Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 30 de octubre de 2020
[El domingo político en la TV]

Carabineros lanzó a un niño desde un puente, y los medios no estuvieron ahí para sostenerlo

Vagabundo Ilustrado (@vagoilustrado)

Un joven yace inmóvil boca abajo en el río Mapocho. La estremecedora imagen se viraliza rápidamente en redes sociales. Al poco rato, un registro mostraba con meridiana claridad, que el joven había sido empujado por un efectivo de Fuerzas Especiales de Carabineros. Sin embargo, la mayoría de los grandes medios mantuvieron sus titulares de: “joven cae”, sin corregir que dicha escena, tenía una causa ya clara, y que había ya un registro inequívoco del hecho. Nuevamente, se optaba repetir el reporte policial por sobre los hechos, en ser parte del problema y no de la solución.

Eran ya pasada las 9 de la noche, y el registro que mostraba la escena del Carabinero empujando al joven era re-publicada una y mil veces en redes sociales y por portales de prensa alternativa e independiente. Luego -a las 22:46 horas- el Colegio de Periodistas de Chile denunciaba a través de su cuenta oficial de twitter, un  “veto informativo” por parte de los medios de comunicación por no publicar el registro que ya circulaba, dónde se apreciaba con claridad, cómo un Carabineros empujaba al joven cayendo luego este al río.

Salvo Radio Cooperativa, que tras conocerse las imágenes inmediatamente sacó una nota titulada: “Video muestra que joven fue empujado por carabinero desde el puente Pío Nono”, la mayoría de los grandes medios mantuvo su versión original. Algunos incluso agregaron en sus notas la versión de Carabineros, que desmentía categóricamente su participación en el hecho. Antes, el noticiero de CHV - CNN Chile -a las 20:43- dio cuenta en un “extra informativo”, de un menor de edad (de 17 años, de Puente Alto, señalaron) que había caído en el río Mapocho en incidentes con Carabineros, pero por responsabilidad -dijeron- recabarían más información. Por su parte,  Canal 13 en su portal web (no así en su noticiero), publicaba un video tomado a distancia -de una cámara de seguridad ubicada en el sector- que mostraba una difusa secuencia (y en medio de esta un sello de agua que no ayudaba a dar claridad),  donde se veía cómo el joven caía, en momentos que Carabineros corría tras varias personas en el puente Pio Nono. Sin embargo, mantuvieron inalterable el titular de: “joven cayó”, así como la versión oficial de Carabineros que negaba participación en lo ocurrido. Así cerraban la noche los noticieros. A eso se sumaban las notas de El Mercurio y La Tercera (publicación para el sábado), que también mantuvieron la versión donde carabineros negaba participación y constatando solo la caída del joven sin causa motivada.

El sábado en la mañana, Carabineros hizo un punto de prensa, dando así su tercera versión en menos de 12 horas. Y mientras los canales de TV daban cobertura a aquello, los canales mostraban imágenes de apoyo con varios registros de lo sucedido en el puente Pio Nono, menos el más claro, justo aquel que no dejaba lugar a dudas sobre la participación de Carabineros en la caída del adolescente.

Salvo el canal 24 horas de TVN (en el cable), que si ocupó dicho registro como imagen de apoyo. Luego de acabada la conferencia, en el noticiero de CHV - CNN Chile, el conductor, Sebastián Aguirre, fue taxativo, señalando: “Estas son las imágenes, y se ve claramente como empujan al joven al río”.

Esa misma mañana, Canal 13  mantuvo incluso puso como imágenes de respaldo, la secuencia de un encapuchado atacando a una micro, hecho que ocurrió en otro sector y horas más tarde de lo acontecido en el puente Pio Nono, que, coincidentemente, estaba en sintonía con la segunda versión dada por Carabineros, que afirmaba que habían actuado en el puente porqué un grupo de jóvenes quería quemar una micro.

Mientras todo eso ocurría, paralelamente el ministro del interior, Víctor Pérez, jefe directo de la policía uniformada, visitaba esa misma mañana un programa magazine, para ser entrevistado por el humorista y conductor, Checho Hirane, donde se refirió escuetamente al incidente, lamentando el hecho, pero señalando que “se estaban ocupando nuevos protocolos” y que no se amarraban con ninguna versión, pues serían los tribunales los que determinarían qué ocurrió.

Los medios internacionales ya comenzaban a hacerse eco de lo ocurrido, y ya se podían leer titulares, como el del diario The Guardian, que publicaba, en base al registro audiovisual que ya se disponía y circulaba profusamente en redes: “Policía chilena lanza a niño desde un puente durante protestas”. Y así ocurrió con la mayoría de los portales informativos internacionales, los que daban cuenta del grave hecho, contextualizándolo de paso con la situación país iniciada desde el estallido social de octubre pasado, y agregando -la mayoría de estos- comentarios sobre las graves violaciones a los DDHH que se venían registrando desde hace un año en Chile, como lo consignaban ya 4 informes internacionales. 

En la tarde, la Fiscalía Centro norte a través de su cuenta de twitter, informaba de la detención del Carabinero Sebastián Zamora, por su eventual responsabilidad en el hecho, quedando su formalización por "homicidio frustrado", para el día domingo.

Domingo político de la TV

El domingo en la mañana, en el programa Pauta Libre de La Red, la premio nacional de periodismo, Mónica González, emplazaba directamente al director General de Carabineros, Mario Rozas, por lo ocurrido con el muchacho en el puente Pio Nono, y por la 8.575 causas por Derechos Humanos -actualmente judicializadas- desde el 18 octubre pasado, hasta hoy. De este modo González espetó al General Rozas: “¡Tenga decencia! ¡Váyase por el bien del país! Porqué si no, lo que le estamos diciendo a nuestros jóvenes es que el único camino es la violencia".

En tanto "Mesa Central" de Canal 13, el panelista político (y ejecutivo del Canal), Cristian Bofill, se manifestó contrario a una Acusación Constitucional contra el ministro Pérez, además, respecto a la crítica a medios y autoridades por lo ocurrido el viernes con el adolescente y la claridad de las imágenes que acreditaban la participación de Carabineros, este señaló estas “no eran del todo concluyente” y que además, estas habían sido publicadas por Telesur, que no es más que la vocería de Nicolás Maduro, agregando en el un manto de dudas respecto al registro.

*Huelga decir que las imágenes no pertenecen a Telesur, sino que son parte de los registrado por el reportero Mauro Medel, que oficia como corresponsal en Chile de la Agencia Ruptly. Además, fue Medel quien entregó a la Fiscalía los registros que se convirtieron en prueba concluyente para formalización del Carabinero.

El mismo domingo, la audiencia de formalización del Carabinero Sebastán Zamora, no dio lugar ya a dudas: En tiempo récord, la Fiscalía encabezada por la destacada penalista, Ximena Chong puso en antecedentes al Tribunal, acreditando que el Registro muestra con claridad que el adolescente fue empujado y lanzado al Mapocho por el Carabinero Zamora. Que luego de esto, Carabineros se retiró del lugar sin prestar ayuda al joven que yacía boca abajo en el río, y que no obstante aquello, el Carabinero formalizado -junto a otros-, falseó actas de detención con clara intención de encubrir el crimen. El juez del Séptimo Juzgado de Garantía De Santiago, en vista de los antecedentes, decretó la prisión preventiva y un periodo de investigación de 120 días.

Ya en la noche, los programas Tolerancia Cero (CNN Chile) y Estado Nacional (TVN), discutieron largamente el hecho acontecido el viernes, y ya con los antecedentes revelados durante la formalización, y los registros que no dejaban lugar a duda, hablaron con propiedad, de la profunda crisis en Carabineros. En TVN, el conductor Matías Del Río habló de “cultura de violencia” enraizada en la institución, en una incisiva entrevista -poco frecuente en este conductor- que puso en aprietos al actual vocero de gobierno, Jaime Bellolio. Del Río pidió definiciones respecto al actuar policial, y consultó sobre la eventual salida del cargo del General Rozas. Cosa que no fue contestada con claridad por parte del vocero de gobierno, evidenciando de paso, el mal momento que vive la institución uniformada, así como el grave problema entre manos que tiene La Moneda.

En Tolerancia Cero fueron Mónica Rincón y Fernando Paulsen, quienes mas hablaron de la gravedad de lo que ocurre en Carabineros, apuntando a la necesidad de un cambio profundo. Mas aún, en vista de los antecedentes presentado por la Fiscal Ximena Chong en la audiencia, se evidencia que la institución uniformada, las cosas siguen igual o peor. Paulsen criticó de paso –a modo de crítica política- a la ceguera de quienes ven lo que quieren ver, y que ante las evidencias y los hechos, imponen su ceguera ideológica. Por su parte, Rincón apuntó a las responsabilidades políticas transversales (de varios gobiernos), y a la poca fiscalización que ha existido, pues, claramente, hechos gravísimos como el ocurrido en el puente Pio Nono, hace rato que dejaron de ser hechos aislados.

