Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 28 de mayo de 2020
Tribunales y parlamentarios revisarán el caso

Biblioteca del Congreso: asesor de Finanzas denunció mal uso de recursos del director

Paula Huenchumil

large.jpg

Biblioteca del Congreso Nacional de Chile (BCN)
Biblioteca del Congreso Nacional de Chile (BCN)

En un documento dirigido a la Comisión Biblioteca del Congreso, Manuel Muñoz, quien será asesor jurídico del Departamento de Administración y Finanzas hasta el 31 de marzo, acusó haber sido despedido de manera injustificada, señalando que la motivación real para su desvinculación es haber rechazado ciertas compras públicas, como $16 millones destinados a gift card de Falabella para los trabajadores.  

Como cada fin de año, el director de la Biblioteca del Congreso, Manuel Pérez, notificó el día 29 de noviembre la renovación de los funcionarios a contrata para 2020. En ese listado, estaba el nombre de Manuel Muñoz Ventura, asesor jurídico del Departamento de Administración y Finanzas de la entidad. Una semana después, Muñoz recibió una nueva información, donde se le indicaba que su renovación sólo sería hasta el 31 de marzo de 2020.

Ante el despido, Muñoz interpuso un recurso de protección el 20 de diciembre en contra de la Biblioteca del Congreso Nacional. En la acción judicial acusa el acto como “arbitrario e ilegal”.

“La decisión adoptada por el Director de la Biblioteca del Congreso Nacional de poner término anticipado a mi contrata establece y hace diferencia arbitraria en el igual tratamiento que debe adoptarse para un funcionario. En la misma situación que otros funcionarios, es a mí a quien desvincula, sin razón alguna”, señala parte del documento disponible en el Poder Judicial.

En febrero de 2017 Manuel Muñoz asumió el cargo al cual ingresó por concurso público y dentro de sus funciones en la entidad pública también está revisar todas las resoluciones del Departamento de Administración y Finanzas.

La Biblioteca del Congreso Nacional (BCN), es un servicio común del Congreso Nacional, administrado por un director que es el jefe superior del servicio, cargo que desde el 1 de enero de 2013 es ejercido por Manuel Pérez Guíñez, quien anteriormente fue director adjunto de la Biblioteca entre los años 2004 y 2012.

Pérez emitió una resolución el 19 de diciembre de 2019 explicando el despido.

“El funcionario muestra una falta de visión global, observada en una baja comprensión del contexto político, económico y social en que se desenvuelve, no visualizando el servicio que presta la BCN y, al mismo tiempo, los impactos legales que tienen los cambios del entorno en la labor parlamentaria y los servicios que presta la institución”, señala el documento.

Además el documento indica que las “restricciones presupuestarias a que se encontrará sometida la Biblioteca del Congreso Nacional para el año 2020 hacen necesario priorizar sus recursos (… ) La prórroga de la contrata del sr Muñoz Ventura podrá ser realizada solo hasta el 31 de marzo de 2020, ya que sus funciones en la institución no son necesarias”. 

Uno de los puntos más llamativos es que en el recurso de protección Muñoz presenta un argumento que da cuentas de que era un funcionario, a lo menos, bien evaluado, puesto que la Comisión Calificadora de la Biblioteca le otorgó nota 6,7 en 2019 y un 7,0 en 2018.

El mal uso de los recursos en la dirección

INTERFERENCIA tuvo acceso a un documento que envió Muñoz a la Comisión Biblioteca del Congreso Nacional, la cual está constituida por el presidente del Senado y el Presidente de la Cámara de Diputados, actuando como Secretario de ésta el Director (a) de la BCN.

El escrito es una reclamación por ilegalidad y solicita un procedimiento administrativo disciplinario en contra de Pérez. Lo acusa de malversación de caudales públicos, pues existen dos licitaciones que según el documento del abogado no debían realizarse, ya que no se ajustarían a  lo estipulado en "el subtítulo 22 de bienes y servicios de consumo del Presupuesto del Sector Público", debido a que estos fondos solo deberían utilizarse para el mantenimiento de la institución,.

Una de las licitaciones a las que accedió nuestro medio corresponde a una resolución del 19 de diciembre de 2019 que autoriza “la renovación de contratación y autoriza adquisición de giftcard para funcionarios y trabajadores de la Biblioteca del Congreso Nacional derivado de licitación pública”, siendo el proveedor Falabella Retail S.A por un valor de $16.844.750, equivalentes a 240 tarjetas de regalo.

Mientras que el otro documento autoriza la compra, mediante Convenio Marco, a la Empresa BCI SEGUROS VIDA SA por la contratación del “servicio de seguro complementario al sistema de salud Chiler o, Plan C, Valor Prima Mensual, por un periodo de 6 meses de vigencia para 55 funcionarios planta y 161 funcionarios a contrata de la Biblioteca del Congreso Nacional, conforme lo previsto”. El monto total de UF: 962,544, es decir, alrededor de 27 millones de pesos. La resolución se resguarda en la Asignación Presupuestaria 999, del Presupuesto vigente de la Biblioteca del Congreso.

“Existe ánima aversión y hostilidad del director hacia mi persona. La explicación a esta hostilidad está en que, para velar por la legalidad de los actos administrativos en los que se disponía de recursos públicos del subtítulo 22 para fines legalmente impropios. Reparar actos ilegales, entonces, es lo que el director llama ‘falta de adecuación, respecto de los lineamientos instruidos por la dirección que afecta el normal funcionamiento institucional’. Dichos gastos fueron visados por el Fiscal actual y por el anterior. Los antecedentes son de público conocimiento y pese a que han sido eliminados de la web institucional, estoy absolutamente disponible para complementar la información que sea necesario aclarar”, acusa Muñoz en el escrito.

INTERFERENCIA contactó a Manuel Pérez, pero no recibimos respuesta al cierre de esta edición. De todas formas, nuestro medio accedió al antecedente de que el 14 de febrero pasado, contrató para esta defensa y por un monto cercano a los 8 millones de pesos- a través de una orden de compra-, al ex fiscal de la entidad, Francisco Aldunate Ramos, quien renunció el 15 de junio de 2018 a la Biblioteca. 

Este diario además contactó a Muñoz, pero el abogado indicó que no daría declaraciones debido a que el proceso está abierto. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Que extraño, pero sé que a el lo despidieron de buena forma, avisándole con meses de anticipación. De hecho el director esperó y le dió tiempo para que se recuperara de la pérdida de su madre antes de despedirlo. Pero lamentablemente se acostumbró al buen sueldo de la BCN y no quiere soltar la institución. Me parece poco ético de su parte tomar temas internos como esté en su condición de abogado aún vigente. Con personas así, entiendo que lo hayan despedido por poca ética.

Todo el mundo sabe que Pérez es lo menos ético que existe, está en el cargo por su amistad con algunos senadores y diputados. Ha sido mal director, ha contratado a amigos inoperantes de su logia, amigos ineficientes de sus parientes, y pagado favores, Solo está esperando jubilar y no quiere hacerlo porque él también está aferrado a su muy buen sueldo. Es una pena que un lugar que en su momento fuera muy innovador, ahora esté sumido en la tinieblas de una mala gestión. Lo peor es que la mayoría de los funcionarios también por temor de perder su puesto, no haga nada.

Añadir nuevo comentario