismo, ya que por ley no podrán cumplir con la exigencia legal para volver a ejercer como conductores", explicó Meza.

Plaza Italia concentra los casos

El céntrico espacio que congrega cada día las movilizaciones de descontento social ha sido a la vez el punto neurálgico que concentra gran parte de las lesiones oculares inferidas por efectivos policiales y militares. 

Entre ellos se cuenta el caso de Ángel Mella, estudiante de Topografía, quien en conversación con INTERFERENCIA, luego de ser atendido en el Hospital del Salvador durante la tarde del jueves, relató que "iba caminando por Vicuña Mackenna en dirección a Plaza Italia. Dos cuadras antes de llegar, donde estaban los estudiantes de la FECH brindando primeros auxilios, se bajaron uniformados desde una camioneta. Ahí empezaron a disparar con esas escopetas. Justo iba pasando un helicóptero por arriba, yo miré el helicóptero y gracias a las antiparras no perdí la vista. Eso es lo que me dijo el doctor, fue un perdigón directo en el ojo que me provocó una lesión con trauma ocular". 

angelmella.jpeg

El estudiante de topografía Ángel Mella afuera del Hospital del Salvador.
El estudiante de topografía Ángel Mella afuera del Hospital del Salvador.

Según el relato de Mella, dentro del recinto asistencial "había otra persona al lado que se le reventó el ojo y lo mandaron a la clínica, porque tenía Isapre. El doctor me mostró la lista de accidentados ocularmente y sobrepasaba las treinta personas, casi todos con pérdida de vista". 

Otro de los afectados que a esa hora se encontraba en el centro asistencial fue Diego Sepúlveda. Producto de la gravedad del trauma vivido, se encontraba imposibilitado de otorgar un relato sobre su situación, por lo que fue Kevin López, uno de los testigos que lo llevó hasta el hospital, quien efectuó el testimonio de lo que sucedió con el herido. 

"Íbamos cruzando por Parque Bustamante, donde estaba el Gope de Carabineros disparando a Mansalva. Diego se cayó y yo lo intenté parar, pero la policía nos disparó a ambos, a él en el ojo y a mí muy cerca, en la cara. Los disparos fueron directamente a la cara, lo hicieron con la intención de herirnos. A Diego lo están evaluando, puede perder el ojo. Los disparos fueron a menos de cinco metros de distancia”, describió.

Una suerte similar corrió Carlos Morán, técnico electricista de 37 años y padre de dos hijos, residente en la comuna de Pedro Aguirre Cerda. 

En conversación con INTERFERENCIA, Morán dijo que "estaba pacíficamente en la manifestación que se desarrollaba en Plaza Italia y pasó el carro lanza aguas. Me disparó el chorro de agua a cinco metros de distancia directo al ojo y me tumbó”. A Morán se le diagnosticó una lesión de mediana gravedad. 

"Por el momento el doctor no se arriesga a decirme nada, me sacaron un poco de sangre del ojo al limpiarme y sentía un fuerte dolor de cabeza", expresó. El afectado tiene considerado una acción legal en contra de quienes resulten responsables. 

carlosmoran.jpeg

Carlos Morán muestra el estado de su ojo luego de ser impactado de lleno por el carro lanza aguas.
Carlos Morán muestra el estado de su ojo luego de ser impactado de lleno por el carro lanza aguas.

Este martes también ocurrió un hecho grave cuando el estudiante de enseñanza media, Raúl Del Valle recibió un perdigón en el ojo. 

Del Valle, de sólo 18 años, cayó desvanecido en el sector aledaño al Teatro Universidad de Chile, luego de que una columna de efectivos policiales disparase en su dirección. 

“Fue como a las 18:00 hrs. En ese momento habían marchas con carteles en la Plaza Italia, algunos encapuchados en enfrentamientos más atrás y en cierto momento nos dimos cuenta que los policías se pusieron a arrojar lacrimógenas para dispersar a la gente desde el bandejón central. Acto seguido, apróximadamente 7 u 8 efectivos se pusieron en una hilera y comenzaron a disparar balines y perdigones. Todos al cuerpo. No me di cuenta, cuando vi que estaban apuntando me refugié atrás de un kiosco”, señaló a este medio Lautaro Burdiles, testigo de la escena y amigo de Del Valle. 

lautaro.jpeg

El estudiante de enseñanza media Raúl Del Valle perdió su globo ocular tras un proyectil percutado por carabineros.
El estudiante de enseñanza media Raúl Del Valle perdió su globo ocular tras un proyectil percutado por carabineros.

