Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 19 de febrero de 2020
Protestas

Bonilla: Las caras de la población más combativa de Antofagasta

Franco Bruna

bonilla.png

Actividades en la población Bonilla de Antofagasta
Actividades en la población Bonilla de Antofagasta

Antofagasta es la segunda región con más detenidos en Chile después de la Metropolitana y es una de las ciudades que con mayor fuerza continuan las protestas. Uno de los focos de conflicto ha sido la avenida Bonilla, sector que ha cargado con el estigma de ser uno de los más peligrosos de la ciudad. Ahí se emplaza esta población que también tiene otras historias que contar.

Durante el mediodía del 1° de diciembre el frontis de la Plaza Bicentenario es decorado por los vecinos del sector para una tarde de encuentro familiar. La avenida Óscar Bonilla progresivamente llena su huella con camas elásticas, stands de comida y las líneas de una cancha de babyf{utbol que algunos hombres rayan sobre la acera. 

En una de las casas que se halla en el cruce con Carrera Pinto, Abel Delgado prepara tallarines junto a un grupo de diez acompañantes. La meta es llegar a los 400 platos de fideos con salsa, según sus estimaciones de la gente que podría llegar. Este evento nació de su iniciativa y su motivación para poder cambiar la imagen con la cual se ha identificado al sector durante el último tiempo.

“Aquí había un grupo de whatsapp que se llamaba Los genios de la Bonilla. Me metí y empecé a ver las conversas y era todo organización para marchas. Yo les dije: ‘Oye, ¿por qué no cambiamos un poquito el chip y arreglamos nuestra población?’ Porque empezamos a salir en todos lados. Y los cabros empezaron a decir ‘Oye, está bueno’”, relata Delgado.

El carácter animado de los residentes y la decoración colorida de esta escena provocan un marcado contraste con las escenas que han tenido lugar en la población desde que comenzó el estallido social. Todavía hoy incluso la Plaza Bicentenario -donde parte la población que trepa hacia los cerros- suele ser un campo de batalla entre Carabineros y manifestantes, quienes se enfrentaron de manera violenta casi a diario durante casi tres meses.

Asimismo han sido constantes las denuncias por abusos policiales. Las acusaciones han ido desde lanzamiento de piedras hasta detenciones ilegales al interior de domicilios. Sin embargo, también se han reportado constantes ataques a la Subcomisaría Norte de la ciudad, la cual está en el lado norte de la plaza, e incendios de diversos grados, siendo el más grave uno que destruyó un gimnasio infantil el 28 de noviembre. 

“De repente no había nadie en la calle. Y después llegaban cinco o seis tipos, hacían una fogata y la gente comienzaba a salir y ahí comenzaba a quedar la cagada. Y los Carabineros andaban en la calle gritando cuestiones, pescando a quien se le dé la gana. Han pescado a tres vecinos que no tienen arte ni parte en esto y les sacaron la cresta”, cuenta Delgado sobre cómo se originanaron los enfrentamientos.

La contradicción de la II° Región

Antofagasta es una de las regiones más conflictivas dentro del estallido social. Desde el 18 de octubre hasta el 4 de diciembre hubo 2.044 detenidos por Carabineros, según el reporte que dio el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) sobre el periodo más álgido de las protestas, siendo el número más alto después de la Región Metropolitana, 

En lo que corresponde a Antofagasta, las marchas y las barricadas se han transformado en una postal cotidiana que se puede observar tanto en el centro como en los sectores de la periferia, siendo probablemente la más intensa que cualquier otra capital regional. El punto más álgido se dio el martes 12 de noviembre, cuando hubo cinco focos de incendio a lo largo de la ciudad y se vieron afectados edificios emblemáticos, como el de la Intendencia Regional, frente a la Plaza Colón, y el de la Cooperativa de Carabineros, una cuadra más abajo de la Plaza Sotomayor, hoy también llamada Plaza de la Revolución.

