Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 6 de mayo de 2021
Educación Superior

El ‘Chile despertó’ llega a la cota mil: se forma primer sindicato en la Adolfo Ibáñez

Lissette Fossa

beyer_uai.jpeg

Harald Beyer, rector de la UAI.
Harald Beyer, rector de la UAI.

Hace unas semanas un grupo de docentes formó el primer sindicato en la historia de esta casa de estudios. Su vocero afirma que el fin es dialogar y detener los despidos a profesores, que han aumentado este 2020 y que la universidad ha justificado como “necesidades de la empresa”.

La Universidad Adolfo Ibáñez se ha caracterizado por estar ligada a la elite, a un pensamiento económico liberal y firmemente anclada en la derecha política. Su campus más grande queda en Peñalolén y se ubica, literalmente, sobre la cota mil.

Tal vez por eso nunca se había formado un sindicato desde su creación en 1988. Pero eso cambió hace unas semanas, cuando un grupo de docentes formó la primera organización sindical de la universidad.

El vocero de este sindicato es el profesor Jorge González, que pertenece a la Escuela de Gobierno de esa casa de estudios y ejerce en el campus de Viña del Mar. Este doctor en ciencias políticas de la Universidad de Texas en Austin está lejos del estereotipo de dirigente sindical, incluso para los estándares de las universidades. Militante de Renovación Nacional -ha sido incluso candidato a concejal y diputado-, casi toda su vida académica y laboral ha estado vinculada a la Adolfo Ibáñez.

En los años 60 estudió becado por la propia familia Ibáñez en la entonces Escuela de Negocios de Valparaíso, antecesora de la universidad, donde se recibió de ingeniero comercial. Desde fines de los años 70 se ha desempeñado como docente en la institución educacional fundada en 1953 por la Fundación Adolfo Ibáñez, depositaria del legado del empresario Adolfo Ibáñez Boggiano.

El sindicato desea saber si los recientes despidos se deben a un déficit económico o a una decisión administrativa de la rectoría, a cargo del ex ministro de Educación Harald Beyer.

González cuenta que el sindicato, que agrupa mayormente a docentes, se forma debido a las circunstancias laborales que han imperado especialmente este año en la universidad. Decenas de despidos de docentes en diversas facultades, bajo el rótulo de “necesidades de la empresa”, han generado un escenario de temor entre los trabajadores, asegura. La mayoría de estos docentes tenían buenas evaluaciones, proyectos de investigación y una trayectoria de años en la universidad, afirma el vocero.

“La inspiración específica del sindicato es volver a los valores y modo de trabajo de los fundadores de la universidad. Hay cosas que están pasando, que nunca habían ocurrido antes en la UAI”, cuenta González, quien conoce a la familia Ibáñez desde la década de los sesenta.

González es enfático en explicar que son tres los objetivos del novel sindicato: asegurar que se mantenga “el espíritu de los fundadores”; informar y dialogar con la junta directiva sobre los despidos ocurridos en los últimos meses; y que la administración de la universidad deponga la estrategia de desvinculaciones.

El sindicato también desea que se transparenten las razones de los despidos de docentes, ya que desconocen si se deben a un déficit económico o a una decisión administrativa de la rectoría, a cargo del ex ministro de Educación Harald Beyer, o de los decanos de cada facultad.

No hay certeza de cuántos profesores han sido desvinculados de la UAI, pero una de las unidades más afectadas ha sido la Escuela de Gobierno, que este año despidió a siete profesores y trasladó a cinco a otras unidades académicas, y que desde la partida de Ignacio Briones a Hacienda a fines del año pasado está sin decano.

El sindicato pedirá una reunión con los directivos la próxima semana, una vez finalizadas las clases de los más de 20 mil alumnos que tiene este plantel privado.

Sindicato no combativo

Según explica Jorge González, la idea es que el sindicato pueda agrupar a los docentes, pero que finalmente esto decante en un sistema parecido al de las universidades en Estados Unidos, donde los profesores tienen representación en las decisiones de la administración, sin necesariamente estar afiliados a un sindicato.  

El vocero prefiere mantener en reserva la cantidad de adheridos que hay en este momento. Varios docentes contactados por nuestro medio aseguran haber sido invitados a formar parte de la organización laboral, pero que después no supieron en qué había quedado. “¿Ya se formó el sindicato?”, nos preguntó un académico. La UAI cuenta actualmente con más de 800 docentes.

González dice que entregarán toda la información necesaria y de manera transparente a la junta directiva. El sindicato pedirá una reunión con los directivos la próxima semana, una vez finalizadas las clases de los más de 20 mil alumnos que tiene este plantel privado.

INTERFERENCIA se contactó con el departamento de comunicaciones de la universidad para obtener su visión sobre la creación del sindicato, pero hasta el cierre de edición no obtuvo respuesta. También llamó y dejó un mensaje de whatsapp al rector Beyer, sin lograr contactarlo.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

"firmemente anclada en la derecha política" me parece una afirmación sin base y que busca desinformar. Es una universidad que dentro de sus docentes tiene tanto de lideres politicos de izquierda como de derecha. Sus federaciones escogidas siempre han sido centro izquierda. Este tipo de etiquetas lo que unico que buscan es sustentar los prejucios existentes. Falta a la verdad y a la seriedad.

gracias

Añadir nuevo comentario