Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 22 de septiembre de 2020
Pero disminuyen los accidentes

El uso de Uber aumenta el consumo de alcohol

Ricardo Martínez

Varios estudios confirman que el servicio de la plataforma ha hecho disminuir los accidentes de tránsito, pero al parecer el efecto indeseado es que también incentiva la ingesta masiva de alcohol por parte de sus usuarios.

“Si vas a beber, pasa las llaves”, rezaba una vieja campaña de comportamiento responsable respecto del consumo de alcohol hace algunas décadas en Chile. La idea de tener un chofer sobrio no tuvo nunca tanto éxito: hasta la llegada de Uber. Ahora, con un chofer abstemio y desconocido al que se puede llamar, con una especie de batiseñal, desde el smartphone, ha disminuido en muchas ciudades del mundo el manejo bajo efectos del alcohol, pero a la vez ha aumentado el consumo y en especial de lo que en inglés se conoce como binge drinking, y que podría traducirse como beber hasta borrarse.

La prevalencia de accidentes del tránsito debidas al consumo de alcohol alcanzó al 20% de los accidentes del tránsito totales en el mundo, tal como indicó un artículo para la Revista Médica de Chile en 2012, firmado por Leonardo González-Wilhelm y colaboradores.

En Chile se ha desarrollado una serie de normativas para aumentar las penas por la conducción bajo los efectos del alcohol y se recuerda la práctica de hacer el cuatro (pararse sobre una sola pierna, cruzando la otra sobre la rodilla de la primera remedando el número 4, para demostrar que se está en control del cuerpo y del equilibrio ante los carabineros) y también la llegada cada cierto tiempo de nuevos aparatos para realizar el test de alcoholemia.

Ninguna de estas indagaciones y sanciones, sin embargo, nunca tuvo un impacto significativo sobre la práctica de lo que los jóvenes llamaban curado manejo mejor, que hasta fue interpretada como canción por la banda punk chilena Los Mox.

Incluso hubo algunas campañas con la manida frase “si vas a beber, pasa las llaves” que proponía que en cada jornada de libación de brebajes alcohólicos debía haber un integrante que no se emborrachara para que luego depositara al resto de los enfiestados de manera segura en sus casas.

San Uber al rescate

El espejismo del conductor designado, no obsntante, no llegó sino hasta que arribó Uber, la aplicación de vehículo de transporte con conductorque opera desde enero de 2015 en el país, disponible para dispositivos móviles y que permite determinar los puntos de salida y llegada del desplazamiento con tarifas dinámicas asociadas a la demanda.

De acuerdo con una infografía publicada por The Economist esta semana, “un estudio publicado en 2017 encontró que después de la llegada de Uber a Portland, Oregon, los accidentes automovilísticos relacionados con el alcohol disminuyeron en un 62%”.

 

Es simple. Se sale de copas. Se ingieren ingentes medidas de trago. Se vuelve seguro con un chofer sobrio al que se ha contactado vía la aplicación móvil.

Pero no todo es tan sencillo.

De acuerdo con la investigación académica Do Ridesharing Services Increase Alcohol Consumption? (¿Los servicios de viajes compartidos incrementan el consumo de alcohol? en español) citado por The Economist y escrito por Jacob Burgdorf y Conor Lennon de la Universidad de Louisville, y Keith Teltser de la Universidad Estatal de Georgia, “estudios recientes muestran que los servicios de viajes compartidos, como Uber y Lyft, reducen la conducción intoxicada. Sin embargo, compartir el viaje también puede tener efectos negativos para la salud al aumentar el consumo de alcohol […] Usando medidas autoinformadas del consumo de alcohol, estimamos que UberX está asociado con un aumento del 3,1% en el número promedio de bebidas consumidas por día, un aumento del 2,8% en el número de días de bebida por mes, y un aumento del 4,9% en el número máximo de bebidas consumidas en una ocasión”.

El binge drinking y la ganancia de los pubs

Quizá el efecto más significativo de la irrupción de Uber como el “amigo sobrio que te lleva a casa sea sobre el consumo intensivo de alcohol o binge drinking. En el blog de la Clínica Las Condes se define al binge drinking de la siguiente manera: “es beber cinco o más tragos en hombres en menos de dos horas y cuatro tragos, en el mismo plazo, entre las mujeres”. Y las cifras están aumentando. Burgdorf, Lennon y Teltser documentan que el aumento del consumo intensivo ha alcanzado al 9% tras el arribo de Uber y que “cuando nos enfocamos en áreas con opciones de transporte público relativamente más débiles, estimamos que UberX está asociado con un aumento del 17,% al 21,8% en casos de consumo intensivo de alcohol”.

Incluso los autores llegan a estimar que los grandes ganadores en esta pasada son los pubs: “utilizando datos administrativos, respaldamos nuestros hallazgos al mostrar que UberX está asociado con un aumento del 2,4% en el empleo y un aumento del 2,3% en las ganancias totales en los establecimientos de bebidas”.

De todos modos, es necesaria la anuencia de más y nuevos estudios, dado que la relación causal entre uso de Uber y consumo de alcohol no parece una correlación del todo respaldada, porque, como señala es sitio web especializado CaranDriver, “el estudio no parece utilizar ningún dato de Uber ni correlacionar los cambios en el consumo de alcohol con otros factores importantes (¿hubo una recesión en algún lugar entre 2009 y 2016?) y factores locales relacionados con cada área metropolitana”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Hola. ¿Por qué no hacen un reportaje de cómo el alcohol no sufre las limitaciones publicitarias de otra droga legal, como es el tabaco -hay hasta avisos en las radios en horarios de protección al menor-, y ni tampoco lleva los sellos de ALTO de los alimentos, pese a su contenido de azúcar? Eso.

Añadir nuevo comentario