El descontento manifestado parece contradecir los datos que presentan a la zona como una de las que tiene mayor prosperidad económica en el país. La región presenta el  Producto Interno Bruto (PIB) más alto de Chile tras la Región Metropolitana, siendo de 15.000 millones de pesos en 2018, según el Banco Central, siendo solamente la 7° en población, con unos 600 mil habitantes. Además, acorde a la última encuesta CASEN de 2017, la región se ubica tercera entre las regiones con menor porcentaje de personas en situación de pobreza con un 5,1%, solo superadas por las regiones de Aysén (4,6%) y Magallanes (2,1%)

¿Qué es entonces lo que causa la molestia?

“Antofagasta se ha encargado dentro de su política de distribución, de generar una segregación importantísima. Si a eso, tú le sumas cómo funcionan los servicios básicos en el territorio, te darás cuenta que aún más se extrapola la violencia. Además, tú ves que somos una región monoproductiva de extracción de minerales y hay un costo muy alto al tener una economía de ese tipo”, explica el sociólogo de la Universidad de Antofagasta, Pablo Camus.

De tal modo, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informaba hace un año que Antofagasta alcanzó un 9,6% de cesantía, siendo el porcentaje más alto a nivel nacional y uno de los peores números que la perla del norte marcaba desde 2010.

A esto se le suma un historial de larga data en torno a la contaminación. El Ministerio de Salud, dentro del Plan Nacional del Cáncer que presentó el año pasado, exponía a Antofagasta como la región con mayor tasa de mortalidad a causa de tumores malignos ,ajustada por edad, entre 1990 y 2015. Algo que tiene directa correlación con la presencia casi omnipresente de arsénico, zinc y cobre en el aire y en el agua de la región.

Un estudio conjunto realizado por investigadores de las universidades de Chile, de Antofagasta y Austral durante el 2018 señaló a la zona como una de sacrificio, al tener niveles de particulado que llegan a superar los de ciudades industrializadas en China (Antofasgasta tiene 20 mg de arsénico por kilo de suelo; el promedio mundial es de 4,8 mg). 

Para Camus, estas falencias tienen su causa en el modelo neoliberal que rige la economía chilena y que no entrega soluciones profundas para poder mejorar la calidad de vida de sus habitantes, particularmente los más vulnerables.

“El Estado al tener una función subsidiaria, se retira. Lo que se hace es solo amilanar un efecto del modelo, pero no quitas la enfermedad que mantiene la pobreza de manera indefinida. Y eso es lo que pasa en la Bonilla. Mantienen un estado mínimo que los mantiene fuera de la marginalidad, pero que se sostiene en una línea de pobreza peligrosa”, explica el sociólogo. 

Las huellas de la represión

Pablo Alfaro es un médico-cirujano que llegó a la Bonilla el 25 de noviembre. Ante la ocurrencia de jornadas de violencia constantes en la población, tomó la iniciativa de unirse a una brigada compuesta por varios profesionales de la salud que se han ofrecido como voluntarios para atender a los heridos en las manifestaciones.

“La situación ha sido bastante complicada. Mucha violencia que quizás es más gráfica en comparación al centro de la ciudad. Como la población queda en la periferia en la ciudad, Carabineros se desata con todo sin discriminar si hay niños o discapacitados”, relata el médico.

Esta brigada es una de las ramas pertenecientes a una organización de alcance más amplio: el Comité de Emergencia y Resguardo. Este espacio surgido como respuesta directa al estallido social, se enmarca en un esfuerzo de varias colectividades vecinales, sindicales, estudiantiles y artísticas de la ciudad de Antofagasta para encaminar las movilizaciones hacia una realización más estratégica y organizada.

Las metas principales del comité se centran en la consecución de la renuncia de Sebastián Piñera a la presidencia y la realización de una asamblea constituyente que sus miembros consideren auténticamente libre y soberana. Pero más allá de los objetivos políticos, esta agrupación ha sido una herramienta para que vecinos de sectores alejados como Bonilla saquen la voz y puedan denunciar tanto el estado de precariedad en el que viven como la violencia que ocurre en sus alrededores.