El testigo reconoció a su amigo unos minutos después cuando ve que personal de la Cruz Roja estaba rodeando a una persona que yacía tendida en el piso. “Tenía la cabeza inclinada. Se me quebró la voz, pensé que lo habían matado. Tratamos de hacer espacio y la policía iba a pasar de nuevo tirando gas y tirando balines, por lo que los de la Cruz Roja tuvieron que disuadirlos. Cuando él reaccionó, se me devolvió el alma al cuerpo. Con un amigo lo agarramos de los pies y lo llevamos hasta la ambulancia. Cuando nos subimos al vehículo, los carabineros seguían disparando. Escuchábamos los rebotes de los balines en la ambulancia”.

El estudiante herido tuvo una pérdida total del globo ocular producto del traumatismo tras la acción de Carabineros. 

Proyectiles en Concepción

En regiones, la represión también ha provocado daños oculares en los manifestantes. 

INTERFERENCIA accedió al caso de Rodrigo Lagarini, estudiante de pedagogía en Educación Física, quien el pasado martes 22 resultó con una lesión ocular grave producto de un disparo de una lacrimógena a quemarropa la cual impactó de lleno en uno de sus ojos. 

“Estábamos manifestándonos en Maipú con Paicaví y venía un ‘zorrillo’ con tres efectivos y un policía con escopeta. Lo vi de reojo hasta que escuché el disparo. Me disparó un proyectil de unos 5 cm de diámetro por 5 de espesor. La lacrimógena salió eyectada y pegó de lleno en mi cara, mi globo ocular se reventó y perdí el ojo”, relató a este medio. 

Según contó Lagarini, “me fui a piso. Desperté rodeado de personas que me hicieron presión en el ojo, me aplicaron suero y un parche. Tras el disparo, el policía salió arrancando de inmediato”.

Además, describió a INTERFERENCIA que en el Pabellón de Oftalmología del Hospital Regional “éramos como 7, habían dos personas por perdigones que no sufrieron pérdida a la vista. Mi caso fue el más grave”.

concepcion.jpg

Rodrigo Lagarini tras ser impactado por una lacrimógena disparada a quemarropa.
Rodrigo Lagarini tras ser impactado por una lacrimógena disparada a quemarropa.

Esto recuerda lo vivido por Alejandro Torres, camarógrafo de Mega, quien recibió un balín que se alojó detrás de su ojo izquierdo mientras se encontraba trabajando. “Estaba en los saqueos del Santa Isabel, en Manquimávida, acomodando mi cámara para buscar el mejor ángulo. De pronto, sentí un golpe terrible en el ojo, que no fue de rebote, era directo hacia mí. Caí y me dolía mucho. Estaba llorando sangre. De inmediato pensé lo peor, que podía perder la vista. Bueno, me han dicho de manera suave que en el ojo izquierdo tengo muy pocas posibilidades de quedar bien. Mi señora me acompañó al hospital y el lunes recién podrían intervenirme”, relató el profesional a Diario Concepción

Otro profesional de las comunicaciones que resultó herido en la urbe penquista fue el académico de Periodismo de la Universidad de Concepción Fernando Venegas, quien recibió proyectiles percutados por Carabineros. Si bien las heridas no comprometieron sus ojos, al ser atendido en el Hospital Regional de Concepción pudo constatar el estado de los heridos que llegaban tras las movilizaciones. 

“En el lapso que estuve en el hospital, desde más o menos las 17.30 a las 22 horas, deben haber llegado una seis personas con heridas en el rostro. Un joven de unos 20 años que tenía un corte en la parte superior del párpado derecho. También llegó un estudiante de unos 23 años, que luego me enteré era alumno de Educación Física de la UdeC que al parecer, finalmente habría perdido su ojo, también herido por Carabineros. Y vi pasar a personas en camillas con heridas en la cabeza y ojos, unas dos más”, relató a INTERFERENCIA. 

Los Más

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Los Más

Comentarios

Comentarios

Piñera es un criminal...tiene que pagar de alguna forma

que rabia por la chucha!

Añadir nuevo comentario