Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 29 de noviembre de 2020
Balas por educación

El colegio de Catrillanca que hoy es sede de las FF.EE. de Carabineros

Paula Huenchumil Jerez (desde Temucuicui)

temucuicui.jpeg

Interferencia
Interferencia

El Liceo Técnico Profesional de Pailahueque dejó de existir hace dos años. En el mismo lugar se instaló la Segunda Comisaría de Fuerzas Especiales de Carabineros. En esas aulas, estudió Camilo Catrillanca, el primer mapuche asesinado por el Comando Jungla.

En un recorrido de poco más de una hora desde Temuco, se ven cerca de 30 camiones cargados de maderas. En las orillas de la Ruta 5 sur, en la comuna de Ercilla, Provincia de Malleco, se ven las instalaciones del ex Liceo Técnico Profesional de Pailahueque. Hoy, sus murallas están pintadas de verde y blanco, hay tres tanquetas estacionadas al exterior y al menos 15 vehículos blindados en fila. En ese lugar es donde reside el Comando Jungla.

El ex Liceo de Pailahueque comenzó sus clases en 2001, con un fuerte carácter cultural, ya que el 80% de sus alumnos eran mapuches, por lo que el proyecto educativo incluía la lengua indígena, sus celebraciones y deportes propios. Con clases de Mécanica Automotriz, Técnico Agropecuario, Técnico Forestal y Atención de Párvulos recibió a 182 alumnos, según un artículo de Pedro Cayuqueo de 2016 publicado en La Tercera.  

Uno de esos alumnos fue Alex Lemún, joven mapuche que murió por un disparo en la cabeza por parte de un Mayor de Carabineros.  

Pero también pasó Camilo Catrillanca, por los mismos pasillos que hoy funcionan como la Segunda Comisaría de Fuerzas Especiales de Carabineros. 

En el lugar, está prohibido tomar fotografías, el recibimiento es protocolar y cuenta con intimidantes medidas de seguridad que restringen el paso.

“El paco que intentó matar a mi hijo era del recinto militarizado de Pailahueque, donde llegan las tanquetas, los helicópteros, las Fuerzas Especiales. De ahí sacan las fuerzas para reprimir al territorio mapuche. De ahí salió este paco cobarde y asesino”, señala Ada Huentecol, madre de Brandon Hernández Huentecol, un joven mapuche baleado en Collipulli, el 18 de diciembre de 2016, cuando tenía apenas 17 años. Brandon aún vive con 30 perdigones en el cuerpo. 

“Hay mucha rabia, ira…tristeza. Lo que vivimos hoy en el lof de Temucuicui fue el terror del Comando Jungla”, dice angustiado el werkén Jaime Huenchullán Cayul, minutos después de que su peñi, Camilo Catrillanca, joven de 24 años, muriera asesinado por un disparo en la cabeza perpetuado por Carabineros de Chile: el primer muerto mapuche del Comando Jungla.

Los comuneros resaltan que la violencia policial ha ido creciendo cada vez más, enfatizando que el actual Gobierno de Sebastián Piñera ha entregado más atribuciones para que Carabineros de Chile, en específico, Fuerza Policiales, cometan atropellos y agresiones de forma constante. 

Sin embargo, esto no solo obedecería solamente a las instrucciones políticas, más bien a los interesas económicos que pareciera nadie quiere hablar. “Existen muchos intereses económicos en Wallmapu, los colonos, latifundistas y las empresas forestales, siguen ocupando y saqueando el territorio. El objetivo de la militarización es defender esos intereses económicos”.

Para el Departamento de Derechos Humanos de Carabineros, el término Comando Jungla, es más bien un concepto promovido por la prensa, pues solo se trataría de funcionarios de las Fuerzas Especiales y GOPE que realizaron un curso “más” afuera, esta vez, en la selva de Colombia: “Ellos llegaron a la Araucanía como llegan todos, depende de dónde te manden. No existe un Comando Jungla como tal que opere en Chile con esa denominación”, afirma Marcelo Balbontín, periodista asesor del departamento. 

Sin embargo, para los residentes de la zona de Malleco, desde el 2016 el territorio está totalmente militarizado, pues en la Segunda Comisaría de Pailahueque, hay más de “2.000 efectivos de fuerzas policiales, vehículos blindados, tanquetas y armas para entrar a las comunidades”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Muchas Gracias por informar la Verdad de Camilo Catrillanca y de tantos jóvenes esperanzados de esa hermosa zona, pero reprimida por los gobiernos corruptos y asesinos desde 1973. Sean Valientes y unidos.

Añadir nuevo comentario