“Nosotros entendemos la reacción de la juventud precarizada y pobre de la Bonilla, porque justamente tienen una vivencia permanente en la pobreza pero también con respecto a que Carabineros reprime permanentemente. La relación que tienen con el estado es de desamparo y de olvido”, explica Lester Calderón, uno de los iniciadores del comité, quien está encargado de la comisión de comunicaciones. 

“Evidentemente hay flagelos que están en todas las poblaciones del país, como delincuencia o drogadicción, que son miserias que van apareciendo por la misma desigualdad. Se dice que es la población a la que más cuesta entrar. Pero lo he visto yo personalmente, es a la gente ha sido muy colaborativa, muy abierta a ayudarnos”, relata Alfaro.

Durante el mes de noviembre, el rol del comité por medio de la comisión de auxilio fue fundamental para la integridad de los vecinos que estuvieron en las calles. Según el catastro de heridos que Alfaro ha documentado, en los días más álgidos se han atendido aproximadamente 60 personas en el centro comunitario donde él y sus colegas operan. 

“A futuro, ya estamos bien conformados por lo menos en torno a las brigadas. Siempre atentos a las eventualidades y si hay algún llamado. Tenemos todo listo para asistir, tenemos insumos que nos han donado y hemos comprado”, concluye el médico-cirujano. 

Generación de comunidad

El evento que Abel Delgado realizó el 1° de diciembre resultó ser un rotundo éxito. Las familias de la Bonilla y sus alrededores vivieron una jornada de de entretención, música y juegos que duró hasta bien entrada la noche. Fue un cambio de 180 grados a la imagen que la población había mostrado tanto en el último par de meses como en los años recientes.

“Nunca había visto este nivel de organización. Estas cosas antes se hacían solamente en ciertos pasajes para ocasiones especiales. Pero ahora quisimos hacerlo extensivo a toda la población y por fortuna toda la gente nos apoyó”, relata.

Por parte de la Comisión de Emergencia y Resguardo, los planes a mediano plazo van en torno a la extensión de sus posibilidades de acción para generar presión en la consecución de sus objetivos, pero por sobre todo, dar nuevas instancias de asistencia a los vecinos de poblaciones periféricas.

“La idea en la Bonilla es armar un comité más grande, como el que está ubicado en el centro, para poder organizar junto a otros sectores no solo la ayuda médica, sino que también proporcionar una legal”, cuenta Alfaro. 

“Somos la segunda ciudad con la mayor cantidad de detenidos a nivel nacional. Y eso no es azaroso, sino que tiene que ver con que nos cansamos de ser una zona de sacrificio donde los empresarios se la llevan en pala y donde nosotros vivimos con sueldos miserables, además de contaminación que ellos mismos nos instalan”, concluye Lester Calderón. 

Este reportaje fue escrito originalmente para el Taller de Prensa Escrita de la Universidad Católica.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Quie escribe y relata lo que pasa en la Bonilla es una mentira ya que yo vivo en ese lugar y eso que los vecinos estan todos unidos por la causa falso total Estamis aburridos ya que es pura delincuebcia los que quieren quemar y que desaparezca la comisaria y se los escuche a lus que arman barricadas y lanzan piedras a carabineros y la labor de carabineros es que se respete el Orden publico quien escribio esto vaya cuando gay barricadas y se dara cuenta que son solo cabras chicos aleonados por delincuentes que vienen de los campamentos y parte alta de esos sectores.

Solo quiero acotar que el sr abel nunca organizo nada en la bonilla eso se organizo por jovenes nunca fue el comite de resguardo ni el sr abel incluso el flayer que corrio como propaganda fue de los mismos jovenes hay muchas pruebas que muestran que el sr abel no organizo nada

Añadir nuevo comentario