En resumen, el análisis del domingo fue unánime y transversal: la crisis actual de Carabineros es evidente y su legitimidad está en cuestionamiento, y razones hay de sobra: Corrupción (Paco Gate), Montajes (Huracán, Caso Catrillanca, Peaje Quino, etc.), así como su participación acreditada en las generalizadas y graves violaciones a los DDHH del último año.

Pero esta actual situación de crisis, no se dio espontáneamente. Esta crisis fue incubada por un sistema político que dejó hacer, aunque ahora parte de ellos rasguen vestiduras y pidan refundaciones. También, gran responsabilidad le cabe en esta crisis a los medios de comunicación, que, en vez de fiscalizar y reportear, prefirieron la complicidad y los pactos de no agresión. Eso, salvo honrosas excepciones.

Difícilmente los burdos montajes de Carabineros hubiesen trascendido y tenido el impacto que finalmente tuvieron -y costos para muchas personas-, de no ser por la complicidad de un sector importante de la prensa. Así, la lectura del reporte policial sin cuestionar, lo pernicioso del concubinato entre poderes, establecido con premios y halagos mutuos, que llevó a preferir la versión oficial, por inverosímil que fuera, quizás, para cuando llegara un "golpe noticioso", ser contactados (avisados) u obtener una filtración con premura por un oficial agradecido. Todo eso, y mas, es lo que ha pavimentado el camino a la crisis.

Y es que lo ocurrido este fin de semana, confirma la gravedad de la crisis, aunque alertas previas ha habido, como lo han venido planteando majaderamente analistas en seguridad pública por años, como; Lucía Dammert, Mauricio Duce, Claudio Fuentes o Eduardo Vergara, solo por mencionar a algunos. Pero dicha crisis también dice relación con los medios, por no dar el suficiente espacio, por mirar para otro lado, por no ser lo suficientemente críticos, por llegar tarde, por la poca transparencia y por transar lo esencial. Fiscalizar al poder, y entre más transparente, mejor.

A modo de ejemplo, el 29 de octubre pasado, tras una excelente entrevista realizada al General Director de Carabineros, Mario Rozas,  por Ramón Ulloa y Constanza Santa María en Canal 13, donde se le preguntó por las Violaciones a los DDHH que se estaban denunciando, y, tras la respuesta de este, se le contrastó con cifras, señalándole -los periodistas. que claramente no se trataban ya de “hechos aislados”. Rozas se quejó de aquella entrevista, y la dirección del Canal de Luksic, en vez de celebrar el gran trabajo de sus empleados, decidió, a los pocos días, intervenir el área de prensa (colocando nuevamente a Cristian Bofill, como interventor).

Y es que es difícil pedir transparencia y fiscalizar cuando, el recién pasado 23 de septiembre, el editorial de La Tercera cuestionaba a la Contraloría General de la República, precisamente por los sumarios administrativos que el ente fiscalizar realizó -en base a una serie de denuncias previas- formulando cargos contra 7 generales del alto mando de Carabineros, por la forma en que se aplicaron los protocolos durante el “estallido social”.

Justo ahora, mientras varios medios optaban por la versión oficial de Carabineros y ponían en duda registros (claros) de lo ocurrido, el carabinero imputado junto a otros -como se reveló en la audiencia de formalización- alteraban pruebas y falsificaban registro de detención, con clara intención de encubrimiento.

En síntesis, existe hoy una necesidad imperiosa de cambio, pues no se puede seguir haciendo lo mismo esperando resultados diferentes a los que ya conocemos, pues es ese mismo proceder es el que nos tienen en una crisis. Y es que probablemente algunos, como el presidente, pensaron que "lo peor ya había pasado", pero no fue mas que la anestesia momentánea traída por la Pandemia, pero sorpresa; la crisis está aquí.

Por supuesto, ningún medio está libre del error, voluntario o no deliberado, y del debate sobre lo ético, tanto en lo que se publica u omite. También este medio, en el que se publica esta columna, no es la excepción. Largos debates se han sucedido respecto a la línea de sus publicaciones en estos breves dos años de existencia, y qué bueno que ocurra. Pues, dejando un breve momento el fatalismo de lado, hoy hay medios tratando de hacer cambios y rechazando viejas tradiciones y vicios del quehacer periodístico. Aun así, el problema subiste. El resumen es simple: Un niño de 16 años fue lanzado al río por un Carabinero en medio de una protesta, y si bien estará en la justicia establecer la calificación y eventual condena, el hecho, para cualquier medio periodístico medianamente serio, no cambia: Un adolescente fue lanzado al río por un Carabinero en medio de una protesta, y la gran mayoría de los medios no estuvieron ahí para sostenerlo.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Este artículo tiene el tono de la retórica del martirio...celebro que exista este medio, que profundicen y que tengan vocación por llegar a la verdad , pero,, admirarse de como actúan los medios, es como admirarse de que los chanchos se revuelquen en el barro...el poder finalmente es quien controla esos medios y apuestan a que todavía hay gente estúpida que les cree, o sencillamente hacen las noticias para creerselas ellos mismos, Mario Rosas necesita prender la tele y sintonizar un canal que avale sus mentiras, al final es una marioneta, que necesita saber que alguien sostiene los hilos que lo manejan.

Les comento que las primeras imágenes que se difundieron en cámara lenta del carabinero empujando al joven no son de Telesur, sino de la agencia Ruptly. Le llegaron por redes sociales a la corresponsal de Telesur y ella le puso logo Telesur y las difundió como propias.

Buena nota, sin embargo, hay demasiadas faltas en la redacción, lo que complejiza la lectura y le quita profesionalismo a la nota.

Bravo, me saco el sombrero ante todo lo que abarcaron en esta nota, no tan solo el hecho puntual. Son hoy por hoy mi medio preferido para leer noticias desde un punto de vista mas objetivo e imparcial

No es novedad el pseudoperiodismo que hay en Chile. Menos mal que existen los celulares y hay más gente grabando. SI fuera por la mayoría de la prensa de este país, aún estamos en el oasis que sólo existe en la cabeza de Piñera. Mención especial al gran trabajo de Paola Dragnic. Una y otra vez dando información valiosa a pesar del constante acoso de carabineros y de "sus colegas". A lo mejor si en la redes sociales hubieran escrito joven empujado en Caracas, los canales y diarios chilenos hubieran ido con la noticia en portada.

Excelente reportaje, lectura en perspectiva transversal sobre la, construcción de la verdad en el eje empresarios, gobierno y fuerzas represivas, sin embargo se le escapa un detalle crítico para comprender el rol del gobierno. Al salir a poner paños fríos ante la grave situación, el ministerio del interior en varias notas de prensa lamentó los hechos haciendo alusión a la muerte de un campesino en el sur de chile. El dato fue puesto en la mesa sin contexto, sugiriendo que se trataría de otra víctima del "conflicto mapuche", y abriendo la crítica hacia ambos flancos de la violencia. En DDHHs, este modelo de tratamiento de la violencia es conocida como teoría de los dos demonios o del empate, y es utilizada no sólo por la derecha, también por una buena parte de la oposición como una forma de establecer posturas éticas para los medios de comunicación , pero su contenido fascista es evidente, pues iguala la violencia de estado a la resistencia de los pueblos como si se tratara de fuerzas equivalentes y anula los contenidos de dichas acciones, impidiendo que las personas construyan su propio juicio frente a los acontecimientos.

Buen artículo. Revisen los errores en la redacción de algunas palabras, están mal escritas. Saludos y sigan con su excelente trabajo

Los medios viven de las audiencias. Si ocultan la realidad o mienten derechamente.. ¿por qué seguir leyendo/escuchando/viendo esos medios?... ¿Para criticarlos y rasgar vestiduras?... ¡Hagámosla corta!

La gente que se fija en la redacción es el mismo tipo de gente que parafraseando a Cortázar, aprieta el tubo de la pasta de dientes por detrás y quieren que todo el mundo haga lo mismo, porque según ellos es lo correcto. Que puede ser más insignificante que Roque Estevan Escarpa y la real academia de la lengua, al lado de los hechos que se comentan? La lengua es una cosa viva, dinámica, que puede derivar, y que más da?...Esas tipo de estructuras mentales son típicas de pacos y milicos...no saben aplicar criterio.

¡Horrible! Pero, desgraciadamente, pan de cada día en Chile. Muy escandaloso son, una vez más, la complicidad y el rol de encubridores de crímenes que juegan los medios de "desinformación" chilenos.. He dejado de "desinformarme" a través de la prensa chilena convencional hace bastante tiempo. Gracias a los periodistas de este gran medio de comunicación. ¡Excelente!

Noticia falsa, mienten descaradamente. Por otro lado el pobre niño de 16 años parece que tiene un prontuario que lo hace delincuente que junto a otros de la misma calaña tienen el barrio de plaza baquedano un desastre por lo que me alegro que haya saltado al río con sus consecuencias. Basta de mentiras, para que las fuerzas policiales detengan a los que destruyen el barrio baquedano y los tribunales apliquen todo el rigor de la ley en la cárcel para estos delincuentes.

Añadir nuevo comentario