Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 22 de septiembre de 2020
Descarbonización

¿Cual Crisis? Firmas de energía solar trabajan sin descanso en más de 40 proyectos en todo Chile

Joaquín Riffo Burdiles

Tras un convulsionado 2019 de incertidumbre por su inversión, dados los anuncios gubernamentales de cambios arbitrarios en el precio estabilizado de venta de energía -situación que aún no se resuelve- este año asoma con mejor pronóstico para las pequeñas y medianas empresas del mundo fotovoltaico. Esto, pues el país sigue su proceso de descarbonización con hitos tales como el cierre de Bocamina.

En el contexto actual, pocas son las industrias que han podido sobrellevar la crisis económica del país tras el estallido social y la pandemia. Desplome de las ventas y las utilidades, desempleo y despidos, rebaja de sueldos y quiebre de empresas ha sido la tónica en muchos rubros.

Sin embargo, algunos sectores han logrado sortear esta situación, mantener cierto equilibrio y sacar adelante proyectos con relativa normalidad. Es el caso del sector energético, y particularmente de los pequeños medios de generación distribuida (PMGD) de energía solar. 

Pese a la incertidumbre en torno a la proyección de las inversiones producto del anuncio del Ministerio de Energía del cambio en la metodología de cálculo del precio estabilizado que tuvieron que vivir el año pasado -el cual favorece a los grandes productores- las PMGD de energía solar hoy ven con optimismo el futuro.

Despues de todo, las PMGD en general tienen una capacidad instalada de 1.200 megawatts en un sistema eléctrico que totaliza 25.000 megawatts. Dentro del subsector, aquellas que son solares representan un 77% del total, según datos de la Comisión Nacional de Energía.

El mismo organismo indica que a la fecha hay más de 40 proyectos de PMGD de tecnología fotovoltaica (solar) en construcción en distintas regiones del país, cuya fecha estimada de interconexión será durante los próximos meses. 

Un cambio de matriz

“No es que haya subido o aumentado nuestro desarrollo, pero se ha mantenido. Hay un plan de ruta que en realidad es una tendencia mundial, el cual, sin desmerecer y considerando la importancia de todo lo que hemos vivido en los últimos meses, va más allá de la contingencia y eso tiene que ver con el proceso de descarbonización que vive el país”, explica Pablo Maestri, gerente general de IM2 Energía Solar y Greentech Solutions.

A juicio de Maestri, “al ser las construcciones de las plantas al aire libre, los trabajadores no están hacinados en lugares reducidos ni llegan en transporte público, ya que generalmente se ubican en terrenos agrícolas o desérticos. Además, son proyectos que se trabajan con licitaciones que hizo el Estado y con capitales privados, que tienen fechas de conexiones que se tienen que cumplir”. 

Además, este gerente destaca las oportunidades de empleabilidad tras el desarrollo de estos proyectos. “Tenemos una vinculación con la comunidad bastante virtuosa en el sentido de que se otorgan muchas oportunidades de desarrollo y trabajo que están muy ligadas con la localidad. Si hacemos una comparación con la gran escala, ahí muchas veces se necesita traer especializaciones o un equipo de construcción que proviene de otros lugares. En cambio, el PMGD tiene una estructura mucho más liviana y por lo tanto se asocia a una serie de focos de suministros que son locales, considerando elementos de alimentación, hotelería, construcción y urbanización".

El empresario afirma que hay poca especulación en el mercado solar y que las empresas que hoy invierten ya han pasado otras crisis. “Tienen espaldas grandes y apuestan a un mediano y largo plazo, son proyectos de a 20 y 30 años. La forma en la que funciona el segmento eléctrico tiene caducidad, por lo que es muy difícil parar un proyecto y pensar que se va a poder reconectar en un par de años más”. 

Una opinión que comparte José Antonio Larraín, gerente general y socio de Eactiva, quien apunta que “hemos podido ir avanzando con los proyectos en desarrollo, entendiendo que todo el tema de permisos y tramitación relacionado a las particularidades de cada uno siempre ha requerido plazos largos que no depende totalmente de nosotros, pero hemos visto que los distintos entes públicos y privados han estado bastante diligentes”. 

En cuanto a lo vivido durante el año pasado, Larraín cree que “todo lo que ha sido la tramitación del tema del precio estabilizado generó bastante incertidumbre en la industria. Hay que entender que igual son inversiones a largo plazo, lo inmediato puede afectar pero vemos que sigue el interés de los inversionistas y Chile continúa siendo un mercado atractivo. Eso lo vamos a poder mantener en la medida de que las condiciones normativas sean estables y serias, como se ha caracterizado al país. Es un tema que hay que meterle mucha cabeza a la hora de legislar, pero yo al menos estoy optimista”.

A juicio de Larraín, la inversión por parte de fondos y particulares está, por lo que el desafío es incrementar la capacidad "La infraestructura puede ser una limitante más que una eventual falta de inversión, en relación a la tasa que se quisiera crecer. Esto provoca ciertos límites”. 

El doble filo del cambio en el precio estabilizado  

En marzo del año pasado, el sector PMGD vivió un complejo momento tras el anuncio de la entonces ministra de Energía Susana Jiménez, en el cual avisaba de un cambio en la metodología con la que se calcularía el precio estabilizado de la energía, medida que había permitido incentivar la inversión en proyectos de pequeña y mediana escala, ligados en su mayoría a energías renovables no convencionales, al ofrecer un horizonte de rentabilida estable de la inversión. 

En conversación con INTERFERENCIA, la consultora del sector Ana Lía Rojas se refirió a la nueva reglamentación. “Tras el borrador que se envió a Contraloría en septiembre de 2019, vino un período de análisis del órgano contralor para ajustar cualquier texto y verificar su consistencia. La Contraloría devolvió algunas observaciones y correcciones al Ministerio de Energía, donde ha permanecido hasta el día de hoy. Hemos tenido contacto con el subsecretario de Energía, Javier López, quien le informó a varios representantes de la industria PMGD que había que alcanzar ciertos acuerdos para mejorar los tiempos y condiciones que tiene que cumplir un proyecto para poder optar al régimen vigente de precios”.

Esta indefinición de la nueva metodologia del precio estabilizado terminó apurando la concreción de proyectos, explica Rojas. “Los desarrolladores que estaban esperando el cambio, que no sabemos cuándo va a ocurrir, aceleraron muchos procesos que tenían pendientes en términos de conexión, tramitación ambiental y autorizaciones de construcción. De tal modo, lo que hubo fue una presión del mercado PMGD por concretar proyectos con celeridad para que pudiesen ingresar en ese régimen de precios transitorios”.

Aún así, Rojas cree que no todo en la nueva reglamentación estaba errado. “El ruido lo hizo el tema del precio, pero habían otras cosas que eran súper buenas. Por ejemplo, el tema de limpiar el carácter especulativo de algunos desarrolladores, porque se les exigió tener ciertas condiciones básicas que sirvieron para ordenar el mercado y hacerlo más sólido”.

A descarbonizar

Consultada Ana Lía Rojas respecto a cómo está beneficiando al sector PMGD el proceso de descarbonización que está viviendo el país, la analista dijo que “a mí parecer, el verdadero motivo de celebración -que sería muy destacable- es si el gobierno logra diseñar e incorporar un impuesto verde que realmente cumpla el objetivo que hoy no está consiguiendo. En la actualidad, si bien recauda y a veces salen cifras destacables, si estuviese incorporado a un costo de despacho, sería más caro despachar desde una planta carbonera que, por ejemplo, de una de gas”. 

Lo anterior se relaciona con el revuelo que han generado anuncios como el cierre anticipado de las centrales Bocamina y Bocamina II de la empresa Enel en Coronel, lo que a juicio de la consultora “si bien se trata de un hecho que a todas luces es positivo, a mí me llama la atención la relevancia que ha generado y el aplauso generalizado de autoridades y de los gremios, por algo que evidentemente tiene que ser hecho”.

En esa línea, Rojas dice que “hay que hacer memoria, ya que las comunidades que se vieron afectadas por estas emisiones tampoco estuvieron de acuerdo con la instalación de estas centrales en su momento, incluso hace 30 años atrás. Ellos fueron las principales víctimas por la política de instalación de carboneras contaminantes. Por eso me hace un poco de ruido tanta celebración por un proceso que a todas luces es lógico y natural, y se podría haber hecho de manera más discreta”.

“Además, hay que considerar que esas unidades de carbón en la actualidad tenían un costo de operación y mantención mayor que cualquier otra planta renovable que los mismos incumbentes, en este caso Enel, puedan tener operando. Entonces, hoy en día las centrales más eficientes en relación al carbón, son las renovables. Por eso, también le reconozco a esa empresa el mérito de haber sido pioneros en cambiar su matriz de generación”, expresó Rojas.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario