Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 22 de marzo de 2019
¿Intervención militar?

Demócratas divididos ante política de Trump hacia Venezuela

Vicente Valdivia
Gonzalo Baeza

Tras el fracaso de la oposición venezolana de desestabilizar el gobierno de Nicolás Maduro el pasado sábado 23 de febrero con el fallido intento de paso de ayuda humanitaria, varias autoridades estadounidenses sugirieron que la opción militar no está descartada. Si bien una opción así contaría con el beneplácito de una mayoría de republicanos en Estados Unidos ¿qué pasa con los demócratas?

Tras la derrota opositora en la operación de entrega de ayuda humanitaria en el paso fronterizo de Cúcuta, Colombia, hacia Venezuela, la oposición venezolana dejó "la puerta abierta a todas las opciones para recuperar la patria", según dijo el mismo Juan Guaidó en su cuenta de Twitter.

La idea se tomó la red social con el hashtag #IntervenciónMilitarYA.

Sin embargo, el lunes 25 -tras la XI reunión del Grupo de Lima, celebrada en Bogotá, Colombia- la opción de intervención militar fue descartada por ese organismo, pese a que Estados Unidos todavía no hace un cierre unilateral respecto de esa opción.

Ante esa posibilidad ¿qué piensan los opositores a Donald Trump en Estados Unidos?

La desorganizada trinchera demócrata

A grandes rasgos, la postura demócrata no es muy distinta de la republicana, en el sentido de que las opiniones respecto a la política exterior son bastante individuales, sin que respondan a bancadas. Aunque, en cuanto a Venezuela, los republicanos suelen apoyar de más cerrada a Trump. 

De tal modo, -en el bando demócrata- hay políticas como la líder de la mayoría en la Cámara, Nancy Pelosi, quien ha reconocido a Juan Guaidó como presidente encargado. Lo mismo con el ex vicepresidente Joe Biden y con el expresidente William Clinton. Más lejos ha llegado el senador demócrata de Maryland, Ben Cardin, quien se ha vuelto una voz frecuente en los medios llamando a una mayor injerencia de Estados Unidos en Venezuela.

Ninguno de ellos ha sido explícito en apoyar una intervención militar en Venezuela, pero tampoco lo han sido respecto de descartarla.

Quienes se plantean desde la disidencia son el senador independiente y precandidato presidencial demócrata, Bernie Sanders quien, si bien ha criticado a Nicolás Maduro y lo ha llamado a aceptar la ayuda humanitaria de Estados Unidos; también ha recordado la historia de intervencionismo estadounidense en América Latina.

Por otro lado está la voz aún más crítica de la precandidata presidencial, Tulsi Gabbard, quien ha llamado a no intervenir de forma alguna, siguiendo la que ha sido su línea anti intervencionista en general.

De todos modos, en Estados Unidos está cobrando fuerza una facción más progresista dentro del Partido Demócrata, la que encabeza la joven congresista de origen latino Alexandria Ocasio-Cortez, la que es refractaria a una aventura militar de Estados Unidos en América Latina.

En la audiencia en el Congreso que tuvo Elliot Abrams -un halcón que ha apoyado golpes y dictaduras en Venezuela, y quien representó a Estados Unidos en la intervención de Cúcuta- fue interrogado duramente por la congresista demócrata, Ilan Ohmar, acerca de su rol en América Latina y sobre las implicancias que podría tener su actuar en Venezuela. Omahar es hija de refugiados somalíes y muy crítica del apoyo de Estados Unidos a Israel.

Ohmar interpeló a Abrams porque en 1982 desestimó la existencia de la masacre de El Mazote ocurrida un año atrás en El Salvador, habiendo calificado el reporte del asesinato de 800 civiles a manos de grupos armados entrenados por Estados Unidos como "propaganda comunista".

Las preguntas de la congresista continuaron "¿Apoyará a facciones armadas a que se enfrenten en Venezuela, aun si esto incurre en crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad o genocidio, si considera que esto sirve a los intereses de los Estados Unidos, tal como lo hizo en Guatemala, El Salvador y Nicaragua?" El interpelado se negó a responder, diciendo que esta no era una línea de preguntas validas.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Que arrogancia y prepotencia de los sectores más retrogrados de la política yankee....pero en verdad creo que esa es la esencia de la política exterior gringa...la palabra hipocresía se queda corta...

Trump, Bolton, Pence, Pompeo ,Abrams.... ya están acostumbrados a la intriga y conspiraciones....a eso se dedican. Y como dijo el canciller ruso...la doctrina Monroe palidece al lado del actual intervencionismo gringo del cual lamentablemente se han sumado algunos otros paises

Añadir nuevo comentario