Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 4 de junio de 2020
Consumo en tiempos de crisis

¿Cómo explicar la compra compulsiva de papel higiénico de estos días?

Ricardo Martínez

En las últimas semanas en el mundo se ha observado, en el contexto de la pandemia del Covid-19, una obsesión irracional por abastecerse de papel higiénico, más que quizá por cualquier otra vitualla. ¿Cómo se explica este fenómeno? Acá algunas claves.

Uno de los fenómenos más ostensibles de las reacciones que ha provocado la ya declarada pandemia del Covid-19 es la desaparición del papel higiénico -llamado también tissue, o confort- de las góndolas de los supermercados. Y no solo eso, sino que también la observación de carros de supermercado llenos de rollos pasando por las cajas. Parece tratarse de un comportamiento irracional que ya ha sido cubierto por medios de prensa internacionales como la BBC.

Hay tres factores para explicar la obsesión por la adquisición de papel higiénico:

1) Un efecto cognitivo de percepción visual. Los rollos de papel higiénico a menudo vienen en envases muy grandes, de 6, 12, 24 rollos, en incluso más. De este modo, tales productos ocupan mucho espacio en las góndolas, pero se trata de pocos packs adquiribles. A diferencia de, por ejemplo, las sopas instantáneas individuales o los caldos para cocinar, si se extraen de las mismas góndolas cinco o seis packs de los más grandes, es muy visible el vacío, y, como estudian los psicólogos del consumo, como Milica Milosavljevic y su equipo del Caltech, el “California Institute of Technology”, de Pasadena eso afecta la “saliencia” de la ausencia del producto lo que engaña la toma de decisiones de las consumidoras o consumidores dando la impresión de desabastecimiento.

2) La Tragedia de los Comunes. La Tragedia de los Comunes es un término que fue desarrollado por el biólogo y filósofo estadounidense Garret Hardin, en una publicación para la revista Science en 1968. Se trata de un fenómeno en que las acciones individuales en torno a la consecución de un bien o servicio (un “común”, “common” en inglés) provoca escasez. Es similar a la idea de salir en auto que tiene mucha gente al mismo tiempo en el inicio de los festivos y que es en gran medida la causa de los tacos o atochamientos. En este caso, todos quieren hacerse del papel confort (motivado, además, por el efecto de aparente desabastecimiento indicado en el punto anterior) y eso provoca una “corrida de consumo”.

3) FOMO. O “fear of missing out”. Se trata de “una aprensión generalizada de que otros podrían estar teniendo experiencias gratificantes de las cuales uno está ausente”, como describen el psicólogo experimental Andrew K. Przybylski, del Oxford Internet Institute, y colaboradores en un paper para Computers in Human Behavior. Si las otras personas están comprando tanto confort, yo también debo hacerlo, aunque, claro, en este caso no como una experiencia gratificante, sino que como una vinculada a temores o angustias.

Estos factores parecen ser algunos de los que explican este fenómeno que se ha observado en países anglosajones como Australia o el Reino Unido o los Estados Unidos, al punto que, de acuerdo con Khou, llegó a existir un hashtag nombrado #ToiletPaperApocalypse, y que ha llegado a Chile en los últimos días.

Para finalizar, un reportaje de The Huffington Post, Canadá, entrega algunas orientaciones sobre el tema:  

“James Brander, economista y profesor de la Escuela de Negocios Sauder de la Universidad de Columbia Británica, está de acuerdo en que no hay una buena razón para acumular bienes para más de dos o tres semanas en este momento:

“Si tiene síntomas que parecen síntomas de coronavirus o podrían serlo, debe aislarse y ponerse en cuarentena durante dos semanas”. Por lo tanto, requerirá tener dos semanas de suministros en su casa para no tener que ir de compras por dos semanas. Entonces, ese es un estándar bastante adecuado. Pero en términos de incluir un suministro para seis meses, creo que es excesivo””.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario