Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 26 de octubre de 2020
Este lunes hay fallo en La Haya

Enclave: cuando un país administra territorio en otro país

Interferencia

Un territorio con estas características se conversó en el pasado entre Chile y Bolivia para que se diera el acceso al mar. Alrededor del mundo existen distintos enclaves que funcionan a nivel estratégico para los países que los poseen. 

En marzo de 2016, Jorge Canelas, cónsul de Chile en Bolivia durante el primer período presidencial de Sebastián Piñera –entre 2010 y 2014– reconoció que el entonces gobierno saliente de Michelle Bachelet había avanzado en conversaciones con Evo Morales para dar una salida al Océano Pacífico.

En una edición especial del diario La Razón sobre el mar, Canelas habría confirmado que la zona analizada por Chile fue Tiliviche, una quebrada 160 kilómetros al norte de Iquique. En un principio, acorde al medio de comunicación, no se habló de “soberanía ni de entrega de territorio chileno a Bolivia”, sino que de un “enclave con autonomía” en ese sector.

Las conversaciones se cortaron cuando comenzó el primer gobierno de Sebastián Piñera. Pero la alternativa sigue generando atracción en los bolivianos que integraron el equipo de La Haya.

La naturaleza del enclave

Según la Real Academia Española, un enclave es un “territorio incluido en otro de mayor extensión con características diferentes: políticas, administrativas, geográficas”. En el fondo, es una sitio dentro de un país, que tiene la jurisdicción de otro.

Se pueden encontrar en todos los continentes, varían en la extensión de su superficie y existen de distintas naturalezas: no es los mismo, por ejemplo, un pequeño poblado catalán inserto en Francia, como Llivia, que un territorio británico en en el extremo de la península ibérica que da al mar Mediterráneo, como Gibraltar.

Jorge Canelas, ex cónsul chileno en Bolivia (2010 y 2014) reconoció que el primer gobierno de Bachelet había avanzado en conversaciones con Evo Morales para dar una salida al mar.  Según un especial del diario La Razón habrían hablado de un enclave con autonomía. 

Su importancia normalmente se explica desde la geopolítica. En China, previo a su conversión en una gran potencia mundial, tanto el Reino Unido como Portugal contaban con zonas administrativas: Hong Kong y Macao, respectivamente. Hasta el día de hoy, en ambas ciudades se pueden ver señaléticas en otros idiomas que no son el chino.

La existencia de un enclave puede resultar conflictiva. Ocurrió entre India y Bangladesh, que limitan en frontera y que contaron con decenas de enclaves cruzados por razones históricas. De hecho, en 2015, se traspasaron mutuamente estas parcelas de tierra, entregando, de paso, una solución a sus habitantes que vivían en una condición extraña de nacionalidad, como lo relató El Diario.es.

Como sea, la relación no siempre es conflictiva. A continuación, te presentamos una lista y un mapa interactivo con los enclaves más conocidos en el mundo:

1) Llivia

Tiene casi 13 kilómetros cuadrados y quedó para siempre como una tierra de soberanía española luego del Tratado de los Pirineos, en 1659, cuando Felipe IV entregó decenas de pueblos luego de una guerra a Luis IV. Como era solo una villa, y el acuerdo pactó únicamente la entrea de pueblos, Llivia siguió siendo de España, aunque actualmente en sus calles flamean las banderas de Cataluña, llegando incluso a ser tildada como el único lugar verdaderamente independiente después del referéndum catalán de octubre de 2017.

Solo hay una posibilidad para conectar con España desde Llivia: la carretera N-154, que atraviesa 6.300 metros de territorio francés hasta Puigcerdá, una ciudad catalana que está a poco más de 150 kilómetros de Barcelona.

2) Gibraltar

Posee un territorio de casi siete kilómetros cuadrados, y está situado en el extremo de la Península Ibérica, en una falla geográfica rodeada de soberanía española pero que, desde 1713, es propiedad del Reino Unido, después de la firma del Tratado de Ultrech en 1713.

Según cifras oficiales, tiene un total de 30.000 habitantes y ha sido razón de disputa para España y el Reino Unido, más aún con la aprobación del Brexit británico que implicará la salida del conjunto de naciones de la Unión Europea. En las últimas semanas, el Presidente español, Pedro Sánchez, ha intentado negociar el uso del aeropuerto de Gibraltar, lo que hasta el momento no ha prosperado.

3) Baarle-Nassau y Baarle-Hertog

Más conocido como el pueblo de Baarle, y cuyo origen se remonta a la Edad Media, es de los pocos enclaves del mundo que está dividido entre dos naciones. Ubicado en territorio holandés, cercano a la frontera con Bélgica, posee en su interior más de 20 enclaves con soberanía belga. En estos pequeños lugares, la ciudad pasa a llamarse Baarle-Hertog, cuya extensión total es superior a los siete kilómetros cuadrados, y tiene, según registros del municipio, más de dos mil habitantes.

Los límites fronterizos en el sector se establecen mediante línea que delimita cada espacio y marca la calzada con una “B”, para el caso belga, o con las letras “NL”, para el holandés. El caso es único, y tiene particularidades como que una sola construcción se ubique, al mismo tiempo, en ambos países. Ha pasado con cafés, una cervecería e incluso casas de residentes.

4) Kaliningrado

En la Segunda Guerra Mundial, las tropas soviéticas ocuparon lo que, en aquel entonces, era el puerto alemán de Koeningsberg. Después de la desintegración de la URSS, en 1991, pasó a ser territorio ruso. Su nombre homenajea a un líder soviético, Mijaíl Kalinin, que murió en 1946.

Situada a más de 1.200 kilómetros de Moscú, el enclave de Kaliningrado es un punto estratégico para Rusia al estar en territorio de la Unión Europea. De hecho, en octubre de 2016, hubo preocupación por la instalación de un sistema de misiles S-400 en el enclave, además de un despliegue temporal de misiles Iskander-M con capacidad nuclear, convirtiéndose en una de las sedes de entrenamientos militares.

5) Isla Martín García

Ubicada en la desembocadura del río Uruguay y a 46 kilómetros de Buenos Aires, está la isla argentina Martín García. Fue descubierta en 1516 por la expedición de Juan Díaz de Solís, fue disputada entre España y Portugal, en 1765 fue utilizado como cárcel hasta que en 1886 quedó bajo jurisdicción argentina.

En el tratado con Uruguay, se estipula que la isla será destinada solo a lo que es hoy: un parque nacional de reserva natural. Tiene aproximadamente 180 habitantes.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Ceuta y Melilla, enclaves españoles en Marruecos

Añadir nuevo comentario