Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 10 de diciembre de 2019
En el aniversario del asesinato de Catrillanca

Con Piñera fuera de escena, la ciudadanía logra su primer triunfo y fuerza a la clase política a plebiscito por nueva Constitución

Lissette Fossa
Andrés Almeida

congreso.jpeg

Foto: Fernando Ramírez
Foto: Fernando Ramírez

Los partidos políticos -a excepción del PC- alcanzaron un acuerdo patrocinado por el Gobierno para cambiar la Constitución por la vía de una convención constituyente (asamblea constituyente) o una convención mixta. Está por verse si esto aplaca a la ciudadanía movilizada.

Algunos sonreían más que otros, sentados en la mesa en la que hablarían al país. A las 2:24 de la madrugada de este viernes comenzó a hablar Jaime Quintana, presidente del Senado, para dar paso, uno a uno, a todos los presidentes de los partidos políticos.- a excepción del Partido Comunista-, que alcanzaron el acuerdo de llamar a un plebiscito que le consulte a los chilenos sobre el cambio constitucional y el método a usar para ello. 

Invariablemente, los personeros reconocieron en la ciudadanía la fuerza detrás del movimiento constituyente y saludaron su trabajo negociador. Algunos se inclinaron por reconocer a las personas que fueron violadas en sus derechos y la incompletitud de la agenda social del gobierno; otros destacaron los hechos de violencia asociada a las manifestaciones y saludaron tibiamente al presidente Sebastián Piñera. 

Fueron más de 12 horas de negociación, solo interrumpidas para almorzar y uno que otro café de los parlamentarios, reunidos sin la presencia de Piñera ni de alguno de sus ministros, en las oficinas el ex Congreso, en Santiago. En los pasillos y las escaleras se aglutinaban periodistas, camarógrafos y asesores parlamentarios. Ya pasadas las siete de la tarde, más parlamentarios llegaban y más corrían de una oficina a otra. Con un tono de temor, a veces comentaban a la prensa que era necesario un acuerdo "por la paz social", y en un momento, incluso había más parlamentarios siendo entrevistados que los que estaban negociando con el oficialismo.

Sin embargo, era unánime la sensación de "presión" para llegar a acuerdo, además de la incertidumbre sobre "qué va a pasar mañana", como muchos parlamentarios comentaban, con respecto a la reacción que tendría la ciudadanía durante la jornada de este viernes. De alguna manera, se sentía el peso de ser una de las instituciones más deslegitimadas y con menos credibilidad, y eso todavía podría hacer tambalear el acuerdo político sobre la nueva Constitución. Al salir humo blanco, algunas caras eran de sonrisas. Tras la conferencia de prensa, algunos de los parlamentarios, como Álvaro Elizalde o Francisco Chahuán, se abrazaban contentos con sus colegas y sus asesores, mientras otros intentaban analizar la situación o salir rápido de una sala calurosa del ex Congreso. 

El acuerdo básico consiste en un plebiscito que deberá resolver, antes que todo, si es que se requiere una nueva Constitución o se mantendrá la de 1980. Si es que gana el sí, entonces, la ciudadanía podrá definir si el mecanismo será a través de una convención constituyente (un eufemismo de asamblea constituyente) o de convención mixta, en que los redactores de la nueva constitución serán 50% parlamentarios y 50% asambleistas. Los asambleistas serán electos bajo un sistema proporcional como el que se usa con los diputados,

El detalle más relevante del acuerdo es que la nueva constitución deberá ser aprobada por un quórum de 2/3 de los constituyentes, quienes no podrán optar a cargos de elección popular en un plazo de un año. Esto implica que los acuerdos deben ser amplios. Al respecto fue la principal desaveniencia. Mientras que la UDI postulaba a que frente a diferencias, imperaría la constitución promulgada por Augusto Pinochet, la oposición se negaba en redondo a dicha posibilidad. Finalmente, primó la tesis del papel en blanco, es decir, que en caso de desacuerdo no prima la actual carta magna, y del quorum de 2/3, mientras que los asambleístas deberán llegar a acuerdo, en un plazo de nueve meses, prorrogables por otros tres.

También habrá una comisión técnica paritaria designada en términos paritarios entre oposición y oficialismo, la que deberá abocarse a las reglas del funcionamiento de cualquiera de las dos convenciones, una labor clave en los procesos de negociación, la cual definirá -por ejemplo- los requisitos para ser candidato, el rol de los partidos y las vías de financiamiento, elementos que ´pueden derivar en la cooptación de los asambleístas por parte de los partidos.

