Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 28 de mayo de 2020
Extractos de 'Piñera', 1° parte

Entendiendo a Piñera: los episodios clave de su infancia y juventud que marcaron su personalidad

Manuel Salazar Salvo (*)

piñera niño

Sebastián Piñera en su niñez, junto a su padre José Piñera Carvallo.
Sebastián Piñera en su niñez, junto a su padre José Piñera Carvallo.

Uno de los principales defectos de Tatán era su escaso tacto social. “No se preocupaba de saludar y de caer bien. No hacía ningún intento por ser deferente con las personas. A veces le faltaba ser más humilde, sencillo y no tan polilla, buscando los flashes y las luces”, afirmó una vez su primo Gregorio Echeñique.

El ingeniero Raúl Sáez fue comisionado en 1950 por el gobierno de Gabriel González Videla para organizar el Departamento de Planificación Nacional de la Corporación de Fomento, Corfo. Una de sus primeras decisiones fue abrir una oficina de la entidad en Nueva York y para dirigirla le ofreció el cargo a su amigo José Piñera Carvallo, quien con su esposa y cuatro pequeños hijos viajó casi de inmediato a asumir sus nuevas funciones.

Entre los niños, con sólo dos años de edad, iba Sebastián, nacido el 1 de diciembre de 1949. Dos de las características principales de “Tatán”, el apuro y el gusto por los grandes espacios, es probable que lo acompañen desde aquella época de la tierna infancia, cuando su madre, Magdalena Echeñique Rozas, a quien todos llamaban “la Picha”, lo llevaba junto a sus hermanos a jugar al Central Park luciendo un vistoso arnés y atado a una correa para perros de cuatro metros de largo.

La residencia en Estados Unidos se prolongó hasta 1954, cuando la familia retornó a Santiago, a su casa de avenida Américo Vespucio Sur, y el padre reasumió sus funciones en las oficinas centrales de la Corfo en la capital, situadas en Moneda 920.

Sebastián ingresó al colegio Verbo Divino en 1955, donde fue compañero de Fabio Valdés, el que pasaría a ser uno de los grandes amigos de toda su vida. En ese curso también estaban uno de sus primos, el fallecido empresario Pedro Echeñique; el ex presidente de VTR y del Metro de Santiago, Blas Tomic; y el ex rector de la Universidad del Desarrollo, Ernesto Silva Bafalluy. Hasta hoy, Piñera recuerda con especial afecto su primer campamento scout, en el fundo de la familia de Valdés en Llay-Llay, cuando estaba en segundo básico.

“Mientras el profesor de matemáticas resolvía una ecuación complicada en el pizarrón, de repente Sebastián se levantó de su asiento, tomó un pedazo de tiza y escribió la solución de la ecuación. ¿Quién te autorizó a levantarte? ¡Vuelve a tu asiento, Piñera!, le ordenó el profesor”. Así era: rápido intelectualmente y atropellador en las formas, recuerda su compañero Fabio Valdés.

El paso de Sebastián Piñera por el colegio Verbo Divino fue bastante irregular: entraba y salía de Chile debido al cargo de su padre, embajador ante la ONU en el gobierno de Eduardo Frei Montalva. Pese a esto, no faltan anécdotas que reflejan la personalidad del “Chato”, como le decían sus amigos y familiares. 

Ignacio Guerrero, director de CMB Chile en 2009 y amigo de la niñez, afirma que “Tatán”,  tenía un enorme talento para comprender de inmediato todos los conocimientos que le impartían en el colegio. “Siempre mantenía diálogos apartes con el profesor, de igual a igual, acerca del porqué de las cosas”, rememora, lo que, según Valdés, explica la pasión del actual candidato presidencial por “los temas profundos y sofisticados”.

Poco tacto y malo para los deportes

Gregorio Echeñique, por su parte, ex director financiero de Eurocapital, también primo y compañero de Piñera, lo recuerda como tímido y retraído, nunca tan seguro como pareció ser más tarde. Este ejecutivo coincidía con muchos, hasta hace poco tiempo, en que uno de los principales defectos de “Tatán” era su escaso tacto social, “en el sentido de no preocuparse de saludar y de caer bien. No hace ningún intento por ser deferente con las personas. A veces le falta ser más humilde, sencillo y no tan polilla, buscando los flashes y las luces”. 

A Piñera siempre le interesó participar en todos los deportes del colegio, sin embargo “no lo acompañaba mucho su baja estatura”, cuenta su amigo Valdés. Le gustaba mucho el atletismo y el fútbol, pero, aunque “era bien malito, igual le ponía mucha tinca”. Echeñique, en tanto, aún no logra entender “cómo Sebastián se las arreglaba para que lo pusieran siempre en la posta 8 x 50 metros”.

Ya maduro, Piñera ha demostrado una verdadera obsesión por practicar e incursionar en cualquier tipo de deportes modernos y arriesgados: parapente, rafting, windsurf, buceo, etc. Fabio Valdés cree que esto se debe “a un reflejo de su personalidad, de probarse en todo y procurar superar todas las vallas”.

Cuando chicos, ha comentado su primo, “íbamos mucho al teatro, a bañarnos a la piscina del Banco Central. Competíamos todo el día en quién daba la vuelta más rápido a caballo, quién leía más rápido un libro, quién era mejor para el ludo, ajedrez, dama, quién nadaba más rápido por arriba en la piscina, quién daba más vueltas bajo el agua.  La verdad es que era entretenido, pero agotador, porque destacaba en todo, menos en deporte: le ganábamos siempre y se desesperaba”. 

Echeñique ha contado, entre sonrisas, una de las tantas anécdotas que vivieron.

“Estábamos alojando en mi casa y le faltó el respeto a su mamá, quien al oírlo se levantó y le pegó una cachetada. Sebastián se descompuso y anduvo muy esquivo por un tiempo, ya que no estaba acostumbrado a este tipo de disciplina. Sin embargo, mi papá, que era su padrino, le dio un billete importante y se arreglaron las cosas. Sebastián se acordó mucho tiempo de eso. Le quedó gustando esa transacción, encontró mucho mejor el premio que el castigo, pero por supuesto nunca más le dieron un peso”.

Todos concuerdan en que a fines de los años 70 nadie hubiera imaginado que el “Chato” terminaría siendo político: “Fue una veta que sobresalió después”. De hecho, Valdés se lo imaginaba como “un gran profesor o investigador fuera de Chile, pero nunca un hombre público. Si fuera posible, como en la antigüedad, Sebastián también habría sido un influyente cardenal”.

El discurso de la Patria Joven

José Piñera Carvallo usaba el pelo largo cuando nadie se atrevía a llevarlo de ese modo. Tenía una burra Ford del año 28, que amarraba con una cadena a los postes de luz, porque no tenía llaves de la chapa. Los hijos, en especial “Tatán”, se resistían a que los pasara a dejar al colegio, y si lo hacía le pedían que los dejara cerca, pero no en la puerta. “Él era un bohemio y distinto a todos los demás, justo a la edad escolar, cuando a uno lo que más lo avergüenza es la diferencia”, ha relatado su hijo Sebastián.

Para el mundial de fútbol de 1962, efectuado en Chile, los Piñera Echeñique no tenían televisión. Sebastián y sus hermanos caminaban ocho cuadras —entre Américo Vespucio y Presidente Errázuriz— para ir a ver los partidos en la casa de su tío Herman Chadwick, casado con Paulette Piñera, quien sí tenía la envidiada caja cuadrada que revolucionaba las comunicaciones.

En vacaciones el muchacho viajaba con su familia a La Serena, a la llamada “casa de las raíces”, hoy convertida en centro cultural frente a la Municipalidad, donde permanecía todo el verano. “Éramos libres como pájaros, en ese tiempo en que La Serena era un pueblito, sin delincuencia, sin peligro. Nos íbamos caminando a Peñuelas. Allá dí mis primeros besos…”, ha contado el ahora político y empresario, agregando que “fue como tocar el cielo, mágico, emocionante, inolvidable”.

-¿Qué primera vez considera marcadora en su vida?-, le preguntaron en 2001 en el vespertino La Segunda.

-Enamorarme, a los 14 años, porque se expanden los horizontes, se ilumina la vida, se aprieta la guata, se acelera el corazón y se intensifican los sentidos, respondió.

Hasta el día de hoy recuerda Sebastián Piñera la primera vez que su padre lo llevó a una concentración, en el Parque O’Higgins. Era 1964, y escuchó embelesado el discurso de Eduardo Frei Montalva: “Yo no tenía conciencia de que podía existir tanta gente. Y me emocionó escuchar a Frei Montalva: “¿Quiénes son, padre? ¿Son los demócratas cristianos? No, hijo, son mucho más que ellos. ¿Quiénes son, son los freístas? No, hijo son muchos más que ellos. ¿No te das cuenta? ¡Es la patria joven, es Cancha Rayada, es el Desastre de Rancagua, es Bernardo O’Higgins! ¿No te das cuenta, hijo? ¡Es la marcha de la patria joven!”. Fue como un relato que él contaba de un diálogo con su hijo. Seguramente era Eduardito. En esa época fue para mí como el discurso de Martin Luther King. Discurso que leo ahora y digo ¡qué pelotudez!”.

A mediados de 2009, el ex senador Andrés Zaldívar, entrevistado por periodistas del diario electrónico www.cambio21.cl, hizo algunos recuerdos del padre de Sebastián. 

“Pepe Piñera era un hombre desordenado, nunca juntó un peso. Se caracterizaba por andar con la ropa manchada. Cuando fumaba y hablaba al mismo tiempo era típico que por no sacarse el cigarrillo de la boca le caían las cenizas a la chaqueta. Luego las sacudía y por supuesto que le quedaba manchado. Ni se preocupaba. No tenía ninguna preocupación por el qué dirán. Era un gran fumador", rememoró el ex subsecretario de Hacienda del presidente Eduardo Frei Montalva.

Frei Montalva y Piñera se reían a grandes carcajadas, e incluso llegaban a  echar para atrás sus cuerpos y sus cabezas al cielo, para reírse.

Otro aspecto de la personalidad de Piñera padre era su simpatía y la debilidad por el sexo femenino. Esa galantería hacia las mujeres hermosas la demostró cuando concurrió al programa de televisión Noche de Gigantes, animado por Don Francisco. En la misma emisión participaba la bella cantante de ópera Victoria Vergara, madre de la cantante Andrea Tessa. Nada más verla, Piñera trató de convencerla de que le mostraría el Santiago de noche que ella desconocía por vivir en el extranjero. Nunca se supo si tuvo éxito. 

José Piñera Carvallo, acostumbraba a invitar a su casa a dirigentes de todos los sectores, desde el senador del Partido Nacional Francisco Bulnes hasta Luis Matte Valdés, quien fue ministro de Vivienda de Allende. Él, por su parte, era visitante frecuente en el hogar de los Frei Montalva, donde también acudían habitualmente en los años 60’ Hernán Elgueta, Álvaro Marfán, Gabriel Valdés, Raúl Troncoso, Rafael Moreno y el cardenal Raúl Silva Henríquez. 

"Mi padre tenía una onda audaz, hippie, que nos invitaba a ver la vida con pasión. 'Hagan lo que les dé la gana, pero háganlo muy bien', nos solía decir", ha recordado Sebastián. Fue su padre quien lo convenció de estudiar Ingeniería Comercial, y no Ingeniería Civil, como pensaba inicialmente. Lo llamaba con frecuencia desde Nueva York -donde ocupaba la embajada de Chile en la ONU-, para lograr que cambiara de idea.

Una decisión que sorprendió a muchos fue la de separarse de su esposa cuando tenía 65 años. José Piñera Carvallo murió en 1991 con otra compañera.

Sebastián estudió en el colegio Verbo Divino hasta los 15 años, cuando en 1964 Frei Montalva nombró a su padre embajador ante la Comunidad Europea y se fueron a vivir a Bélgica. Sólo decía “oui” o “no” cuando don Pepe los matriculó en el colegio San Boniface y los dejó internados a él, a su hermano Pablo y a su hermana Pichita (su hermano José se quedó en Chile por amor). La necesidad propia de la sobrevivencia social los obligó a aprender el idioma.

Cuando a su padre lo nombraron embajador en Naciones Unidas, les tocó vivir en Estados Unidos la revolución de las flores emprendida por los hippies, las marchas por los derechos civiles y las protestas contra la guerra de Vietnam. En esa época a los jóvenes norteamericanos se les exigían 21 años para votar y sólo 18 para ir a Vietnam. Y los jóvenes protestaban con carteles: “Nos consideran maduros para morir, pero inmaduros para votar”, “Hagamos el amor; no la guerra”.

Aparece el “Choclo Délano”

Con Fabio Valdés siguieron siendo compañeros y estrechos amigos hasta cuarto año de humanidades -actual segundo medio-, momento en que Sebastián partió con su familia a Europa. Se reencontraron en 1968, en la Facultad de Economía de la Universidad Católica. De allí en adelante, sin embargo, tomaron vías políticas separadas. Mientras Piñera estaba ligado por familia a la democracia cristiana, Valdés se aproximó al naciente gremialismo, si bien dice que "nunca sentí que participar allí fuera algo político, sino universitario". El propio Jaime Guzmán le pidió que fuera candidato a presidente del Centro de Alumnos de Ingeniería Comercial, elección que finalmente desechó. En esos comicios del 24 de octubre de 1968, llevando al alumno de Economía  Ernesto Illanes como candidato a la presidencia de la FEUC, los gremialistas consiguieron 2.311 votos contra 2.197 del Movimiento 11 de Agosto, conocido también como el Movimiento de la Reforma, que lideraba Miguel Ángel Solar. Muchos de los integrantes de la Democracia Cristiana Universitaria, DCU, votaron por los gremialistas y en contra del sector rebelde del PDC.

En esos años se formó, además, un trío histórico de amigos, cuando Valdés presentó en la universidad a Piñera y Carlos Alberto Délano Abbott, más conocido hasta ahora como el “Choclo” Délano. Ya en ese tiempo el nuevo amigo, para envidia de Piñera, era reconocido entre sus pares como un gran jugador de fútbol. Y para colmo de males, era hincha furibundo de la Universidad de Chile, que por esos años tenía en el “Ballet Azul” el máximo exponente del balompié criollo. Cuatro generaciones de comerciantes y empresarios antecedían al “Choclo” que vio muy joven como la Unidad Popular expropio la industria de casas prefabricadas que llevaba el apellido de su padre, Sergio Délano Concha. Desde ese momento se convirtió en un feroz enemigo del socialismo.

Uno de aquellos tres mosqueteros universitarios, Fabio Valdés, sufrió un cambio radical en su vida el año 1972, cuando pocos meses después de saber que el fundo de la familia en Llay Llay sería expropiado, murió su padre de una pancreatitis aguda fulminante. Como a los 20 años de edad era el hombre mayor entre 13 hermanos, debió ayudar a su familia y no pudo ser tan buen alumno universitario como lo había sido en el colegio ni estudiar postgrados fuera del país como sí lo hicieron Piñera y Délano. Otro de sus compañeros, Antonio Vodanovic, también tomó aquel año un rumbo diferente en su vida al ingresar a Televisión Nacional de Chile y optar por la carrera de animador.

Sebastián sin embargo, enfrentó el período de la Unidad Popular con otro semblante.

“El 70 triunfó la UP y para mi fue muy impresionante, porque en esa época pololeaba con una niña de una familia muy de derecha. Al llegar a su casa, sus padres estaban viviéndolo con un drama como si se fuera a acabar el mundo, y yo parece que llegué muy normal. Para mí no era un drama, viniendo de familia DC y con una cercanía más emocional que intelectual a ese partido. Claro que fui opositor a la UP, por supuesto, pero después, el 73, se dio vuelta la tortilla y el drama fue para la izquierda”, ha contado Piñera.

Durante el período universitario, José, Sebastián y Pablo Piñera no sólo compartieron simpatías por la DC, sino que podían verse a diario en el campus de Charles Hamilton, el actual estadio San Jorge del BancoEstado, donde se ubicaba la sede de Ingeniería Comercial. Sebastián comenzó a frecuentar la Parroquia Universitaria, vinculada a la congregación de los padres franceses y lugar de encuentro de católicos progresista, José, en cambio,  tomó contacto con José Miguel Ibáñez Langlois, sacerdote del Opus Dei, profesor de Ética, y con quien se le veía pasear a menudo por los patios de los claustros universitarios pontificios.

"Sebastián quería saber cómo vivían los pobres, y no tuvo problema en ir a una toma en Huamachuco y vivir con ellos un par de meses", ha comentado un amigo cercano.

En 1971 Piñera egresó de Economía y como alumno sobresaliente que había sido, lo dejaron como profesor. Así, soltero, con trabajo y algunos ahorros acumulados en una empresa de mudanzas, que había formado con su hermano Pablo en las vacaciones de verano en Estados Unidos, no le fue traumático el gobierno de la Unidad Popular como a la mayoría de sus conocidos. Lo vivió, incluso, con cierta curiosidad por un proceso social que sabía era único hasta ese momento en la historia del mundo. La escasez de alimentos, las marchas, las riñas callejeras, las tomas y las estatizaciones las vio  desde la Universidad Católica “con los ojos abiertos, pero sin angustia”, pese a ser un decidido opositor a Allende.

El recién titulado economista tenía fijado entre ceja y ceja su interés por obtener a lo menos un grado académico superior en la Universidad de Harvard y empezó de inmediato los trámites para ingresar al prestigioso centro de estudios estadounidense. Vendió todo lo que tenía y aunque reunió una suma de dinero importante, el principal financiamiento lo obtuvo a través de una beca Fullbright. Tras una breve estadía en Boulder, Colorado, para pulir su inglés y ponerse al día en algunos ámbitos de la economía internacional, llegó con 22 años de edad a Boston y se alojó en el departamento que ocupaba su hermano José Piñera, quien había llegado un año antes para cursar un doctorado.

Justo el 11 de septiembre de 1973 entró a su primer día de clases en Harvard y varios compañeros de estudio y profesores le dieron la noticia del golpe de Estado que ocurría  en Chile. Corrió a su departamento e intentó en vano comunicarse con Santiago. Las líneas telefónicas estaban colapsadas. Vio por televisión los tanques frente a La Moneda, el bombardeo y la noticia de la muerte de Allende. En la madrugada de aquel miércoles 12 logró finalmente comunicarse con Cecilia Morel. Tras enterarse de la familia y los amigos más cercanos, le pidió matrimonio. El “ya” fue inmediato. Ese, ha dicho, fue su mayor acto de valentía: “Casarme a los 22 años con una mujer de 18, puesto que, aunque estaba muy enamorado, sólo habíamos pololeado tres meses en directo y tres meses a la distancia”. 

En Harvard estudiaban en esos días otros chilenos, aparte de su hermano. Entre ellos, Eduardo Aninat, quien llegaría a ser ministro de Hacienda en la presidencia de Eduardo Frei Ruiz-Tagle; José Pablo Arellano, futuro ministro de Educación, entre otros cargos en los gobiernos de la Concertación; y, Eduardo Moyano, ejecutivo más tarde de Correos de Chile  En diciembre de 1973 Piñera viajó a Chile, se casó y partió de luna de miel por tres días a Algarrobo. Luego, regresó a Boston con esposa, en medio de una tormenta de nieve inolvidable. La pareja pasó a ocupar un departamento en un edificio dentro del campus especialmente destinado a parejas casadas, donde vivieron tres años y tuvieron a su primera hija, Magdalena.

En Harvard, Piñera aprendió en carne propia el significado de la palabra competencia. La mayoría de los estudiantes de la Escuela de Economía se afanaban hasta lo indecible por conseguir un cargo académico o en las diversas áreas de investigación. Él, que no destacaba desde un comienzo, debía resignarse a quedar sin nada. En ese ambiente de rigor, Piñera desarrolló una cierta vocación por la Macroeconomía y un desarrollado pragmatismo para enfrentar los negocios, que poco a poco iría agudizando. Por esas mismas aulas ya habían pasado o llegarían en los años siguientes chilenos como Jorge Arrate, los hermanos Esteban y Alejandro Jadresic, Isabel Marshall, Rodrigo Vergara, Juan Braun, Carlos Hurtado y Nicolás Eyzaguirre, entre otros muchos.

El futuro de los compañeros

Los compañeros de Sebastián Piñera en Harvard hoy detentan por todo el mundo cargos de gran importancia. Es el caso de una de las pocas mujeres del curso, Nancy Stokey, casada con el también economista Robert Lucas, líder de una corriente que intentó reinventar los postulados de la Escuela de Chicago, conocida en la actualidad como “Nueva Economía Clásica”. Stokey es ahora profesora de Economía en la Universidad de Chicago. Otro compañero fue el canadiense Ariel Pakes, quien enseña en Harvard.  También ha destacado Gordon Bethune , que no siguió la senda académica, sino que incursionó en los negocios, al igual que Piñera, y que tras ser CEO de Continental Airlines, transformando algunos conceptos claves del manejo de las empresas de transporte aéreo, fue parte de los directorios de Honey Well, Spring Nextel y de otras compañías.

Dos generaciones más abajo estudiaba el ahora reconocido economista y profesor de Harvard Jeffrey Sachs, quien además ha sido el director del Earth Institute y del proyecto Milenio de las Naciones Unidas, así como asesor especial de Kofi Annan cuando este era secretario general de las Naciones Unidas. En 1993 la revista New York Times lo citó como "probablemente el economista más importante del mundo". En 1997 Le Nouvel Observateur lo mencionó como "uno de los cincuenta más importantes líderes de la globalización". Escribió habitualmente en The New York Times, en el Financial Times de Londres y en The Economist. 

Durante los años en Harvard, Piñera se relacionó especialmente con Larry Kotlikoff, más tarde profesor de Economía en la Universidad de Boston, y con Uri Dadush, quien fue director del Banco Mundial y luego director internacional del Programa sobre Economía del Carnegie Endowment. Los tres formaban un grupo de estudio y en las pequeñas fiestas en el departamento de los Piñera, se agregaban estudiantes que años después llegarían a ser personajes relevantes en sus países,  tales como el ex ministro de Hacienda argentino, Domingo Cavallo, o Pedro Aspe, ministro de Finanzas de México entre 1988 y 1994. 

Piñera era un estudiante aplicado y solía conseguir las más altas notas en los cursos a los que asistía. Su extrovertida personalidad lo hacía ser uno de los alumnos más activos en clases. Además de impartir clases de pregrado como ayudante, al término de sus clases, Martin Feldstein, todavía profesor en Harvard, tomó a Piñera y Kotlikoff como sus investigadores asistentes. Feldstein es uno de los economistas más influyentes de los últimos tiempos. Entre otros cargos y distinciones es titular de la cátedra George F. Baker de Ciencias Económicas de la Universidad de Harvard, consejero de la National Bureau of Economic Research; y, desde 1982 hasta 1984, encabezó el Consejo de Asesores Económicos del presidente Ronald Reagan. Más tarde fue el principal impulsor de la  política de reducción de impuestos que llevó adelante el presidente de George W. Bush.

La tesis de la magistratura de Sebastián Piñera se tituló “Tres ensayos sobre economía moderna”. Tardó tres años en obtener el magíster y doctorado y fue uno de los primeros en publicar un ensayo en el Jornal of Economic History, que se tituló “The Old South's Stake in the Inter-Regional Movement of Slaves, 1850-1860” y que escribió en conjunto con Karlikoff.

Nota: (*) Extracto del libro “Piñera”, publicado por el autor en 2009.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

No es la 3era vez q me meto

Bonita la historia,, pero es muy inoperante

Interesantes artículos.

Faltó la parte en la que se roba el banco de Talca...

La información que entregan es muy buena

Falto..el Prontuario Delictual.

Su peor defecto ha sido existir, esa persona con nivel de avaricia e insensibilidad debió ser abortado o debe morir en una cárcel, en la misma que tiran a los pobres por robar una manzana. Faltó agregar que fue formado en Colonia Dignidad y todos los crímenes que ha cometido. Y no le digan Tatán, nadie lo quiere. Piñera es el cáncer de este país.

Lastima presidente, pero creo que asumió su mandato en un periodo de nuestra historia en que nuestra población está aburrida de tanta injusticia social provocada principalmente por la concertacion

Lamentablemente ese conocimiento no es necesario para ser Presidente no tiene humanidad no empatia ademas que no le sirven de nada tanto título por qué no siquiera tiene sentido común Renuncia Piñera ! Por respeto a las chilenas y chilenos !

Linda Historia, ahora me pregunto en qué momento se convertio en un ladrón & mentiroso.

Pese a todo lo que vivió no entendió nunca a simpatizar y a pesar de todo lo que estudió termino siendo un ladrón más pero con estudios.

Me hubiese gustado ahondar en la familia originaria de Piñera porque de él ya se sabe suficiente. Es sorprendente como su padre logró tanta figuración política y tantos cargos de alto nivel. Tiendo a pensar, por lo poco que se lee en este artículo, que gran parte fue por relaciones sociales y familiares, algo normal en el mundo entero. Con esto no digo que no tenga méritos, no lo sé porque no tengo como constatarlo, pero debe haber tenido grandes habilidades sociales, inteligencia emocional y otras que hoy le llaman habilidades blandas, y que su hijo, claramente no tiene. Gran parte del artículo hace referencia a esto.

estudio en buenos colegios y universidades pero parece que no tenian asignatura de valores principio e integridad y asi salen lideres corruptos ladrones tranposos como es sevastian piñera de que sirve tener una buena educacion si no tienes integridad

No ha cambiado en nada

Este tipo es seco, la cago lo admiro de verdad que lo admiro por ser Tan intelectual, pero tiene algo que le falta y nunca lo tendrá, que es la humildad, como persona vale callampa, #piñerarenuncia.

Interesante historieta pero falta el prontuario de delitos y corrupción de éste personaje y actualmente uno de los grandes asesinos y violador de los derechos humanos de nuestra historia reciente. Ahí estaría una biografía justa.

Que Piñera sea un hombre inteligente o quizás zagas....pocos lo dudan, pero que le fue muy mal en Ética y moral o bien que nunca fueran temas de su interés, tampoco son pocos lo que lo dudan....Banco de Talca... información privilegiada sobre Acciones de Lan, por ejemplo.....En Chile y muchos países importa poco o nada los antecedentes de la persona, por eso lo tenemos como presidente nada menos que dos veces...MAL CHILENOS

Increible tan mala leche,Sebastián Piñera merece el respeto de cualquier presidente.Ahora de acuerdo que su pasado no es tan digno que digamos.

Añadir nuevo comentario