Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 20 de noviembre de 2019
Ranking de revista británica

The Economist: Chile no tiene una democracia plena

Isabel Reyes B.

El nuevo análisis de 2018 calificó a Chile como una democracia defectuosa. En el mundo, la participación política está aumentando en casi todas las regiones del mundo, destacando principalmente la participación de las mujeres. 

Una democracia defectuosa. Esta fue la calificación de Chile que determinó el nuevo Índice de Democracia 2018, elaborado por la Unidad de Inteligencia y Análisis (EIU, por sus siglas en inglés) del medio británico The Economist.

Con un puntaje total de 7,97, le anteceden en el ranking latinoamericano Uruguay y Costa Rica, ambos con un puntaje sobre 8 y fichados como países con democracia plena.

La elaboración de este informe, publicado por primera vez en 2006, se basa en cinco categorías que consideran los procesos electorales y el pluralismo, las libertades civiles, el funcionamiento del gobierno, la participación política y la cultura política.

Por primera vez en tres años, el resultado global de la democracia se mantuvo estable. El ranking de democracias plenas lo lideran Noruega, seguido de Islandia, Suecia, Nueva Zelanda, Dinamarca, Canadá, Irlanda, Finlandia, Australia y Suiza.

Este año, el único país que pasó de una democracia defectuosa a una plena fue Costa Rica. Al otro extremo está Nicaragua, que pasó de una democracia defectuosa a un régimen autoritario.

En total, hay 20 países con democracias plenas; 55, con democracias defectuosas; 39 con regímenes híbridos y 53 con regímenes autoritarios.

TheEconomist.png

The Economist
The Economist

Latinoamérica y el Caribe

Si bien el caso latinoamericano sigue siendo una de las regiones en vías de desarrollo más democráticas, experimentó en 2018 un deterioro democrático. El puntaje total, calculado por el índice, cayó de 6,26 en 2017 a 6,24 a 2018.

Según el análisis de la unidad especializada de The Economist, esto se debe al empeoramiento de las calificaciones del proceso electoral y el pluralismo, el funcionamiento de los gobiernos y las libertades civiles. No existe una buena calificación sobre todo en lo que se relaciona a la práctica de la democracia, como lo son el funcionamiento del gobierno y la participación y cultura política.

Los gobiernos latinoamericanos han sido históricamente golpeados por casos de corrupción, los efectos de la delincuencia organizada transnacional y las deficiencias persistentes en la gobernabilidad. Esto ha dado paso a una disminución de la confianza en el gobierno, en las instituciones políticas formales y en la democracia misma.

Año electoral importante

En 2018 se vivieron también ocho cambios de gobiernos en países de Latinoamérica y El Caribe, lo que, según la EIU, fue una gran prueba del proceso electoral y el pluralismo en Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, México. Paraguay y Venezuela.

Los niveles más altos de participación electoral fueron evidentes en las dos economías más grandes de la región: México y Brasil. En ambos casos, los votantes, disgustados por la delincuencia, la corrupción gubernamental, la pobreza y desigualdad, optaron por el populismo. Los mexicanos optaron por la izquierda con Andrés Manuel López Obrador, mientras que, los brasileños decidieron al representante de la derecha con Jair Bolsonaro.

Los candidatos populistas también fueron una amenaza en las elecciones presidenciales de Costa Rica y Colombia, aunque en ambas elecciones los candidatos más importantes finalmente tuvieron éxito. Sin embargo, según los resultados expuestos en el informe, “el temor a los candidatos externos y sus políticas tuvo el efecto de aumentar el compromiso y la participación de los votantes en estos países, lo que aumentó significativamente el puntaje general de la participación política en la región”.

#MeToo

Los resultados en general, demuestran que hay mucha mayor participación política, más conexión con la democracia. Pese a estar, en su mayoría, desilusionados por las instituciones políticas, han tomado acción frente a esto.

Pero el informe destaca como “el avance más notable en la participación política, en 2018 y en la última década”, la participación de las mujeres. Según analizaron, fue el indicador que más mejoró en el modelo, considerando medidas por ejemplo, como las leyes de cuotas como impulsores de legislaciones más inclusivas.

“Las barreras formales e informales para la participación política de las mujeres, incluidas las leyes discriminatorias y los obstáculos socioeconómicos, se están derrumbando gradualmente”, se lee.  

En Japón y Estados Unidos, por ejemplo, donde en el último, la participación de las mujeres en el Congreso alcanzó un récord histórico.

“Con el tiempo, este umbral puede ser elevado, pero por ahora es suficiente para separar las legislaturas más inclusivas de las más restrictivas”, concluye.

Los Más

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Los Más

Comentarios

Comentarios

El titular es bastante mañoso. No es lo mismo democracia defectuosa, que no tener una plena democracia. Sólo 20 paises califican en el mundo en la mejor categoría y estamos bien cerca de pertenecer a ese 10% de mejores países, lo que es mucho decir. Entonces, solo puedo decir que hay periodistas justos, ecuánimes u objetivos y otros como ustedes que buscan 5 patas al gato para hacerlo ver como un mamarracho, pero los mamarrachos de periodistas terminan siendo ustedes.

Añadir nuevo comentario