Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 5 de diciembre de 2019
Cine

“El irlandés”, el esperado retorno de Scorsese al subgénero de gangsters

Manuel Salazar Salvo

Scorsese, a los 79 años de edad, trabajó más de una década preparando este proyecto. Las grandes productoras de Hollywood no se entusiasmaron con el tema y el director recurrió a Netflix, que invirtió cerca de 200 millones de dólares en su realización.

El miércoles 27 de noviembre pasado se estrenó en Netflix "El irlandés", la vigésima quinta película del director Martin Scorsese, uno de los principales maestros del cine contemporáneo. "Marty", como le dicen sus más cercanos, reunió para este trabajo a tres de sus viejos amigos y actores emblemáticos de sus filmes: Robert de Niro, Joe Pesci y Harvey Keitel, presentes ya en dos de sus celebradas películas sobre mafiosos de la Cosa Nostra, "Buenos muchachos" y "Casino".

Los tres principales críticos chilenos de cine –Ascanio Cavallo, Antonio Martínez y Héctor Soto– no ahorraron elogios para el filme. Cavallo, siempre muy exigente, fue el más entusiasta: "Una película colosal. Hace tiempo que no se podía decir esto de ninguna película. Pero la magnitud de esta cinta de Scorsese desborda casi todo lo reciente…", escribió en su habitual crítica en la revista "Sábado" de El Mercurio.

Scorsese, a los 79 años de edad, trabajó más de una década preparando este proyecto. Las grandes productoras de Hollywood no se entusiasmaron con el tema y el director recurrió a Netflix, que invirtió cerca de 200 millones de dólares en su realización. La cinta fue estrenada hace una semana en algunos circuitos de cine arte pues requería ser exhibida en pantalla grande para postular al Óscar.

Hoy ya parece muy claro que disputará mano a mano con Joker (Guasón) –dirigida por Todd Phillips y protagonizada por Joaquín Phoenix– los principales premios Oscar de la próxima versión. En esa película también participaron Robert de Niro como actor y Scorsese en parte de la producción.

Scorsese vuelve en esta obra al cine mafioso con la historia de Frank Sheeran (Robert de Niro) un  asesino a sueldo que, según su propio testimonio, liquidó al sindicalista Jimy Hoffa, máximo dirigente de los camioneros estadounidenses en parte de los años 60 y 70. El autor de "Taxi Driver", "Infiltrados", "Toro Salvaje", "El lobo de Wall Street", "Pandilla de Nueva York", entre otros muchos éxitos cinematográficos, se introduce en esta cinta, una vez más, en la forma de vida de los mafiosos estadounidenses: en sus familias, sus rituales, sus costumbres, sus restaurantes, sus formas de esparcimiento y sus códigos criminales. Construye, en tres horas y media, un retrato inolvidable, que raya en la maestría.

El argumento corresponde a las actividades ilícitas de un grupo de sindicalistas corruptos y asesinos a sueldo de la costa este de Estados Unidos.

Casi 25 años después de "Casino", Robert de Niro vuelve a trabajar con Scorsese en la que marca su novena colaboración. Lo hace, además, interpretando al personaje principal en varias etapas de la vida de Frank Sheeran, veterano de la Segunda Guerra Mundial, sindicalista y miembro de la familia criminal Bufalino, para la que trabajo durante años como asesino a sueldo. En el ocaso de su vida reflexiona sobre algunos de los acontecimientos que la marcaron, especialmente su rol en la desaparición del líder sindicalista y estrecho amigo Jimmy Hoffa, y la corrupción en el seno de la mafia de Pensilvania y los 25 asesinatos que cometió en su servicio.

Al Pacino, en tanto, no había trabajado hasta ahora con Scorsese. Lo hace interpretando a Jimmy Hoffa, un líder sindicalista con importantes lazos con la mafia para tejer una red de extorsión a pequeños empresarios, una pena de prisión que años después conmutó Richard Nixon y una desaparición, el 27 de julio de 1975, que Scorsese interpreta con una traición que es castigada según uno de los juramentos de la antigua mafia siciliana: sus restos terminan en un incinerador de basuras en las afueras de Detroit. 

Joe Pesci, que brilló en la secuela de "Arma letal", con Mel Gibson, "Una vez en América", "JFK" y "El buen pastor", entre otras películas, se retiró oficialmente como actor en 1999 para centrarse en su carrera como cantante, demandó a los productores de “Gotti”, otro mafioso, por haber incumplido su promesa de asignarle el papel de Angelo Ruggiero para el que se preparó engordando 14 kilos. Ahora, reaparece como líder de la familia Bufalino entre 1959 y 1989. Aunque el clan era pequeño, su influencia era tal que consiguió ocupar un cargo de responsabilidad dentro del organigrama de la Cosa Nostra. Su poder iba de costa a costa, se hablaba que había comprado a varios miembros del Congreso y hasta una de las historias más sonadas que le rodeó fue que, por sus lazos con la CIA, se le encargó el asesinato de Fidel Castro. Incluso se barajó la posibilidad que estuviese detrás del asesinato de John Fitzgerald Kennedy. 

Hijo de una familia criminal del norte de Pensilvania, Bufalino era un hombre poderoso e influyente involucrado en la Hermandad Internacional de Camioneros. De acuerdo a Charles Brandt, un investigador privado, fue reclutado por la CIA para espiar en Cuba y estaba detrás de los mayores crímenes de la mafia.

Si bien no se pudieron comprobar todos, hay al menos un intento de homicidio cuya autoría fue demostrada. Según dijo un testigo en un juicio de 1981, en 1976 Bufalino les pidió a dos socios que mataran a un hombre que estaba bajo protección federal en el programa de testigos. Era la segunda vez que intentaba matarlo, ya que en 1977 el mismo testigo dijo que Bufalino había amenazado con quitarle la vida para saldar una deuda de 25 mil dólares.

Rusell Bufalino fue sentenciado a prisión por tres años por la acusación de 1977. Mientras que la de 1981 le valió otra condena de 10 años por conspirar contra un testigo protegido por el gobierno. Murió a los 90 años por causas naturales en 1993.

Harvey Keitel, otro actor de culto, que estuvo en "Tiempos violentos", "Perros de la calle", "Apocalipsis now" y "Bastardos sin gloria", entre otro medio centenar de películas, interpreta a  Angelo Bruno, líder de la familia criminal de Filadelfia que se ganó la fama de ser la cara amable de la mafia por su tendencia a preferir las soluciones de compromiso al uso sistemático de la violencia.

Scorsese recorre, además, unos 50 años de la política estadounidense. Se sumerge en los casinos de Las Vegas, en bahía Cochinos, en la crisis de los misiles con Cuba, en el asesinato de John Kennedy, en la elección de Nixon, en Watergate y en la guerra de Kosovo. No da respiro.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

No comparto el entusiasmo por El Irlandés de Scorsese. Más de 3 horas para una película carísima con recursos 'modernos' poco naturales que deforman los personajes y hacen que la película sea artificial y está lejos de ser una obra de culto.

Añadir nuevo comentario