Piñera fuera de escena

Tras el momento de los congresistas, llegó el turno de La Moneda. Se rumoreaba en el Senado en Santiago que el presidente Sebastián Piñera se había ido a su casa a las 21:00, y -en efecto- cerca de las 3:00 hablaron solo los titulares del Interior, Presidencia y la ministra vocera, en el palacio de gobierno.

Empezó el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, quien destacó el "diálogo" y lo que llamó el "acuerdo por la paz". Luego habló Felipe Ward, el secretario general de la Presidencia -a cargo de la agenda legislativa- cuya función fue comunicar su intención de avanzar en la agenda social, y finalmente habló Karla Rubilar, la ministra vocera. "Hace unos días atrás llegó el momento de tomar una decisión muy difícil, la decisión era -probablemente más fácil- optar por la fuerza, el presidente decidió optar por la paz, decidió optar por el diálogo", dijo ella,

Pese a que Rubilar señaló que Piñera no estaba porque sabía que era "el momento del Congreso", el hecho político es que el presidente estuvo completamente fuera de la escena de un momento calificado como histórico por sus protagonistas.

Movilizaciones

Mientras los partidos políticos negociaban el acuerdo, las movilizaciones no se detenían. En el aniversario de la muerte de Camilo Catrillanca, los manifestantes fueron hasta la estatua de Pedro de Valdivia en la Plaza de Armas de Santiago, donde mapuche y otros indígenas manifestaron su repudio al Gobierno, responsable de la muerte del miembro de la comunidad de Temucuicui asesinado por carabineros del Comando Jungla. En un ánimo similar, por todo el país, los protestantes coparon los lugares de manifestación con insignias asociadas a la imagen de Catrillanca, los mapuche y otros pueblos indígenas, en un ánimo tal vez de mayor severidad y tristeza, y con menores hechos de violencia.

No por eso cesó la represión por parte de Carabineros, viviéndose -en paralelo al trabajo y las autocongratulaciones parlamentarias- nuevas jornadas de intensa violencia en al menos Lo Hermida, San Bernardo, Valdivia, Valparaíso y San Antonio. Imágenes de disparos de balines se volvían a repetir en redes sociales, además del abuso de gases lacrimógenos en zonas residenciales.

En paralelo, la cantante Mon Laferte protestó mostrando su busto desnudo en la alfombra roja de los premios Grammy Latino, donde se podía leer escrito "En Chile torturan, violan y matan". Las redes sociales estallaron con la foto de su cuerpo expuesto a la prensa, que dio la vuelta al mundo.

A esto se sumaba el fuerte apoyo de la gente al paro de recolectores de basura, que entre sus demandas exigen disponer de baños durante sus largos turnos, y de un aumento de salario. El efecto de su paralización se ha comenzado a notar en algunas comunas de la capital, por la visible acumulación de basura y su olor.

Para este 15 de noviembre está programada una nueva marcha a las 17:00 y se desconoce cuál será la reacción de la ciudadanía movilizada. Si bien la nueva constitución y la asamblea constituyente entraron como listas del espontáneo petitorio ciudadano, todavia hay varias demandas que no se solventan por esa vía, como el fin de las AFP, aclaración de los casos de violaciones a los derechos humanos, el CAE y la propia presidencia de Sebastián Piñera, pues sigue siendo su renuncia la mayor demanda. La pregunta es si este triunfo ciudadano, impensado hace un mes atrás, será suficiente como para aplacar su ánimo vindicatorio, o por el contrario, la victoria lo hará ir por más. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Cuál ciudadanía si ese acuerdo lo hicieron los que se han servido del país como han querido, por favor cuando el gobierno anuncie la rebaja de congresistas, sus dietas, sueldos y regalías, recién ahí el pueblo tendrá algo que celebrar, antes nada se ha conseguido con este movimiento social orquestado por la izquierda de este país.

Amigos, aparte de PC, también se restaron los humanistas, los verdes, los regionalistas,y un par más.. y eso de histórico.. favor vayan y reporteen plaza de la dignidad.. y cuántos de ellos estuvieron abrazándose.. no sean cagones

Interferencia, no se dejen enceguecer por la pirotecnia de este acuerdito....suficiente tengo con los canales mentirosos, el mercurio, tercera y similares

Añadir nuevo comentario