Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 19 de abril de 2021
Triunfo de Biden

“Comportamiento errático” y manejo de la pandemia: Las causas que el Washington Post señala como responsables de la derrota de Trump

Joaquín Riffo Burdiles

El diario estadounidense afirmó que “los mismos impulsos que ayudaron a llevar al presidente a la victoria en 2016 contribuyeron a su ruina cuatro años después”.

Con Joe Biden reconocido como presidente electo de Estados Unidos por la mayoría de los medios de comunicación y diversas autoridades alrededor del mundo, llega el momento del análisis de los resultados que posicionaron al Partido Demócrata de vuelta en el sillón presidencial estadounidense. 

En un reciente artículo publicado por The Washington Post, los autores señalan que “la historia de la victoria de Biden es también la historia de la derrota de Trump: una coda devastadora para un líder que durante mucho tiempo ha temido la debilidad y la pérdida por encima de casi todo lo demás, pero que se convirtió en el primer presidente de sólo un mandato en casi 30 años”.

La pieza periodística corresponde al resultado de entrevistas con 65 ayudantes, asesores, confidentes, legisladores y agentes políticos de Trump y Biden, muchos de los cuales hablaron con la condición de anonimato para compartir detalles sinceros de la campaña 2020. De esa forma, se configura el retrato de cómo Biden derrotó a Trump, y cómo Trump ayudó a sabotear sus propias esperanzas de un segundo mandato.

En esa línea, el texto señala que “Trump fue el presidente más impopular de los tiempos modernos: divisivo y alienante, rara vez trató de llegar al medio y su comportamiento errático y políticas más duras fueron fuertemente rechazadas por la mayoría de los estadounidenses. Incluso antes de este año, su reelección habría sido difícil”.

Según el medio, a ello se le suma el enfoque que el mandatario le dio a la pandemia. “Pero el presidente finalmente perdió, dijeron asistentes y aliados, debido a la mala gestión del virus. Perdió, dijeron, durante el verano, cuando el virus no desapareció como había prometido; cuando el malestar racial sacudió a la nación a raíz de la muerte de George Floyd y los manifestantes corrieron desenfrenadamente por las calles; y cuando las autoridades federales y locales gasearon a manifestantes mayoritariamente pacíficos en Lafayette Square frente a la Casa Blanca para que Trump pudiera montar una sesión fotográfica. Y perdió, dijeron, durante un período de aproximadamente tres semanas desde finales de septiembre hasta mediados de octubre, cuando un Trump enojado y melancólico interrumpió su camino a través del primer debate y luego, varios días después, anunció que había dado positivo por el coronavirus”.

Así, el artículo explica cómo algunos de sus mismos partidarios terminaron contrariados con su actitud, y que la personalidad que lo llevó a la Casa Blanca, ahora terminó perjudicándolo: “después de años de conducta conflictiva e incendiaria que apagó a los votantes independientes, quienes finalmente dijeron que habían visto suficiente. Los mismos impulsos que lo ayudaron a llevarlo a la victoria en 2016: el espíritu externo; el cri de coeur enojado, que lo quema todo; las feroces y polémicas diatribas; la falsa realidad forjada a través de mentiras y engaños contribuyó a su ruina sólo cuatro años después. Los votantes exhaustos en Michigan, Wisconsin y Pensilvania, que una vez le dieron una oportunidad a Trump, se volvieron contra él el martes”.

Diferencias de estilo

Según el Post, desde el principio, Trump y Biden hicieron apuestas tremendamente diferentes en el camino hacia la victoria en 2020, “tomando rutas divergentes en casi todo: desde el tono y el mensaje, hasta cómo ejecutar sus respectivas campañas, y si usar una máscara. A lo largo de su primer mandato, Trump fue un líder que gobernó como había hecho la primera campaña: despreocupado, caótico y externo, a pesar de ser ahora el titular. Era controvertido, profano y usaba una retórica racista, ofreciendo diatribas llenas de agravios que se presentaban a sí mismo como la víctima”.

En contraposición “Biden, quien dijo que su decisión de postularse se produjo después del mitin de la supremacía blanca de 2017 en Charlottesville, vio la carrera como 'una batalla por el alma de la nación', como él dijo, y trató de no desviarse del singular mensaje de que Trump no era apto para liderar el país".

Pero la apuesta más drástica que hicieron fue cómo abordar la mortal pandemia del coronavirus, que asfixió la economía, mató a más de 236.000 estadounidenses y puso patas arriba la carrera presidencial.

Para Trump, el coronavirus provocó una reorganización en su ya disfuncional campaña, convirtió la contienda en un referéndum sobre su manejo de la pandemia que, incluso, enfermó al presidente y a su círculo íntimo.

El medio, sin embargo, explica que “a pesar de todo, Trump siguió volviendo a una estrategia defectuosa de intentar desear, tuitear y deshacerse del virus mortal. Obligó a su equipo a crear una realidad alternativa en la que llevó a cabo manifestaciones masivas (simpatizantes empaquetados, pocas máscaras deportivas) y dijo que el coronavirus era solo una amenaza modesta y que desaparecería cualquier día”.

En contraparte, “Biden, nuevamente, tomó un rumbo diferente. Él y su equipo se centraron en las precauciones contra el coronavirus, yendo más allá de las pautas básicas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Al principio, el ex vicepresidente rara vez salía de su casa, reduciendo su agenda y trasladando todo a Zoom. Además de proteger a Biden, de 77 años, la estrategia transmitía que, a diferencia de Trump, de 74, Biden se tomaba el virus en serio”.

De esa forma, “cuando apareció Biden, rara vez se comprometió con Trump, y casi nunca en los términos del presidente. En cambio, usó sus apariciones para modelar el buen comportamiento, celebrando eventos socialmente distanciados con un número limitado de partidarios, y recalcó su mensaje central: Trump era un líder peligroso”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario